Archivo de la categoría: Os Moutillós

¿¿ Os Moutillós en siglo IX...

60. La mota vikinga de Os Moutillós, 2. Nuevos datos y una primera tentativa de reconstrucción.

Este pasado fin de semana volví por Os Moutillós. Hice dos nuevos perfiles de geofísica y, ya de vuelta, en Lugo, me hice con la topografía de Costas, a escala 1:1000. Velaiquí os resultados:

m1 es el perfil ya hecho, y m2 y m3 los nuevos. La topografía no solo me da una cierta seguridad a la hora de levantar los perfiles, sino que me permite estimar la posición de la superficie original del terreno extrapolando las curvas de nivel.

Y ahora las tomografías; de arriba abajo, m1, m2, m3.

La geofísica es como las encuestas, llevan una cocina que no interesa demasiado, os la ahorro, tan solo deciros que la de hoy tiende a crear límites netos entre los distintos materiales geológicos, y si como toda cocina falsea, también es la más apropiada para el caso, pues fue la que más redujo el error del modelo al compararlo con los datos de partida.

Y como las encuestas, la geofísica permite unas interpretaciones que son lo que a todos nos interesa. Las interpretaciones vienen condicionadas por la cocina, claro, pero también por lo que cada uno quiere ver, e incluso, a veces, por los datos.

Vamos allá.

Los colores por encima del amarillo señalan materiales resistivos, arenas, gravas o roca, los colores azules indican arcillas o agua, entre medias, los verdes. La banda superficial de marrones la constituyen las arenas eólicas -dunas- y los depósitos artificiales de Os Moutillós, la banda inferior de m2 y m3 indica la presencia de roca sana, no meteorizada ni descompuesta en arcilla. La línea de trazos señala la superficie de la ladera natural, deducida de la topografía. Por encima de ella tenemos los rellenos de Os Moutillós y algunas dunas adosadas a los rellenos.

Gracias al fuerte contraste de resistividades entre las arenas dunares y las arcillas, m1 revela de forma inequívoca la presencia de un gran foso excavado en las arcillas y luego relleno por arenas. Parte de ese foso quedó como bajada a la playa y hacia el otro lado se puede seguir en m2 en forma de cuadrado verde que corta los azules de las arcillas. A pesar de que el contraste de resisitivdades del foso en m2 no es tan acusado como en m1, su estructura es estable con independencia del tratamiento, e indicaría un relleno mixto arenoarcilloso. Los valores de resistividad de 300-600 son típicos de xabres arenoarcillosos. En m3 no se ve foso alguno.

En la primera entrada sobre Os Moutillós describí una especie de murete de pequeña cachotería que descubría la vegetación de hiedra en el talud del Moutillós y que contrastaba con la vegetación herbácea de las dunas. Además de por la vegetación, murete  y dunas se diferencian por la mayor inclinación del muerte que la de las dunas, que son más tendidas.  Pues bien, tanto m1 como m2 confirman un cambio neto en el tipo de relleno a un lado y a otro de este supuesto murete: en el trasdós del murete hay arcillas, por fuera y contra él (en el intradós) se apoyan las dunas.

Así que Os Moutillós está construido con una base de arcilla reforzada por una cubierta exterior de cachotería, al menos por el lado de tierra, que era el que debían proteger. Encima de esta base de cimentación debía ir una empalizada, y seguramente una torre.

Las referencias de m1 y m2 permiten situar el murete a unos 6 metros del foso, y gracias a la topografía se puede intentar reconstruir uno y otro hacia el noroeste, es decir, hacia m3. Así se comprueba que el foso quedaría justo bajo el inicio del perfil, lo que explicaría que no haya salido el foso en m3.

Con unos 80 metros de longitud, un ancho de 20 y una altura media de unos 4, el relleno de Os Moutillós requirió un mínimo de 6.400 m3 de tierras. Un foso de 4*4 metros como el que se apunta en m2 debería tener 400 metros de longitud para aportar ese volumen de tierras, y el que rodea no tiene más que 130. Quizá, para sacar más material, el foso es más ancho en su terminación por el sureste. Y quizá lo utilizaron como rampa para subir y guardar las embarcaciones desde la playa ¿quién sabe?

El viejo campo de fútbol. 

La memoria es una cosa muy curiosa. Yo tengo recuerdos de cosas que sé que nunca pasaron. Lo digo por lo siguiente.

-Todo esto está muy cambiado. Es una pena. Hace años hicieron un campo de fútbol, y de niños jugábamos ahí.

Algo así me dijo una mujer que hasta me dio su edad para que me hiciese una idea

-Yo voy por los cincuenta, así que echa cuentas… hace treinta y cinco años, cuarenta…

Lo del campo de fútbol me lo confirmaron varias personas, incluidos los amigos de Mariña Patrimonio. Pero no lo veía claro. Aunque es evidente que hay un rellano artificial al suroeste del Moutillós también es evidente que un campo de fútbol no cabe en ese rellano, pero es lo que todo el mundo dice.

En Costas encontré esta foto del año 1989. La imagen es una foto tomada con mi teléfono (una patata inhalámbrica) de la vieja foto en papel del estudio geomorfológico de Costas. Por eso tiene ese aspecto raro. Pero se ve bien claro el rellano y el dichoso campo de fútbol, justo de la parte de acá de Os Moutillós.

Y ahora mirad esta otra, tomada hace unos días desde una perspectiva muy parecida, algo más alta y a la izquierda, pero bastante cercana a la anterior.

Está muy cambiado sí, pero ¿el qué? No desde luego la topografía, que está prácticamente igual. La diferencia es la vegetación, ahora todo está más verde. Y éste es un cambio generalizado en las zonas dunares de toda la costa gallega, aunque ésta es otra historia para otro día. Hoy sigo con Os Moutillós.

No me quedaba más remedio que irme más atrás, al vuelo americano de 1956. ¿Qué aspecto tenía Os Moutillós en 1956? Pues os puedo decir que básicamente igual.

Señalo en amarillo el escarpe del relleno/campo de fútbol. Este escarpe es el que se ve hoy y se veía en 1956, antes que a los gallegos nos diese por allanar campos de fútbol en los campos de dunas. Sé que se ve mal, pero me podéis creer. Trataré de conseguir las copias en papel del vuelo americano.  Y quienquiera puede dejarse las pestañas en las imágenes del CDIX. Yo ya lo he hecho. Ahora sigo.

Normalmente recordamos de menos, pero a veces recordamos de más. Cosas que damos por supuestas las incorporamos como recuerdos. Los niños que jugaban al fútbol en San Román en el siglo pasado dieron por hecho que alguien había construido aquel rellano y eso es lo que recuerdan, que alguien construyó un campo de fútbol en Os Moutillós. Porque lo que veían es que la topografía está modificada, allanada, y como allí jugaban al fútbol, ahora recuerdan que alguien lo construyó. Pero mi sospecha, como podéis imaginar, es que nadie construyó un campo de fútbol, sino un campamento vikingo al pie de la mota, hace quizá doce siglos.

Voy terminando.

Los ejemplos típicos de mota normanda o vikinga nos enseñan castillos redonditos, pero esta estructura solo tiene sentido en zonas llanas. La razón es evidente, el círculo minimiza el perímetro, lo que no solo es un ahorro en la construcción sino una ventaja en la defensa.

Pero Os Moutillós está en un acantilado y por eso tiene esa forma alargada. La mitad del perímetro de la mota ya está defendida de forma natural por el acantilado, desde el que se domina la playa. Es lo lógico. La otra mitad de la mota la defiende el foso, que queda colgado unos diez metros por encima de la playa. Una persona podría subir por ahí, pero no un atacante. Si se tercia, con ayuda de cuerdas podrían izar también una embarcación para protegerla del temporal. Y queda el poblado del castillo. El poblado de un castillo siempre está en cota inferior.

Ahí estamos. Queda todo por hacer, claro. Pero lo primero es lo primero. Y lo primero es repetir m3 metiéndolo más encima del Moutillós para comprobar que, en efecto, por ahí también sigue el foso. Y queda por comprobar la estructura del relleno del campo del fútbol. Por el suroeste (a la derecha en la foto) el escalón del terreno marca bien el límite, pero por el noreste (a la izquierda) no está nada claro. ¿Cómo se defendía? Quizá con otro foso para defender el poblado por ese lado, aunque de este no parece haber quedado rastro.

Continuará… 

Fashion Accessories From the Jewelry Box
purse obsession the perfect dancing houses as for walking

The Popular Mother of the Bride Dresses
etech parts and interesting to look at

Iipm Students Hits the Hindi Films
buy instagram followers Please Vote None One Between Two and Five More Than Five

How to Refurbish a Black Leather Purse
diecast cars most popular layout styles

Tacori Bridal Evening Hair Pin Featured In Bride Wars
nono hair removal And the show itself

Innovations in the Apparel Industry to Keep Up With the Competition
no no pro now I can wait for summer

The competition on Fashion Star heats up as the finale approaches
electronic cigarette Gale Group is a Thomson Corporation Company

Watch Gossip Girl Season 4 Episode 11
burberry schal Start with shorter
Panorama relleno Os Moutillós

56. Tomografía de resistividad en el yacimiento normando de Os Moutillós, O Vicedo

Allá nos fuimos, el pasado 14 de abril hasta O Vicedo, donde nos esperaban los amigos de Mariña Patrimonio, que nos enseñaron en lugar y sus secretos. Y más cosas que contaré en otra entrada. Ahora voy con Os Moutillós.

Muy en resumen, Manuel y su grupo de Mariña Patrimonio creen que Os Moutillós es una vieja Mota vikinga o normanda, y razones no les faltan. El nombre de Mout-illós es una clara variante de las Motas -o Moutas, en galego– y nombra una extraña lomilla alargada al borde del acantilado de la playa de Os Castelos, en la parroquia de San Román. En la estupenda panorámica de abajo, gentileza del amigo Gustavo, podéis apreciar bien la topografía del sitio vista desde tierra. El oeste a la izquierda; el este a la derecha.

Y abajo otra panorámica desde la playa, que apenas permite sospechar nada. El corte en el acantilado que se ve hacia la mitad de la foto es un camino de bajada a la playa y sale exactamente del lado oeste del relleno que se ve arriba.El relieve que se ve arriba va desde ese camino hasta el extremo izquierdo de la foto (este).

Asociadas a Os Moutillós corren leyendas e historias de esqueletos desenterrados, y Miranda y los demás de Mariña Patrimonio han encontrado en la playa anclas líticas y numerosos restos de sílex, que es evidente sirvieron de lastre a barcos procedentes del norte de Europa.

Así que allí nos fuimos, a ver sitio semejante, que no hay otro igual en Galicia ni, probablemente, en el resto de la península.

Se trataba de hacer una o dos tomografías de resistividad para comprobar la estructura y, con un poco de suerte, poder conocer algo más del yacimiento, sacar algo en limpio.

A pesar de que había visto un montón de fotos, mapas de pendientes, el sitio en Google Earth y demás, me sorprendió el desnivel del acantilado por el lado de la playa. No me lo imaginaba tan alto.

El yacimiento está amenazado por la erosión marina, y como no está reconocido por Patrimonio, carece de cualquier protección legal, lo que quieren remediar los miembros de Mariña Patrimonio. A ver si podemos echar una mano. Desde la playa bien se ven las cicatrices de los últimos deslizamientos de este invierno, que fue  duro.

Al tiempo que destruyen el sitio, los escarpes de la erosión también dejaban al descubierto secciones del yacimiento. Y se veían cosas muy interesantes.

Por ejemplo, en el camino oeste de bajada a la playa se podía ver un paleosuelo fosilizado por material de relleno. Lo podéis ver en la foto de arriba en la esquina inferior izquierda y en detalle en las dos fotos que siguen.

Bastaría medir por C-14 el paleosuelo para conocer la edad de Os Moutillós. Un resultado en torno al siglo X confirmaría los indicios y pondría el yacimiento en el mapa arqueológico europeo.Seguro que tendría repercusión en los países del norte de Europa y serviría para promocionar el turismo en toda la zona. Sería un atractivo extraordinario. Y en una comarca que cada día tiene más interés en la industria turística, no me explico cómo no se ha hecho todavía. Esto sí que es inversión productiva y no esas obras que son pan para hoy deuda y hambre para mañana.

Es de esas cosas que no me explico de este país, no se acaba de entender que la cultura es el fermento de la economía y que el patrimonio es el fundamento de la riqueza pública, la común, la que nos beneficia a todos.

Estoy por empezar una colecta para hacer esa medición.

Pero sigo. Justo enfrente del escarpe anterior, otro pequeño escarpe deja a la vista los diversos y heterogéneos niveles y materiales que sirvieron para construir el relleno: tierras con gravas y montones de arcillas blanquecinas, posiblemente caoliníticas, muestran de forma inequívoca que estamos ante el típico relleno constructivo, en el que se va echando un poco de todo de lo que se encuentra alrededor.

Vistos los escarpes, nos pusimos a hacer la tomografía. Como el acantilado impedía hacer una sección transversal y la vegetación sobre el relleno impedía la longitudinal, dejamos a un lado el relleno y nos interesamos por los fosos.

Manuel Miranda opina que los caminos de bajada a la playa que bordean por un lado y por otro el relleno central de Os Moutillós, eran en origen el foso que protegía la Mota central sobre la que estaría el fuerte. Para mostrarlo voy a robarle la composición al amigo Manuel Gago, que se lo curró en su estupendo blog para que el menda ahora se lo ahorre.

Si os fijáis en la fotografía, a los dos lados de la mota central o Moutillós, es decir, la elevación del terreno sobre la que estaría el fuerte, se ven dos pequeñas zanjas que son hoy dos rampas de acceso a la playa. Pues bien, Miranda cree que esos caminos se hicieron sobre el antiguo foso de la mota, y éso es lo que quisimos comprobar, si la tomografía podía confirmar la existencia  de ese antiguo foso que rodeaba el castillo central.

Hay que entender que la topografía de toda la zona está muy alterada por caminos, explanaciones y por el relleno natural de dunas que han venido subiendo por la ladera desde el sureste hacia el noroeste hasta acoplarse a la mota. En la foto de abajo se aprecia bien clara la diferencia de vegetación de zarzas en la mota, detrás, y la hierba del suelo arenoso que forma la explanada en primer término. Si os fijáis detrás del grupo, podréis ver una pequeña lomita vegetada con hierba y matas de tipo cañizo, típicas de arena, bien, es una duna inmovilizada y vegetada.

Así que plantamos la línea de 40 electrodos espaciados 1 metro, con una longitud total de perfil de 39 metros y siguiendo un dirección NE-SW, más o menos perpendicular a la mota y rozando el arranque del camino. En la foto de abajo se ve cómo se hunde el camino a la izquierda, justo delante de nosotros.

En la foto de abajo se ve el detalle de la línea justo delante del camino.

Mientras el cacharro medía, entre charlas y reflexiones, en el camino, iban apareciendo cerámicas diversas, otro indicio del interés arqueológico del sitio. Allí están, sin que nadie les preste atención y con el riesgo de verse perdidas.

A mi me llamó la atención una zona de hiedra en la ladera de la mota especialmente empinada. Limpié la vegetación y, en efecto, se desprendía pequeña cachotería. Al menos esa zona de la Mota podría corresponder con restos de un muro.

Y por fin, el equipo acabó de medir. El dispositivo elegido fue dipolo-dipolo, como casi siempre. La topografía del perfil es aproximada. No me meto en detalles técnicos. El resultado, simplemente eliminando anómalos, lo tenéis abajo.

Y qué significa, bueno, pues los colores azules indican valores menores de 200 ohm m, propios de las arcillas, que es el material en el que se descomponen los esquistos de Ollo de Sapo que forman los acantilados, o sea, el sustrato natural del terreno.Y sobre ellos, en tonos ocres, hay un nivel mucho más resistivo formado básicamente por arenas y conglomerados de matriz arenosa, que se corresponde con los rellenos y las arenas eólicas que han cubierto el foso.

Porque eso es lo que se ve: un foso de al menos seis metros de profundidad excavado en el regolito de alteración y unos cinco de ancho.

Bueno. Hay que ser prudentes, pero este perfil no podía haber resultado mejor. Ahora queda volver y hacer más perfiles paralelos para confirmar la geometría y continuidad del foso y quizás de un segundo foso exterior.

Será en junio.