23. Rego da Serpe V. Cuentas pendientes.


Primera. Un gazapo. 
Al poco de subir la entrada de IV del Rego da Serpe  (hace más de un año, vaya!) caí en cuenta del error. El sanguiño no era tal, sino un endrino, -arbusto de secano típico de Cíes-,  que me desmonta la bonita etimología del sangrón/sanguiño. Qué le vamos a hacer… Pensé que alguien podría pillar el gazapo -sanguiño y endrino, además de rimar, tienen unos frutos rojizos a negros que pueden llegar a confundirse-, pero fui demasiado optimista… Esto no lo lee ni el Tato.

En cualquier caso, queda dicho.

Segunda. ¿Una herramienta?

En lo más alto del Rego, en una especie de hornacina entre tres pequeños bloques de granito, encontré una piedra que me llamó la atención.

De grano fino y similar a la roca que puede verse en el interior del Rego, lo sobresaliente es su forma romboidal, con sus caras laterales paralelas dos a dos pero buzando en sentidos opuestos. Una de estas caras laterales parece ligeramente cóncava, como si hubiera sido utilizada como afilador… ¿una herramienta pues? Valdría la pena verla al microscopio.

Tercera. Una solución difícil. No hay oro en el Rego.

El pasado verano le pedía ayuda a un compañero de la carrera que es Geólogo jefe de mina en una mina de oro en Asturias y lleva en el negocio veinte años. Le expliqué el asunto y me pidió que le mandara unas muestras para analizarlas en los laboratorios de la mina. Esa sería la manera más directa de zanjar el asunto. Además de oro, Santiago hizo analizar otros siete metales de interés en minería de metales preciosos, y cincuenta y ocho por métodos semicuantitativos. Todavía le debo a Santiago una comida por esto. A ver si es pronto. Pero a lo que aquí importa: nada de interés: en el Rego no hay oro, ni estaño, ni cobre ni nada de nada que merezca ser minado. La primera solución que le diera el Grupo Alén al Rego da Serpe, la más inmediata, la más fácil, debe ser descartada. No hay ya ninguna posibilidad de remitir el Rego a una razón práctica, moderna, lógica. Ningún beneficio posible que no sea… del más allá.

Así que nos queda el asunto de saber qué es el Rego bien difícil, y no nos queda otra que volver a las portaléns marítimas y equinoccialesal misticismo, a la causa sin razón. 

…siempre lo sospeché.

 

 

 

Un pensamiento en “23. Rego da Serpe V. Cuentas pendientes.

  1. G.P.H. by cirroestrato

    Oscar esa hornacina tiene muy buena pinta, parece una pequeña cista, seguramente es inédita, dudo que esté catalogada, hace pocos meses estuvieron trabajando en las islas atlánticas realizando un trabajo de catalogación arqueológica en Ons, cies y Sálvora, no recuerdo que apareciese mención ni al rego, pero mucho menos a ese interesante resto.Respecto a la pieza romboidal, ni puñetera idea….puede ser un afilador…
    veo que estas haciendo horas extras, así da gusto, entradas interesantes como siempre….saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *