Archivo de la categoría: panorama minero

Tomografía Magnetotelúrica (MT) en la zona de Tui - Caldelas de Tui; Juanjo Ledo

55. Termalismo de Galicia, granitos y geotermia de media entalpía.

Hace unos años hice un estudio sobre las posibilidades de aprovechamiento de la energía geotérmica en España. Me lo encargó una empresa de energía eólica, interesada en explorar otros campos de las renovables. Eran, claro los años del bum, pero los últimos, ya con la crisis encima, y todo quedó en nada. De todas formas fue uno de los trabajos más interesantes que me llegaron a  encargar.

En 2007, cuando comencé el trabajo, rodaba ya en España una pequeña burbuja (otra) con la geotermia. Casi todo era especulación. En realidad solo había un proyecto industrial firme y con capacidad técnica, el de la australiana Petratherm, que desarrollaba proyectos de geotermia en otras partes del mundo. Yo tenía la ilusión de que nosotros íbamos detrás, pero no. De todas formas, ni siquiera Petratherm ha iniciado todavía un solo proyecto de explotación, aunque en Canarias iban bien encaminados y en compañía del ITER y la UB hicieron importantes trabajos y siguen goteando noticias. Quién sabe.

Pero voy a lo que importa. Al repasar el termalismo de Galicia como indicio de posibles yacimientos geotérmicos profundos, me saltó una relación evidente que no parecía haber levantado la atención de nadie.

1.- Como veis en el mapa del IGME escaneado de abajo, del año catapún, la relación entre termalismo y fallas es tan evidente que a nadie se le escapó. Se pinten unas u otras fallas, que en esto sí que no hay acuerdo, lo cierto es que la relación tiene que ser, como se suele decir, sí o sí.

2.- La segunda relación del termalismo de Galicia es con los ríos. Esta relación también es pública y notoria y en cierto modo está relacionada con  la anterior, puesto que los valles fluviales en Galicia se indentan sobre fallas. Según la interpretación habitual, el encajamiento de los ríos en favor de las fallas favorece la emergencia de las aguas termales por la misma razón por la que las aguas subterráneas manan a un pozo: porque profundiza en el terreno.

3.- La tercera relación, también considerada pero pero casi siempre de un modo parcial, es la del termalismo con los granitos. Lo que a menudo se ha planteado era si el termalismo estaba causado por o no por un calor magmático remanente. La respuesta general a esta posibilidad es que no. Pero más allá de esta posibilidad, no se ha planteado porqué el termalismo en Galicia aparece asociado a los granitos y no a otro tipo de rocas. 

4.- Y por último, y afinando lo dicho en 3, nunca he visto que se relacionara de forma específica el termalismo de Galicia con los granitos post-orogénicos, cosa que a mí me parece un hecho bastante claro. O para ser más preciso, con los márgenes de los granitos postorgénicos en particular y con los bordes de las masas o batolitos graníticos en general.

En el mapa anterior localizo los manantiales termales de Galicia que aparecen en el mapa del IGME sobre otro mapa con los granitos de Galicia. El color rosa y verde señala los granitos afectados por la orogenia Hercínica, es decir, plegados, fracturados e incluso metamorfizados, y el color rojo los granitos post-orogénicos, es decir, los que están tal y como se emplazaron, sin mayor cambio que su enfriamiento y la erosión de los kilómetros de corteza que los cubrían. Los puntos azules son los manantiales termales.

Como suele suceder no están todos los que son ni son todos los que están. Pero la relación es en mi opinión lo bastante fuerte como para sugerir causalidad. Además, los manantiales de mayor temperatura como Lobios, Caldelas de Tui o A Toxa se localizan dentro de los macizos. Creo recordar que la segunda temperatura más elevada de la Península se localiza en el Pirineo, también asociada a un granito de este tipo. ¿Cuál es la razón?

Las aguas termales de Galicia suelen aparecer en zonas de profunda excavación de los ríos en entornos montañosos cerrados. La máxima concentración de manantiales en O Carballiño-Rivadabia se debería a la profunda incisión del Miño-Avia en esa zona montañosa, que favorecería el afloramiento de las aguas subterráneas drenadas desde norte, sur, este y oeste. Similares configuraciones montañosas cerradas con una profunda incisión central se presentan en Baños de Molgás o Verín. Así que tenemos lo siguiente:

1.- ¿Por qué los granitos y no otras rocas?

La meteorización de los granitos genera pocas arcillas en comparación con otras rocas y numerosas grietas abiertas por las que el agua puede circular de forma limpia y con velocidad suficiente como para no enfriarse.

2.- ¿Por qué a través de los contactos?

Los contactos entre granitos y otras rocas o entre granitos post-orogénicos y pre-sin-orogénicos son a menudo son contactos mecánicos, es decir, fallas, pero en cualquier caso son superficies de debilidad que tienden a encauzar flujos de agua. Lo que tienen estas superficies de especial es su gran extensión y profundidad. Son conductos directos desde las profundidades hasta la superficie del terreno. De este modo las aguas termales no se dispersan por una divergente y fina red de fracturas y tienen menos riesgo de mezclarse con aguas frías de infiltración.

3.- ¿Qué añaden los granitos post-orogénicos?

Los granitos postorogénicos, menos fracturados y por lo general menos meteorizados que los otros, favorecen la concentración de los flujos de agua por unas determinadas grandes fracturas.  Hay menos fracturas, pero son más limpias y de mayor continuidad. Esto se ve claro en Lobios, donde una gran fractura interna alimenta el manantial de mayor temperatura de la Península.

4.- ¿Algo más?

Sí. Quizá lo más importante. Los sistemas termales profundos necesitan de un sello, una capa impermeable que  actúe como un aislante y retenga el agua caliente abajo. El granito sano no fracturado es un material impermeable, y a veces los batolitos postorogénicos  se emplazan como delgados mantos horizontales que podrían actuar como eso, como capas sellantes a la vez que facilitan el movimiento vertical del agua por fracturas localizadas.

Teniendo en cuenta lo dicho no se necesita de la existencia de anomalías geotérmicas zonales para explicar la concentración de manifestaciones termales.

Para terminar, si es así como supongo y acabo de contar, el potencial geotérmico profundo de Galicia podría ser mayor de lo que hasta ahora se ha estimado. Ourense, pero también Caldas o Tui, en Pontevedra, cuya configuración hidrogeológica es menos favorable al afloramiento abundante de aguas termales, podría esconder en profundidad importantes yacimientos geotérmicos de media entalpía con interés energético.

46. El consumo de agua en España

Aún con una población de siete mil millones de personas, el caudal medio del río Miño se bastaría para dar de beber a todo el mundo. De hecho, la capacidad embalsada de la cuenca hidrográfica del Miño-Sil, -unos 3,03 km3– basta para acumular el agua que la población del planeta necesita beber en un año. Por supuesto, en nuestra vida diaria usamos el agua para otras muchas cosas, como cocinar, lavarnos, llenar piscinas o regar jardines, pero aún así la capacidad embalsada en España, -unos 56 km3-, sería suficiente para almacenar el agua de novecientos millones de personas durante un año con un uso personal de unos 170 litros diarios, que es el actual consumo doméstico medio de los españoles.

Pero esta aparente abundancia es engañosa. El consumo doméstico representa en torno a un 10-15 % del consumo total de agua; la mayor parte -alrededor de un 80 %- se destina a riego agrícola y en torno a un 5 % es consumo industrial. Así, los 170 litros se convierten en 1700 litros por persona y día, unos 28 km3 de agua consumida cada año en España, Además, este consumo no cuantifica las pérdidas por transporte, difíciles de calcular pero que se estiman entre un 10-20 % en los ámbitos urbanos y puede que más en el transporte para riego. El consumo final de 30 Km3/año supone algo más de la mitad de la capacidad de embalse del país, que dispone de una capacidad de acopio para algo más de año y medio. ¿Es esto suficiente? ¿Qué posibilidades tenemos de aumentar el consumo?

Las precipitaciones medias en España peninsular son de 650 l/m2 y año, y la superficie es de unos 480.000 km2, lo que resulta en unos recursos potenciales absolutos de 312 Km3. No obstante, a estas lluvias hay que restarles la evaporación del agua del suelo por el calor y por la respiración de las plantas. Estas pérdidas se evalúan mediante la evapotranspiración potencial –ETP- que en España alcanza valores muy altos, mayores de hecho que las precipitaciones en buena parte del territorio. Por supuesto, la ET-real no puede ser mayor que las precipitaciones, de modo que en Galicia, donde el balance hídrico es positivo la ET-real se ajusta a la ETP, y en la vertiente mediterránea, donde el balance es negativo, la ET-real se ajusta a las precipitaciones.

Con valores mayores de ETP que de precipitaciones las lluvias se evaporan y los suelos se secan, por lo que –salvo el caso de lluvias torrenciales, que generan otros problemas- no llega agua a los embalses y se produce la sequía. En todas partes -incluso en Galicia o la cornisa cantábrica- los suelos se secan en verano y los ríos pierden caudal, a la vez que la demanda de agua para consumo humano y agrícola aumenta por causa del calor.

Así que de los 312 Km3 de lluvias medias que cada año caen en España, solo un tercio, unos 100 km3 llegan a los ríos y pueden ser embalsadas. Si descontamos un 25 % de mínimo caudal ecológico para que los ríos y los ecosistemas que dependen de ellos no desaparezcan convertidos en acequias y desiertos, tenemos cada año circulan por nuestros ríos 75 km3 embalsables, de los que consumimos el 40 %.

Pudiera parecer que todavía hay margen para aumentar el consumo y volumen de agua embalsada, pero en España tenemos ya más de 1200 presas, más que cualquier otro país europeo y sólo somos superados por países gigantescos como USA, China o India. El caso es que los mejores lugares para construir presas ya las tienen y con la configuración de nuestros ríos y cuencas, el embalsado de aguas fluviales está próximo al límite de utilidad económica. Además, las zonas de excedente y déficit hídrico –Galicia y cornisa cantábrica por un lado y el Levante mediterráneo y Andalucía por otro- están en extremos opuestos de la Península, separadas por zonas montañosas que convierten los trasvases en empresas ruinosas.

Así pues, el consumo de agua actual, -que supone casi un 60 % de la capacidad de embalse-, está ya en el límite operativo que imponen las fluctuaciones meteorológicas anuales y su crecimiento se acerca al límite de marginalidad económica, de modo que ya no solo constituye una amenaza para la vida de las zonas húmedas y estuarios, sino que entra en competencia con el aprovechamiento del agua embalsada para la producción de energía hidroeléctrica y señala el punto de inflexión en el que las políticas de oferta deben ceder el paso a las del lado de la demanda, es decir, de la racionalización del consumo.

 

Escenarios financieros para la mina de Corcoesto

38. Algunas posibilidades sobre la mina de Corcoesto y la cotización del oro.

La minería es un negocio financiero. Para lo que acostumbrados a ver en Galicia puede sonar a guasa, pero es así. Aquí una cantera o una pizarrera -que es lo máximo que nuestro know-how patrio puede acometer- es la mayor parte de las veces poco más que una forma de autoempleo y, como mucho, un coto del que se extrae un recurso natural abundante y barato, intensivo sólo en mano de obra, pólvora y gasoil.  Aquí, lo más parecido que ha habido a un planteamiento financiero ha sido invitar a comer -o a putas- a cualquier jefecillo o jefazo de la política ,la administración o una gran constructora para ver de colocar la piedra en el Gaiás o de balasto del AVE. Últimamente también se lleva usar la concesión de investigación para forzar una compensación de los promotores de los parques eólicos, los populares molinos. Esta es toda la ingeniería financiera que se puede ver por aquí.

Pero en los países anglosajones, donde las empresas mineras por acciones tienen una tradición de siglos, la minería -un negocio intensivo en capital- es básicamente, una empresa financiera. Por eso, en estos proyectos, la parte previa, el trabajo de exploración e investigación es una cosa seria y muy profesional. Porque sobre la información geológica del yacimiento y sus posibilidades es sobre lo que los financieros evalúan el proyecto, su rentabilidad y su valor. Hay todo un sistema de evaluaciones, calificaciones, medición de la competencia y responsabilidad profesional -nada de habilitaciones colegiales, titulitis ni mandangas académicas, estamos hablando de experiencia real- para asegurar que la información dada al inversor es correcta. Y por eso, cuando uno quiere evaluar un gran proyecto minero, lo mejor es empezar por los grandes números, estos grandes números que en los proyectos patrios siempre mienten, porque se los han sacado de la manga y porque aquí los informes técnicos se hacen sólo a posteriori cuando la Administración los pide. Porque aquí, hacer o no hacer una cantera o cómo hacerla es algo que decide el cantero/pizarrero sin leer un papel, que para eso ya paga al abogado.

Esto lo cuento, claro, para darme el gusto, porque en realidad hoy voy a hablar de la minería del oro en Galicia -Corcoesto y Pinzás- y de sus posibilidades, que ahora mismo están en el aire, y en cualquier caso, se decidirán en lo que pase de aquí a uno o dos años.

Veamos. Estos son los números de Corcoesto, sacados de la web de Edgewater.

Base Case Highlights

Average Annual Gold Production 102,000 /oz
Average Annual Net Revenue (US$) 60.0 Million
Life of mine Net Present Value (NPV)(US$)(5%) 206 Million
Pre-Tax Internal Rate of Return (IRR) 24%
Pre-Tax Payback (years) 3.4
Initial Open pit and underground Capital Cost (US$) 135 Million
Average Annual Cost (US$/oz) 713
Combined open pit and underground operation 9.9 year mine life

Pre-Tax Financial Model

 
Units
Metal Price Scenarios
 
(Base Case)
 
Current
Gold
US$/Oz
1,300
1,500
1,700
NPV
5%
206
340
475
Payback
Years
3.4
2.5
1.9
IRR
%
24
34
43

Edgewater planteó tres horizontes financieros a sus inversores, con el oro a 1.700, 1.500 y 1.300 dólares por onza. Y el caso es que el oro está cayendo y ya está cerca de los 1.300 dólares onza que son su nivel base.

¿Qué posibilidades hay de que el oro caiga por debajo de los 1300 a corto plazo y qué significará para el proyecto de Corcoesto?

Pues muchas. En realidad estamos en un nivel de precios de oro record. Los registros históricos de precios medios anuales muestran que estamos en  una burbuja especulativa, y muy posiblemente nos situamos ya en la curva descendente. (Histórico de precios de 1900 a 2011 tomado de USGS; para el año 2012 : 1.668 $/oz; año 2013 : 1.400 $/oz).

Lo apreciamos mejor en precios constantes (dólares de 1995). En 2012 el precio del oro alcanzó el máximo de 1980, tras la segunda crisis del petróleo. El caso es que a largo plazo, la cotización de los metales suele ser más constante de lo que se cree (aunque de esto ya hablaré otro día), así que los optimistas esperarán un rebote, o un freno a 1300, pero si vemos el histórico, yo creo que no hay nivel de soporte alguno hasta los 600 dólares de 1995. Y eso son unos 850 dólares actuales. Ahí podríamos llegar en uno o dos años.

Y con 850 dólares la onza, claro, la inversión está más que comprometida. Aunque el coste por onza producida es de 713 $ (con un plazo de retorno de la inversión de solo 3,4 años, para mayor plazo, mayor coste) , no debemos olvidar que este es un proyecto financiero, y no industrial. Así que a lo que debemos prestar atención es al valor actual neto de la mina (NPV en ingés), que a 1375 $/oz es de 256 millones de dólares. Esta cifra mide el valor en venta de la mina. Si tú tienes doscientos cincuenta y seis millones de de dólares y compras hoy la mina para ponerla en explotación, puedes esperar tener un beneficio industrial semejante al de la rentabilidad que te daría el banco por tu dinero (¿un 5% supone Edgewater?) al que normalmente se añade otro pequeño pico por las incertidumbres de la propia evaluación de los recursos. Es decir, que los 256 millones de dólares son a día de hoy el valor del negocio financiero de la mina, el diferencial entre invertir en la mina o prestar tu dinero a un banco a los tipos de interés corrientes. En consecuencia, a medida que se reducen los 256 millones, el valor de la mina como inversión financiera se esfuma, y en consecuencia el interés de los inversores por dar su dinero a Edgewater se evapora a la misma velocidad.

¿Y a qué cotización del oro desaparece el beneficio financiero de Corcoesto?. Pues lo podemos extrapolar de los números que nos da Edgewater:

A la cotización actual, de 1.375 $/oz, el valor financiero dela mina de Corcoesto es de 256 millones de dólares, un buen pico, pero a 1.000 $/oz el NPV sería de apenas 4 millones, un beneficio ridídculo para un negocio tan complicado y de tanto riesgo como es una mina de oro, pues obtendrían lo mismo dando su dinero al banco. Incluso a 1.100 $/oz el NPV sería de “solo” 71 millones, un asunto arriesgado, y más en un entorno bajista de la cotización.

A 1000 $/oz la mina en sí seguiría siendo rentable como negocio industrial, y en caso de estar ya comprometida la inversión, podría mantenerse abierta y dar una cierta rentabilidad -en torno al 5 % -, pero como inversión financiera alternativa a un préstamo al banco su atractivo sería nulo.

Viendo todo esto, si yo tuviera alguna oferta de Edgewater por tierras o alguna propiedad, firmaría ya el contrato sin dudarlo para los diez años antes de que los precios del oro continúen bajando y desparezca el interés de los inversores, incluso bajaría un poco el precio si fuera necesario aunque pediría algún tipo de aval para asegurar el cobro durante todo el plazo. Y si fuera contrario al establecimiento de la mina, en vez de presentar una oposición frontal al proyecto usaría una estrategia de dilación, negociando y tratando de retrasar uno o dos años la construcción de la planta minera.

Pero, claro, ni tengo propiedades en Corcoesto ni me opongo a la mina, así que todo esto solo es hablar por hablar.

25. Breve historia de la exploración del agua subterránea.

Las evidencias más antiguas de explotación minera del agua son un pozo de dos metros y medio de diámetro y cuatro metros de profundidad excavado en Siria hace unos nueve mil años y otro de diez metros de profundidad excavado en Chipre hace entre nueve y diez mil años. En Europa, el pozo más antiguo -de trece metros de profundidad, en Alemania- se remonta a hace unos siete mil años, y todavía se conservan maderas de su revestimiento interno. Hay que tener en cuenta que estos pozos fueron excavados en los inicios del Neolítico y por tanto con herramientas de piedra, pues la Edad del Bronce no comenzó hasta hace unos 5.500 años. En Daimiel, Ciudad Real, el pozo más antiguo descubierto hasta el momento en España tiene dieciséis metros de profundidad y se remonta a hace unos 4.200 años.

De los métodos de exploración de estos pozos, nada sabemos Los autores greco-romanos, que son los que nos han dejado mayor número de noticias de la Antigüedad, hablaban a menudo de corrientes subterráneas, a veces de magnitudes extraordinarias, que cruzaban continentes e incluso océanos para manar en el fondo de los mares o las cumbres de las montañas. Pero más allá de estas concepciones teóricas, poco escribieron del oficio concreto de buscar y aflorar el agua. El arquitecto romano Marco Vitruvio, en su Arquitectura, fue el primero que abordó la cuestión de forma práctica, aconsejando lo siguiente:

para buscar agua, te tumbas en el suelo al amanecer, con la barbilla apoyada en la tierra para limitar la búsqueda a lo que puedas ver en tal posición. La encontrarás donde veas salir los vapores de la tierra.

El seguimiento de las emanaciones vaporosas del suelo, más o menos sofisticado por Paladio, Casiodoro o Plinio, fue el método reproducido hasta el siglo XIX por todos los tratados como principal metodología científica de exploración de aguas subterráneas. A partir de entonces, fue olvidado por su alcance limitado a la exploración de manantiales superficiales.

Con la revolución industrial y científica del siglo XIX, la exploración de aguas siguió dos vías: una académica conforme a la aplicación de la Ley del francés Henry Darcy de 1856 y los avances de la cartografía geológica, y una vía popular o pseudocientífica, que aplicaba el arte de zahoríes a la búsqueda de aguas. Ambos métodos siguen aplicándose hoy día.

El origen de la radiestesia, que se basa en la manifestación de las perturbaciones subterráneas en una varilla portada por el zahorí, se pierde en la Historia, pero en cualquier caso era una creencia muy popular en los inicios de la Europa moderna. Paralelismos naturales, como la capacidades de ciertos animales de encontrar agua, creencias afines en otras culturas como el feng shui chino, todo tipo de invenciones infundadas y descubrimientos científicos en los campos del electromagnetismo y la biofísica han servido para mantener un cierto crédito popular sobre su utilidad y fundamento.

Para la ciencia académica, -y salvo minoritarias excepciones-, la radiestesia ha sido considerada en el mejor de los casos un fenómeno análogo al efecto placebo, tangible pero incontrolable y en cualquier caso basado en el engaño –a un tercero o a uno mismo-. De hecho, la  desconfianza sobre los poderes del zahorí y su ciencia son tan antiguos como el propio método y en De Re Metalica, el primer tratado moderno de minería escrito en 1530 por Georgius Agricola, se dice que

Hay grandes disputas entre los mineros a propósito de la vara ahorquillada, porque algunos dicen que es de gran ayuda para descubrir venas, y otros lo niegan.

Como descubrimos en la obra de Agricola, la vara era utilizada para descubrir las venas metálicas, una utilidad hoy perdida por la mayor efectividad de la ciencia geológica en la exploración minera. Así pues, la supervivencia del zahorí en la búsqueda de agua, más que por su propia efectividad, se mantuvo por la inutilidad del modelo académico clásico en medios rocosos fisurados.

Las rocas ígneas y metamórficas, –como los granitos y los neises de Galicia– son rocas impermeables, y el agua en ellas se mueve a través de las fracturas, que en su conjunto constituyen un medio discontinuo, por lo que la fórmula de Darcy no es aplicable y la aproximación matemática general resulta muy compleja y de poca utilidad predictiva. La exploración de aguas en estos medios fisurados requiere un conocimiento exhaustivo del terreno, justo el tipo de conocimiento que puede ofrecer una larga experiencia de trabajo en una misma zona, como la de los poceros locales, a menudo también zahories.

Si bien la radiestesia de estos poceros/zahoríes es a menudo encubierta y nunca aparece reflejada en los informes técnicos y la documentación del pozo, lo cierto es que como las famosas meigas, habelos, hailos, y en cantidad. En Galicia, la perforación de pozos de agua para autoconsumo se contrata casi siempre “garantizada”, de modo que el pocero asume el riesgo y el cliente paga solo los metros perforados del pozo o los pozos productivos.

Las características del terreno y la general abundancia de agua sostienen este sistema de trabajo: por un lado, los acuíferos de fisuración propios de los granitos y rocas metamórficas que forman el 90 % del sustrato gallego presentan un comportamiento muy variable, al circular el agua a través de delgadas fracturas cuya geometría es sumamente errática. Por otro lado, la abundancia de agua hace que la probabilidad de dar con una fractura portadora sea relativamente alta. Así pues este sistema equilibra los riesgos entre los clientes, ya que el pocero incluye su error estadístico en el precio medio de perforación, recuperando a la larga las pérdidas de una mala racha de su método intuitivo, y por ese pequeño sobrecoste el cliente se evita la posibilidad de tener que pagar cuatro pozos para tener uno.

De todas formas, incluso en Galicia, no queda demasiado recorrido al arte zahorí. En los últimos años, la creciente capacidad de los programas informáticos y el desarrollo de los métodos de exploración geofísica de resistividad que permiten obtener imágenes del terreno son nuevas y potentes utilidades al servicio de la exploración de aguas en acuíferos de fisuración. Por otro lado, conforme aumenta la demanda de aguas subterráneas, los pozos se harán más profundos y los caudales exigidos mayores, por lo que aumentarán los costes unitarios por pozo y disminuirá la probabilidad de un alumbramiento casual. Entonces la experiencia del pocero ya no será garantía suficiente contra el riesgo de la perforación.

10. Porriño tira los precios del rosa

Faro de Vigo saca la noticia de que algunas canteras de Porriño están vendiendo rosa porriño por debajo de los costes de producción.

De las estrategias de las empresas para sobrevivir, el tiempo dirá. Pero desde luego, si una empresa cuenta hoy con tesorería tiene la oportunidad de hacerse con el mercado. Y a largo plazo quizás no vendría mal una cierta concentración empresarial en ese enjambre de explotaciones que es O Porriño.

De lo otro, de una industria obligada a trabajar en la ilegalidad ya hablaré otro día, pero ¿cómo entenderlo? ¿Qué normas y qué leyes tenemos que no hay quien las cumpla?

Para terminar -de mejor humor- en la noticia del Faro el periodista identifica al concelleiro de Industria e Comercio como Concejal de Canteras. Está bien.

9. Concurso Minero de Galicia, 1. Plazos.

El actual panorama minero gallego esta dominado por la crisis, -mar de fondo, enorme- y el Concurso Minero convocado por la Xunta, fenómeno meteorlógico local que bien nos sirve como medida del sector en nuestro curruncho galaico.

El Concurso fue abierto en la provincia de Ourense y vaya usted a saber porqué, pero uno se imagina que por que la Administración se pasa las leyes por el forro (aunque no los procedimientos, esos no; el procedimiento es el come-come de la burocracia). Y es que, vamos a ver, si la Ley de Minería de Galicia, de marzo de 2008, crea el Registro Minero de Galicia, ¿A qué viene sacar el Concurso por provincias?

¿Registro Minero de Galicia? ¡Pero si ni siquiera están al día los catastros provinciales!

Vaya usted -si tiene una mañana que perder- a ver el Catastro a cualquier oficina provincial. ¡Dios mío! ¡como en el siglo XIX! ¡a la oficina provincial!

¿Y usted qué quiere saber? ¿Y quién es usted? Pues hágamen el favor de cumplimentar la solicitud. ¡Ah! Y no se olvide de pasarla por Registro. Debe bajar usted al piso primero y allí pedir número.

Y allí otro tanto

¿Pero usted quiere solictar una información o hacer una consulta? Porque si es para lo segundo debe pedir número en Información y si es para lo primero en Registro General.  ¿Trae fotocopia?

Y luego te sueltan un libro cutroso… que no está actualizado.

¿Todo esto para ver un registro público que debería estar ya en internet?

¡¡Pero si tan solo se trata de rellenar una plantilla de excel!!

-Cuentan que Kafka leía en voz alta el Proceso y o el Castillo a sus amigos ellos se reían mucho. Nosostros también, luego contamos en el bar estas cosas de la Administración y nos reimos mucho. Sí. Da mucha risa.

A lo mejor es que como la Ley de Minería 3/2008 es de los otros, pues éstos, ni caso. Claro.

Pero tampoco parace cosa de ser nacionalistas o españolistas, peperos o sociatas, porque Cataluña, Murcia,  País Vasco o Canarias están en el Catastro Minero Español y no lo estamos las comunidades de Madrid, Asturias, Navarra y Galicia y Andalucía, que como fue la primera en publicarlo en internet con su propio portal, pues sigue por libre. Para que luego hablen del hecho diferencial en España.

Porque a lo mejor, antes de hacer el Concurso Minero, deberían haber actualizado y publicado el Registro Minero de Galicia. ¿Qué pasó? ¿Les daba vergüenza o les daba trabajo? Yo creo que vergüenza muy poquita.

Pero sigamos, porque al paso que van las cosas, este Concurso va a durar años y años y años.. veremos si lo terminan para las elecciones. Echemos cuentas:

Por el momento, la Orden con la convocatoria del Concurso para la provincia de Ourense fue aprobada el 17 de junio de 2010 (DOG nº 123, 30 de junio de 2010). El  de 27 de diciembre en 2010 se publicó una corrección de erroes (DOG nº 247) de 16 Permisos de Investigación sacados a Concurso y mal delimitados, el 13 % del total. Por fin, el 11 de abril de 2011 se publicó la resolución del Concurso.

Y qué pasa ahora. ¿Las empresas están ya investigando?

NOOOO!! Finalizado el Concurso, las solicitudes aprobadas y no concurrentes, están admitidas.

Bueno, pues eso es todo lo que ha pasado, que las solictudes fueron admitidas. Más o menos ésto:

– Oye!, que mi empresa queire investigar granito. -Vale!, pues presenta la documentación. -Vale!, pues aquí la tienes. -Vale!, pues solicitud admitida. Vale!

Y ahora?

A 22 de septiembre de 2011, la Xunta acaba de finalizar  la revisión de la documentación de las solicitudes y de comunicar a las empresas adjudicatarias del Concurso los defectos en sus documentaciones presentadas, para cuya subsanación otorgará un nuevo plazo de 15 días.

Pues en esto estamos.

Y luego?

Pues se admiten o enmiendan las solicitudes de forma definitiva y se abrirá un plazo de expsoición pública (de al menos treinta días), y se solicita informe municipal, y la Xunta se solicita a sí misma varios informes preceptivos de patrimonio, medio ambiente, urbanismo, ordenación territorial, se estudia la afección a otros buienes y derechos públicos, etc, etc. Todo con sus respectivos plazos. Y luego trámite de audiencia, alegaciones  resoluciones,contraalegaciones, notificaciones y publicidad. Y más plazos.

Pero de qué estamos hablando? De abrir una mina?

NOOO!!! De hacer la investigación minera.

Y eso qué es?

Pues en la mayoría de los casos es armarse de paciencia y cubrir el expediente para hacer un par de sondeos, ver el color del granito, ver -más o menos- la fracturación, y listo!

Porque eso es lo que se hace. Y todo el mundo lo sabe.

7. Produccion de rosa porriño cae un 60 %

La producción de rosa porriño cayó un 60 % desde 2007.

Son las cifras de Jorge Massó a Faro de Vigo.

Jorge Masó es secretario general de la Asociación Cluster del Granito, vicecoordinador de la Fundación Centro Tecnológico del Granito y gerente de POCASA, (Porriñesa de Canteras S.A.) que aglutina a 30 explotaciones asociadas.

Así de fuerte está pegando la crisis. Y en el árido, que es la mayoría de las canteras de Galicia, estamos todavía peor.