42. El bosque y la playa fósil de Praia d’Abra, Ría de Vigo.

Praia D’Abra es el nombre tradicional de la turística playa de patos, al norte de Monteferro, en Nigrán. La gramática es también la tradicional, es decir, la popular, de un gallego/celta inventado, sin duda, pero veraz, y mucho más vivo que ese artificioso gallego normativo de los académicos. Tomo esta gramática prestada del letrero del bar Praia D’Abra, el más antiguo del lugar, donde te puedes tomar unas empanadillas de leyenda y codearte con una parroquia  que te localiza media docena de robalizas a 400 metros por su estela del agua. Praia D’Abra se dice de corrido: praiadabra. Y desde luego es mucho más bonito que playa de patos.

Bueno, pues Praiadabra, entre otras cosas, guarda uno de los tres bosques fósiles en el intermareal de Galicia. O al menos de los tres que se tiene noticia. Los otros restos parecidos y documentados están en el lugar de Seselle, en la localidad y ría coruñesa-ferrolana de Ares y en punta Penisqueira, en Aguiño. Pero el de Praiadabra es mi preferido. El bosque fósil de Praiadabra se oculta bajo la arena de la playa actual y solo lo descubre en ocasiones contadas, tras fuertes temporales o cuando -con no mucha arena- se forma una barra delante de la playa y los viejos troncos afloran entre la playa y la barra, como es el caso de las fotos, en abril de 2011

Cuando las mareas y oleajes retiran la fina arena y los gruesos cantos de debajo se pueden ver restos de troncos y tronquitos e incluso cañizos enraizados en un nivel arcilloso (caolín, de color gris) o areno-arcilloso (gris amarillo). El nivel de caolín aparece ennegrecido en la zona central de la playa, donde la topografía del sustrato está más deprimida. Esta debía ser una zona de aguas estancadas, y la materia orgánica sedimentaba en el tiempo en que crecían los troncos, la mayoría pequeños, de no más de diez centímetros de diámetro, pero algunos de buen porte. Una datación de C14 de uno de esos troncos dio una edad de 6940 (±125), justo antes del óptimo climático Holoceno, un periodo de temperaturas máximas en el hemisferio norte (mayores que las actuales) y que en muchas costas del mundo ha dejado evidencias de un nivel del mar ligeramente por encima del actual. Así que tenemos un bosque fósil en la posición del intermareal bajo (por debajo del nivel medio de marea) que fue inundado por el ascenso del nivel del mar hace no más de siete mil años.

En Praiadabra, como en muchos otros lugares de la costa gallega, también hay evidencias de un nivel por encima del actual, son los restos de una playa fósil que se puede ver un  par de metros por encima del nivel medio de marea, en el talud tras la playa. estas playas fósiles se pueden encontrar a lo largo de buena parte de la costa gallega.

El problema es determinar su edad. La mayoría de los que las han estudiado creen que son de el último interglaciar, hace unos 130.000 años, aunque por el momento, no hay nada seguro. La cuestión es que en Galicia hay evidencias de que el óptimo glaciar tuvo un máximo del nivel del mar superior al actual, por lo que ahora nos encontramos con las playas del último interglaciar y las de hace esos seis mil años entremezcladas de modo parecido cómo las playas fósiles se mezclan con las actuales.

Y para liarlo todo un poco más, ligeros basculamientos tectónicos elevan o hunden esos depósitos.  Auque está más alta, la playa fósil es, posiblemente, anterior al depósito de arcillas grises sobre el que crecieron los árboles fósiles. Ese nivel amarillento que veis encima de los cantos son arenas finas arcillosas, de viejas dunas, que cuando el nivel del mar se retiró fueron erosionadas junto con parte de la vieja playa, lavándose arenas y arcillas y sedimentando las arcillas en la parte más baja de la playa, donde posiblemente había una zona encharcada, una pequeña laguna, similar a la que se forma en ocasiones en la playa actual… y casi en el mismo sitio, al amparo de una barra de arena. ¡Vaya, de ésta no tengo foto!.

Un pensamiento en “42. El bosque y la playa fósil de Praia d’Abra, Ría de Vigo.

  1. Javier Santos

    No sabes lo que me rompí la cabeza tratando de entender lo que estaba viendo en el 2011.
    Que era una playa fósil, hasta ahí llegaba, pero que hacían allí esas plantas, no lo entendía.
    Hoy he encontrado tu blog y por fin se que fue lo que ví.
    Muchas gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *