Archivo de la etiqueta: geoarqueología

88. Minería romana en O Rosal, 2. Minería en secundario.

En secundario, o sea, sacando el oro de las terrazas del Miño.

Sigo para esta entrada la guía de Brais Currás, que publica este mapa en su Tesis con las minas de la zona. Las tres grandes del centro son las que intersan, pues son las de secundario del valle de O Rosal. Las otras tres del mapa son en primario y están vistas aquíaquí y aquí.

O Rosal Brais

Las tres áreas incluyen la mayor parte de las terrazas T1 y T2 que se conservan en O Rosal y además superficies no ocupadas por terrazas. O sea, que según ese mapa, los romanos no solo habrían minado la práctica totalidad de las terrazas sino que su minería habría desmantelado buena parte de ellas, hasta el sustrato granítico!

Figura 2 MAGNA y minas

1.- A Lomba, Santa Mariña-O Calvario, Os Castros,

Empiezo por el grupo de terrazas más al norte, señaladas con 10, 11 y el punto rojo que sitúa el castro de Santa Mariña. Se trata de una zona relativamente elevada sobre el valle de O Rosal limitada al este por el val del río Tamuxe (que se inserta en el contacto entre granito y metamórfico), y que está dividida por dos pequeñas vaguadas en tres cuerpos aislados, que de este a oeste son : A Lomba (11), Santa Marina-O Calvario (10) y Os Castros.

Cortas y vaguadas sobre el mapa de pendientes y el geológico

Cortas y vaguadas naturales sobre el mapa de pendientes y el geológico

Al este, en A Lomba (joroba o lomo, en castellano, o sea, loma), es una zona poblada de antiguo y las laderas están organizadas en bancales agrícolas, de modo que la topografía original del terreno está muy trastocada. Aún así, destacan en el relieve unos taludes de 4 a 6 metros de salto y decenas de metros de continuidad, demasiado para ser meros bancales agrícolas.

De frente, el talud al sur de A Lomba está semioculto por la vegetación.

De frente, el talud en el granito alterado al sur de A Lomba semioculto por la vegetación.

Vista desde la coronación del talud de la foto anterior, en A Lomba. Al fondo, el Miño

Vista desde la coronación del talud de la foto anterior, en A Lomba. Al fondo, el Miño

Taludes en Caselas, al norte de A Lomba. La dirección del escarpe es N-S.

Taludes en Caselas, al norte de A Lomba. La dirección del escarpe principal es N-S.

No he encontrado otra evidencia de posible minería en la zona, aunque tampoco he visto las fotografías estereoscópicas del vuelo americano, que quizá dan más información. Está claro que los taludes son artificiales, pero al menos en A Lomba no están excavados sobre terrazas sino mayoritariamente en el granito, por lo que podría ser restos de unas obras inacabadas de la guerra de Secesión de Portugal (o cualquier otra cosa).

molino y moderno puente sobre O Tamuxe, al este de A Lomba

Respecto de la posibilidad de que los taludes fueran parte de un sistema defensivo, la verdad es que en A Lomba el talud rodea el alto en una posición que parece defender el puente (y molino) sobre el Tamuxe a sus pies, y por el lado oeste, donde está naturalmente protegido por la vaguada, se comunica con O Casal y Santa Mariña por un relleno artificial sobre el que discurre la actual carretera, pero que ya aparece en 1956 plantado de árboles. Así que no descarto que estemos ante una fortaleza apenas esbozada durante la guerra del s. XVII, aunque tampoco eso descartaría una mina anterior, como parece ocurrir en Os Bravos de Tomiño y otros lugares.

En la loma sobre la que se asienta O Rosal los indicios directos de minería son aún más inseguros que en A Lomba, ya que entre Santa Mariña y O Casal el talud ya solo se puede deducir de la topografía urbana, y en O Calvario solo lo he podido ver de lejos y de modo parcial, ya que se encuentran dentro de la finca del pazo de Salgado Cantillo. De todas formas, en la finca del pazo creo que quedan restos no ya del talud, sino de las típicas hondonadas de excavación en v, que el mapa de pendientes no es capaz de interpretar, pero que recuerdo haber visto en un geotécnico que hice por allí hace años. También desde un punto de vista geológico las evidencias de minería son más consistentes, pues los taludes parecen coincidir con los límites de las terrazas.

Castro de Santa Mariña desde el suroeste

Castro de Os Castros Santa Mariña desde el suroeste

Y queda el castro de Os Castros, excavado en la loma de más al oeste.  El confuso plural de Os Castros referido a un único castro sin duda hace referencia al complejo de fosos defensivos que todavía lo circuncidaban en 1956, como puede verse en la foto  del vuelo americano de 1956.

Foso norte de Os Castros que separa el castro propiamente dicho de la loma.

Foso norte de Os Castros que separa el castro propiamente dicho de la loma.

Otra vista del foso de Os Castros

Otra vista del foso de Os Castros

Hoy solo quedan los fosos al norte y al sur que le separan del resto de la loma. Como hizo notar Gustavo en masquepetroglifos en su entrada sobre la minería romana de el valle del Rosal, este castro es clavado a los de la zona minera del Duerna, y aquí situado, en medio del valle de O Rosal, refuerza la interpretación minera de las evidencias topográficas a su alrededor.

Os Castros en 1956 a la izquierda y el castro de Boisán a la derecha, en 2010. Incluyendo los fosos, Os casrros podía medir 250*160 metros y de Boisán mide unos 350*220 y el de

Os Castros en 1956 a la izquierda y el castro de Boisán (en el valle del Duerna) a la derecha, en 2010. Incluyendo los fosos, Os Castros podía medir 250*160 metros y de Boisán unos 350*220.

2. As Medas

Solo 500 metros al suroeste de Os Castros, señalado con el nº 12 en el mapa general, se encuentra la vieja mina de As Medas, que pesa a conservar el claro topónimo minero, ser la mina en secundario mejor conservada de O Rosal y haber sido identificada claramente como una mina romana desde hace años, ni siquiera está recogida en el catálogo de Patrimonio. ¿Se le pasó por alto a la Xunta? ¿Desidia? Me consta que no. Me consta que la Xunta y muchas administraciones locales mantienen una política deliberada de ignorancia para justificar la desprotección y la destrucción del Patrimonio. Otro día lo contaré más en detalle.

Arranque de la corta principa, de As Medas (1, extremo oeste)

Arranque de la corta principal de As Medas (1, extremo oeste)

Corta principal de As Medas

Corta principal de As Medas (2)

As Medas. Excavación 3 desde el oeste.

As Medas. Excavación 3 desde el oeste.

Lo que queda de As Medas es difícil de interpretar, pues buena parte ha sido completamente reexcavada hasta hace no mucho (incluso se ven los taludes frescos). Quedan al menos tres huecos evidentes, los tres orientados en sentido ONO-ESE, es decir, paralelos al montículo natural y a la carretera. Yo creo que la zanja (2) es la continuación de (1).

Mapa de pendientes de As Medas y Os Castros al NE. En trazo continuo y discontinuo y cortas identificadas y supuestas. Con ¿? se señalan otras posibles zonas excavadas

La excavación (3), mucho más somera y ancha que la 1-2, está ahora siendo rellenada por alguien que ha visto en el hueco romano una oportunidad de deshacerse de unos escombros. Incluso han hecho una puerta para los camiones y han puesto un cierre para evitar que otros viertan allí sus deshechos. Como no está catalogado y carece de protección patrimonial, aquí no pasa nada. Y así va todo.

Acceso para usar As Medas como vertederodes

Acceso para usar As Medas como vertedero de escombros

En As Medas están los últimos vestigios sin alterar de minería romana en secundario en O Rosal. Los vecinos y el Concello decidirán si acaban con ella o protegen un patrimonio que estaba casi intacto hace solo 60 años y del que hoy h¡ya solo quedan restos. Decenas de miles de personas visitan cada año el castro del Tegra y casi ninguna se acerca luego al Rosal. ¿A qué, pensarán? Si la dejadez y desidia de vecinos y sigue igual, pronto habrá que decir que a nada. Pero las minas como esta de As Medas explican la importancia de la citania de Tegra y su florecimiento en el siglo I, además de otras muchas cosas. Y no son solo agujeros en el monte, todavía guardan muchos secretos por descubrir.

Canto cuarcítico con señales de intenso pulido en As Medas ¿para moler mineral?

Canto cuarcítico con señales de intenso pulido en As Medas, ¿para moler el mineral?

Otro canto cuarcítico usado como muela.

Otro canto cuarcítico usado como molino.

Molino granitico en As Medas

Posible molino granitico en As Medas

Extraña escoria en As Medas. Entre la matriz metálica se ven trozos de granito.

Extraña escoria en As Medas. Entre la matriz metálica se ven trozos heterogéneos de cuarzo y granito.

La acumulación de molinos de mano en As Medas parece indicar que los galaico-romanos desagregaban la matriz de las terrazas del Miño, muchas veces cementadas, para liberar el oro. Aunque éste fuera un trabajo más ligero que moler un dique de cuarzo, es un trabajo añadido que no se suele contabilizar en las explotaciones de secundario pero que se debe tener en cuenta a la hora de estimar la productividad de las minas y juzgar el sentido general de la minería romana en el NO. Y a este problema de productividad se añade el de la producción total. Calculando con evidente generosidad que la corta 1-2 tuviera 20 metros de ancho, 10 de profundidad y 200 metros de longitud, los romanos habrían extraído un total de 80.000 Tn de sedimentos (a 2 tn/m3), que con una también generosa ley de 0,3 g/tn nos daría un total de 24 kg de oro, 1 talento de oro, 3.000 áureos de Augusto, 75.000 sestercios, una pequeña fortuna, pero eso, pequeña, y probablemente estoy exagerando.

As Medas desde el sur.

As Medas desde el sur.

As Medas es el mayor indicio cubicable de la minería romana en secundario en O Rosal. ¿Acaso lo que podemos cubicar hoy es sólo una fracción de lo realmente minado? ¿Estamos viendo apenas la superficie o unos pequeños restos? En onosopatrimonio dicen que en As Medas y en Cumiera de Arriba había túneles, hoy tapados. Pudieran ser leyendas, porque no veo qué sentido pudieran tener tales túneles en una mina a cielo abierto, pero lo cierto es que en una mina de As Neves hoy desaparecida (A Chan de Mide) también había galerías excavadas en el granito alterado bajo las terrazas. Queda todo por averiguar.

Cumieira de Arriba, Cumieira de Abaixo. 

Las de Cumieira forman el conjunto más extenso de terrazas de O Rosal, pero no localicé en ellas ni un solo inidicio topográfico de excavación antigua. Como dije, no tengo acceso a las estereoscópicas del 1956 y toda la zona ha sido muy urbanizada en las últimas décadas, de modo que es posible que los indicios hayan desaparecido, pero en lo que queda no encontré una sola evidencia topográfica clara, ni en los mapas de pendientes, ni a la vista.

Mapa de pendientes y foto aérea de 1956. La estrella indica la posición del horno romano encontrado en 1979. Arriba a la derecha, subrayado el topónimo Urgal.

Mapa de pendientes y foto aérea de 1956. La estrella indica la posición del horno romano encontrado en 1979. Arriba a la derecha, subrayado el topónimo Urgal.

Lo que sí llama mucho la atención de Cumieira es la pequeña vaguada de Os Lagos por el contraste entre su fondo plano y las pendientes laderas. En realidad es como las otras vaguadas que separan las terrazas de A Lomba, Santa Mariña o Os Castros, pero en este caso el contraste es más acusado, ya que e esta vaguada no atraviesa de parte a parte las terrazas, sino que nace dentro de ellas y eso le confiere un carácter de valle cerrado.

Os Lagos: Vaguada de fondo plano por colmatación de sedimentos en Cumieira.

Os Lagos: Vaguada de fondo plano por colmatación de sedimentos.

Como en la mayoría de las vaguadas de este tipo en O Rosal, ningún arroyo recorre Os Lagos, y de hecho su nombre hace referencia a la falta de drenaje superficial, pues estamos ante un pequeño valle de fondo plano colmatado de sedimentos procedentes de las laderas a ambos lados. En definitiva, lo que posiblemente tenemos aquí es un valle colmatado de sedimentos mineros, algo común en los valles aguas abajo de las minas en cualquier otro lugar (1.2)

Vegetación típica de medios lagunares en Os Lagos.

Vegetación típica de medios lagunares en Os Lagos.

Así pues, aunque ya no vemos las minas, con seguridad los sedimentos más gruesos (arenas y gravas) de esta minería deben estar rellenando las vaguadas que cortan las terrazas. Y son estas vaguadas las que permitirán -mucho mejor que el cubicaje de las minas- evaluar las cantidades minadas y hasta el propio funcionamiento de las minas, desde sus inicioshasta su abandono.

¿Lo veremos?

85. La mina de Funchidos en A Garda, ¿moderna?, ¿romana?, ¿cantera?, ¿mina metálica?

No salgo de A Garda. Y es que a unos 300 metros al NE del Castelo de Santa Cruz, camino de los castros de Zamar Marouco y da Bandeira, en la parroquia de Salcidos, hay una olvidada excavación en el granito de unos 10.000 metros cuadrados de superficie y de unos 5 a 12 metros de profundidad. A ojo de buen cubero, de esta olvidada mina o cantera se sacaron 75.000 m3 de granito, suficientes como para cargar un súper-portacontenderores de la clase EEE de Maersk. Y sin embargo, nadie parece haber reparado en semejante boquete, que para empezar, ni está catalogado.

Santa Cruz - Funchidos

Ya a primera vista lo que llama la atención de Funchidos es que se trata de una excavación perfectamente orientada según la dirección N60 y su conjugada N140. Son orientaciones generales casi idénticas a las del Castelo de Santa Cruz, aunque esto es pura casualidad, supongo…

El caso es que la presencia del castelo lleva a pensar que el vaciado es la cantera de la que se sacó la pierda para la fortaleza. Pero no cuadra.

1- Las murallas exteriores del castelo suman unos 900 metros de longitud. Considerando una altura media de 10 metros y 0,5 metros de espesor del revestimiento pétreo, tenemos 4.500 m3. Aunque se hubiera usado una cantidad igual de piedra para el revestimiento interior de Santa Cruz, lo que ya es suponer,  el total no suma más de 9.000 m3. No llega ni por asomo.

muralal y foso norte

2- Y en realidad, lo más probable es que buena parte si no toda la piedra de Santa Cruz haya sido extraída de los fosos y laderas excavados a su alrededor y cuyas cicatrices son evidentes en la foto aérea de la zona norte, no edificada.

Fosos y excavaciones GE

3.-Pero es que no cuadra de ninguna manera. Las canteras tradicionales que conozco se articulan en pequeños bancales, de la altura de un hombre o menos, de escasa continuidad lateral, formando un conjunto bastante irregular en general. Es un sistema de laboreo que, independientemente de la cantidad de piedra extraída y de la mano de obra empleada, manifiesta siempre una misma teconología de carácter artesanal y una mínima organización del trabajo.  De hecho, la cantería ni siquiera está especialmente trabajada. Salvo en las esquinas de los bastiones, donde se usaron bloques bien escuadrados, el revestimiento general de las murallas de Santa Cruz es de cachotería muy irregular.

detalle de paño

Y los pequeños frentes de excavación bajo las murallas del Castelo de Santa Cruz son la evidencia de esa cantería tradicional.

paño y tajo

Esquina y tajo

O sea, que nada que ver con los limpios escarpes de hasta doce metros de salto vertical y ciento treinta metros de longitud que se ven en Funchidos. Funchidos parece cantería actual, del siglo XX, y de hecho, así viene señalada en el MAGNA.

magna

Pero no. Funchidos no es una cantera del siglo XX. Estaba ahí, tal cual, entre los campos de cultivo, en 1956, y nadie me ha sabido dar noticias de su origen. En realidad, Funchidos está tan olvidada que ni siquiera se habían percatado de su presencia.

Funchidos 1956

Y si no es actual, Funchidos solo puede ser romana. Los romanos sí excavaban tajos perfectamente verticales en las canteras y minas. Pero, ¿qué podrían haber sacado de allí? No pudo ser piedra, pues semejante cantera sólo podría justificarla una gran ciudad o infraestructura, de la que nada ha quedado. Las excavaciones están orientadas formando dos cuerpos rectangulares de dirección N60, lo que parece evidenciar una guía estructural, pero las son demasiado anchas, de 30 y 15 metros. ¿Qué clase de yacimiento sería ése?

Poco se puede ver desde el interior de la mina. Es casi imposible acceder, pues incluso han construído una vivienda dentro de la excavación, taponando su entrada por el oeste, y la mayor parte de los antiguos campos de cultivo están hoy abandonados y a monte.

hueco

Sólo a unos pocos metros del extremo de la mina al este, por donde hoy pasa la carretera que comunica la PO-552 A Guarda-Baiona con la PO-353 (Estrada do Castro) que va hacia va O Rosal, un pequeño rebaje del terreno para dejar sitio a la acera deja a la vista una serie de cuerpos esquistosos paralelos entre el granito greisenizado, todo cruzado por pequeñas vetas mineralizadas. El conjunto parece una aureola de contacto entre el granito y el metamórfico en anatexia, esto es, en fusión parcial. Es decir, una zona de posible interés minero.

aureola de contacto

Detalle

Ya veremos si hay posibilidad de hacer algún análisis.

83. Os Moutillós, 3. Tomografías de resistividad y resultados.

Gracias al concello de O Vicedo (que la pagó) y a Guadalupe Riveira (que la hizo), ya dispongo de una topografía de Os Moutillós que me ha permitido recolocar las tomografías que hasta ahora puestas a ojo sobre la topo 1:500 de Costas y relacionarlas con las catas arqueológicas excavadas por el equipo de Iñaki Sagredo. La mejora es sustancial.

larga

Debajo, posición de perfiles de resistividad y catas arqueológicas en el yacimiento de Os Moutillós con la topografía superpuesta.

leyenda

Posición de tomografías y catas arqueológicas en el yacimiento.Topografía superpuesta.

Hay cuatro elementos estructurales básicos:

1.- Relleno arcilloso que forma la elevación de Os Moutillós sobre el que se asientan las edificaciones vistas por Iñaki y su equipo.

2.- Terraplén arcilloso que bordea las zonas construidas. Tiene su frente revestido de cachotería y podría ser una muralla. (amarillo)

3. – Posible foso excavado en forma de rampa con perfil en artesa (rojo).

4.- Estructuras verticales y paralelas en zona construida. Pudiera tratarse de muros o de zanjas excavadas durante la ocupación militar de Os Moutillós, tras la guerra Civil.

OS MOUTILLOS 2

Principales  elementos identificados gracias a las tomografías de resistividad en Os Moutillós.

Abajo, las tomografías longitudinales las hice en junio de este año coincidiendo con la 2ª fase de excavaciones arqueológicas e identifican de forma clara la superficie de cimentación de las estructuras excavadas en las catas arqueológicas a una cota aproximada de 24-23 metros, unos 2 metros por encima de la topografía original.

La cimentación de las estructuras tiene por encima arenas eólicas (dunas) y por debajo el nivel arcilloso con el que se construyó la elevación. Este relleno tiene una respuesta eléctrica similar al del sustrato, por lo que su posición es deducida.

Entre los metros 36 y 40 se distingue un pequeño terraplén arcilloso en los tres perfiles.

Entre los metros 23 y 30 de las tomografías, una serie de anomalías en verticales afectan a las arenas sobre el relleno de arcillas. Resulta difícil precisar si se trata de muros o de zanjas excavadas en las arenas y posteriormente rellenas.

Interpretación de estructuras en perfiles Longitudinales

Interpretación de estructuras en perfiles Longitudinales

Lo que parece claro es que las anomalías son consistentes y no se deben a un artefacto de medida. Se ven en los tres perfiles y soportan cambios en los parámetros utilizados para soslayar artefactos de la inversión de datos.

OS MOUTILLOS 7

Las tomografías transversales, que cortan las longitudinales anteriores, muestran el perfil del relleno, con el terraplén (metros 12-16) coronando el frente hacia tierra, donde se dispondría la estructura defensiva, y hacia el mar una serie de superficies escalonadas de unos cuatro metros de anchura en las que se cimentan las estructuras constructivas excavadas.

OS MOUTILLOS 8

El perfil M1, realizado con anterioridad a los longitudinales y transversales y reposicionado ahora con la nueva topografía muestra el terraplén defensivo y permite deducir la posición del nivel topográfico original bajo las arcillas de relleno y el foso relleno por arenas dunares.  La geometría del foso varía al cambiar los parámetros de la inversión, por lo que resulta dudosa.

La roca del sustrato es un regolito de alteración de carácter arcilloso o areno-arcilloso, y su comportamiento eléctrico varía con el grado de humedad, por eso, en esta tomografía, realizada en julio y con el terreno seco, partes del sustrato dan altas resistividades y la interpretación general es más complicada.

OS MOUTILLOS 9

El perfil M2 muestra también el terraplén, de unos 4 metros de ancho y la excavación del foso, también con geometría dudosa por la sequedad del terreno y la gran cantidad de anomalías. En cualquier caso, el foso no tiene aquí más de 1-2 metros de profundidad.

OS MOUTILLOS 10El perfil M3 fue hecho en febrero de 2015, con el suelo saturado. El sustrato presentaba bajos valores de resistividad y no hay anómalos. No hay rastro del foso y del terraplén solo se ve una parte.

OS MOUTILLOS 11

82. O Seixal: un cordón litoral sobre unas antiguas salinas en Tegra/A Garda.

O Seixal es un cordón de cantos cuarcíticos en el litoral atlántico del Tegra, más o menos a medio camino entre el puerto de A Garda y la desembocadura del Miño. En vez de los grandes bolos de granito formando los acostumbrados coídos que jalonan la costa rocosa de cabo Silleiro al Miño, en estos 600 metros de costa nos encontramos con este colorido canturrial.

20150918_170147

O Seixal es llamativo. Es verdad que en varios puntos de la costa de Oia pueden verse playas de cantos cuarcíticos, pero estas playas se encuentran siempre en desembocaduras de ríos -Mougás o Broi- que han sido los que aportaron los cantos. La génesis de este Seixal es muy diferente.

Seixal

Extensión de O Seixal

No hay río alguno en O Seixal, de modo que este cordón litoral es transgresivo. Algunos cantos, además, recuerdan mucho a los de las terrazas del Miño, así que lo más probable es que se trate de una vieja terraza erosionada, es decir, que los cantos fueran de una terraza bajo el nivel del mar actual erosionada por el oleaje y transportados hasta su posición actual por ese mismo oleaje para formar una playa.  A qué profundidad bajo el nivel del mar actual estaba situada esta terraza es algo imposible de contestar.

O Seixal se encuentra hoy muy menguado. Al parecer, la gente se lleva estos bolos de cuarzo por los motivos más peregrinos y lo lleva haciendo cientos o miles de años. Según algunos, nada menos que 120.000 años… Pero no, no es para tanto.

20150919_221839

Recorte de un Roteiro do litoral Guardés de la asociación Anabam, de 2001

Lo de los 120.000 años viene de que en este Seixal es muy habitual encontrar piedras talladas con un tipo de industria paleolítica, en concreto de tipo achelense superior, característica de más o menos de hace unos 140-100k años. Como hace 120.000 años más o menos la línea de costa estuvo por donde está hoy y no volvió a esta cota hasta hace unos 8.000-2.000 años (que todavía no hay acuerdo), pues hubo quien supuso que O Seixal era un cordón litoral relicto del penúltimo interglaciar apenas removido por la transgresión generada en este interglaciar en el que nos encontramos y que comenzó hace unos 16.000 años.

O Seixal cerca de Fonte Quente. Algunos cantos rotos señalados con círculos.

O Seixal cerca de Fonte Quente y cantos rotos señalados con círculos. ¿Alguno de estos fue usado como herramienta?.

Pero todo este suponer lo desbarata por completo, claro, la aparición de las salinas (parece que romanas) bajo el cordón. Esperemos que se llegue a hacer una datación precisa y contrastada de las salinas del Tegra y no tengamos que esperar otros 32 años para una segunda investigación. Sería de agradecer también una investigación de los niveles por debajo de las propias salinas. ¿Acaso hay otro nivel de cantos cantos, tierra vegetal, xabre? Por el momento, y a falta de las conclusiones de los arqueólogos de Gabinete de Arqueología que excavaron el yacimiento, parece que O Seixal lleva ahí puesto unos dos milenios; de lo que había antes, ni idea.

20150824_110053

A ojo de buen cubero, la salina de se encuentra aproximadamente de 1,5 a 2 metros por encima del nivel medio de marea alta actual, y a esa altura está siendo erosionada por las tormentas invernales, lo que nos hace pensar que o bien cuando funcionaba el nivel de marea alta era menor que el actual o bien las tormentas entonces no eran tan potentes como lo son hoy o bien ambas cosas. En cualquier caso, la datación preliminar es coincidente con otros muchos yacimientos romanos litorales hoy en erosión o con estructuras bajo el nivel del mar actual, como aquel millario de Pontevedra que arrancaron sin mayores contemplaciones bajo el nuevo puente de O Burgo, las salinas de Vigo o Adro Vello en O Grove; así, que me acuerde…

20150824_105912

Concretar si la salina se constuyó y abandonó siglo arriba o abajo tiene gran importancia arqueológica, pues no es lo mismo que la salina fuera, por ejemplo, anterior a las guerras cántabras y la plena romanización o posterior, o incluso tardo-romana, o vete tú a saber, incluso sueva.  La interpretación histórica sería muy distina. Desde un punto de vista geológico, en cambio, no sería tan relevante, y solo importa como un dato más para detallar la curva de variaciones de nivel del mar y reconstruir las condiciones ambientales de la costa.

20150824_110124

Lo que sí es de interés para la investigación arqueológica y puede que geológica es que según las primeros noticias de estas salinas por Antón Ferreira y Antonio Español, en 1983, se extendían desde el norte de A Garda hasta el Puntal, en la desembocadura del Miño, donde hoy todavía se conservan a la vista algunas pesqueiras que nadie sabe cuándo comenzaron a usarse ni cuándo se abandonaron. Y la salina ahora excavada en O Seixal, por ejemplo, tenía un mínimo de 240 metros y una anchura de 20. Esto es un establecimiento industrial, ¿para qué? La explicación inmediata es que la sal era destinada a salazón, y ya rizando el rizo a salazonar las capturas de las pesqueiras del Miño. Puede ser. Yo solo quiero apuntar que la sal ha sido un producto muy empleado en metalurgia. Al menos, que no deje de valorarse esa posibilidad…

Otra cuestión que no me resito a comentar es que las piezas talladas se encuentran solo en la superficie del cordón activa (habitualmente removida por el oleaje) y no en su interior.

Corte de O Seixal transgresivo sobre la salina mostrando la zona superior activa color blanca)

Corte de O Seixal transgresivo sobre la salina mostrando el nivel superior activo (color blanco) y el inferior estable (gris-negro)

Es decir, que esas supuestas piezas achelenses –que sólo aparecen en la zona superior activa de la playa- no son contemporáneas del mundo romano en el que por el momento parecen encuadrarse las salinas, sino posteriores a ellas y posteriores a la transgresión del propio cordón litoral: ¿tardo-romanas entonces… medievales… modernas? La cuestión es más divertida de lo que parece y tiene relación con la enorme cantidad de equívocos que arrastran los estudios geológicos sobre las terrazas del Miño. Me explico.

20150828_113428

Herramientas bastante burdas en el MASAT presentadas como “picos”

En el museo del Tegra se exponen unas herramientas líticas bastante burdas encontradas en la citania que prueban su uso corriente por sus pobladores. En realidad, por toda la región se han encontrado desde antiguo tantos restos líticos arcaizantes que algunos arqueólogos propusieron clasificar como un tipo de industria local, el camposanquiense, para intentar acotar este desbarajuste tecnológico tan contrario al ordenado y secuencial progreso de la historia entendida como evolución. El resultado fue un pupurri infumable de disparates y errores de bulto en la interpretación arqueológica de yacimientos como O Seixal o las terrazas del Miño, errores que se trasladaron por medio de las dataciones a los estudios geológicos. Y copio estos párrafos de un trabajo de 2011 sobre la historia del camposanquiense :

También influyen los estudios geológicos de Lautensach (1945), Zbyszewski (1943), Feio (1948) y Teixeira (1952), aunque sus dataciones relativas y los lugares donde ubican las terrazas fluviales y marinas son tan dispares y difieren tanto entre ellos que acaban siendo de imposible uso. 

Es a partir de las controvertidas excavaciones del yacimiento de Budiño, descubierto por Nonn (1964) y excavado por Aguirre (1963-1964), Vidal Encinas (1980-1981) y Méndez (2007), cuando se pone en evidencia que existen en el área los vacíos que los autores anteriores rellenaron en falso. Budiño se documenta con una ocupación en el Pleistoceno Medio (Achelense) y otra en el Musteriense. Aunque la problemática de Budiño siguen siendo sus fechas, con un claro desfase entre su tipo de industria (arcaica) y su datación absoluta (24700-16000 a.C.) (Butzer, 1967). Se ha dicho de este yacimiento que tiene una cultura lítica del Paleolítico Inferior y una cronología del Paleolítico Superior

Aunque tampoco faltaron arqueólogos que ya antes de las dataciones radiocarbónicas advirtieron de que las tecnologías y herramientas primitivas, incluso paleolíticas, siguieron usándose hasta el siglo XX, lo cierto es que la datación e interpretación geológica de las terrazas marinas y fluviales en Galicia está absolutamente desquiciada por la aplicación de unas dataciones siempre problemáticas a unas interpretaciones sedimentarias basadas en idealizados esquemas evolutivos lineales, se aplique esta linealidad al mencionado progreso industrial en las herramientas humanas o a la irreal secuencia altimétrica de terrazas y rasas.

Habrá más.

29/12/2015

Dos días después de publicar esta entrada me dí de bruces con un mapa de 1810 que añadía una precisa y preciosa información gráfica sobre la hidrodinámica en O Seixal. Lo cierto es que era consciente de la barrera y había visto las fotos del oleaje rompiendo en Google Earth, pero al ver dibujada la barrera en la carta náutica de Antonio Alcalá Casado con tanta precisión y coincidencia con la extensión del cordón ya no pude negarlo: el oleaje de tormenta en la zona rompe a 250 metros mar adentro del cordón, y por tanto la energía en O Seixal es menor. Así que en este tramo de costa protegida no tenemos los grandes bolos graníticos de los coidos que enocntramos en toda la costa de sde Cabo Silleiro hasta el Miño, sino cantos de cuarcita.

seixal y oleaje

Foto de Google Earth a la izquierda tomada en noviembre de 2001 y detalle del mismo tramo de costa de una carta náutica de 1810 en el que se muestra la barrera natural paralela al Seixal.

Detalle de una Carta

Detalle de una Carta de 1758 de Gonçalo Luis da Silva Brandao en la que se señala (encima de B) el oleaje rompiendo sobre O Seixal, aunque de peor modo.

Pensaba hacer una entradilla sobre el asunto con algunas otras cosas de interés de la morfología de la costa en torno a la desembocadura del Miño, pero como no acabo de sacarla, lo añado aquí mismo.

seixal y oleaje 2

La hidrodinámica del oleaje explica la extensión de O Seixal, aunque sigo teniendo dudas sobre si los cantos provienen de antiguas terrazas -como se supone que ocurre al sur del Miño, en la costa portuguesa- o han sido enteramente rodados por el oleaje. En cualquier caso, me da una nueva pista sobre las escandalosas diferencias en la morfología de la costa al norte y al sur del Miño.

 

 

81. Un yacimiento único: La mina de cabo Estai, I. Importancia y descripción.

En Cabo Estai, dentro del municpio de Vigo, se encuentra una pequeña mina antigua que constituye un yacimiento geoarqueológico único en su género por varios motivos:

1.- La erosión marina ha dejado a la vista tanto la escombrera como las mineralizaciones  minadas.

general

No es nada habitual que ni unas ni otras se encuentren a la vista, y mucho menos tener una secuencia estratigráfica completa de lo que parece constituir el ciclo de vida de la mina, desde sus inicios hasta su abandono.

2.- La escombrera fosiliza un nivel de playa que marca un nivel del mar ligeramente más alto que el actual.

DSC_0028

Por tanto, el yacimiento no solo tiene interés arqueológico, sino ambiental, pues supone una referencia para la reconstrucción de las variaciones del nivel del mar. Estos niveles de playa se pueden seguir hacia el exterior de la ría en praia D’Abra y por el interior hasta la playa de A Fonte, entre Samil y Alcabre y en general, por todas las zonas externas de las Rias Baias.

3.- Una gran cantidad de carbones a techo de la playa fósil y en la base de la escombrera permitiá datarla con precisión.

Los carbones no solo datarán el arranque de la mina, sino la playa fósil. Esto de por sí ya es excepcional.

DSC_0052

Además hay muchos, muchísimos carbones, y es posible que puedan confirmar el empleo de fuego para quebrar las rocas, según expuso Plinio (HN 33.71).

DSC_0053

Niveles.

El yacimiento se estructura en tres grandes niveles o secuencias estratigráficas, que de muro a techo son:

1.- Nivel de playa fósil sobre el sustrato rocoso entre el nivel de marea alta actual y unos 1-1,5 metros por encima. En las zonas topográficamente más bajas, este nivel presenta como una secuencia positiva (granodecreciente hacia techo) formada por un conglomerado de cantos redondeados con laminaciones de gravillas redondeadas encima y arenas de playa más arriba. Estas arenas de playa pierden redondeamiento y esfericidad hacia techo y con la altura topográfica, siendo en ocasiones indistinguibles de una arena eluvionar granítica. La cementación es la típica de óxidos de hierro.

2.- Nivel de escombrera. Se presenta disconforme sobre la playa fósil y localmente erosivo.  Al este del dique de cuarzo minado se pueden distinguir varias capas con buzamientos de 20 º formando un gran depósito cantosoportado en forma de pila.

secuencia estratigrafica

Al oeste del dique minado los buzamientos son de unos 20 a 30 º entrecruzados.

niveles de escombrera cruzados

Aproximándonos, vemos los clastos y lajas de cuarzo de todos los tamaños están completamente fracturados y sin señal alguna de meteorización.DSC_0034

DSC_0035

 El dique ha sido completamente machacado.

DSC_0037

 Y hasta aparecen acumulaciones sin matriz alguna.

DSC_0038DSC_0039 DSC_0033Se pueden encontrar geodas e incluso perfectas puntas de cristales de cuarzo seccionados que demuestran el enorme trabajo de fracturación de la roca.

20150725_162321

20150725_162401Y en algún caso muy raro, hasta algún canto redondeado de cuarzo, también fracturado, aunque por desgracia sin señales de haber sido utilizado como herramienta.

DSC 00043.- Y por encima de la escombrera un nivel coluvionar típico, con bloques y cantos englobados en una matriz terrosa que eviencia características edáficas más o menos acusadas.

DSC_0011

En estos niveles coluvionares presentan buzamientos menores que los de la escombrera, tendiendo a la horizontalidad, mucha mayor continuidad lateral y en ellos  la fracción gruesa disminuye hacia techo y a medida que nos alejamenos de la escombrera.  O sea, lo normal.DSC_0022

DSC_0023

74. Aplicación de la tomografía de resistividad a la exploración de una mámoa inédita en Mos.

En el Alto de San Cosme quedan restos de una alineación de mámoas  dispuesta en la divisoria de aguas entre el Louro y el Miñor. El estado general de conservación de las mámoas es pésimo, y dudo que todavía existan todas las que marca Patrimonio. Al menos yo no las encontré. Pero sí encontré una inédita, no señalada por Patrimonio. ¡Mira tú! Y aprovechando que el Ebro pasa por Zaragoza, le hice una tomografía de resistividad y ahora publico el resultado.

 El perfil de 28,2 metros y dirección N-S fue hecho con 48 electrodos separados 0,6 metros, en dispositivo dipolo-dipolo.

Electrodos en mámoa para perfil

Electrodos en mámoa para perfil. Vista desde norte.

Perfil sobre mámoa vista desde sur

Perfil sobre mámoa vista desde sur

Como no hice topografía, las alturas son estimadas. Por lo demás, el ajuste fue excelente.

mámoa inédita en San Cosme

mámoa inédita en San Cosme

La tomografía descubre de forma clarísima los principales elementos de la estructura de la mámoa. Pero lo que más me llamó la atención es la evidencia de que los cimientos de la mámoa fueron excavados. No encontré ninguna referencia a ese paso previo de preparación del terreno, un paso, por otro lado, bastante elemental.

Por ejemplo, aquí se explica la construcción de esta manera:

mamoaLa mayoría de las antas es de suponer que se construyeron abriendo un gran agujero circular en el suelo del emplazamiento, y formando con la tierra resultante de la excavación un terraplén que ayudaría a voltear los ortostatos posicionándolos en vertical o con la inclinación hacia adentro que presentan normalmente. El agujero se rellenaría después hasta una cierta altura para asegurar los ortostatos una vez colocados, procediéndose después a acercar los materiales de la mámoa que había de servir de plano inclinado para arrastrar la laja o lajas de cubierta, que quedarían apoyadas en los ortostatos que más sobresaliesen, siendo posible, en ocasiones, que en lugar de un gran agujero se abriese un hoyo menor para clavar en él los ortostatos

supuesta cimentación restringida a ortostatos construccion

supuesta cimentación de ortostatos en pozos

En esta página del patrimonio arqueológico de los Montes de Candeán, también habla de un hueco de cimentación, pero como en el texto anterior, parecen referirse a pozos de anclaje de los ortostatos, tal y como ilustra el dibujo de la derecha, de la wikipedia.

 

 

 

 

 

Arq - mamoa4-det1

 

Y de modo parecido en este otro dibujo de Guillermo de La Peña, incorporado como material explicativo en el Museo de Pontevedra. En este el vaciado de cimentación se ve como una zanja continua, como si fueran a construir la zapata de un muro.

Sin embargo, dudo mucho de la funcionalidad de este tipo de cimentación. Si nos fijamos en los dólmentes, están construidos como castillos de naipes, con las piedras apoyadas unas sobre otras e inclinadas hacia el interior. Las mámoa lo único que hace es enterrar el dolmen.

220px-Dolmen_de_Meixoeiro_-_Mos_-_Pontevedra

Dolmen de Meixoeiro. Mos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo cierto es que  a pesar del dibujo engañoso, la página del patrimonio arqueológico de los Montes de Candeán explica muy bien la de esa estructura autosostenida: La primera piedra colocada sería la denominada «de cabecera» y, a partir de ella, irían apoyados entre sí, ligeramente inclinados y a ambos lados, el resto de los ortostatos hasta conformar la cámara megalítica; por último, se colocaría la piedra de cubierta que, además de cerrar la estructura, tendría una funcionalidad práctica como estabilizadora de la construcción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como puede experimentar cualquiera con una baraja nueva y otra vieja, lo que sostiene el castillo es la fuerza de rozamiento. El rozamiento compensa los desequilibrios entre las cartas. Si las cartas son nuevas, necesitamos mucho más pulso y un equilibrio más perfecto. Cuanto más vieja sea la baraja y más rugosas las superficies (también la de cimentación), más fácil construir el castillo.

Lo que parece deducirse de la tomografía es un vaciado de cimentación que prepara una superficie firme y llana bajo el suelo vegetal en toda la superficie de la mámoa. Esta superficie evitará asentamientos que podrían descolocar el equilibrio de fuerzas, pero no es necesario anclar la estructura. Las piedras se sostienen unas a otras. Luego, el enterramiento “fosiliza” la estructura. Lo que sí es importante es asegurar que no haya asentamientos diferenciales para que el equilibrio se mantenga, por eso sí tiene sentido excavar el suelo superficial (que es más blando) y hacerlo bajo toda la mámoa.

mámoa do Rei

mámoa do Rei

Y entonces ¿por qué ese empeño de los dibujos modernos en anclar los dólmentes y antas en zanjas? Pues porque hoy las vemos así, ancladas, incluso cuando las excavan con catas arqueológicas los arqueólogos tienen la prudencia de dejar los bloques ligeramente hincados, no vaya a ser… Claro, al fin y al cabo han pasado miles de años. Y raro es el lugar donde excava por debajo del nivel de cimentación, lo que obligaría a desmontar toda la estructura.

mamoa Cousa Nova

mamoa Cousa Nova

San Francisco Nob Hill Hotels
SW BOX 6 movement you will not consider was founded important fashions

How To Invest With Fashion Trends
VoiceComm instead of black

Trigelle PUFF SLEEVE MODAL POLO
Bellami Hair maybe you can make do with 50 pieces

Night Shyamalan Directed The Harry Potter Films
wholesale iphone parts adjustable shoulder straps lace up back

How Did Kids Dress in the 80s
throw pillows at the very least

Tips on Selecting Your Dream Tattoo Designs
diecast cars which is the best clothes artwork education into shere ingapore

What Not to Wear When You Are Pregnant
kamagra greatly influenced women’s fashion in the 1980s

File Sharing Service RapidShare Changes Traffic Model to Deter Piracy
links of london charms extensive hl region driver accounts

72. Mámoas, petroglifos y castros: piedra, bronce y hierro. Las Edades del hombre.

El pasado sábado 13 de diciembre fui a una salida piloto de  Rockartroll. El objetivo era pasar un buen día caminando entre petroglifos y aprender un poco sobre el arte rupestre del NO peninsular, uno de los lugares con mayor concentración de petroglifos de la Edad del Bronce del mundo.

20141213_114021

Pasamos muy buen día, todos aprendimos algo, y hasta probamos a arponear un ciervo con una lanzadera como las que usaban los cazadores que tallaron los petroglifos que vimos. En resumen: de lo más recomendable.

20141213_124237

A pesar de que el grupo era bastante heterogéneo, con especialistas en el asunto, aficionados con vagas nociones como yo y gente que no tenía ni idea, el equipo de Rockartroll supo hacerlo interesante y accesible a todos.

20141213_114207

Ahí se nota el oficio de guías. Leo y los demás saben explicar y transmitir, también hay que decirlo, ayudados por el entorno. Que no es lo mismo que te lo cuenten en un aula o en un museo que en en el sitio.

20141213_114351

Aunque en el paisaje han cambiado muchas cosas desde entonces, con ayuda de las explicaciones de Leo se podía sentir un poco lo que era vivir en aquel entorno salvaje que apenas había comenzado a humanizarse.

20141213_120317

Y como guinda del pastel, acabamos en Ponte Caldelas para comer unos riquísimos platos de setas, ciervo, liebre y codorniz que ya les gustaría comer a aquellos cazadores de la Edad del Bronce. Aquí os dejo la foto del feliz grupo:

casa tito 3

El caso es que con lo visto y escuchado en esta inspiradora visita guiada a los petroglifos del área de Pontevedra y al viejo mundo de los habitantes del Bronce galaico, he recordado el mito clásico de las edades de la humanidad y lo he puesto en relación con la ¿protohistoria? de Galicia.

Edad de Oro ¿o de piedra?

Edad de Oro ¿o de piedra?

Porque tanto para los antiguos griegos como para los modernos arqueólogos, las edades del hombre se leen en una clave geológico-minera. Estoy hablando claro, de la edades preciosas de Oro y Plata, cuando los hombres vivían junto a los dioses; la Edad del Bronce, pródiga de héroes terribles; y la miserable Edad del Hierro, en la que vivimos hoy, Quizá si Hesíodo viese nuestro mundo añadiría una moderna Edad del Barro, o mejor de la Brea.

Hesíodo

Hesíodo

La revisión arqueológica del mito de Hesíodo no difiere demasiado de la original si aceptamos el cambio del oro por la piedra.

Iniciamos entonces la aventura humana con el hombre feliz y russoniano de la Edad de Piedra, reconocible también en sus versiones oro y plata: Neolítico y Calcolítico, al que sigue el hombre de la Edad del Bronce, casi tan terrible y heroico como el de Hesíodo, y terminamos con el hombre violentísimo e impío de la Edad del Hierro, que llegaría hasta nuestros días o casi, quizá hasta la Revolución Industrial. Así, según esta mitología, hoy nos encontramos en la Era del Petróleo.

¿Era del Petróleo?

¿Era del Petróleo?

De un modo más prosaico, las edades arqueológicas del hombre hacen referencia a los materiales y útiles que nuestros antepasados usaron y por medio de los cuales los cuales son estudiados, como armas y herramientas, pero de un modo más profundo -y real- hacen referencia a la relación de estos hombres con su ambiente, no solo material, sino espiritual. Es en esta aproximación espiritual a la genuina esencia del hombre donde los arqueólogos se muestran más sutiles y donde, por supuesto, encuentran las mayores dificultades, enredándose a menudo en discusiones tan apasionadas como interminables. A pesar de que algunas de estas discusiones tienen mucho de bizantinas, lo cierto es rondan el genuino hueso de la Historia mucho más que otras aproximaciones aparentemente más fundadas y materialistas.

Al grano. El caso es que en Galicia, a grandes rasgos, la expresión monumental y la arqueológica de los hombres del Neolítico, la Edad de Piedra/Oro, son las mámoas y antas; de la Edad del Bronce son los petroglifos; y de la Edad del Hierro son los castros.

castro san cibrao

Es claro que nuestros protohistóricos dejaron otros restos y que por ejemplo, el estudio -hasta ahora reducidísimo- de los asentamientos del Bronce habrá de proporcionar una información determinante en la interpretación de sus condiciones de vida, pero lo cierto es que la más evidente expresión de los hombres del Bronce frente al tiempo son los petroglifos, del mismo modo que la de los neolíticos habían sido las mámoas. No es solo que los hombres del Neolítico aprendieran a fundir el bronce, cambiaron su mentalidad, sus costumbres y su relación con su entorno de tal modo dejaron de construir tumbas monumentales y se pusieron a grabar las piedras para sí mismos y la posteridad.

Tanto las mámoas como los petroglifos y los castros son formas de apropiación del territorio y los arqueólogos lo saben bien. Los especialistas de los petroglifos, por ejemplo, utilizan el entorno para interpretar su significado, y de hecho una de las primeras interpretaciones de muchos petroglifos gallegos fue la de entenderlos como mapas del territorio en el que se encuentran.

Petroglifo de A Cabeciña

Petroglifo Pedra das Ferraduras. Fentáns.

El caso es que, a mi modo de ver y de un modo general, señalar el territorio mediante tumbas, petroglifos o castros muestra una petrificación de la relación de los hombres con el entorno: la apropiación se vuelve cada vez más dominadora, más incisiva, más intervencionista, más dura.

mamoa

Mámoa

Es evidente que la señalización del paisaje nace con la sedentarización del hombre. Las mámoas pertenecen al Neolítico, la edad en que el hombre se aquieta para hacerse agricultor -o quizá jardinero, en principio- y se vincula por tanto a un territorio particular. En Galicia -y esto ya lo contaré en otra entrada- las mámoas se disponen en relación al agua y las cuencas fluviales, delimitándolas. Pero para lo que ahora me interesa, lo importante es que la relación con el territorio se realiza a través de los antepasados. El constructor de las mámoas  se ligaba a sus campos -quizá en realidad a sus pastos para el ganado, de modo que era más ganadero que agricultor- a través de la memoria de sus padres. Eran los espíritus de los padres los que señalaban y humanizaban el territorio.

Petroglifos de A Cabeciña

Petroglifos de Pedra das Ferraduras.

Los petroglifos, en cambio, señalan de un modo distinto. Como explicaban tan bien los de Rockartroll, los petroglifos están ahí para exaltar al guerrero, al héroe y al cazador, para glorificar sus atributos de macho guerrero, su derecho sobre la caza y las hembras, sus divinidades, su paso por el mundo y al propio paso del tiempo, expresado esto mediante la alusión al ciclo solar en sus diversas iconografías del ciervo o el carro. Los círculos concéntricos bien pudieran señalar brañas o los propios poblados, según dicen unos, hornos de fundición según otra posibilidad, la propia estirpe y los lazos de clan, según me gusta pernsar a mí, incluso estados de alucinación y éxtasis inducidos por las drogas, como tambien han propuesto. Sea como fuera, los petroglifos ya no aluden a los antepasados, sino la propia vida de los hombres, y a sus experiencias presentes. La apropiación se hace ahora de forma directa por unos habitantes que intervienen, que se imponen, que muestran sus derechos a la caza, a la metalurgia, al disfrute y al señorío de un territorio quizá ganado por las armas.

Petroglifos en Tourón

Petroglifos en Tourón

Es probable que las condiciones de vida y de explotación de los recursos no cambiasen demasiado del Neolítico al Bronce. Incluso se podría haber mantenido la articulación fluvial del territorio. La exaltación de la caza quizá nos habla también de una población básicamente ganadera que sin embargo exalta la caza como recordatorio de sus orígenes ancestrales, una actividad que se mantendría ya solo como  símbolo de estatus y poderío. En cualquier caso, la relación íntima con el ambiente sí cambió, y la expresión de ese cambio es el olvido de la cultura de mámoas para dar paso al nuevo arte de los petroglifos.

representación arqueológica de un castro

representación arqueológica de un castro

Para terminar, viene el castro, que supone la definitiva apropiación del territorio. Resulta fascinante como la estructura del castro reproduce los círculos de los petroglifos. Es como si los laberintos se convirtiesen en ciudades. Lo cierto es que el castro petrifica el poblado de la Edad del Bronce. Pero hace más. El castro introduce nuevos límites, los crea, en realidad, levanta muros, y excava fosos.

Castro de San Cibrao

Castro de San Cibrao

El castro, que es castillo, atalaya, ciudad fortificada, reparte de un nuevo modo, por completo artificial. Es la definitiva humanización y dominio del espacio natural.

Families and Fights 5 Tips for Staying Rational
iphone 5 parts how to decide on a design unit high school

JanaKos trunk show scheduled March 10th through March 17th
wholesale fashion shoes This was a generation of gender confusion

Top Gift Ideas for Teenage Girls
handbag fashion use your discretion

Flash sale Ninja Soxno showorange
Bellami Hair yaya dacosta of religious cota plus inside cfda

Adidas SHORT SLEEVE CLIMACOOL TWIN STRIPE POLO
buy instagram followers women snowblood sometimes referred to as syura yukihme vol

Directed IRA in Real Estate
model cars Tristan Webber and Julien MacDonald

Question about using Double Lease Options
nono hair removal was founded by William Ralph Blass in 1970

Difference between Fashion Jewelry and Costume Jewelry
moncler outlet While each country shares its own special voice with its audience
Panorama relleno Os Moutillós

56. Tomografía de resistividad en el yacimiento normando de Os Moutillós, O Vicedo

Allá nos fuimos, el pasado 14 de abril hasta O Vicedo, donde nos esperaban los amigos de Mariña Patrimonio, que nos enseñaron en lugar y sus secretos. Y más cosas que contaré en otra entrada. Ahora voy con Os Moutillós.

Muy en resumen, Manuel y su grupo de Mariña Patrimonio creen que Os Moutillós es una vieja Mota vikinga o normanda, y razones no les faltan. El nombre de Mout-illós es una clara variante de las Motas -o Moutas, en galego– y nombra una extraña lomilla alargada al borde del acantilado de la playa de Os Castelos, en la parroquia de San Román. En la estupenda panorámica de abajo, gentileza del amigo Gustavo, podéis apreciar bien la topografía del sitio vista desde tierra. El oeste a la izquierda; el este a la derecha.

Y abajo otra panorámica desde la playa, que apenas permite sospechar nada. El corte en el acantilado que se ve hacia la mitad de la foto es un camino de bajada a la playa y sale exactamente del lado oeste del relleno que se ve arriba.El relieve que se ve arriba va desde ese camino hasta el extremo izquierdo de la foto (este).

Asociadas a Os Moutillós corren leyendas e historias de esqueletos desenterrados, y Miranda y los demás de Mariña Patrimonio han encontrado en la playa anclas líticas y numerosos restos de sílex, que es evidente sirvieron de lastre a barcos procedentes del norte de Europa.

Así que allí nos fuimos, a ver sitio semejante, que no hay otro igual en Galicia ni, probablemente, en el resto de la península.

Se trataba de hacer una o dos tomografías de resistividad para comprobar la estructura y, con un poco de suerte, poder conocer algo más del yacimiento, sacar algo en limpio.

A pesar de que había visto un montón de fotos, mapas de pendientes, el sitio en Google Earth y demás, me sorprendió el desnivel del acantilado por el lado de la playa. No me lo imaginaba tan alto.

El yacimiento está amenazado por la erosión marina, y como no está reconocido por Patrimonio, carece de cualquier protección legal, lo que quieren remediar los miembros de Mariña Patrimonio. A ver si podemos echar una mano. Desde la playa bien se ven las cicatrices de los últimos deslizamientos de este invierno, que fue  duro.

Al tiempo que destruyen el sitio, los escarpes de la erosión también dejaban al descubierto secciones del yacimiento. Y se veían cosas muy interesantes.

Por ejemplo, en el camino oeste de bajada a la playa se podía ver un paleosuelo fosilizado por material de relleno. Lo podéis ver en la foto de arriba en la esquina inferior izquierda y en detalle en las dos fotos que siguen.

Bastaría medir por C-14 el paleosuelo para conocer la edad de Os Moutillós. Un resultado en torno al siglo X confirmaría los indicios y pondría el yacimiento en el mapa arqueológico europeo.Seguro que tendría repercusión en los países del norte de Europa y serviría para promocionar el turismo en toda la zona. Sería un atractivo extraordinario. Y en una comarca que cada día tiene más interés en la industria turística, no me explico cómo no se ha hecho todavía. Esto sí que es inversión productiva y no esas obras que son pan para hoy deuda y hambre para mañana.

Es de esas cosas que no me explico de este país, no se acaba de entender que la cultura es el fermento de la economía y que el patrimonio es el fundamento de la riqueza pública, la común, la que nos beneficia a todos.

Estoy por empezar una colecta para hacer esa medición.

Pero sigo. Justo enfrente del escarpe anterior, otro pequeño escarpe deja a la vista los diversos y heterogéneos niveles y materiales que sirvieron para construir el relleno: tierras con gravas y montones de arcillas blanquecinas, posiblemente caoliníticas, muestran de forma inequívoca que estamos ante el típico relleno constructivo, en el que se va echando un poco de todo de lo que se encuentra alrededor.

Vistos los escarpes, nos pusimos a hacer la tomografía. Como el acantilado impedía hacer una sección transversal y la vegetación sobre el relleno impedía la longitudinal, dejamos a un lado el relleno y nos interesamos por los fosos.

Manuel Miranda opina que los caminos de bajada a la playa que bordean por un lado y por otro el relleno central de Os Moutillós, eran en origen el foso que protegía la Mota central sobre la que estaría el fuerte. Para mostrarlo voy a robarle la composición al amigo Manuel Gago, que se lo curró en su estupendo blog para que el menda ahora se lo ahorre.

Si os fijáis en la fotografía, a los dos lados de la mota central o Moutillós, es decir, la elevación del terreno sobre la que estaría el fuerte, se ven dos pequeñas zanjas que son hoy dos rampas de acceso a la playa. Pues bien, Miranda cree que esos caminos se hicieron sobre el antiguo foso de la mota, y éso es lo que quisimos comprobar, si la tomografía podía confirmar la existencia  de ese antiguo foso que rodeaba el castillo central.

Hay que entender que la topografía de toda la zona está muy alterada por caminos, explanaciones y por el relleno natural de dunas que han venido subiendo por la ladera desde el sureste hacia el noroeste hasta acoplarse a la mota. En la foto de abajo se aprecia bien clara la diferencia de vegetación de zarzas en la mota, detrás, y la hierba del suelo arenoso que forma la explanada en primer término. Si os fijáis detrás del grupo, podréis ver una pequeña lomita vegetada con hierba y matas de tipo cañizo, típicas de arena, bien, es una duna inmovilizada y vegetada.

Así que plantamos la línea de 40 electrodos espaciados 1 metro, con una longitud total de perfil de 39 metros y siguiendo un dirección NE-SW, más o menos perpendicular a la mota y rozando el arranque del camino. En la foto de abajo se ve cómo se hunde el camino a la izquierda, justo delante de nosotros.

En la foto de abajo se ve el detalle de la línea justo delante del camino.

Mientras el cacharro medía, entre charlas y reflexiones, en el camino, iban apareciendo cerámicas diversas, otro indicio del interés arqueológico del sitio. Allí están, sin que nadie les preste atención y con el riesgo de verse perdidas.

A mi me llamó la atención una zona de hiedra en la ladera de la mota especialmente empinada. Limpié la vegetación y, en efecto, se desprendía pequeña cachotería. Al menos esa zona de la Mota podría corresponder con restos de un muro.

Y por fin, el equipo acabó de medir. El dispositivo elegido fue dipolo-dipolo, como casi siempre. La topografía del perfil es aproximada. No me meto en detalles técnicos. El resultado, simplemente eliminando anómalos, lo tenéis abajo.

Y qué significa, bueno, pues los colores azules indican valores menores de 200 ohm m, propios de las arcillas, que es el material en el que se descomponen los esquistos de Ollo de Sapo que forman los acantilados, o sea, el sustrato natural del terreno.Y sobre ellos, en tonos ocres, hay un nivel mucho más resistivo formado básicamente por arenas y conglomerados de matriz arenosa, que se corresponde con los rellenos y las arenas eólicas que han cubierto el foso.

Porque eso es lo que se ve: un foso de al menos seis metros de profundidad excavado en el regolito de alteración y unos cinco de ancho.

Bueno. Hay que ser prudentes, pero este perfil no podía haber resultado mejor. Ahora queda volver y hacer más perfiles paralelos para confirmar la geometría y continuidad del foso y quizás de un segundo foso exterior.

Será en junio.