27. El pico del petróleo y la fiebre del oro del NO de Hispania en el siglo I.

Hoy, casi todo el mundo está familiarizado con el término “pico del petróleo”. En resumen, este pico es el el máximo de producción posible considerando que las reservas son finitas. Para quienquiera profundizar en este asunto, no le será difícil encontrar abundantísima información, empezando por la wikipedia,

Para lo que interesa aquí, el pico del petróleo es el máximo de una curva de producción de los recursos naturales no renovables que el geólogo M.K. Hubbert en 1956 aplicó a la producción del petróleo del siglo XX, y que yo voy a aplicar aquí al oro hispano del siglo I.

La curva de Hubbert es un tipo de curva exponencial que se aplica a muchos sistemas que tienen un rápido crcimiento y un -igualmente rápido- decrecimiento, y su forma gráfica es parecida a la mucho más popular campana de Gauss, aunque es más afilada (tiene mayor kurtosis). La expresión que define la curva de Hubbert es:

Q = U/1+EXP(b(t-tm))

donde t es el tiempo dado de producción

Q es la producción acumulada hasta el tiempo t

U es la producción total

tm is el tiempo medio de producción total

b es un factor que describe la pendiente y es función de la producción máxima Pm (el famoso pico de Hubbert) y de la producción total U;

b=4Pm/U

Así que, en realidad, todo depende de Pm y U.

Por suerte, tenemos una posible referencia de la cuantía de Pm de un informante de excepción: Plinio el Viejo, amigo personal del emperador Vespasiano y procurador en Hispania el año 73. Plinio nos describe con profusión las tecnologías y capacidades mineras de la época, y deja para la posteridad una cifra asombrosa: 20.000 libras, 6,5 toneladas de oro extraídas cada año de las minas astures, galaicas y lusitanas. Es por entonces cuando Vespasiano ordena construir la Via Nova de Braga a Astorga, poniendo en comunicación las grandes explotaciones mineras del NO. 

Fuente: Sánchez-Palencia et al.

Y para el valor de U, tenemos las 230 toneladas de oro que JM Bláquez atribuye a Sánchez-Palencia.

Así que construimos la curva, y el resultado es:

una fiebre minera de apenas 50 años de duración. Es decir, si damos por buenos los datos de producción anual de Plinio -quien por su posición debía estar bien enterado del asunto tan fundamental para la economía imperial- y los enfrentamos a las estimaciones de producción total de Sánchez-Palencia -que es uno de los más renombrados expertos en minería romana del oro en el NO de Hispania-, tendremos que admitir que unas y otras solo son compatibles en el escenario de una rápida fiebre minera.

Desde luego, esto no casa con las interpretaciones habituales que evalúan la duración de la minería romana del oro en el NO de Hispania en siglos, cuando según los mejores datos disponibles esta minería difícilmente sobrepasó el siglo I

Para casar a Plinio con Sánchez-Palencia y aumentar el tiempo de explotación dentro del marco teórico de Hubbert, o bien disminuimos la cifra de .Plinio o bien aumentamos la de Sánchez-Palencia,  veamos qué pasa entonces:

Al disminuir la producción pico contradiciendo a Plinio -que personalmente me parece la opción menos acertada-, el tiempo de explotación se extiende, pero incluso en el tercer caso -con una producción pico de 7.500  libras, un tercio de la declarada por Plinio- los romanos habrían extraido 179 Tn de las 230 Tn totales –un 77,5 %- antes del año 100,  y para entonces la minería del oro hispano se encontraría en plena decadencia.

Si por el contrario aumentamos las cantidades totales de oro minado -lo que, ya puestos, a mí me parece más conveniente- tampoco avanzamos gran cosa, pues aún multiplicando por tres el oro minado hasta las 690 Tn, el 75 % habría sido extraído antes del año 100, y en el año 117 -a la muerte de Trajano- habrían sido minado el 85 % del oro total.

Caben soluciones intermedias, claro, como disminuir la cifra de Plinio y aumentar la cantidad total de oro extraído, aunque lo más eficiente sería desplazar el máximo de producción todo lo posible hacia el año 100 si queremos hacer coincidir la minería de oro del NO con la era de los emperadores virtuosos del siglo II, …la edad dorada del Imperio.

Lo que no cabe de ninguna manera es ignorar a Hubbert. La curva de Hubbert no es una mera hipótesis teórica, es un modelo al que se ajustan muy bien la práctica minera del presente y del pasado (y aquí me reservo una sorpresita, para muy pronto…) Sus fundamentos económicos son muy simples y atienden a la disponibilidad de recursos limitados frente a una demanda activa mucho mayor.

Así que, en mi opinión, cualquiera que quiera reconstruir la historia de la minería romana en Hispania debería tener en cuenta el modelo de Hubbert y contrastar sobre este modelo sus propias hipótesis, como una piedra de toque. Y si los tiempos y cantidades de explotación no se ajustan a la curva, entonces esa esa hipótesis necesita de una explicación adicional, un argumento fuerte.

Un pensamiento en “27. El pico del petróleo y la fiebre del oro del NO de Hispania en el siglo I.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *