Archivo de la etiqueta: mercado

79. El fin del petróleo. Lo que nos dice el mercado de minerales.

Los más acérrimos defensores del pico del petróleo esperan con ansiedad el derrumbe económico del mundo por falta de petróleo, que será su apocalipsis particular pero también su particular reafirmación. En el fondo es un Apocalipsis súper-cuñao, no se aguantan a que les llegue el momento de soltar: ¡ves, ya te lo decía yo!

Desde mi punto de vista, el problema es que la hipótesis peak-crash es un bucle teleológico y tautológica. No hay opción al azar: el petróleo se acabará antes o después, así que el peak es inevitable. Y cómo el crecimiento económico de los últimas décadas ha sido espectacular, el más grande de la historia de la humanidad, lo que nos espera es una galleta descomunal. Otro argumento-cuñao para el fin de los tiempos: ¡contra más subas más dura será tu caída!

El pico mundial del petróleo fue anunciado  por Hubbert para 1995, luego fue retrasado al 2000, luego al 2005, luego al 2010. Bien, estamos en 2015 y Antonio María Turiel, que probablemente es el más respetado defensor del peak-crash en España dice que en realidad el peak ocurrió en 2005 pero que no nos hemos dado cuenta porque el petróleo del fracking lo ha disimulado, y que ahora estamos en pleno crash, aunque la producción mundial siga creciendo (94-95 M bbls/dia en 2015 y 93 Mbbls/día en 2013) y el precio haya vuelto a bajar.

No hay evidencia alguna que desmonte su visión. Cuando se les hace notar que los registros históricos no avalan su modelo echan mano del último argumento: No es posible un crecimiento exponencial en un mundo finito.

Bien. He aquí los hechos. 

1.- Desde 1973 el crecimiento de la producción y la demanda de petróleo es lineal, no exponencial: ya no se ajusta a una única curva de Hubbert.

petroleo hubbert 1

2.- No ha habido pico de producción.

3.- La transición energética del petróleo como fuente de energía primaria comenzó en 1973 y  prosigue hoy día.

En otras entradas (1, 2) ya comenté que la crisis de 1973-1979 fue un revolcón para la industria del petróleo. La crisis del petróleo llegó mucho antes que lo predicho por Hubbert y lo hizo por motivos políticos cuando todavía quedaba mucho petróleo convencional por extraer. El crecimiento de consumo pasó de exponencial a lineal. Así ganamos 20 años de preparación para la transición del petróleo a otras fuentes de energía. Mi interpretación es que en estos 20 años hemos vivido un segundo ciclo petrolero que ha permitido iniciar un 3º, que es el que empieza a asomar de petróleo no convencional.

petroleo hubbert 3

Lo que muestro arriba es una proyección optimista con un tercer ciclo suficiente para mantener el ritmo de consumo creciente que traíamos desde 1973. Según esta simple aproximación la producción de petróleo no convencional habrían sido unos 5 millones de barriles en 2015 -cifra alcanzada por los EEUU-  y deberían elevarse a unos 11 millones en 2020, lo que necesitaría de unas  inversiones ahora comprometidas por los bajos precios.

US_Crude_Oil_Production_versus_Hubbert_Curve

Aparte del fabusolos incremento de la producción en 2011 es evidente el imposible ajuste a una única curva Hubbert. Pero ahí está, lo siguen intentando.

Quiero dejar claro que no hay motivo para que por cualquier causa exógena trunque el ciclo 3º en cualquier momento como pasó en 1973. También podría ser que el máximo del ciclo 3º se alcanzase en el 2030 y no en el 2040 (con lo que sería más pequeño), y también he aventurado un posible 4º ciclo, con lo que manteniendo el optimismo, la cosa quedaría como se indica en el gráfico de ababjo.

escenario-favorable-3250-Gb-4-ciclos

Quién sabe cómo será el futuro, pero el caso es que no hay nada en las tendencias ya vividas que detrmine lo que ha de suceder de forma necesaria. La curva de Hubbert no es ninguna ley histórica sino una aproximación matemática aplicable a los ciclos de producción. Aceptar los axiomas del peak-crash es cuestión de Fe, para algunos incluso una Esperanza, nada que ver con un prospectiva crítica.

Pero pase o que pase en el futuro, lo cierto es que la industria ha cambiado y lo que hoy se no extrae y contabiliza como petróleo ya no tiene mucho que ver con aquél otro que contabilizó Hubbert.

El mercado, la lógica y la información. 

El sistema monetario de Augusto estableció un cambio oro:plata de 1:12,48. Nerón lo redujo a 1:11,72. Durante la Edad Media, el cambio oro plata se mantuvo en torno a 1:12. Tras el descubrimiento de América y el arribo de miles de toneladas de oro y, sobre todo, plata, el cambio fue subiendo hasta ser fijado por Isaac Newton en 1:15,57  en 1717. El cambio de Isaac se mantuvo con pocas variaciones hasta el siglo XIX, cuando se estableció el moderno sistema monetario de [billetes y] patrón oro.  A finales de siglo XIX, en el apogeo del sistema de [billetes y] patrón oro, el dolar americano de plata pasó a cotizar a un cambio oficial de 1:20 su peso.

En el siglo II a C. Agatárquides de Cnido apreció, en referencia a los metales, que su precio estaba regulado por la disponibilidad, es decir, por su oferta relativa. La progresiva ampliación del mercado europeo a los suministros americanos y luego a todo el mundo fue lo que elevó el ratio oro:plata en favor de aquél. Según la webelements, la relación oro:plata en la corteza terrestre es de 1:25,8; según otras la relación sería de 1:19.  Isaac Newton no empleó su aguda inteligencia  en estudiar las rocas ni en las minas para dar el precio de cambio del oro y la plata, fue al mercado a informarse y su buen tino aseguró siglo y medio de estabilidad monetaria.

gold silver ratioLa estabilidad en el precio del oro y la plata terminó con el siglo XIX y el definitivo establecimiento del patrón oro en todo el mundo. A partir de ahí, la plata fue progresivamente desmonetizada y dejó de ser un instrumento de pagos y ahorro, perdió valor de uso financiero y se convirtió en un simple metal industrial. Su precio comenzó a fluctuar con el oro con su relación en corteza como máximo.

Los defensores del pico del petróleo y subsiguiente crash mantienen una posición ambivalente cuando no completamente contraria respecto del mercado y en especial del dinero. Por un lado, utilizan los aumentos y descensos de precios -según convenga- como argumento, pero por otro acusan al mercado de falta de lógica.

No es nada nuevo. Hubbert, que pertenecía al movimiento Tecnócrata americano, creía también que el dinero era una unidad de medida ineficiente. Isaac Newton, que acertó a definir una relación monetaria entre la plata y el oro que se mantuvo más de siglo y medio, perdió una fortuna en la burbuja de los Mares del Sur, y dijo aquello de: Puedo predecir el movimiento de los cuerpos celestes pero no la locura de los hombres.

Como bien se colige de la frase de Newton, se confunde la lógica con el predictibilidad. Los mercados son lógicos, aunque impredecibles. Los mercados son instrumentos hipersensibles, siempre nerviosos, incluso histéricos, erráticos, pero no ilógcos. A la gente le agota el mercado porque es como vivir con un hiperestésico, pero esta hiperactividad del mercado es la razón de su ser, que es la de recabar información.

La mayoría de las personas apreciamos y queremos la tranquilidad y la seguridad, la rutina, que las cosas sean siempre igual, y añoramos los periodos de feliz tranquilidad que de vez en cuando nos suceden. Son las épocas doradas, los veranos de la historia.

UK-inflation

Arriba tenéis un gráfico de la inflación en Gran Bretaña desde final del siglo XVII. Es muy interesante compararlo con el gráfico anterior, de estabilidad en el valor del oro y la plata. Mientras el precio de oro y plata se mantuvo fijo, la economía inglesa oscilaba  entre años de inflación y la deflación. El sistema de [billetes y] patrón oro redujo la volatilidad del dinero la libra esterlina ocupó el lugar que había ocupado la plata, cuyo precio pasó a oscilar como el de cualquier otro metal.

Muchos creyeron -todavía hoy- que la estabilidad de precios fue debida al patrón oro e intentaron reintroducirlo tras la 1GM con penosas consecuencias y el fracaso final. Pero lo cierto es que fue al revés: eran la estabilidad de precios y el dominio del sistema financiero mundial por Gran Bretaña las que aseguraban la estabilidad del sistema de [billetes de libra y] patrón oro, como se comprobó una vez Gran Bretaña perdió la una y el otro tras la guerra.

Tras la 2GM el dolar americano ocupó la posición de la libra antes de la 1GM y GB volvió a vivir crisis de precios como siempre, aunque ahora solo en el campo de la inflación. La razón, evidente, es que convertida la libra en dinero fiduciario, los gobiernos de UK -y de todo el mundo, como vemos hoy- podían emitir cantidades ilimitadas. Era el sueño del rey Midas. Había además otro factor que animaba a los gobiernos de posguerra a evitar la deflación: el horror a caer otra vez en la depresión deflacionista en la que había surgido el nazismo. Las teorías económicas de Keynes ofrecían la justificación intelectual del sistema.

Petróleo, hierro y oro: precios y valor.

Volvamos a lo concreto. ¿Son estúpidos los mercados? Muchos creen que sí. Intentaré demostrar que no es así.

Como dije en la entrada anterior, el problema de los precios es que nos informan tanto de lo que valúan como de la moneda utilizada, y a través de ésta de su contexto económico, así que su información a menudo resulta confusa. Por lo demás, en términos generales, los precios a largo plazo tienden a ser estables.

precio tonelada media extraida

La gráfica de arriba muestra la evolución de precio en $ de 1998 de una tonelada teórica representiva de los metales más minados en el mundo (15 en 1900 a 41 en 2000). En la evolución de precios de este mix metálico se advierten de forma bastante claras las rápidas fluctuaciones de precio que reflejan las diferentes etapas económicas del siglo – preguerra y IGM, años 20, Gran Depresión, Pax Americana, Crisis del Petróleo y años 90- y la estabilidad general de los precios a largo plazo.

Si nos fijamos ahora en el detalle de los dos metales más importantes de la minería, el oro (precioso) y el hierro (industrial):

precio hierro 98

cotizacion oro a p cte

Y lo comparamos con el petróleo (que no está incluido en mix anterior, solo de metales).

precio oil 98

Vemos que, aparentemente, no hay gran diferencia. Salvo ligeras diferencias, los precios particulares responden a un patrón general. Los tres recursos soportaron una dramática subida de precio en 1973 y a partir de ahí su comportamiento ha sido muy similar. A quienes valoran el mercado de petróleo atendiendo a los precios resulta muy evidente que hoy venimos de una crisis de las materias primas como la de los setenta, una crisis de recursos. Les resulta increíble que otros no veamos semejante obviedad.

La expliación inmediata -y aparente- del comportamiento parejo de los precios del petróleo y los metales es que al subir aquél -la energía- se encarecen los costes de producción de los demás recursos. A este argumento se puede objetar que la factura de la luz poco tiene que ver ya con el precio del petróleo y que en realidad los precios considerados descuentan la inflación, pero tampoco serían objeciones muy adecuadas, pues la objeción fundamental es a la totalidad: no funciona así, el mercado no es inteligente en ese sentido, no transmite información sobre costes ni reflexiona sobre balances, el mercado es un órgano sensible que tantea la oferta y la demanda.

Además, este tipo de explicaciones mecanicistas resultan muy poco explicativas, o requieren de un montón de complicados y engañosos engranajes añadidos para llegar a las conclusiones apetecidas, o quizá, quien sabe, la complicación es para esconder el engaño:

Por ejemplo, según AM Turiel, las oscilaciones de precios son la señal de una economía agónica y pronta a hacer crash. Lo explica más o menos así: las subidas de precios causadas por la escasez provocan crisis y depresiones de la actividad económica que generan caídas de demanda y subsecuentes caídas de precios que son aprovechadas para aupar la actividad económica un poco más arriba para volver a empezar.

Resulta chocante que un físico haya podido crear semejante sistema económico, que funciona como una cinta de Moebius.

cinta moebius escher

Según se explica, cada nueva fase de crecimiento se basa en la caída precedente, pero el sistema en conjunto cada vez produce más y más y su entalpía es cada vez mayor. ¿Y cómo arregla Turiel semejante entuerto? Pues haciéndolo implosionar cuanto antes, claro, en un día por llegar, pero pronto… en uno o dos años…  Así tenemos una bella paradoja encerrada en un grandioso Big-Bang petrolero. Visto y no visto. Todo fue una simple ilusión, un truco.

Ya hace 22 siglos Agatárquides advirtió que el precio era una función inversa de la abundancia relativa. Ambas variables, producción y precio, definen el valor de una mercancía. Para tener una medida absoluta del valor deberíamos medir el precio respecto a un absoluto, cosa bastante improbable, se mire como se mire. Todavía hoy muchos creen que el oro pueda ser ese absoluto, aunque ya mucho antes que Agatárquides y que la fábula de Midas, la Biblia advirtió que el becerro de oro era un ídolo hueco, un falso Dios. Lo más semejante al absoluto a lo que podemos aspirar es la totalidad, y lo más parecido que tenemos a la totalidad es el PIB.

Produccion oro hierro petroleo

Según el Madison Historical GDP Data de 1900 a 1912 el PIB del mundo se ha multiplicado por 33. Antes de la 1GM, el valor de la producción de oro, hierro y petróleo era del 0,1-0,2 %. Un siglo después, , el valor medio de la producción de oro (años 2000 al 2012) era del 0,08 %, del hierro del 0,18 % y del petróleo del 2,35 %. En 1979-1980, el valor del petróleo producido llegó a rozar el 7 % del PIB.

Produccion petroleo PIB y ajustes

El gráfico del valor muestra lo lejos que hoy estamos de aquél shock petrolero a pesar de que los precios en términos constantes hayan sido semejantes. En realidad, el calentón chino por las materias primas que tuvo su cenit los años 2011-2012 fue semejante al calentón económico de los años 74-78, pero no llegó a la catástrofe de 1979. Pero el registro de valor sugiere una cosa que creo es tanto o más interesante: que el valor económico del petróleo no ha dejado de subir desde 1900 y lo ha hecho de forma exponencial.

Como Madison solo da datos de PIB mundial para 1900 , 1913, 1940, 1950 y siguientes, la serie está muy coja en la primera mitad de siglo XX. En la segunda mitad, además, la crisis de 1973-1985 es un verdadero pegote. Si eliminamos esos años de 1973-1985, el valor del ajuste sube a un R2:0,84, ya bastante aceptable.

La economía del crash o del mercado.

La visión social de los apocalípticos del crash y el decrecimiento es claramente regresiva: trueque, pagos en especie y relaciones sociales basadas en redes clientelares personalistas. Ellos ven en la economía de mercado una máquina estúpida, ineficiente e injusta que solo sirve para concentrar le capital.

Lo que yo veo es otra cosa: creo que mediante aumentos de precios repentinos y exponenciales el mercado transmite mensajes al sistema productivo para corregir tendencias a largo plazo en uno u otro sentido. En mi opinión, cuando más nervioso se muestre un mercado más difícil será que caiga en una trampa de producción y al revés, cuanto más estables sean los precios más fácil será que sobrevenga un gran ajuste repentino por una sobredemanda de producción. Por eso los veranos de la historia suelen acabar con inesperadas tormentas.

De 1900 a 2012 las diferencias entre máximos y mínimos de los precios medios anuales del hierro, oro y petróleo fueron de 4, 6 y 8 veces, mientras que la producción se multiplico por 30 (igual que el PIB), 7 (4 veces menos que el PIB) y 220 (7 veces menos que el PIB) respectivamente. Cuando mayor es el shock, mayor es el giro imprimido a la tendencia productiva.

El shock petrolero de 1979 cambió un crecimiento exponencial de la producción a un crecimiento lineal. Habrá que esperar unos años para confirmar el efecto de la última burbuja de precios en las tendencias de producción, pero lo más probable que será menor que el del 73.

Atendiendo al gráfico del valor del petróleo en % PIB es evidente que hoy la economía depende más del petróleo que en 1970, pero es erróneo suponer que esta dependencia nos hace más vulnerables energéticamente. En la década de 1970 el 40 % de la energía primaria procedía del petróleo y hoy supone un 27 %, la mayor parte dedicada al transporte. Un avance tecnológico sufiente en las baterías podría reducir la demanda de forma

Como dije en la última entrada, el petróleo está dejando de ser una fuente de energía para transformarse en una materia prima más de la que se obienen cauchos sintéticos, asfaltos, medicamentos, plásticos, y un sinfín de productos, incluso comida. Hoy el petróleo es la materia prima más versátil que existe y su precio multiplica el de otras fuentes de energía primaria, principalmente el carbón. Todas estas utilidades son las que dan al petróleo su valor añadido y creciente. Si la producción de petróleo no cubre la demada en alguna de estas utilidades, el precio aumentará de forma nerviosa y el petróleo será sustituído allí donde tenga mayor competencia; se usarán otros productos como base de los plásticos o los mismos objetos serán fabricados con otros materiales, la gente comenzará a comprar coches eléctricos y los enchufará a sus propias redes, el encarecimiento del transporte hara la fabricación local más competitiva con la ayuda de las impresoras digitales e internet…

Tras la crisis del petróleo de 1979 la nación industrial que sobrepujó a las demás no fue EEUU ni UK sino Japón, que importaba la totalidad de su petróleo. Hay miles de variables, millones de productos y miles de millones de casos y en alguna parte está la mejor solución para cada uno. La solución global solo puede ser un inestable equilibrio. Lo que yo creo es que no hay tecnocracia capaz de gestionar semejante sistema ni asegurar lo que vendrá. Será el mercado, con su nervisosismo, su hipersensibilidad y su hiperestesia el úncio capaz de procesar toda esa información y hallar una respuesta económica, inevitablemente temporal, efímera.

Así que el mundo sigue girando y en transición.