Archivo de la etiqueta: geotermia profunda

Tomografía Magnetotelúrica (MT) en la zona de Tui - Caldelas de Tui; Juanjo Ledo

55. Termalismo de Galicia, granitos y geotermia de media entalpía.

Hace unos años hice un estudio sobre las posibilidades de aprovechamiento de la energía geotérmica en España. Me lo encargó una empresa de energía eólica, interesada en explorar otros campos de las renovables. Eran, claro los años del bum, pero los últimos, ya con la crisis encima, y todo quedó en nada. De todas formas fue uno de los trabajos más interesantes que me llegaron a  encargar.

En 2007, cuando comencé el trabajo, rodaba ya en España una pequeña burbuja (otra) con la geotermia. Casi todo era especulación. En realidad solo había un proyecto industrial firme y con capacidad técnica, el de la australiana Petratherm, que desarrollaba proyectos de geotermia en otras partes del mundo. Yo tenía la ilusión de que nosotros íbamos detrás, pero no. De todas formas, ni siquiera Petratherm ha iniciado todavía un solo proyecto de explotación, aunque en Canarias iban bien encaminados y en compañía del ITER y la UB hicieron importantes trabajos y siguen goteando noticias. Quién sabe.

Pero voy a lo que importa. Al repasar el termalismo de Galicia como indicio de posibles yacimientos geotérmicos profundos, me saltó una relación evidente que no parecía haber levantado la atención de nadie.

1.- Como veis en el mapa del IGME escaneado de abajo, del año catapún, la relación entre termalismo y fallas es tan evidente que a nadie se le escapó. Se pinten unas u otras fallas, que en esto sí que no hay acuerdo, lo cierto es que la relación tiene que ser, como se suele decir, sí o sí.

2.- La segunda relación del termalismo de Galicia es con los ríos. Esta relación también es pública y notoria y en cierto modo está relacionada con  la anterior, puesto que los valles fluviales en Galicia se indentan sobre fallas. Según la interpretación habitual, el encajamiento de los ríos en favor de las fallas favorece la emergencia de las aguas termales por la misma razón por la que las aguas subterráneas manan a un pozo: porque profundiza en el terreno.

3.- La tercera relación, también considerada pero pero casi siempre de un modo parcial, es la del termalismo con los granitos. Lo que a menudo se ha planteado era si el termalismo estaba causado por o no por un calor magmático remanente. La respuesta general a esta posibilidad es que no. Pero más allá de esta posibilidad, no se ha planteado porqué el termalismo en Galicia aparece asociado a los granitos y no a otro tipo de rocas. 

4.- Y por último, y afinando lo dicho en 3, nunca he visto que se relacionara de forma específica el termalismo de Galicia con los granitos post-orogénicos, cosa que a mí me parece un hecho bastante claro. O para ser más preciso, con los márgenes de los granitos postorgénicos en particular y con los bordes de las masas o batolitos graníticos en general.

En el mapa anterior localizo los manantiales termales de Galicia que aparecen en el mapa del IGME sobre otro mapa con los granitos de Galicia. El color rosa y verde señala los granitos afectados por la orogenia Hercínica, es decir, plegados, fracturados e incluso metamorfizados, y el color rojo los granitos post-orogénicos, es decir, los que están tal y como se emplazaron, sin mayor cambio que su enfriamiento y la erosión de los kilómetros de corteza que los cubrían. Los puntos azules son los manantiales termales.

Como suele suceder no están todos los que son ni son todos los que están. Pero la relación es en mi opinión lo bastante fuerte como para sugerir causalidad. Además, los manantiales de mayor temperatura como Lobios, Caldelas de Tui o A Toxa se localizan dentro de los macizos. Creo recordar que la segunda temperatura más elevada de la Península se localiza en el Pirineo, también asociada a un granito de este tipo. ¿Cuál es la razón?

Las aguas termales de Galicia suelen aparecer en zonas de profunda excavación de los ríos en entornos montañosos cerrados. La máxima concentración de manantiales en O Carballiño-Rivadabia se debería a la profunda incisión del Miño-Avia en esa zona montañosa, que favorecería el afloramiento de las aguas subterráneas drenadas desde norte, sur, este y oeste. Similares configuraciones montañosas cerradas con una profunda incisión central se presentan en Baños de Molgás o Verín. Así que tenemos lo siguiente:

1.- ¿Por qué los granitos y no otras rocas?

La meteorización de los granitos genera pocas arcillas en comparación con otras rocas y numerosas grietas abiertas por las que el agua puede circular de forma limpia y con velocidad suficiente como para no enfriarse.

2.- ¿Por qué a través de los contactos?

Los contactos entre granitos y otras rocas o entre granitos post-orogénicos y pre-sin-orogénicos son a menudo son contactos mecánicos, es decir, fallas, pero en cualquier caso son superficies de debilidad que tienden a encauzar flujos de agua. Lo que tienen estas superficies de especial es su gran extensión y profundidad. Son conductos directos desde las profundidades hasta la superficie del terreno. De este modo las aguas termales no se dispersan por una divergente y fina red de fracturas y tienen menos riesgo de mezclarse con aguas frías de infiltración.

3.- ¿Qué añaden los granitos post-orogénicos?

Los granitos postorogénicos, menos fracturados y por lo general menos meteorizados que los otros, favorecen la concentración de los flujos de agua por unas determinadas grandes fracturas.  Hay menos fracturas, pero son más limpias y de mayor continuidad. Esto se ve claro en Lobios, donde una gran fractura interna alimenta el manantial de mayor temperatura de la Península.

4.- ¿Algo más?

Sí. Quizá lo más importante. Los sistemas termales profundos necesitan de un sello, una capa impermeable que  actúe como un aislante y retenga el agua caliente abajo. El granito sano no fracturado es un material impermeable, y a veces los batolitos postorogénicos  se emplazan como delgados mantos horizontales que podrían actuar como eso, como capas sellantes a la vez que facilitan el movimiento vertical del agua por fracturas localizadas.

Teniendo en cuenta lo dicho no se necesita de la existencia de anomalías geotérmicas zonales para explicar la concentración de manifestaciones termales.

Para terminar, si es así como supongo y acabo de contar, el potencial geotérmico profundo de Galicia podría ser mayor de lo que hasta ahora se ha estimado. Ourense, pero también Caldas o Tui, en Pontevedra, cuya configuración hidrogeológica es menos favorable al afloramiento abundante de aguas termales, podría esconder en profundidad importantes yacimientos geotérmicos de media entalpía con interés energético.