Archivo de la categoría: Geoarqueología

90. Cabo Estai 2. Una datación más que problemática.

1.- La datación.

Impaciente, mandé a datar una muestra de carbones de la base del la pila de escombros y el resultado, más que sorprenderme, me noqueó: >43.500 años; o sea, fuera del rango de aplicación de la técnica del C14.

resultado

Mi sorpresa no es gratuita. Aunque el depósito que interpreté como una mina antigua es en su conjunto muy singular, el nivel de playa fósil de su base es relativamente común y, de hecho, se puede seguir hacia el exterior de la ría en la playa de Abra y hacia el este de forma intermitente a lo largo de varios cientos de metros en torno a la punta de Cabo Estai, de donde son estas fotos:

Playa fosil en Cabo Estay datada por C14 como Holocena (posterior a 10.500 BP).

Segmento de la playa fosil en Cabo Estai datada por C14 como Holocena (posterior a 10.500 BP).

Detalle de carbones datados (10.430 BP +1230-1060) en nivel bajo la playa fósil.

El caso es que, como podéis leer en los pies de foto, el nivel bajo la playa fósil está datado también por C14 (Geochron Labs, Mass. US; muestra GX-20953, año 1995), datación que me marcaba situaba la playa en el Holoceno. Era sólo una datación (como ahora) pero junto a otros indicios indirectos me permitían inferir un nivel del mar superior al actual hacia el óptimo climático, hacia el 6000 BC, como en muchos otros lugares del mundo.

2.- ¿Holoceno o Eemiense?

La cuestión va más allá de la mera datación del depósito, pues implica también las posibles interpretaciones.

Recogí la muestra datada entre la playa fósil y la base de la “escombrera” (que ahora no tengo más remedio que entrecomillar) y en definitiva, lo que está en cuestión si la playa fósil es Holocena (de hace menos de 10.000 años) o Eemiense (es decir, del último interglaciar, hace unos 120.000 años), es más que la edad del depósito, es su interpretación como una escombrera minera holocena (clima templado) o como un cono de derrubios pleistoceno (clima perglaciar). Para ilustrar mejor el problema interpretativo, pongo unas fotografías.

Escombrera de cantera moderna en Mañón, A Coruña.

Escombrera de cantera moderna en Mañón, A Coruña.

Escombreras

Conos de derrubios en las cortas de Cueva del Moro, explotación romana de oro en Castropodame, El Bierzo. (foto de aquí)

Excavaciones mineras y conos de derrubios en explotaciones de

Ampliando la vista anterior, se ven las cortas mineras romanas de oro, escombreras diversas y conos de derrubios en Castropodame, El Bierzo. (foto de aquí)

Desde un punto de vista geológico, las escombreras mineras son depósitos gravitacionales más o menos remodeladas por agua. En el caso de la ruina montium, por ejemplo, el agua estaría implicada no solo en el transporte sino en el arranque, pero en los demás el agua sería agente de transporte. El agua también puede removilizar las escombreras erosionándolas y resedimentándolas como depósitos de derrubios o coluciones.

La naturaleza no sabe de compartimentos estancos y presenta siempre una infinita variedad de tipos intermedios. En cualquier caso, el agua aportaría selección granulométrica y ordenación interna a un depósito que, gravitacional puro, es una simple pila de gravas, arenas o bloques.

Para generar de forma natural un depósito similar al de una escombrera minera todo lo que necesitamos es un escarpe y un mecanismo de fracturación de ese escarpe. En la alta montaña y zonas de clima periglaciar, los ciclos de hielo-deshielo y frío-calor se encargan de fracturar la roca de un modo similar a una trituradora mecánica, y la gravedad se encarga de transportar ese material de las laderas a los pies de los escarpes y laderas.

Ejemplo de gelifracción.

Ejemplo de gelifracción en islandia. (foto de aquí)

Conos de derrubios en Islandia. (foto de aquí)

Conos de derrubios en Islandia. (foto de aquí)

Conos de derrubios en circo glaciar, España. (foto de aquí)

Canchales/conos de derrubios en circo glaciar en Gredos. (foto de aquí)

3.- La solución.

Las posibilidades ahora son que una de las dataciones esté mal o que los niveles de playa fósil de cabo Estai, pese a las apariencias, sean efectivamente dos: uno holoceno y otro eemiense. La verdad, no creo demasiado en esta posibilidad de dobs niveles. En cualquier caso la soculción vendrá de  nuevos análisis que confirmen o desmientan la edad y demás características. La edad es determinante para la interpretación, aunque no es la única clave.

Por ejemplo, si la edad fuera holocena, quedaría por comprobar la que las mineralizaciones que acompañan al dique de cuarzo son -en efecto- de interés minero. Por el contrario, si no apareciesen mineralizaciones, la hipótesis de la mina seguiría coja, a pesar de la edad. Y si pudiésemos identificar esa posible mineralización de oro pero la edad de los carbones se mantuviese >43.500, siempre quedaría la duda por el origen de esos carbones. Por cierto, la historia de los carbones en sí también es interesante, en concreto si se trata de maderas carbonizadas de modo natural o quemadas y fosilizadas. No resultaría nada fácil explicar la presencia de abundante madera quemada en un cono de derrubios periglaciar.  Y siguiendo en la posible interpretación de palya fósil eemiense, resulta bastante chocante que una causa climática haya dejado un depósito tan potente y a la vez tan localizado, asociado además a ese relativamente pequeño dique de cuarzo y sin otro equivalente semejante en toda la costa de rías. Que el cono de derrubios -máximo exponente de fío periglaciar de todo el cantil- descanse directamente sobre la playa fósil parece también extraño cuando las fases de más frío de la última glaciación sucedieron no al principio sino al final del período.

En fín. Si fuese fácil, no sería tan interesante.

 

89. Epigrafía divina en Hispania: ¿Una religión geológico-minera prerromana?

Es lo que tienen la sorpresas, que no las esperas. Je!

epigrafia divina zonas

Mapa de la base de datos Hesperia de Eipgrafía romana en Hispania. Antropónimos en verde y teónimos en azul.

Lo de arriba es una captura de la distribución geográfica de los restos de epigrafía hispano-romana con los antropónimos (nombres de personas) en verde y los teónimos (nombres de dioses) en azul. Se trata de una herramienta  del Departamento de Filología Griega y Lingüística Indoeuropea de la Complutense de la que me acabo de enterar por un aviso.

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre mapa de relieve.

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre mapa de relieve.

No es que yo sepa mucho o poco de epigrafía, que no se nada de nada, pero un mapa no deja de ser un mapa y sea lo que sea que represente, siempre tiene una lectura geográfica. Y fue abrir este mapa en particular y darme de bruces con esas manchas azules que encierro en línea roja y que concentran la mayoría de las epigrafías. Fue un golpe directo, frontal y completamente inesperado, porque esas manchas reproducen una estructura geológica evidente, que es la flexura general del Macizo Ibérico.

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre un mapa geológico de la Península

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre un mapa geológico de la Península

No me meto en honduras. El Macizo Ibérico es el esqueleto pétreo de la Península Ibérica y está formado por el bloque de capas y materiales geológicos más antiguos, anteriores a Pangea II. Cuando este supercontinente se partió hace unos 200 millones de años (a principios del Jurásico) formándose el Atlántico, un fragmento fue aislándose del resto de Pangea y a su altrededor fueron amontonándose nuevos sedimentos y rocas ígneas, hasta completarse la Península como es hoy.

Representación esquemática del Macizo ibérico

Representación esquemática del Macizo ibérico

Para lo que nos importa, el Macizo Ibérico es una estructura en capas concéntricas, como una cebolla cortada, pero como si le diéramos la vuelta a un calcetín, el núcleo, que está en Asturias, acoge los materiales más someros y menos metamorfizados (carbones por ejemplo) mientras que alejándonos al oeste o al suroeste tenemos cada vez materiales más metamorfizados y profundos, hasta llegar a los magmas de la corteza profunda, que son los granitos. (A grandes rasgos).

Ya en detalle, las dos bandas de mayor concentración de epigrafías teonómicas coinciden con zonas de cizalla y otras estructuras de interés minero. Las dos bandas mayores siguen bandas mineralizadas que atraviesan las subzonas de Galicia-Tras Os Montes a la Zona Centroibérica. La tercera, menor, al sur (en discontinuo) se dispone en el contacto entre la Centroibérica y la Zona de Ossa-Morena.

Las zonas de acumulación de epigrafías teonómicas parecen coincidir con zonas de cizalla de interés minero. (mapa de aquí)

Las zonas de acumulación de epigrafías teonómicas parecen coincidir con zonas de cizalla de interés minero. (mapa de aquí)

Explicándolo de modo grueso, las zonas de Galicia Tras Os Montes y Centroibérica se distinguen por agrupar rocas de origen muy diverso (mantélico/oceánico y tipo continental) pero desde hace unos 300 millones de años compartieron una deformación tectónica y metamórfica similar (profunda e intensa) y, en consecuencia, ambas son atravesadas por las mismas estructuras mineralizantes (tectónicas y metamórficas). Los teónimos parecen agruparse en dos bandas o pasillos principales que siguen bandas de cizalla y otras lineaciones generales de esas estructuras tectónico-metamórficas. La tercera banda de teónimos la marqué a trazos por su aparente menor densidad de teónimos (no por otra cosa) y coincide con las zonas de cizalla marginales del límite con la Zona de Ossa Morena. Las bandas de cizalla son zonas de fractura y funcionaron como zonas de escape de fluidos hidrotermales mineralizados, y por eso los yacimientos se encuentran en estas bandas y en sus proximidades.

Por último, el grupo de teónimos que se dispone de modo perpendicular a la lineación estructural general del Macizo Ibérico cruza de parte a parte la Zona Astur Occidental Leonesa remontando el Sil, el río aurífero por excelencia de Hispania.

Y para verlo más claro, superpongo las zonas de epigrafía teonómica sobre un mapa de indicios auríferos de la Tesis sobre transformaciones sociales en el Baixo Miño galaico-romano de Brais Currás.

Zonas de oncentración de epigrafía teonómica e indicios

Zonas de oncentración de epigrafía teonómica e indicios

La distribución geográfica de teónimos sigue la zonación estructural del Macizo Ibérico en relación con las áreas fuente del oro, pero también de otros metales como el estaño. Ahora queda explicar esta relación, cuestión bastante más difícil.

El nexo entre teónimos y geología: el rastro prerromano. 

Para construir una respuesta robusta parece ineludible una revisión detallada de la distribución de los distintos teónimos en relación a su contexto arqueológico y geológico, pero a falta de quién lo haga, apuntaré algunas cuestiones, aunque sea a trazo grueso, como va esta entrada.

Para empezar, las zonas de mayor densidad de teónimos deja fuera las comarcas de Valduerna y la Maragatería, que concentran muchos de los más extensos trabajos mineros del NO. Los teónimos tampoco abundan en Asturias, donde hay decenas de minas romanas en primario. Y no me parece razonable pensar que las inscripciones hayan desaparecido precisamente en estos lugares mientras se conservaban en el resto del NO. Es decir, creo que hay una explicación causal -no sobrevenida- de la concentración de teónimos en la Zona Centroibérica y no en la ZAOL.

Zonas de concentración de Teónimos sobre el mapa de minas romanas de oro del CSIC

Zonas de concentración de Teónimos sobre el mapa de minas romanas de oro del CSIC

Básicamente, hoy como hace 2000 años, lo que cambia de Ourense a Valduerna no es una cuestión minera, sino política, adminsitrativa. Ourense era parte del convento Bracarense, Valduerna y Astorga del Convento Astur.

Zonas de acumulación de teónimos sobre mapa de cponventos romanos.

Zonas de acumulación de teónimos sobre mapa de conventos romanos.

Es decir, la distribución de teónimos no sigue solo una geología, sino que circunscribe dentro de una geografía cultural, como es lógico, pues estamos tratando al fin y al cabo de una expresión de raíz religiosa. Y de nuevo es la geografía de los epónimos la que habla por sí misma.

La zonas de concentración de teónimos se disponen en las áreas atlánticas de pueblos prerromanos.

La zonas de concentración de teónimos se disponen en las áreas atlánticas de pueblos prerromanos.

Así pues, los teónimos serían una expresión cultural de los pueblos de sustrato prerromano del oeste peninsular que los romanos identificaron con el nombre genérico de galaicos y lusitanos y que además -ahí es nada- manifiestan en su distribución geográfica una estructura geológica.

Considerando que lo que los teónimos atestiguan es una especie de advocación, en muchos casos a dioses o divinidades menores, (menores porque son de ámbito local o menores porque su divinidad es de menor cuantía, a modo de genios protectores, o de fortuna, como puedan ser los santos del catolicismo), la emergencia de un patrón geográfico-geológico de esa expresión religiosa solo puede explicarse por una razón minera. Y no digo que los dioses fueran en sí mineros, sino que lo eran los pueblos y tribus que hacía esas advocaciones.

Y si pensamos en el contexto de una Hispania en plena romanización, hasta cabe pensar que la presencia de teónimos fuera de este ámbito cultural original pudiera señalar la expansión de esos mismos pueblos mineros hacia el este, hasta los Campos Galaicos y el convento Cluniense, de la Coruña del Conde, en Burgos, incluida en el siglo IV en la Gallaecia y con la que existen indicios de una muy temprana vinculación.

A finales del siglo III o principios del IV ,Diocleciano reorganizó la administración provincial extendiendo la Gallaecia hasta el Ebro.

A finales del siglo III o principios del IV ,Diocleciano reorganizó la administración provincial extendiendo la Gallaecia hasta el Ebro.

Esta unión se mantuvo hasta el reparto de la Gallaecia por los invasores bárbaros en el 411, cuando se inició el reino Suevo de Gallaecia.

gallaecia repartida en el 411

88. Minería romana en O Rosal, 2. Minería en secundario.

En secundario, o sea, sacando el oro de las terrazas del Miño.

Sigo para esta entrada la guía de Brais Currás, que publica este mapa en su Tesis con las minas de la zona. Las tres grandes del centro son las que intersan, pues son las de secundario del valle de O Rosal. Las otras tres del mapa son en primario y están vistas aquíaquí y aquí.

O Rosal Brais

Las tres áreas incluyen la mayor parte de las terrazas T1 y T2 que se conservan en O Rosal y además superficies no ocupadas por terrazas. O sea, que según ese mapa, los romanos no solo habrían minado la práctica totalidad de las terrazas sino que su minería habría desmantelado buena parte de ellas, hasta el sustrato granítico!

Figura 2 MAGNA y minas

1.- A Lomba, Santa Mariña-O Calvario, Os Castros,

Empiezo por el grupo de terrazas más al norte, señaladas con 10, 11 y el punto rojo que sitúa el castro de Santa Mariña. Se trata de una zona relativamente elevada sobre el valle de O Rosal limitada al este por el val del río Tamuxe (que se inserta en el contacto entre granito y metamórfico), y que está dividida por dos pequeñas vaguadas en tres cuerpos aislados, que de este a oeste son : A Lomba (11), Santa Marina-O Calvario (10) y Os Castros.

Cortas y vaguadas sobre el mapa de pendientes y el geológico

Cortas y vaguadas naturales sobre el mapa de pendientes y el geológico

Al este, en A Lomba (joroba o lomo, en castellano, o sea, loma), es una zona poblada de antiguo y las laderas están organizadas en bancales agrícolas, de modo que la topografía original del terreno está muy trastocada. Aún así, destacan en el relieve unos taludes de 4 a 6 metros de salto y decenas de metros de continuidad, demasiado para ser meros bancales agrícolas.

De frente, el talud al sur de A Lomba está semioculto por la vegetación.

De frente, el talud en el granito alterado al sur de A Lomba semioculto por la vegetación.

Vista desde la coronación del talud de la foto anterior, en A Lomba. Al fondo, el Miño

Vista desde la coronación del talud de la foto anterior, en A Lomba. Al fondo, el Miño

Taludes en Caselas, al norte de A Lomba. La dirección del escarpe es N-S.

Taludes en Caselas, al norte de A Lomba. La dirección del escarpe principal es N-S.

No he encontrado otra evidencia de posible minería en la zona, aunque tampoco he visto las fotografías estereoscópicas del vuelo americano, que quizá dan más información. Está claro que los taludes son artificiales, pero al menos en A Lomba no están excavados sobre terrazas sino mayoritariamente en el granito, por lo que podría ser restos de unas obras inacabadas de la guerra de Secesión de Portugal (o cualquier otra cosa).

molino y moderno puente sobre O Tamuxe, al este de A Lomba

Respecto de la posibilidad de que los taludes fueran parte de un sistema defensivo, la verdad es que en A Lomba el talud rodea el alto en una posición que parece defender el puente (y molino) sobre el Tamuxe a sus pies, y por el lado oeste, donde está naturalmente protegido por la vaguada, se comunica con O Casal y Santa Mariña por un relleno artificial sobre el que discurre la actual carretera, pero que ya aparece en 1956 plantado de árboles. Así que no descarto que estemos ante una fortaleza apenas esbozada durante la guerra del s. XVII, aunque tampoco eso descartaría una mina anterior, como parece ocurrir en Os Bravos de Tomiño y otros lugares.

En la loma sobre la que se asienta O Rosal los indicios directos de minería son aún más inseguros que en A Lomba, ya que entre Santa Mariña y O Casal el talud ya solo se puede deducir de la topografía urbana, y en O Calvario solo lo he podido ver de lejos y de modo parcial, ya que se encuentran dentro de la finca del pazo de Salgado Cantillo. De todas formas, en la finca del pazo creo que quedan restos no ya del talud, sino de las típicas hondonadas de excavación en v, que el mapa de pendientes no es capaz de interpretar, pero que recuerdo haber visto en un geotécnico que hice por allí hace años. También desde un punto de vista geológico las evidencias de minería son más consistentes, pues los taludes parecen coincidir con los límites de las terrazas.

Castro de Santa Mariña desde el suroeste

Castro de Os Castros Santa Mariña desde el suroeste

Y queda el castro de Os Castros, excavado en la loma de más al oeste.  El confuso plural de Os Castros referido a un único castro sin duda hace referencia al complejo de fosos defensivos que todavía lo circuncidaban en 1956, como puede verse en la foto  del vuelo americano de 1956.

Foso norte de Os Castros que separa el castro propiamente dicho de la loma.

Foso norte de Os Castros que separa el castro propiamente dicho de la loma.

Otra vista del foso de Os Castros

Otra vista del foso de Os Castros

Hoy solo quedan los fosos al norte y al sur que le separan del resto de la loma. Como hizo notar Gustavo en masquepetroglifos en su entrada sobre la minería romana de el valle del Rosal, este castro es clavado a los de la zona minera del Duerna, y aquí situado, en medio del valle de O Rosal, refuerza la interpretación minera de las evidencias topográficas a su alrededor.

Os Castros en 1956 a la izquierda y el castro de Boisán a la derecha, en 2010. Incluyendo los fosos, Os casrros podía medir 250*160 metros y de Boisán mide unos 350*220 y el de

Os Castros en 1956 a la izquierda y el castro de Boisán (en el valle del Duerna) a la derecha, en 2010. Incluyendo los fosos, Os Castros podía medir 250*160 metros y de Boisán unos 350*220.

2. As Medas

Solo 500 metros al suroeste de Os Castros, señalado con el nº 12 en el mapa general, se encuentra la vieja mina de As Medas, que pesa a conservar el claro topónimo minero, ser la mina en secundario mejor conservada de O Rosal y haber sido identificada claramente como una mina romana desde hace años, ni siquiera está recogida en el catálogo de Patrimonio. ¿Se le pasó por alto a la Xunta? ¿Desidia? Me consta que no. Me consta que la Xunta y muchas administraciones locales mantienen una política deliberada de ignorancia para justificar la desprotección y la destrucción del Patrimonio. Otro día lo contaré más en detalle.

Arranque de la corta principa, de As Medas (1, extremo oeste)

Arranque de la corta principal de As Medas (1, extremo oeste)

Corta principal de As Medas

Corta principal de As Medas (2)

As Medas. Excavación 3 desde el oeste.

As Medas. Excavación 3 desde el oeste.

Lo que queda de As Medas es difícil de interpretar, pues buena parte ha sido completamente reexcavada hasta hace no mucho (incluso se ven los taludes frescos). Quedan al menos tres huecos evidentes, los tres orientados en sentido ONO-ESE, es decir, paralelos al montículo natural y a la carretera. Yo creo que la zanja (2) es la continuación de (1).

Mapa de pendientes de As Medas y Os Castros al NE. En trazo continuo y discontinuo y cortas identificadas y supuestas. Con ¿? se señalan otras posibles zonas excavadas

La excavación (3), mucho más somera y ancha que la 1-2, está ahora siendo rellenada por alguien que ha visto en el hueco romano una oportunidad de deshacerse de unos escombros. Incluso han hecho una puerta para los camiones y han puesto un cierre para evitar que otros viertan allí sus deshechos. Como no está catalogado y carece de protección patrimonial, aquí no pasa nada. Y así va todo.

Acceso para usar As Medas como vertederodes

Acceso para usar As Medas como vertedero de escombros

En As Medas están los últimos vestigios sin alterar de minería romana en secundario en O Rosal. Los vecinos y el Concello decidirán si acaban con ella o protegen un patrimonio que estaba casi intacto hace solo 60 años y del que hoy h¡ya solo quedan restos. Decenas de miles de personas visitan cada año el castro del Tegra y casi ninguna se acerca luego al Rosal. ¿A qué, pensarán? Si la dejadez y desidia de vecinos y sigue igual, pronto habrá que decir que a nada. Pero las minas como esta de As Medas explican la importancia de la citania de Tegra y su florecimiento en el siglo I, además de otras muchas cosas. Y no son solo agujeros en el monte, todavía guardan muchos secretos por descubrir.

Canto cuarcítico con señales de intenso pulido en As Medas ¿para moler mineral?

Canto cuarcítico con señales de intenso pulido en As Medas, ¿para moler el mineral?

Otro canto cuarcítico usado como muela.

Otro canto cuarcítico usado como molino.

Molino granitico en As Medas

Posible molino granitico en As Medas

Extraña escoria en As Medas. Entre la matriz metálica se ven trozos de granito.

Extraña escoria en As Medas. Entre la matriz metálica se ven trozos heterogéneos de cuarzo y granito.

La acumulación de molinos de mano en As Medas parece indicar que los galaico-romanos desagregaban la matriz de las terrazas del Miño, muchas veces cementadas, para liberar el oro. Aunque éste fuera un trabajo más ligero que moler un dique de cuarzo, es un trabajo añadido que no se suele contabilizar en las explotaciones de secundario pero que se debe tener en cuenta a la hora de estimar la productividad de las minas y juzgar el sentido general de la minería romana en el NO. Y a este problema de productividad se añade el de la producción total. Calculando con evidente generosidad que la corta 1-2 tuviera 20 metros de ancho, 10 de profundidad y 200 metros de longitud, los romanos habrían extraído un total de 80.000 Tn de sedimentos (a 2 tn/m3), que con una también generosa ley de 0,3 g/tn nos daría un total de 24 kg de oro, 1 talento de oro, 3.000 áureos de Augusto, 75.000 sestercios, una pequeña fortuna, pero eso, pequeña, y probablemente estoy exagerando.

As Medas desde el sur.

As Medas desde el sur.

As Medas es el mayor indicio cubicable de la minería romana en secundario en O Rosal. ¿Acaso lo que podemos cubicar hoy es sólo una fracción de lo realmente minado? ¿Estamos viendo apenas la superficie o unos pequeños restos? En onosopatrimonio dicen que en As Medas y en Cumiera de Arriba había túneles, hoy tapados. Pudieran ser leyendas, porque no veo qué sentido pudieran tener tales túneles en una mina a cielo abierto, pero lo cierto es que en una mina de As Neves hoy desaparecida (A Chan de Mide) también había galerías excavadas en el granito alterado bajo las terrazas. Queda todo por averiguar.

Cumieira de Arriba, Cumieira de Abaixo. 

Las de Cumieira forman el conjunto más extenso de terrazas de O Rosal, pero no localicé en ellas ni un solo inidicio topográfico de excavación antigua. Como dije, no tengo acceso a las estereoscópicas del 1956 y toda la zona ha sido muy urbanizada en las últimas décadas, de modo que es posible que los indicios hayan desaparecido, pero en lo que queda no encontré una sola evidencia topográfica clara, ni en los mapas de pendientes, ni a la vista.

Mapa de pendientes y foto aérea de 1956. La estrella indica la posición del horno romano encontrado en 1979. Arriba a la derecha, subrayado el topónimo Urgal.

Mapa de pendientes y foto aérea de 1956. La estrella indica la posición del horno romano encontrado en 1979. Arriba a la derecha, subrayado el topónimo Urgal.

Lo que sí llama mucho la atención de Cumieira es la pequeña vaguada de Os Lagos por el contraste entre su fondo plano y las pendientes laderas. En realidad es como las otras vaguadas que separan las terrazas de A Lomba, Santa Mariña o Os Castros, pero en este caso el contraste es más acusado, ya que e esta vaguada no atraviesa de parte a parte las terrazas, sino que nace dentro de ellas y eso le confiere un carácter de valle cerrado.

Os Lagos: Vaguada de fondo plano por colmatación de sedimentos en Cumieira.

Os Lagos: Vaguada de fondo plano por colmatación de sedimentos.

Como en la mayoría de las vaguadas de este tipo en O Rosal, ningún arroyo recorre Os Lagos, y de hecho su nombre hace referencia a la falta de drenaje superficial, pues estamos ante un pequeño valle de fondo plano colmatado de sedimentos procedentes de las laderas a ambos lados. En definitiva, lo que posiblemente tenemos aquí es un valle colmatado de sedimentos mineros, algo común en los valles aguas abajo de las minas en cualquier otro lugar (1.2)

Vegetación típica de medios lagunares en Os Lagos.

Vegetación típica de medios lagunares en Os Lagos.

Así pues, aunque ya no vemos las minas, con seguridad los sedimentos más gruesos (arenas y gravas) de esta minería deben estar rellenando las vaguadas que cortan las terrazas. Y son estas vaguadas las que permitirán -mucho mejor que el cubicaje de las minas- evaluar las cantidades minadas y hasta el propio funcionamiento de las minas, desde sus inicioshasta su abandono.

¿Lo veremos?

86. Minería romana en O Rosal, 1. Explotaciones en primario.

El valle de O Rosal acumula una buena cantidad de restos de la minería galaico-romanas, tanto en primario como en terrazas. En muchos casos es difícil discernir donde empieza una mina y donde acaba otra y en realidad sería un error pensar en minas independientes atendiendo a su forma y proximidad, o incluso al material minado. Lo que vemos en la actualidad son los restos mejor o peor conservados de cortas más o menos desarrolladas y excavaciones más o menos profundas de unos trabajos mineros que comprendieron buena parte de la superficie del actual municipio para la explotación de estaño (casiterita) y oro.

Cartografías de las minas romanas del Baixo Miño en la tesis de Brais Currás

Cartografías de las minas romanas del Baixo Miño en la tesis de Brais Currás

De todos estos trabajos, solo  está catalogada por Patrimonio la Mina romana de Niño do Corvo (GA36048019) aunque algunos indicios si fueron descritos por el amigo Gustavo en su blog masquepetroglifos y se apuntan brevemente en la tesis de Brais Currás, de la que saco estos mapas.  No es mucho el detalle que da Brais en sus mapas, pero servirá de referencia. Empezaré por las minas en primario, y para mejor referencia añado la costa de Oia-A Guarda y posiciono los castros de la zona.

Principales trabajos mineros de A Guarda y O Rosal. En rojo minas sobre terrazas y en negro minas en primario. Los puntos señalan los castros de la zona.

Principales trabajos mineros de A Guarda y O Rosal. En rojo minas sobre terrazas y en negro minas en primario. Los puntos señalan los castros de la zona.

Las minas 1 y 2 son la de Funchidos y Constantina, en A Guarda, ya vistas.

Labores e indicios sobre el Mapa Geológico para la investigación minera de ITGE 1989

Labores e indicios sobre el Mapa Geológico para la investigación minera de ITGE 1989

3.- Trinchera Caborna de Valdemiñotos. 

20150819_122803

Interior de la trinchera Caborna

3 CabuernaEs el nombre que le dio una vecina al lugar: Caborna, que parece ser el topónimo local para las excavaciones. Caborna, Cabuerna, As Bornas… todo se refiere a lo mismo: cavernas o cuevas, o sea, excavaciones.

A pesar de que en el mapa de pendientes parece un tajo simple, este indicio es una trinchera de unos 500 metros de longitud en dirección N10E y unos 15 metros de anchura. Como está excavada en una ladera de fuerte pendiente, por el este el talud puede tener unos 8 metros de altura pero por el oeste apenas 2 metros. Tiene el fondo llano y hoy sirve de vía de paso.

El mapa de Brais cartografía una pequeña mina en el valle justo al norte de esta mina de Caborna. Pudiera ser el ensanchamiento del valle que se señala con un interrogante, pero como toda la zona está muy alterada por las plantaciones de viñedos y frutales, resulta difícil de interpretar.

20150819_121919

Corta este de la mina Caborna

20150819_122732

Vista frontal de la corta este de la mina Caborna

4.- Doble tajo de Seoane

4 Seoane de CerveraEn el lugar de Seoane, entre los viñedos de Cervera, una doble corta practicada desde el valle fluvial en dirección S190E se adentra en la ladera unos 50-100 metros. En su anchura máxima este-oeste, la corta tiene unos 150 metros y genera un desnivel de unos 10 metros.

Vista desde lo alto del talud de corta

Vista desde lo alto del talud de corta

5.- Vaguada de Couselo 

5 Vaguada de Couselo

Apenas 250 metros al norte de la  al norte del doble tajo de Seoane una estrecha vaguada N-S de unos 200 metros de longitud resalta en el mapa de pendientes. Lo cierto es que, una vez dentro, su aspecto es el de una vaguada natural y ya no se aprecian rupturas de pendiente bruscas ni taludes de una excavación artificial. Pero lo que sí llama mucho la atención es la completa erosión del suelo vegetal y la intensísima fracturación de las rocas por acción del fuego, con eviencias incluso de fusión de las mineralizaciones metálicas y resolidificación en forma de de recubrimientos de óxidos sobre las superficies de la roca o en aglomerados con los cristales de cuarzo fracturados por el fuego.

20150820_191558

Ladera este de la vaguada y crestón cuarcítico erosionado por fuego.

20150820_191750

Aspecto del suelo en la divisoria al este de la vaguada

Pequeña depresión ¿excavación? en la zona mineralizada.

Pequeña depresión ¿excavación? en la zona mineralizada.

20150820_192124

Afloramiento rocoso con mineralizaciones refundidas

Detalle de escoria con cuarzos fracturados

Detalle de escoria con cuarzos fracturados

Escorias en forma de pátina recubriendo dique de caurzo blanco

Escorias en forma de pátina recubriendo dique de caurzo blanco (abajo, como escala, la punta de mi bota).

Esta vaguada y los diques mineralizados al este se quemaron en los incendios de 2013 y sin duda otras muchas veces con anterioridad, (como la práctica totalidad de los montes de Rías Baixas) pero viendo la inusual intensidad del fuego en esta zona especialmente mineralizada y lo que destaca esta vaguada en el mapa de pendientes, me pregunto si no estamos ante un ejemplo de la minería de fuego descrita por Plinio o Estrabón. Sería interesantísimo investigar con detalle lo ocurrido aquí y medir las temperaturas alcanzadas. Quizá incluso poduiera ser posible datar los fundidos metálicos por paleomagnetismo, tal y como se hace con los hornos. (Un brindis al Sol) .

6.- Vaguadilla en O Morán.

6 Vaguadilla en O Moran

Imagen de Google Earth de la vaguadilla cortada por las obras de la CG-4.2.

Imagen de Google Earth de la vaguadilla cortada por las obras de la CG-4.2.

Esta vaguadilla de unos 175 metros de longitud en dirección N10E y unos 30 metros de anchura destaca como una anomalía en la ladera de Morán por su falta de continuidad aguas abajo, aunque (como la vaguada de Couselo) no presenta rupturas de pendiente claras que permitan identificar taludes ni frentes de excavación. Me pregunto si estamos ante otro ejemplo de una minería somera, una minería de suelos.

sección geológica de vaguadilla ¿minera? en Morán

Sección geológica de vaguadilla ¿minera? en Morán

Resulta interesante porque está seccionada por la CG-4.2., que se llevó por delante unos 50 metros de su inicio superior, lo que nos ofrece un excepcional corte geológico de esta posible mina

7. Trabajos en el valle das Bornas

6 Valle das Bornas

En la ladera norte del pequeño valle das Bornas, al sureste de la trinchera de Valdemiñotos y al norte de O Morán, se localizan una serie de excavaciones menores alineadas según una dirección N60E, paralela al discurrir del propio valle y regato.

excavacion val das Buernas

Vaciado minero en el valle das Bornas apenas visible entre vegetacion. Tiene unos 4-5 metros de profundidad.

El camino que baja por el valle en esta ladera corta algunas escombreras mineras, que pudieran proceder de estos trabajos o de la gran mina do Niño do Corvo, cientos de metros monte arriba, hacia el este.

Escombrera de ladera cortada por camino

Escombrera de ladera cortada por camino que baja el valle das Buernas desde la mina de Niño do Corvo.

8. GA36048019. Mina Niño do Corvo, As Bornas, A Mina

8 Mina Niño do Corvo

El principal rastro de esta mina es una excavación a cielo abierto de unos 200 metros de longitud en diección N10E y 70 metros de anchura en la ladera oeste alto de Tabagón, en la cabecera del regato As Bornas.

Interior de la mina de Niño do Corvo

Interior de la mina de Niño do Corvo

Abiertas en una zona de pendientes naturales del 30-40%, las cortas de la mina forman taludes con desniveles de 30-40 metros. Por el oeste, una excavación moderna se superpone a los trabajos antiguos, dejando a la vista gruesos depósitos de escombreras.

Excavación moderna en Niño do Corvo

Excavación moderna en Niño do Corvo

Detalle de escombreras

Detalle de escombreras cortadas por la excavación moderna

La ficha de Patrimonio GA36048019 de 2005 habla de una  cantera reciente, pero es posible que se trate dos fases de minado moderno, una primera durante las décadas de 1950-1960 (?) del siglo pasado, durante la vida de la mina de estaño (casiterita) Salaberry o San Antonio, que el 1:25.000 señala un poco al oeste de este lugar, y una cantera más moderna y de menor entidad para suministro de áridos para los caminos forestales de la zona. La superposición de trabajos mineros modernos complica, como es habitual, la identificación y comprensión de los restos de las trabajos romanos.

Salaberry mina

La gran corta en la ladera del Alto de Tabagón se continua hacia el norte en forma de una trinchera de unos 200 metros de longitud en dirección N10E (cómo no), unos 6-8 metros de anchura y 2-4 metros de profundidad.

Niño do Corvo. Trinchera N10E desde su interior.

Niño do Corvo. Trinchera N10E desde su interior.

En su término, el mapa de pendientes señala la presencia de una segunda trinchera perpendicular a la primera (dirección N80W) y que corta la ladera en la dirección de máxima pendiente. Estas trincheras son interpretadas así en la Ficha de Patrimonio:

Por su parte, en la zona superior se constituye como un entramado de estanques, depósitos, emisarios, con canales paralelos y convergentes (a modo de zanjas y trincheras) así como pozos (unos abiertos y otros obstruidos). En concreto, el pozo o galería conocido como O Socavón, el de mayor porte, ha sido tapiado mediante la colocación de una solera de hormigón. Toda esta red de captación arranca de la cordal del monte Bandeira (Alto de Tabagón) y se sucede escalonadamente hasta el barranco de la corta de minado, rodeándolo por ambos flancos. 

Pues no. Lo que se ve no es ningún sistema de captación  y almacén de agua encima de la mina; seguimos dentro de la mina. Ni la zanja N10E es parte de un sistema de captación y almacén de agua ¿para qué, para la ruina montium?, ni la trinchera N80W que desciende la ladera es un canal, son excavaciones mineras. Por favor, basta ya de confundir excavaciones mineras con canales. Y basta ya de aplicar los esquemas preconcebidos de la ruina montium a la minería en primario, no tiene sentido.

Lo vuelo a repetir: el agua no erosiona rocas, el agua no es un ariete, solo arrastra materiales sueltos y en minería es tan necesaria como problemática cuando discurre libre por los frentes de excavación o las galerías mineras. Para quien quiera entender cuál es la utlidad del agua en minería no tiene más que visitar una cantera, hay muchas en Galicia: el agua sirve para lavar, áridos o minerales. Punto. Y por fortuna, gracias a Gustavo Pascual, nadie tiene que irse ya a las Médulas para buscar análogos de los sistemas de abastecimiento hidráulico de la minería galaico-romana en el Baixo Miño. Ya tenemos las pruebas arqueológicas en la misma Serra do Argallo, y no hay grandes diferencias.

El amigo Gustavo señalando el corte en el esquisto para el paso del canal

Gustavo P. señalando el corte en el esquisto para el paso del canal a la mina Boaventura, 8 km al N de As Bornas.

El agua era conducida hacia las minas por medio de canalizaciones cimentadas sobre muretes de piedra o excavados en la roca de alrededor de 1 metro de sección. Son infraestructuras semejantes a las que los romanos construían para abstecimiento de sus ciudades, solo que más simples, rústicas y económicas, pero regidas según los mismos principios y técnicas constructivas.

La zanja que desciende la ladera en dirección E-O sigue probablemente una falla que se puede ver en la caerretera que cruza la mina y sube al alto de Niño do Corvo. En este punto existe incluso una toma de agua para aprovechar un manantial asociado a la falla.

20160102_103934

Zanja de dirección N80W que cierra por el norte las labores de As Bornas. En lo alto se comunica con la gran trinchera N10E

Término de la zanja E-O en su cruce con la carretera de subida al Niño do Corvo.

Término de la zanja E-O en su cruce con la carretera de subida al Niño do Corvo.

Plano de falla (a la derecha) y . Es

Plano de falla (a la derecha). En el suelo visible la losa que tapa la toma de agua.

9. Labores al sur de la mina Niño do Corvo – Alto de Tabagón

En la ladera, los trabajos geológicos para la investigación de oro y otros metales en la zona lidentificaron dos indicios mineros de laboreo antiguo en la ladera sur del Alto de Tabagón.

El primer indicio, a unos 350 metros al SE de la mina de As Bornas, es una trinchera de dirección N100W y unos 60 metros de longitud que profundiza hacia el W hasta acabar en un amplio vaciado minero de unos 4-5 metros de profundidad y cuyas dimesiones originales se desconocen pues presenta señales evidentes de haber sido retrabajado en el pasado siglo, probablemente para la explotación de estaño durante el funcionamiento de la mina Salaberry.

Trinchera romana profundizando hacia el vaciado

Trinchera de minería antigua N100W

Excavación

Excavación al término de la trinchera

Acceso de maquinaria pesada al vaciado

Acceso de maquinaria pesada a la excavción desde el oeste

No pude locaclizar el segundo indicio, que se situaría unos 200-300 metros al sur sureste del anterior, justo por donde hoy pasa la carretera CG-4.2. y al término de unas profundas vaguadas inscritas en la ladera similares a la descrita en Morán.

85. La mina de Funchidos en A Garda, ¿moderna?, ¿romana?, ¿cantera?, ¿mina metálica?

No salgo de A Garda. Y es que a unos 300 metros al NE del Castelo de Santa Cruz, camino de los castros de Zamar Marouco y da Bandeira, en la parroquia de Salcidos, hay una olvidada excavación en el granito de unos 10.000 metros cuadrados de superficie y de unos 5 a 12 metros de profundidad. A ojo de buen cubero, de esta olvidada mina o cantera se sacaron 75.000 m3 de granito, suficientes como para cargar un súper-portacontenderores de la clase EEE de Maersk. Y sin embargo, nadie parece haber reparado en semejante boquete, que para empezar, ni está catalogado.

Santa Cruz - Funchidos

Ya a primera vista lo que llama la atención de Funchidos es que se trata de una excavación perfectamente orientada según la dirección N60 y su conjugada N140. Son orientaciones generales casi idénticas a las del Castelo de Santa Cruz, aunque esto es pura casualidad, supongo…

El caso es que la presencia del castelo lleva a pensar que el vaciado es la cantera de la que se sacó la pierda para la fortaleza. Pero no cuadra.

1- Las murallas exteriores del castelo suman unos 900 metros de longitud. Considerando una altura media de 10 metros y 0,5 metros de espesor del revestimiento pétreo, tenemos 4.500 m3. Aunque se hubiera usado una cantidad igual de piedra para el revestimiento interior de Santa Cruz, lo que ya es suponer,  el total no suma más de 9.000 m3. No llega ni por asomo.

muralal y foso norte

2- Y en realidad, lo más probable es que buena parte si no toda la piedra de Santa Cruz haya sido extraída de los fosos y laderas excavados a su alrededor y cuyas cicatrices son evidentes en la foto aérea de la zona norte, no edificada.

Fosos y excavaciones GE

3.-Pero es que no cuadra de ninguna manera. Las canteras tradicionales que conozco se articulan en pequeños bancales, de la altura de un hombre o menos, de escasa continuidad lateral, formando un conjunto bastante irregular en general. Es un sistema de laboreo que, independientemente de la cantidad de piedra extraída y de la mano de obra empleada, manifiesta siempre una misma teconología de carácter artesanal y una mínima organización del trabajo.  De hecho, la cantería ni siquiera está especialmente trabajada. Salvo en las esquinas de los bastiones, donde se usaron bloques bien escuadrados, el revestimiento general de las murallas de Santa Cruz es de cachotería muy irregular.

detalle de paño

Y los pequeños frentes de excavación bajo las murallas del Castelo de Santa Cruz son la evidencia de esa cantería tradicional.

paño y tajo

Esquina y tajo

O sea, que nada que ver con los limpios escarpes de hasta doce metros de salto vertical y ciento treinta metros de longitud que se ven en Funchidos. Funchidos parece cantería actual, del siglo XX, y de hecho, así viene señalada en el MAGNA.

magna

Pero no. Funchidos no es una cantera del siglo XX. Estaba ahí, tal cual, entre los campos de cultivo, en 1956, y nadie me ha sabido dar noticias de su origen. En realidad, Funchidos está tan olvidada que ni siquiera se habían percatado de su presencia.

Funchidos 1956

Y si no es actual, Funchidos solo puede ser romana. Los romanos sí excavaban tajos perfectamente verticales en las canteras y minas. Pero, ¿qué podrían haber sacado de allí? No pudo ser piedra, pues semejante cantera sólo podría justificarla una gran ciudad o infraestructura, de la que nada ha quedado. Las excavaciones están orientadas formando dos cuerpos rectangulares de dirección N60, lo que parece evidenciar una guía estructural, pero las son demasiado anchas, de 30 y 15 metros. ¿Qué clase de yacimiento sería ése?

Poco se puede ver desde el interior de la mina. Es casi imposible acceder, pues incluso han construído una vivienda dentro de la excavación, taponando su entrada por el oeste, y la mayor parte de los antiguos campos de cultivo están hoy abandonados y a monte.

hueco

Sólo a unos pocos metros del extremo de la mina al este, por donde hoy pasa la carretera que comunica la PO-552 A Guarda-Baiona con la PO-353 (Estrada do Castro) que va hacia va O Rosal, un pequeño rebaje del terreno para dejar sitio a la acera deja a la vista una serie de cuerpos esquistosos paralelos entre el granito greisenizado, todo cruzado por pequeñas vetas mineralizadas. El conjunto parece una aureola de contacto entre el granito y el metamórfico en anatexia, esto es, en fusión parcial. Es decir, una zona de posible interés minero.

aureola de contacto

Detalle

Ya veremos si hay posibilidad de hacer algún análisis.

83. Os Moutillós, 3. Tomografías de resistividad y resultados.

Gracias al concello de O Vicedo (que la pagó) y a Guadalupe Riveira (que la hizo), ya dispongo de una topografía de Os Moutillós que me ha permitido recolocar las tomografías que hasta ahora puestas a ojo sobre la topo 1:500 de Costas y relacionarlas con las catas arqueológicas excavadas por el equipo de Iñaki Sagredo. La mejora es sustancial.

larga

Debajo, posición de perfiles de resistividad y catas arqueológicas en el yacimiento de Os Moutillós con la topografía superpuesta.

leyenda

Posición de tomografías y catas arqueológicas en el yacimiento.Topografía superpuesta.

Hay cuatro elementos estructurales básicos:

1.- Relleno arcilloso que forma la elevación de Os Moutillós sobre el que se asientan las edificaciones vistas por Iñaki y su equipo.

2.- Terraplén arcilloso que bordea las zonas construidas. Tiene su frente revestido de cachotería y podría ser una muralla. (amarillo)

3. – Posible foso excavado en forma de rampa con perfil en artesa (rojo).

4.- Estructuras verticales y paralelas en zona construida. Pudiera tratarse de muros o de zanjas excavadas durante la ocupación militar de Os Moutillós, tras la guerra Civil.

OS MOUTILLOS 2

Principales  elementos identificados gracias a las tomografías de resistividad en Os Moutillós.

Abajo, las tomografías longitudinales las hice en junio de este año coincidiendo con la 2ª fase de excavaciones arqueológicas e identifican de forma clara la superficie de cimentación de las estructuras excavadas en las catas arqueológicas a una cota aproximada de 24-23 metros, unos 2 metros por encima de la topografía original.

La cimentación de las estructuras tiene por encima arenas eólicas (dunas) y por debajo el nivel arcilloso con el que se construyó la elevación. Este relleno tiene una respuesta eléctrica similar al del sustrato, por lo que su posición es deducida.

Entre los metros 36 y 40 se distingue un pequeño terraplén arcilloso en los tres perfiles.

Entre los metros 23 y 30 de las tomografías, una serie de anomalías en verticales afectan a las arenas sobre el relleno de arcillas. Resulta difícil precisar si se trata de muros o de zanjas excavadas en las arenas y posteriormente rellenas.

Interpretación de estructuras en perfiles Longitudinales

Interpretación de estructuras en perfiles Longitudinales

Lo que parece claro es que las anomalías son consistentes y no se deben a un artefacto de medida. Se ven en los tres perfiles y soportan cambios en los parámetros utilizados para soslayar artefactos de la inversión de datos.

OS MOUTILLOS 7

Las tomografías transversales, que cortan las longitudinales anteriores, muestran el perfil del relleno, con el terraplén (metros 12-16) coronando el frente hacia tierra, donde se dispondría la estructura defensiva, y hacia el mar una serie de superficies escalonadas de unos cuatro metros de anchura en las que se cimentan las estructuras constructivas excavadas.

OS MOUTILLOS 8

El perfil M1, realizado con anterioridad a los longitudinales y transversales y reposicionado ahora con la nueva topografía muestra el terraplén defensivo y permite deducir la posición del nivel topográfico original bajo las arcillas de relleno y el foso relleno por arenas dunares.  La geometría del foso varía al cambiar los parámetros de la inversión, por lo que resulta dudosa.

La roca del sustrato es un regolito de alteración de carácter arcilloso o areno-arcilloso, y su comportamiento eléctrico varía con el grado de humedad, por eso, en esta tomografía, realizada en julio y con el terreno seco, partes del sustrato dan altas resistividades y la interpretación general es más complicada.

OS MOUTILLOS 9

El perfil M2 muestra también el terraplén, de unos 4 metros de ancho y la excavación del foso, también con geometría dudosa por la sequedad del terreno y la gran cantidad de anomalías. En cualquier caso, el foso no tiene aquí más de 1-2 metros de profundidad.

OS MOUTILLOS 10El perfil M3 fue hecho en febrero de 2015, con el suelo saturado. El sustrato presentaba bajos valores de resistividad y no hay anómalos. No hay rastro del foso y del terraplén solo se ve una parte.

OS MOUTILLOS 11

82. O Seixal: un cordón litoral sobre unas antiguas salinas en Tegra/A Garda.

O Seixal es un cordón de cantos cuarcíticos en el litoral atlántico del Tegra, más o menos a medio camino entre el puerto de A Garda y la desembocadura del Miño. En vez de los grandes bolos de granito formando los acostumbrados coídos que jalonan la costa rocosa de cabo Silleiro al Miño, en estos 600 metros de costa nos encontramos con este colorido canturrial.

20150918_170147

O Seixal es llamativo. Es verdad que en varios puntos de la costa de Oia pueden verse playas de cantos cuarcíticos, pero estas playas se encuentran siempre en desembocaduras de ríos -Mougás o Broi- que han sido los que aportaron los cantos. La génesis de este Seixal es muy diferente.

Seixal

Extensión de O Seixal

No hay río alguno en O Seixal, de modo que este cordón litoral es transgresivo. Algunos cantos, además, recuerdan mucho a los de las terrazas del Miño, así que lo más probable es que se trate de una vieja terraza erosionada, es decir, que los cantos fueran de una terraza bajo el nivel del mar actual erosionada por el oleaje y transportados hasta su posición actual por ese mismo oleaje para formar una playa.  A qué profundidad bajo el nivel del mar actual estaba situada esta terraza es algo imposible de contestar.

O Seixal se encuentra hoy muy menguado. Al parecer, la gente se lleva estos bolos de cuarzo por los motivos más peregrinos y lo lleva haciendo cientos o miles de años. Según algunos, nada menos que 120.000 años… Pero no, no es para tanto.

20150919_221839

Recorte de un Roteiro do litoral Guardés de la asociación Anabam, de 2001

Lo de los 120.000 años viene de que en este Seixal es muy habitual encontrar piedras talladas con un tipo de industria paleolítica, en concreto de tipo achelense superior, característica de más o menos de hace unos 140-100k años. Como hace 120.000 años más o menos la línea de costa estuvo por donde está hoy y no volvió a esta cota hasta hace unos 8.000-2.000 años (que todavía no hay acuerdo), pues hubo quien supuso que O Seixal era un cordón litoral relicto del penúltimo interglaciar apenas removido por la transgresión generada en este interglaciar en el que nos encontramos y que comenzó hace unos 16.000 años.

O Seixal cerca de Fonte Quente. Algunos cantos rotos señalados con círculos.

O Seixal cerca de Fonte Quente y cantos rotos señalados con círculos. ¿Alguno de estos fue usado como herramienta?.

Pero todo este suponer lo desbarata por completo, claro, la aparición de las salinas (parece que romanas) bajo el cordón. Esperemos que se llegue a hacer una datación precisa y contrastada de las salinas del Tegra y no tengamos que esperar otros 32 años para una segunda investigación. Sería de agradecer también una investigación de los niveles por debajo de las propias salinas. ¿Acaso hay otro nivel de cantos cantos, tierra vegetal, xabre? Por el momento, y a falta de las conclusiones de los arqueólogos de Gabinete de Arqueología que excavaron el yacimiento, parece que O Seixal lleva ahí puesto unos dos milenios; de lo que había antes, ni idea.

20150824_110053

A ojo de buen cubero, la salina de se encuentra aproximadamente de 1,5 a 2 metros por encima del nivel medio de marea alta actual, y a esa altura está siendo erosionada por las tormentas invernales, lo que nos hace pensar que o bien cuando funcionaba el nivel de marea alta era menor que el actual o bien las tormentas entonces no eran tan potentes como lo son hoy o bien ambas cosas. En cualquier caso, la datación preliminar es coincidente con otros muchos yacimientos romanos litorales hoy en erosión o con estructuras bajo el nivel del mar actual, como aquel millario de Pontevedra que arrancaron sin mayores contemplaciones bajo el nuevo puente de O Burgo, las salinas de Vigo o Adro Vello en O Grove; así, que me acuerde…

20150824_105912

Concretar si la salina se constuyó y abandonó siglo arriba o abajo tiene gran importancia arqueológica, pues no es lo mismo que la salina fuera, por ejemplo, anterior a las guerras cántabras y la plena romanización o posterior, o incluso tardo-romana, o vete tú a saber, incluso sueva.  La interpretación histórica sería muy distina. Desde un punto de vista geológico, en cambio, no sería tan relevante, y solo importa como un dato más para detallar la curva de variaciones de nivel del mar y reconstruir las condiciones ambientales de la costa.

20150824_110124

Lo que sí es de interés para la investigación arqueológica y puede que geológica es que según las primeros noticias de estas salinas por Antón Ferreira y Antonio Español, en 1983, se extendían desde el norte de A Garda hasta el Puntal, en la desembocadura del Miño, donde hoy todavía se conservan a la vista algunas pesqueiras que nadie sabe cuándo comenzaron a usarse ni cuándo se abandonaron. Y la salina ahora excavada en O Seixal, por ejemplo, tenía un mínimo de 240 metros y una anchura de 20. Esto es un establecimiento industrial, ¿para qué? La explicación inmediata es que la sal era destinada a salazón, y ya rizando el rizo a salazonar las capturas de las pesqueiras del Miño. Puede ser. Yo solo quiero apuntar que la sal ha sido un producto muy empleado en metalurgia. Al menos, que no deje de valorarse esa posibilidad…

Otra cuestión que no me resito a comentar es que las piezas talladas se encuentran solo en la superficie del cordón activa (habitualmente removida por el oleaje) y no en su interior.

Corte de O Seixal transgresivo sobre la salina mostrando la zona superior activa color blanca)

Corte de O Seixal transgresivo sobre la salina mostrando el nivel superior activo (color blanco) y el inferior estable (gris-negro)

Es decir, que esas supuestas piezas achelenses –que sólo aparecen en la zona superior activa de la playa- no son contemporáneas del mundo romano en el que por el momento parecen encuadrarse las salinas, sino posteriores a ellas y posteriores a la transgresión del propio cordón litoral: ¿tardo-romanas entonces… medievales… modernas? La cuestión es más divertida de lo que parece y tiene relación con la enorme cantidad de equívocos que arrastran los estudios geológicos sobre las terrazas del Miño. Me explico.

20150828_113428

Herramientas bastante burdas en el MASAT presentadas como “picos”

En el museo del Tegra se exponen unas herramientas líticas bastante burdas encontradas en la citania que prueban su uso corriente por sus pobladores. En realidad, por toda la región se han encontrado desde antiguo tantos restos líticos arcaizantes que algunos arqueólogos propusieron clasificar como un tipo de industria local, el camposanquiense, para intentar acotar este desbarajuste tecnológico tan contrario al ordenado y secuencial progreso de la historia entendida como evolución. El resultado fue un pupurri infumable de disparates y errores de bulto en la interpretación arqueológica de yacimientos como O Seixal o las terrazas del Miño, errores que se trasladaron por medio de las dataciones a los estudios geológicos. Y copio estos párrafos de un trabajo de 2011 sobre la historia del camposanquiense :

También influyen los estudios geológicos de Lautensach (1945), Zbyszewski (1943), Feio (1948) y Teixeira (1952), aunque sus dataciones relativas y los lugares donde ubican las terrazas fluviales y marinas son tan dispares y difieren tanto entre ellos que acaban siendo de imposible uso. 

Es a partir de las controvertidas excavaciones del yacimiento de Budiño, descubierto por Nonn (1964) y excavado por Aguirre (1963-1964), Vidal Encinas (1980-1981) y Méndez (2007), cuando se pone en evidencia que existen en el área los vacíos que los autores anteriores rellenaron en falso. Budiño se documenta con una ocupación en el Pleistoceno Medio (Achelense) y otra en el Musteriense. Aunque la problemática de Budiño siguen siendo sus fechas, con un claro desfase entre su tipo de industria (arcaica) y su datación absoluta (24700-16000 a.C.) (Butzer, 1967). Se ha dicho de este yacimiento que tiene una cultura lítica del Paleolítico Inferior y una cronología del Paleolítico Superior

Aunque tampoco faltaron arqueólogos que ya antes de las dataciones radiocarbónicas advirtieron de que las tecnologías y herramientas primitivas, incluso paleolíticas, siguieron usándose hasta el siglo XX, lo cierto es que la datación e interpretación geológica de las terrazas marinas y fluviales en Galicia está absolutamente desquiciada por la aplicación de unas dataciones siempre problemáticas a unas interpretaciones sedimentarias basadas en idealizados esquemas evolutivos lineales, se aplique esta linealidad al mencionado progreso industrial en las herramientas humanas o a la irreal secuencia altimétrica de terrazas y rasas.

Habrá más.

29/12/2015

Dos días después de publicar esta entrada me dí de bruces con un mapa de 1810 que añadía una precisa y preciosa información gráfica sobre la hidrodinámica en O Seixal. Lo cierto es que era consciente de la barrera y había visto las fotos del oleaje rompiendo en Google Earth, pero al ver dibujada la barrera en la carta náutica de Antonio Alcalá Casado con tanta precisión y coincidencia con la extensión del cordón ya no pude negarlo: el oleaje de tormenta en la zona rompe a 250 metros mar adentro del cordón, y por tanto la energía en O Seixal es menor. Así que en este tramo de costa protegida no tenemos los grandes bolos graníticos de los coidos que enocntramos en toda la costa de sde Cabo Silleiro hasta el Miño, sino cantos de cuarcita.

seixal y oleaje

Foto de Google Earth a la izquierda tomada en noviembre de 2001 y detalle del mismo tramo de costa de una carta náutica de 1810 en el que se muestra la barrera natural paralela al Seixal.

Detalle de una Carta

Detalle de una Carta de 1758 de Gonçalo Luis da Silva Brandao en la que se señala (encima de B) el oleaje rompiendo sobre O Seixal, aunque de peor modo.

Pensaba hacer una entradilla sobre el asunto con algunas otras cosas de interés de la morfología de la costa en torno a la desembocadura del Miño, pero como no acabo de sacarla, lo añado aquí mismo.

seixal y oleaje 2

La hidrodinámica del oleaje explica la extensión de O Seixal, aunque sigo teniendo dudas sobre si los cantos provienen de antiguas terrazas -como se supone que ocurre al sur del Miño, en la costa portuguesa- o han sido enteramente rodados por el oleaje. En cualquier caso, me da una nueva pista sobre las escandalosas diferencias en la morfología de la costa al norte y al sur del Miño.

 

 

81. Un yacimiento único: La mina de cabo Estai, I. Importancia y descripción.

En Cabo Estai, dentro del municpio de Vigo, se encuentra una pequeña mina antigua que constituye un yacimiento geoarqueológico único en su género por varios motivos:

1.- La erosión marina ha dejado a la vista tanto la escombrera como las mineralizaciones  minadas.

general

No es nada habitual que ni unas ni otras se encuentren a la vista, y mucho menos tener una secuencia estratigráfica completa de lo que parece constituir el ciclo de vida de la mina, desde sus inicios hasta su abandono.

2.- La escombrera fosiliza un nivel de playa que marca un nivel del mar ligeramente más alto que el actual.

DSC_0028

Por tanto, el yacimiento no solo tiene interés arqueológico, sino ambiental, pues supone una referencia para la reconstrucción de las variaciones del nivel del mar. Estos niveles de playa se pueden seguir hacia el exterior de la ría en praia D’Abra y por el interior hasta la playa de A Fonte, entre Samil y Alcabre y en general, por todas las zonas externas de las Rias Baias.

3.- Una gran cantidad de carbones a techo de la playa fósil y en la base de la escombrera permitiá datarla con precisión.

Los carbones no solo datarán el arranque de la mina, sino la playa fósil. Esto de por sí ya es excepcional.

DSC_0052

Además hay muchos, muchísimos carbones, y es posible que puedan confirmar el empleo de fuego para quebrar las rocas, según expuso Plinio (HN 33.71).

DSC_0053

Niveles.

El yacimiento se estructura en tres grandes niveles o secuencias estratigráficas, que de muro a techo son:

1.- Nivel de playa fósil sobre el sustrato rocoso entre el nivel de marea alta actual y unos 1-1,5 metros por encima. En las zonas topográficamente más bajas, este nivel presenta como una secuencia positiva (granodecreciente hacia techo) formada por un conglomerado de cantos redondeados con laminaciones de gravillas redondeadas encima y arenas de playa más arriba. Estas arenas de playa pierden redondeamiento y esfericidad hacia techo y con la altura topográfica, siendo en ocasiones indistinguibles de una arena eluvionar granítica. La cementación es la típica de óxidos de hierro.

2.- Nivel de escombrera. Se presenta disconforme sobre la playa fósil y localmente erosivo.  Al este del dique de cuarzo minado se pueden distinguir varias capas con buzamientos de 20 º formando un gran depósito cantosoportado en forma de pila.

secuencia estratigrafica

Al oeste del dique minado los buzamientos son de unos 20 a 30 º entrecruzados.

niveles de escombrera cruzados

Aproximándonos, vemos los clastos y lajas de cuarzo de todos los tamaños están completamente fracturados y sin señal alguna de meteorización.DSC_0034

DSC_0035

 El dique ha sido completamente machacado.

DSC_0037

 Y hasta aparecen acumulaciones sin matriz alguna.

DSC_0038DSC_0039 DSC_0033Se pueden encontrar geodas e incluso perfectas puntas de cristales de cuarzo seccionados que demuestran el enorme trabajo de fracturación de la roca.

20150725_162321

20150725_162401Y en algún caso muy raro, hasta algún canto redondeado de cuarzo, también fracturado, aunque por desgracia sin señales de haber sido utilizado como herramienta.

DSC 00043.- Y por encima de la escombrera un nivel coluvionar típico, con bloques y cantos englobados en una matriz terrosa que eviencia características edáficas más o menos acusadas.

DSC_0011

En estos niveles coluvionares presentan buzamientos menores que los de la escombrera, tendiendo a la horizontalidad, mucha mayor continuidad lateral y en ellos  la fracción gruesa disminuye hacia techo y a medida que nos alejamenos de la escombrera.  O sea, lo normal.DSC_0022

DSC_0023

80. Tegra en A Guarda, ¿un castro blanco, rojo y azul es un problema estético o metalúrgico?

Hace un par de semanas hice visita al Tegra, esta vez guiado por Leo González, arqueólogo y guía del Monte. Si puedo volveré, vale la pena, de verdad. Leo muestra a os visitantes las reexcavaciones del poblado de Mergelina, de hace ya casi un siglo y que habían quedado semiabandonadas hasta hoy.

20150828_142413

Poblado de Mergelina del Tegra en plena campaña de reexcavación.

Recomendabilísimo.

Una de las cosas que más me sorprendió del poblado del Tegra fue saber que las casas estaban encaladas por dentro y por fuera. ¿A que nunca habíais imaginado un castro blanco como un peblo andaluz? Pues así los podéis imaginar desde ahora, al menos el del Tegra (y algún otro, me dicen…) aunque hay que reconocer que el del Tegra es un castro muy especial…

Bien. Mi sopresa por el encalamiento del Tegra va más allá de la estética y me plantea un serio problema minero: no hay calizas en A Guarda ni en todo el Baixo Miño. De hecho, para llegar a las calizas más cercanas tenemos que remontar el Miño hasta Portomarín, en Lugo o bien costear por mar hasta Figueira da Foz, casi doscientos kilómetros nada fáciles en cualquier caso.

Tegra y calizas

Por si alguien no se acuerda, la cal se hace calcinando en horno la caliza CaCO3 o la dolomía (CaMg)CO3, que son carbonatos; se libera CO2 y queda un residuo de óxidos de Ca y Mg (CaO/MgO). La cal es uno de los componentes del cemento y tiene múltiples usos industriales …y metalúrgicos.

Hay, sin embargo, otra posibilidad: que los grovios de Tegra blanquearan con caolín Al2Si2O5(OH)4, que es una arcilla, es decir, un armazón laminar de sílice (SiO2) reforzado por cationes metálicos (Al) y débilmente unido a otros armazones semejantes por aniones (OH-).

frente caolinítico de alteración sobre sustrato rocoso.

frente caolinítico de alteración en un depósito de terraza sobre sustrato rocoso.

Hay varias minas de caolín en las faldas del Tegra y el valle del Rosal. Todas estas minas fueron originadas por la meteorización del granito o de las terrazas del Miño, un asunto que tiene mucha más enjundia de la que parece y que otro día discutiré.

En la propia falda del Tegra, al oeste, es decir, cara al océano, una conocida fuente de A Guarda se llama Fonte da Cal,  y la calle donde se encuentra se llama Rúa da Cal. Está claro que este topónimo hace referencia a los caolines de la zona y no a auténtico óxido de calcio. Por si fuera poca pista, un poco al sur una gran nave de una empresa cerámica que en su día minó estos caolines conserva en pie la chimenea del viejo horno.

No es difícil diferenciar caolín de cal. Podemos hacer un difractograma para determinar la composición mineralógica, pero en realidad basta con someter el revestimiento a un ataque ácido débil para disolver la cal (básica) que burbujea a la vista incluso con el zumo de un limón (ácido cítrico), mientras que el caolín ni se entera (la sílice es en sí un ácido). Es de esperar que de la Peña, que fue quien dirigió la excavación de los años 1980, hiciera alguna comprobación, pero lo cierto no hay noticia de análisis alguno. (!!)

La ausencia de las analíticas más básicas de los revestimientos hallados en Tegra me resulta escandalosa y muestra la precariedad que rodea la investigación arqueológica, limitada casi siempre a una mera exhumación de piedras y objetos para su almacén. Pasa la excavación, quedan los restos excavados amontonados en algún almacén del Estado, ¡y a pudrirse!

Y determinar con seguridad si es o no cal lo encontrado en Tegra tiene mucha importancia, porque la cal es, al fin y al cabo, un material de construcción que se utiliza de forma tradicional donde hay fuentes locales de aprovisionamiento, y este no es el caso.

La cal es un producto pesado y por tanto muy susceptible a los costes del transporte. Y no solo es un granel pesado. La cal debe transportarse en seco pues si se humedece reacciona y se estropea, y por tanto es un un problema transportarla en barcos, donde hay que guardarla del agua del mar y de la lluvia. Como demás graneles, la cal debe transportarse como lastre, o en cualquier caso en las bodegas inferiores para no compremeter la estabilidad del buque, pero cualquiera que haya navegado en un barco de madera sabe que en el fondo del barco siempre hay agua… O sea que la cal debería transportarse en ánforas o cualquier otro recipiente estanco, lo que la haría más pesada aún. Como quiera que fuese su transporte implica un gran volumen comercial a larga distancia, solo se entiende dentro de una ruta muy frecuentada.

La cal de Tegra implica un transporte de -como mínimo- doscientos kilómetros de un material delicado y sumamente pesado para que la ciudad del Tegra pudiera relucir en lo alto del monte, haciéndose visible en kilómetros. Es una impresionante declaración de riqueza y poder.

cumbre Tegra

Cumbre del Tegra desde Camposancos y área ocupada por el castro

Pero lo cierto es que las viviendas del Tegra no solo estaban encaldas, algunas estaban encaladas de rojo, y otras… ¡DE AZUL!

Y ésto ya es demasiado…

El azul no es un color habitual en los edificios en ningún lugar del mundo. Hay muy pocos minerales azules y tallables y los más comunes son, de hecho, tan raros, que son semipreciosos: la lazurita (un raro silicato que Chaluen en el Atlasda el azul al lapislázuli) y la azurita, un carbonato de cobre. Que yo sepa, no hay lapislázuli en la península, y no demasiada azurita. Me resulta impensable que los habitantes del Tegra, por muy ricos que fueran, hubieran mezclado azurita con cal para pintar sus casas. Además, la azurita se transforma en malaquita (verde) al hidratarse, y así, como malaquita, la habría encontrado de la Peña al excavar hace treinta años.

Fuera de estos dos, el único tinte azul conocido de la antigüedad es la púrpura azul (2 Cr 2.14) que los fenicios inventaron a partir del Murex, una caracola mediterrránea que sí, hace dos mil años también se encontraba en las costas de Galicia (cosas del cambio climático, je!). Pero la púrpura azul es un tinte orgánico y se degrada con mayor facilidad aún que la azurita en malaquita. No se conocieron otros tintes azules en el Mediterráneo y Europa hasta la llegada del Índigo en la Edad Media. Solo siglos más tarde, con el desarrollo de la química europea, los azules se multiplicaron y volvieron accesibles.

¿Qué es entonces ese misterioso azul del Tegra? Está claro que sólo saldremos de dudas analizando esos revestimientos, pero en la tormenta de dudas que me generó esa noticia de revoque azul del Tegra, la única posibilidad que acierto a imaginar pasa por la metalurgia.

Metalurgia del oro de primario de A Grova.

La copelación es una técnica metalúrgica aplicada desde la antigüedad para el beneficio de la plata incluida en la galena (aquí, sobre su uso en el mundo turdetano/tartésico), y fue el método de refino más utilizado para la plata y el oro hasta la Edad Moderna. Hoy la copelación se sigue usando como método analítico para medir la pureza de oro, pues esta técnica de refino es todavía la de mayor eficacia, rebajando las impurezas al 0,01 %, (esta concentración es hoy el oro de 24 kilates).

El refinado mediante copelación aprovecha la afinidad del oro y la plata por el plomo para lavar y separar los metales preciosos de otros, como por ejemplo del cobre o del hierro.

En A Grova, estando el oro primario incluido en la calcopirita y pirita, lo primero a hacer sería tostar en horno los sulfuros para volatilizar el azufre (y el arsénico) y oxidar hierro y cobre. Así lograremos liberar las partículas de oro de los cristales de calcopirita (CuFeS2) o pirita (FeS2), obteniendo como resultado un concentrado metálico formado por óxidos de hierro, cobre y oro libre. Hecho esto, deberíamos mezclar esos óxidos con plomo y fundirlos en horno a unos 330 ºC. El plomo así derretido capturará el oro y podemos verterlo en una pequeña vasija o copela. Calentando de nuevo la copela en un horno bien aireado a 900 ºC, oxidamos el plomo convirtiéndolo en litargirio o óxido de plomo (PbO), que funde a unos 890 ºC, decantando el oro sólido al fondo de la copela. Si la copela es porosa, el litargirio fundido se infiltrará en los poros, y nos bastaría raspar el fondo de la copela o romperla para sacar el oro. Cuando las cantidades a copelar son grandes no utilizamos copelas, sino que disponemos los óxidos y el plomo en lechos de cal dentro del horno.

Hay que entender que esto es como las recetas de cocina, muy fácil de decir, mucho más complicado  de hacer. Un arte. 

Según algunos tratados europeos de los siglos XVII o XVIII, las mejores copelas eran mezclas de cal y espinas de pescados machacadas o huesos (fosfato cácico) e incluso cuernos de un determinado animal. Lo cierto es que en las copelas de arcillas el plomo reacciona con los silicatos y no se puede recuperar. Parte del oro podría ser arrastrado por ese plomo y quedar atrapado de nuevo en los silicatos de la copela. Utilizando cal, que no reacciona con el plomo, sí podemos reutilizar el plomo en otro nuevo ciclo de refino y de este modo tampoco perdemos oro.

El rojo: minio.

Y ahora los colores, empezando por lo más fácil: el rojo.

42500_1

Hay muchos pigmentos rojos naturales, empezando por los óxidos de hierro, o cobre, pero probablemente el más característico de todos sea el minio o plomo rojo (Pb3O4), que se utiliza como protector de la corrosión de hierros y como pigmento de pinturas. El minio tiene un vivo color bermellón y era más que conocido por los romanos.

La cuestión es que si nos pasamos en la oxidación del plomo o no alcanzamos suficiente temperatura, en vez de litagirio (PbO) obtenemos minio. El minio sería sin duda el mejor pigmento para enrojecer la cal si Tegra fuera esa ciudad que yo creo que fue. Todo será cuestión de hacer un pequeño análisis… un semicuantitativo… una fluorescencia de RX, un DRX…

El azul: cobre. 

Lo del azul apunta directamente al cobre. El óxido de cobre o cuprita (CuO2) es rojo, el óxido cúprico o tenorita (CuO) negro o gris, la calcosina (Cu2S) gris, con irisaciones azules, la covellina (CuS) azul. El cobre oxidado da rojos, el reducido verdes y azules. El problema es que el azufre en contacto con la cal y agua generara yesos, provocando la ruina de los encalados. Incluso reduciendo el cobre en forma de carbonato, mucho menos soluble que los sulfatos, el color es muy susceptible a las condiciones ambientales y la humedad, como vimos que ocurre con la azurita y malaquita. Lo ideal sería lograr un hidratado de cobre azul (para que no se altere con la humedad) y aislarlo para que no se combine tampoco con otros iones; o sea: la crisocola.crisocola

La crisocola, que se creía una arcilla, parece ser una mezcla de hidróxido de cobre azul o espertinita Cu(OH)2 y un vidrio aluminoso, una especie de ópalo sucio (SiO2·Al2O3) cuyas impurezas pueden amarillear la espertina dando un color verde al conjunto. Como ocurre con muchos minerales amorfos, en realidad no hay una estequiometría precisa para la crisocola y hay quien se pregunta si es de verdad un mineral o a qué se debe llamar así. Por lo que a mi respecta, lo que se describe es un vidrio de color azul en el que la sílice le ofrece resistencia y protección y el hidróxido de cobre pone el color. Para generarlo en un horno solo se necesita un óxido de cobre y una arcilla hidratada de sílice y aluminio. Una caolinita pobremente cristalizada, como las que se encuentran en los yacimientos de alteración del Baixo Miño sería perfecta.

Lo curioso de la crisocola es que es un mineral reconocido desde antiguo, ya mencionado por Teofrasto en el siglo IV AEC. El naturalista y filósofo griego, que le dio su nombre al mineral, la criso-cola era, literalmente, un pegamento de oro, sea lo que sea lo que esto signifique. En cualquier caso, el nombre de este silicato de cobre remite directamente al trabajo del oro…

El Tegra sobre el Minio: malentendidos históricos y errores mineros.

Esquina de la muralla del castro descubierta este verano tras un pequeño incendio.

Todavía queda mucho por aclarar en el Tegra, pero todos coinciden con que no es un asentamiento corriente. Diez o veinte veces mayor que la mayoría de los castros, la ciudad del Tegra se recoge tras una muralla casi testimonial, apenas un muro defensivo, sin foso. Comparada con pequeños castros como el de A Cabeciña, un auténtica fortaleza, el castro de Tegra es una ciudad abierta.

Altiva sobre la boca del Miño, la gran ciudad del Tegra estaba ahí para controlar los tráficos de salida y entrada al gran río de la Gallaecia. La figurilla de Hércules perdida en los años setenta sugiere un trato singular con Cádiz, el centro de comercio entre el Atlántico y el Mediterráneo. El desarrollo urbano, la abundancia de trisqueles, la holgura de las viviendas y la calidad de los encontrados señalan al Tegra como una centro económico y político de la zona. Todo apunta a una importante concentración de riqueza y poder en un tiempo muy determinado: el cambio de era. ¿Y qué podía haber dado la fugaz riqueza e importancia al Tegra sino la minería? En los cercanos montes de Tomiño y  a lo largo de decenas de kilómetros Miño arriba y luego por el Sil, quedan los restos de centenares de minas romanas. ¿Podemos mirar el Tegra sin mirar al Miño? ¿Y podemos mirar el Miño sin ver las minas?

Justino Frontino, un autor romano que vivió probablemente en el siglo II, escribió un resumen de una célebre obra del historiador Pompeyo Trogo, contemporáneo de Augusto. Este desconocido Justino, del que no sabemos nada, fue confundido durante la Edad Media con Justino Martir y gracias a este malentendido su librito mereció la atención de los monjes, que lo copiaron y preservaron para la posteridad, y hoy podemos leer que según Justino/Trogo, la Gallaecia…

…produce abundancia de cobre y plomo, así como de minio, que ha dado nombre a un río proximo [¿a las minas?]. También es muy rica en oro, por lo que a veces se sacan los terrones de oro con el arado.

¿Es esta explicación original de Trogo o fue una aportación de Justino? Fuera como fuese, esta explicación del origen del nombre del Miño fue repetida durante siglos por otros recopiladores, como el celebérrimo e imaginativo docto romano-visigodo San Isidoro, y en reconocimiento a tantísima autoridad fue admitido desde entonces como hecho probado que el Miño era el río rojo de minio. Sin embargo, Galicia y en concreto el entorno del Miño no es especialmente abundante en cobre , y el plomo es escasísimo en todo el país, de modo que ante el evidente error, hoy los modernos etimólogos han decidido negar la causa minera del nombre del Miño y remontar su nombre hasta sus fuentes indoeuropeas para proponer que Miño seaun hidrónimo pre-romano que signifique precisamente río, de modo que el río Miño sería algo así como el río River.

Total, que por rechazar una confusión, admiten otra.

Tampoco me voy a meter en etimologías, pero yo entiendo que una confusión es casi siempre un cruce de caminos. Por ejemplo, Plinio, que llamaba Minio al Miño, también llamaba minio de forma genérica al cinabrio y al óxido de plomo, lo que puede llevar a confusión del lector, si bien Plinio distinguía el minium (cinabrio) del secundario minium (tetróxido de plomo). El caso es que tanto el cinabrio como el óxido de plomo son tintes rojos y ambos sirven para separar el oro, así que ¿porqué no nombrarlos igual? ¿Acaso no llamamos gasolina al gasoil, cristal al vídrio o goma al caucho?

Es imposible que a Plinio, que fue inspector de minas y nos legó la más detallada descripción de la minería romana del oro del noroeste peninsular, se le escapase la homonomía entre el nombre del río Miño y el de los tintes rojos de plomo y mercurio usados en el beneficio del oro que él conocía de sobra. ¿Acaso entendió Plinio que el Miño aludía al río rojo, cobrizo o miniado de su aguas? Entonces, Plinio, que a diferencia de Justino sí estuvo en Gallaecia y vio las minas funcionando, no consideró necesario añadir aclaración alguna pues para él no había error, del mismo modo que cuando en A Guarda llamaban cal al caolín puede que confundiesen términos, pero en realidad no se equivocaban pues con caolín encalaban.

Mapa de distribución de las explotaciones auríferas del Noroeste en relación a las vías romanas. En sombreado amarillo la zona de la Via Nova estudiada

Mapa de distribución de las explotaciones auríferas del Noroeste en relación a las vías romanas. CSIC.

No fue el minio el mineral que tiñó de rojo las aguas del Miño pero los millones de toneladas de sedimentos rojizos lavados de las terrazas del río bien pudieron lograr un efecto semejante. De la confusión en los términos no debe concluirse la falsedad general. Al contrario, a menudo la confusión nos pone en la pista de una realidad mayor que nuestro conocimiento. Nos confunden los cruces por la cantidad de caminos, no porque el cruce en sí sea falso ni lo sean los caminos que desconocemos. Colón no llegó a las Indias pero eso no niega la redondez de la Tierra. Yo creo que la minería del oro es la pista que debemos seguir para entender la gran ciudad del Tegra, en el cruce del Miño y el océano.

Quizá sus habitantes pintaron sus casas con la evidencias de esa minería. Bastaría un pequeño análisis para sacarnos de dudas.

A ver…

UN APUNTE SOBRE A FONTE DA CAL Y LAS CONFUSIONES.

Ya lo avisé, las confusiones suelen aparecer donde se cruzan significantes y se suman significados.

Repasando un librito medio extraviado (Microtoponimia de A Guarda de J.L. Lomba), releo que el topónimo A Cal no hace referencia a ninguna arcilla de encalado, sino a un canal, o incluso a un pequeño camino, un sendero. La Fonte da Cal sería por tanto una fuente que vierte o es abastecida a través de un pequeño canal, y en consecuencia la rúa da Cal sería “el camino que lleva a la Fonte da Cal”, aunque también podría ser al revés: “la calle del Camino”  y “la fuente que está en la calle del Camino”.

¡Ay, qué flaca es la memoria y qué burlonas las etimologías!

75. El Antropoceno y la velocidad. Suelos policíclos y playas fósiles en Ons, Massó y D’Abra.

Estos días es noticia que unos geólogos del IUGS han propuesto iniciar el Antropoceno en 1945, cuando explotó la primera bomba nuclear. La fecha no está escogida por mero simbolismo, sino porque la era nuclear señalará durante millones de años un registro neto y correlacionable en todo el planeta para los geólogos del futuro (je).

bomba H

En cualquier caso creo que 1952 sería mejor fecha que 1945, pues ese año explosionó la primera bomba H, que generó una señal radioactiva mucho más evidente. Las mediciones de C-14, por ejemplo, están referidas a ese horizonte de 1952 y no es posible medir mediante C-14 materiales posteriores a esa fecha.

Copio ahora un párrafo de la 2ª circular de la próxima XIV Reunión Nacional del Cuaternario que tendrá lugar en junio en Granada sobre el Simposio S08 dedicado al Antropoceno:

Actualmente hay 3 propuestas principales para marcar el inicio de este posible nuevo tiempo geológico: 1) hace milenios con la revolución neolítica y la difusión de la agricultura y la ganadería; 2) a finales del siglo XVIII con la invención de la máquina de vapor y el desarrollo de la revolución industrial; y 3) coincidente con la “Gran Aceleración” (Steffen et al., 2011, 2015) a mediados del siglo XX y el comienzo de la escalada nuclear.

Lo bueno de la propuesta 1) es que ofrece una visión mucho más completa, compleja y veraz de la relación de la especie humana con la naturaleza. Eso que mucha gente cree de que las sociedades antiguas vivían  de  equilibrio con la naturaleza es una patraña. Si los neolíticos no alteraron más el medio en el que vivían, es porque no pudieron.

La Galicia rural surgió en el Neolítico

La Galicia rural surgió en el Neolítico

La Galicia rural surgió en el Neolítico, II

La Galicia rural surgió en el Neolítico, II

La agricultura fue el inicio de una explotación intensiva con consecuencias ya evidentes en el registro geológico, mucho más extensas e intensas de lo que mucha gente supone. En Galicia, sin ir más lejos, tenemos las famosas “líneas de piedras“, que no son otra cosa que suelos truncados como señal de la deforestación y erosión producida por las quemas de desbroce de aquellos primeros agricultores/ganaderos.

perfiles de dos suelos policíclicos señalando fases agricolas en Santiago

Perfiles de dos suelos policíclicos en Santiago señalando fases agricolas

Las primeras líneas de piedras o cicatrices de erosión son contemporáneas de las más antiguas mámoas, hace unos seis mil años nada menos, quince siglos antes que las grandes pirámides de Egipto, pero el proceso se ha venido repitiendo hasta la actualidad.

mámoa en pastizal, Fontefría

mámoa en pastizal, Fontefría

La ventaja de la propuesta 3) de “la gran aceleración” es que más o menos a partir de esta fecha las huellas humana se encuentran a todas las cuencas sedimentarias de la Tierra, y no solo se trata de una señal radioactiva, las evidencias sedimentarias y paleontologógicas son generales y variadísimas: hay todo tipo de marcadores químicos, mineralógicos e incluso estratigráficos que manifiestan la maginitud de los cambios: aumento del contenido en metales pesados en los sedimentos, plásticos, residuos de todo tipo, incremento de la materia orgánica, aumento general de las tasas de sedimentación, etc, etc. Y como fondo, las señales de un cambio general en las condiciones ambientales: acidificación del océano, variaciones en la atmósfera, destrucción de ecosistemas, y, sobre todo, la extinción masiva de especies animales y vegetales en todo el planeta.

La propuesta 2) es la menos convincente. Reune los inconvenientes de 1) y 2), su elección es tan arbitraria como 1) pero además tampoco ofrece un parámetro o criterio geológico objetivo y claro que permita identificarlo en el campo, o sea, en las propios sedimentos.

Suelo truncado por escombrera minera galaico-romana. Ons

Como la agricultura, la industrialización es un proceso diacrónico; las primeras señales geológicas de la industrialización en el registro sedimentario son indistinguibles de fases preindustriales de mayor desarrollo agrícola o urbano, como las vividas en el Imperio Romano o en la explosión demográfica del XVIII; y sus efectos globales no son evidentes en todo el mundo hasta mediados del siglo XX, es decir, justo cuando da inicio la era nuclear. Así que, realmente, visto en el registro sedimentario, la opción 2 es una tierra de nadie entre 1) y 3).

Plomo en turberas del Xistral

La discusión que se plantea no deja de ser una chorrada para entretenimiento de académicos, pero nos remite a otra cuestión de mucho mayor interés y que tiene que ver con una de las primeras y más enconadas discusiones teóricas de los inicios de la Geología: el uniformismo contra el catastrofismo.

No somos -ni mucho menos- la primera especie que cambió la faz de la Tierra, aunque sí, hay que reconocerlo, lo hemos hecho a mayor velocidad que ninguna otra. Pero lo que esto nos recuerda es que la velocidad de los procesos geológicos es una variable, no una característica.

poblacion humana

Lo que determina la velocidad de los procesos geológicos, básicamente, es la energía. Cuanta mayor energía, mayor velocidad. Los eventos catastróficos requieren de gran energía, y son espaciados en el tiempo. El uniformismo, por el contrario, cree que los cambios tienen lugar de forma lenta, gradual, y lenta. Como es natural, los cambios uniformes se asocian a pocas variaciones de energía.

Playa fósil del Antropoceno en Massó, Cangas

Playa fósil del Antropoceno en Massó, Cangas

la plya fósil de la foto es un recordatotio de lo rápido que pueden tener lugar los sucesos geológicos si se dan las condiciones adecuadas. El Antropoceno, con apenas unas pocas decenas de años, ya nos deja playas fósiles.

Detalle de conglomerado vario cementado por óxidos de hierro

Detalle de conglomerado vario cementado por óxidos de hierro. Playa fósil de Massó, Cangas.

Antropoceno de Massó. Detalle de lata de conservas en playa fosil

Detalle de lata de conservas en playa fósil.

Detalle de playa fósil de Massó. Nivel de "concheiro industrial" Sobre todo, concha de mejillón.

Detalle de nivel de “concheiro industrial” Sobre todo, concha de mejillón.

Niveles de concheiro de playa fósil

Niveles de concheiro de playa fósil

Playa actual y depósitos antropocenos en escarpe

Playa actual y depósitos antropocenos en escarpe

Lo mismo de arriba, más cerca

Lo de arriba, más cerca

En la playa fósil de Massó el plus de energía viene en los propios sedimentos: desperdicios industriales y materiales de construcción abandonados en la orilla que el olejae se ha encargado de ordenar y la termodinámica química de cementar. La basura de Massó esá en desequilibrio hidrodinámico y termodinámico con el medio y por eso esta playa se creó y fosilizó tan rápido. No obstante, la playa en sí es un límite, una zona de alta energía, un lugar en permanente riesgo de catástrofe. Todas las playas están siendo remodeladas una y otra vez. Y por eso es tan común encontrar suelos políciclicos en estos lugares.

Suelo policiclico sobre playa fósil en Praia Dabra. Nigrán.

Suelo policiclico sobre playa fósil en Praia Dabra. Nigrán.

En realidad, buena parte del registro geológico está formado por eventos catastróficos: inundaciones, deshielos, avalanchas, tsunamis, avenidas fluviales, eventos volcánicos, tormentas, turbiditas, playas…

Es como si todo el registro geológico fuera un contínuo de sucesivas catástrofes a todas las escalas. Es para pensárselo…

burberry schal
San Francisco Nob Hill Hotels
iphone6 parts you can probably get those somewhere else J

4 Uncool Fashions We Should Consider Bringing Back
iphone 5 screen replacement big event nail method for your son’s bride

The Status Of An Individual In Superior Profile Social Gatherings
www.iphoneworld.nl We can help arrange sandcastle building lessons

Amazing Christening Gift Ideas for Baby Boy Girl
wholesale fashion shoes but overall provides an enjoyable experience

Nicki Minaj Rips Iconic Fashion Designer
iMonster Parts monsters also conspiracies

IPO Index Continues Rally Into March
wholesale iphone parts conducted again by William Stromberg

Fashion Shoes in Fall 2008
no no but Kohl’s margins declined in 2012

Reasons Why People Gain Weight
valentino outlet Like any nation