Archivo de la etiqueta: oro

89. Epigrafía divina en Hispania: ¿Una religión geológico-minera prerromana?

Es lo que tienen la sorpresas, que no las esperas. Je!

epigrafia divina zonas

Mapa de la base de datos Hesperia de Eipgrafía romana en Hispania. Antropónimos en verde y teónimos en azul.

Lo de arriba es una captura de la distribución geográfica de los restos de epigrafía hispano-romana con los antropónimos (nombres de personas) en verde y los teónimos (nombres de dioses) en azul. Se trata de una herramienta  del Departamento de Filología Griega y Lingüística Indoeuropea de la Complutense de la que me acabo de enterar por un aviso.

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre mapa de relieve.

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre mapa de relieve.

No es que yo sepa mucho o poco de epigrafía, que no se nada de nada, pero un mapa no deja de ser un mapa y sea lo que sea que represente, siempre tiene una lectura geográfica. Y fue abrir este mapa en particular y darme de bruces con esas manchas azules que encierro en línea roja y que concentran la mayoría de las epigrafías. Fue un golpe directo, frontal y completamente inesperado, porque esas manchas reproducen una estructura geológica evidente, que es la flexura general del Macizo Ibérico.

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre un mapa geológico de la Península

Zonas de concentración de epigrafía teonómica sobre un mapa geológico de la Península

No me meto en honduras. El Macizo Ibérico es el esqueleto pétreo de la Península Ibérica y está formado por el bloque de capas y materiales geológicos más antiguos, anteriores a Pangea II. Cuando este supercontinente se partió hace unos 200 millones de años (a principios del Jurásico) formándose el Atlántico, un fragmento fue aislándose del resto de Pangea y a su altrededor fueron amontonándose nuevos sedimentos y rocas ígneas, hasta completarse la Península como es hoy.

Representación esquemática del Macizo ibérico

Representación esquemática del Macizo ibérico

Para lo que nos importa, el Macizo Ibérico es una estructura en capas concéntricas, como una cebolla cortada, pero como si le diéramos la vuelta a un calcetín, el núcleo, que está en Asturias, acoge los materiales más someros y menos metamorfizados (carbones por ejemplo) mientras que alejándonos al oeste o al suroeste tenemos cada vez materiales más metamorfizados y profundos, hasta llegar a los magmas de la corteza profunda, que son los granitos. (A grandes rasgos).

Ya en detalle, las dos bandas de mayor concentración de epigrafías teonómicas coinciden con zonas de cizalla y otras estructuras de interés minero. Las dos bandas mayores siguen bandas mineralizadas que atraviesan las subzonas de Galicia-Tras Os Montes a la Zona Centroibérica. La tercera, menor, al sur (en discontinuo) se dispone en el contacto entre la Centroibérica y la Zona de Ossa-Morena.

Las zonas de acumulación de epigrafías teonómicas parecen coincidir con zonas de cizalla de interés minero. (mapa de aquí)

Las zonas de acumulación de epigrafías teonómicas parecen coincidir con zonas de cizalla de interés minero. (mapa de aquí)

Explicándolo de modo grueso, las zonas de Galicia Tras Os Montes y Centroibérica se distinguen por agrupar rocas de origen muy diverso (mantélico/oceánico y tipo continental) pero desde hace unos 300 millones de años compartieron una deformación tectónica y metamórfica similar (profunda e intensa) y, en consecuencia, ambas son atravesadas por las mismas estructuras mineralizantes (tectónicas y metamórficas). Los teónimos parecen agruparse en dos bandas o pasillos principales que siguen bandas de cizalla y otras lineaciones generales de esas estructuras tectónico-metamórficas. La tercera banda de teónimos la marqué a trazos por su aparente menor densidad de teónimos (no por otra cosa) y coincide con las zonas de cizalla marginales del límite con la Zona de Ossa Morena. Las bandas de cizalla son zonas de fractura y funcionaron como zonas de escape de fluidos hidrotermales mineralizados, y por eso los yacimientos se encuentran en estas bandas y en sus proximidades.

Por último, el grupo de teónimos que se dispone de modo perpendicular a la lineación estructural general del Macizo Ibérico cruza de parte a parte la Zona Astur Occidental Leonesa remontando el Sil, el río aurífero por excelencia de Hispania.

Y para verlo más claro, superpongo las zonas de epigrafía teonómica sobre un mapa de indicios auríferos de la Tesis sobre transformaciones sociales en el Baixo Miño galaico-romano de Brais Currás.

Zonas de oncentración de epigrafía teonómica e indicios

Zonas de oncentración de epigrafía teonómica e indicios

La distribución geográfica de teónimos sigue la zonación estructural del Macizo Ibérico en relación con las áreas fuente del oro, pero también de otros metales como el estaño. Ahora queda explicar esta relación, cuestión bastante más difícil.

El nexo entre teónimos y geología: el rastro prerromano. 

Para construir una respuesta robusta parece ineludible una revisión detallada de la distribución de los distintos teónimos en relación a su contexto arqueológico y geológico, pero a falta de quién lo haga, apuntaré algunas cuestiones, aunque sea a trazo grueso, como va esta entrada.

Para empezar, las zonas de mayor densidad de teónimos deja fuera las comarcas de Valduerna y la Maragatería, que concentran muchos de los más extensos trabajos mineros del NO. Los teónimos tampoco abundan en Asturias, donde hay decenas de minas romanas en primario. Y no me parece razonable pensar que las inscripciones hayan desaparecido precisamente en estos lugares mientras se conservaban en el resto del NO. Es decir, creo que hay una explicación causal -no sobrevenida- de la concentración de teónimos en la Zona Centroibérica y no en la ZAOL.

Zonas de concentración de Teónimos sobre el mapa de minas romanas de oro del CSIC

Zonas de concentración de Teónimos sobre el mapa de minas romanas de oro del CSIC

Básicamente, hoy como hace 2000 años, lo que cambia de Ourense a Valduerna no es una cuestión minera, sino política, adminsitrativa. Ourense era parte del convento Bracarense, Valduerna y Astorga del Convento Astur.

Zonas de acumulación de teónimos sobre mapa de cponventos romanos.

Zonas de acumulación de teónimos sobre mapa de conventos romanos.

Es decir, la distribución de teónimos no sigue solo una geología, sino que circunscribe dentro de una geografía cultural, como es lógico, pues estamos tratando al fin y al cabo de una expresión de raíz religiosa. Y de nuevo es la geografía de los epónimos la que habla por sí misma.

La zonas de concentración de teónimos se disponen en las áreas atlánticas de pueblos prerromanos.

La zonas de concentración de teónimos se disponen en las áreas atlánticas de pueblos prerromanos.

Así pues, los teónimos serían una expresión cultural de los pueblos de sustrato prerromano del oeste peninsular que los romanos identificaron con el nombre genérico de galaicos y lusitanos y que además -ahí es nada- manifiestan en su distribución geográfica una estructura geológica.

Considerando que lo que los teónimos atestiguan es una especie de advocación, en muchos casos a dioses o divinidades menores, (menores porque son de ámbito local o menores porque su divinidad es de menor cuantía, a modo de genios protectores, o de fortuna, como puedan ser los santos del catolicismo), la emergencia de un patrón geográfico-geológico de esa expresión religiosa solo puede explicarse por una razón minera. Y no digo que los dioses fueran en sí mineros, sino que lo eran los pueblos y tribus que hacía esas advocaciones.

Y si pensamos en el contexto de una Hispania en plena romanización, hasta cabe pensar que la presencia de teónimos fuera de este ámbito cultural original pudiera señalar la expansión de esos mismos pueblos mineros hacia el este, hasta los Campos Galaicos y el convento Cluniense, de la Coruña del Conde, en Burgos, incluida en el siglo IV en la Gallaecia y con la que existen indicios de una muy temprana vinculación.

A finales del siglo III o principios del IV ,Diocleciano reorganizó la administración provincial extendiendo la Gallaecia hasta el Ebro.

A finales del siglo III o principios del IV ,Diocleciano reorganizó la administración provincial extendiendo la Gallaecia hasta el Ebro.

Esta unión se mantuvo hasta el reparto de la Gallaecia por los invasores bárbaros en el 411, cuando se inició el reino Suevo de Gallaecia.

gallaecia repartida en el 411

80. Tegra en A Guarda, ¿un castro blanco, rojo y azul es un problema estético o metalúrgico?

Hace un par de semanas hice visita al Tegra, esta vez guiado por Leo González, arqueólogo y guía del Monte. Si puedo volveré, vale la pena, de verdad. Leo muestra a os visitantes las reexcavaciones del poblado de Mergelina, de hace ya casi un siglo y que habían quedado semiabandonadas hasta hoy.

20150828_142413

Poblado de Mergelina del Tegra en plena campaña de reexcavación.

Recomendabilísimo.

Una de las cosas que más me sorprendió del poblado del Tegra fue saber que las casas estaban encaladas por dentro y por fuera. ¿A que nunca habíais imaginado un castro blanco como un peblo andaluz? Pues así los podéis imaginar desde ahora, al menos el del Tegra (y algún otro, me dicen…) aunque hay que reconocer que el del Tegra es un castro muy especial…

Bien. Mi sopresa por el encalamiento del Tegra va más allá de la estética y me plantea un serio problema minero: no hay calizas en A Guarda ni en todo el Baixo Miño. De hecho, para llegar a las calizas más cercanas tenemos que remontar el Miño hasta Portomarín, en Lugo o bien costear por mar hasta Figueira da Foz, casi doscientos kilómetros nada fáciles en cualquier caso.

Tegra y calizas

Por si alguien no se acuerda, la cal se hace calcinando en horno la caliza CaCO3 o la dolomía (CaMg)CO3, que son carbonatos; se libera CO2 y queda un residuo de óxidos de Ca y Mg (CaO/MgO). La cal es uno de los componentes del cemento y tiene múltiples usos industriales …y metalúrgicos.

Hay, sin embargo, otra posibilidad: que los grovios de Tegra blanquearan con caolín Al2Si2O5(OH)4, que es una arcilla, es decir, un armazón laminar de sílice (SiO2) reforzado por cationes metálicos (Al) y débilmente unido a otros armazones semejantes por aniones (OH-).

frente caolinítico de alteración sobre sustrato rocoso.

frente caolinítico de alteración en un depósito de terraza sobre sustrato rocoso.

Hay varias minas de caolín en las faldas del Tegra y el valle del Rosal. Todas estas minas fueron originadas por la meteorización del granito o de las terrazas del Miño, un asunto que tiene mucha más enjundia de la que parece y que otro día discutiré.

En la propia falda del Tegra, al oeste, es decir, cara al océano, una conocida fuente de A Guarda se llama Fonte da Cal,  y la calle donde se encuentra se llama Rúa da Cal. Está claro que este topónimo hace referencia a los caolines de la zona y no a auténtico óxido de calcio. Por si fuera poca pista, un poco al sur una gran nave de una empresa cerámica que en su día minó estos caolines conserva en pie la chimenea del viejo horno.

No es difícil diferenciar caolín de cal. Podemos hacer un difractograma para determinar la composición mineralógica, pero en realidad basta con someter el revestimiento a un ataque ácido débil para disolver la cal (básica) que burbujea a la vista incluso con el zumo de un limón (ácido cítrico), mientras que el caolín ni se entera (la sílice es en sí un ácido). Es de esperar que de la Peña, que fue quien dirigió la excavación de los años 1980, hiciera alguna comprobación, pero lo cierto no hay noticia de análisis alguno. (!!)

La ausencia de las analíticas más básicas de los revestimientos hallados en Tegra me resulta escandalosa y muestra la precariedad que rodea la investigación arqueológica, limitada casi siempre a una mera exhumación de piedras y objetos para su almacén. Pasa la excavación, quedan los restos excavados amontonados en algún almacén del Estado, ¡y a pudrirse!

Y determinar con seguridad si es o no cal lo encontrado en Tegra tiene mucha importancia, porque la cal es, al fin y al cabo, un material de construcción que se utiliza de forma tradicional donde hay fuentes locales de aprovisionamiento, y este no es el caso.

La cal es un producto pesado y por tanto muy susceptible a los costes del transporte. Y no solo es un granel pesado. La cal debe transportarse en seco pues si se humedece reacciona y se estropea, y por tanto es un un problema transportarla en barcos, donde hay que guardarla del agua del mar y de la lluvia. Como demás graneles, la cal debe transportarse como lastre, o en cualquier caso en las bodegas inferiores para no compremeter la estabilidad del buque, pero cualquiera que haya navegado en un barco de madera sabe que en el fondo del barco siempre hay agua… O sea que la cal debería transportarse en ánforas o cualquier otro recipiente estanco, lo que la haría más pesada aún. Como quiera que fuese su transporte implica un gran volumen comercial a larga distancia, solo se entiende dentro de una ruta muy frecuentada.

La cal de Tegra implica un transporte de -como mínimo- doscientos kilómetros de un material delicado y sumamente pesado para que la ciudad del Tegra pudiera relucir en lo alto del monte, haciéndose visible en kilómetros. Es una impresionante declaración de riqueza y poder.

cumbre Tegra

Cumbre del Tegra desde Camposancos y área ocupada por el castro

Pero lo cierto es que las viviendas del Tegra no solo estaban encaldas, algunas estaban encaladas de rojo, y otras… ¡DE AZUL!

Y ésto ya es demasiado…

El azul no es un color habitual en los edificios en ningún lugar del mundo. Hay muy pocos minerales azules y tallables y los más comunes son, de hecho, tan raros, que son semipreciosos: la lazurita (un raro silicato que Chaluen en el Atlasda el azul al lapislázuli) y la azurita, un carbonato de cobre. Que yo sepa, no hay lapislázuli en la península, y no demasiada azurita. Me resulta impensable que los habitantes del Tegra, por muy ricos que fueran, hubieran mezclado azurita con cal para pintar sus casas. Además, la azurita se transforma en malaquita (verde) al hidratarse, y así, como malaquita, la habría encontrado de la Peña al excavar hace treinta años.

Fuera de estos dos, el único tinte azul conocido de la antigüedad es la púrpura azul (2 Cr 2.14) que los fenicios inventaron a partir del Murex, una caracola mediterrránea que sí, hace dos mil años también se encontraba en las costas de Galicia (cosas del cambio climático, je!). Pero la púrpura azul es un tinte orgánico y se degrada con mayor facilidad aún que la azurita en malaquita. No se conocieron otros tintes azules en el Mediterráneo y Europa hasta la llegada del Índigo en la Edad Media. Solo siglos más tarde, con el desarrollo de la química europea, los azules se multiplicaron y volvieron accesibles.

¿Qué es entonces ese misterioso azul del Tegra? Está claro que sólo saldremos de dudas analizando esos revestimientos, pero en la tormenta de dudas que me generó esa noticia de revoque azul del Tegra, la única posibilidad que acierto a imaginar pasa por la metalurgia.

Metalurgia del oro de primario de A Grova.

La copelación es una técnica metalúrgica aplicada desde la antigüedad para el beneficio de la plata incluida en la galena (aquí, sobre su uso en el mundo turdetano/tartésico), y fue el método de refino más utilizado para la plata y el oro hasta la Edad Moderna. Hoy la copelación se sigue usando como método analítico para medir la pureza de oro, pues esta técnica de refino es todavía la de mayor eficacia, rebajando las impurezas al 0,01 %, (esta concentración es hoy el oro de 24 kilates).

El refinado mediante copelación aprovecha la afinidad del oro y la plata por el plomo para lavar y separar los metales preciosos de otros, como por ejemplo del cobre o del hierro.

En A Grova, estando el oro primario incluido en la calcopirita y pirita, lo primero a hacer sería tostar en horno los sulfuros para volatilizar el azufre (y el arsénico) y oxidar hierro y cobre. Así lograremos liberar las partículas de oro de los cristales de calcopirita (CuFeS2) o pirita (FeS2), obteniendo como resultado un concentrado metálico formado por óxidos de hierro, cobre y oro libre. Hecho esto, deberíamos mezclar esos óxidos con plomo y fundirlos en horno a unos 330 ºC. El plomo así derretido capturará el oro y podemos verterlo en una pequeña vasija o copela. Calentando de nuevo la copela en un horno bien aireado a 900 ºC, oxidamos el plomo convirtiéndolo en litargirio o óxido de plomo (PbO), que funde a unos 890 ºC, decantando el oro sólido al fondo de la copela. Si la copela es porosa, el litargirio fundido se infiltrará en los poros, y nos bastaría raspar el fondo de la copela o romperla para sacar el oro. Cuando las cantidades a copelar son grandes no utilizamos copelas, sino que disponemos los óxidos y el plomo en lechos de cal dentro del horno.

Hay que entender que esto es como las recetas de cocina, muy fácil de decir, mucho más complicado  de hacer. Un arte. 

Según algunos tratados europeos de los siglos XVII o XVIII, las mejores copelas eran mezclas de cal y espinas de pescados machacadas o huesos (fosfato cácico) e incluso cuernos de un determinado animal. Lo cierto es que en las copelas de arcillas el plomo reacciona con los silicatos y no se puede recuperar. Parte del oro podría ser arrastrado por ese plomo y quedar atrapado de nuevo en los silicatos de la copela. Utilizando cal, que no reacciona con el plomo, sí podemos reutilizar el plomo en otro nuevo ciclo de refino y de este modo tampoco perdemos oro.

El rojo: minio.

Y ahora los colores, empezando por lo más fácil: el rojo.

42500_1

Hay muchos pigmentos rojos naturales, empezando por los óxidos de hierro, o cobre, pero probablemente el más característico de todos sea el minio o plomo rojo (Pb3O4), que se utiliza como protector de la corrosión de hierros y como pigmento de pinturas. El minio tiene un vivo color bermellón y era más que conocido por los romanos.

La cuestión es que si nos pasamos en la oxidación del plomo o no alcanzamos suficiente temperatura, en vez de litagirio (PbO) obtenemos minio. El minio sería sin duda el mejor pigmento para enrojecer la cal si Tegra fuera esa ciudad que yo creo que fue. Todo será cuestión de hacer un pequeño análisis… un semicuantitativo… una fluorescencia de RX, un DRX…

El azul: cobre. 

Lo del azul apunta directamente al cobre. El óxido de cobre o cuprita (CuO2) es rojo, el óxido cúprico o tenorita (CuO) negro o gris, la calcosina (Cu2S) gris, con irisaciones azules, la covellina (CuS) azul. El cobre oxidado da rojos, el reducido verdes y azules. El problema es que el azufre en contacto con la cal y agua generara yesos, provocando la ruina de los encalados. Incluso reduciendo el cobre en forma de carbonato, mucho menos soluble que los sulfatos, el color es muy susceptible a las condiciones ambientales y la humedad, como vimos que ocurre con la azurita y malaquita. Lo ideal sería lograr un hidratado de cobre azul (para que no se altere con la humedad) y aislarlo para que no se combine tampoco con otros iones; o sea: la crisocola.crisocola

La crisocola, que se creía una arcilla, parece ser una mezcla de hidróxido de cobre azul o espertinita Cu(OH)2 y un vidrio aluminoso, una especie de ópalo sucio (SiO2·Al2O3) cuyas impurezas pueden amarillear la espertina dando un color verde al conjunto. Como ocurre con muchos minerales amorfos, en realidad no hay una estequiometría precisa para la crisocola y hay quien se pregunta si es de verdad un mineral o a qué se debe llamar así. Por lo que a mi respecta, lo que se describe es un vidrio de color azul en el que la sílice le ofrece resistencia y protección y el hidróxido de cobre pone el color. Para generarlo en un horno solo se necesita un óxido de cobre y una arcilla hidratada de sílice y aluminio. Una caolinita pobremente cristalizada, como las que se encuentran en los yacimientos de alteración del Baixo Miño sería perfecta.

Lo curioso de la crisocola es que es un mineral reconocido desde antiguo, ya mencionado por Teofrasto en el siglo IV AEC. El naturalista y filósofo griego, que le dio su nombre al mineral, la criso-cola era, literalmente, un pegamento de oro, sea lo que sea lo que esto signifique. En cualquier caso, el nombre de este silicato de cobre remite directamente al trabajo del oro…

El Tegra sobre el Minio: malentendidos históricos y errores mineros.

Esquina de la muralla del castro descubierta este verano tras un pequeño incendio.

Todavía queda mucho por aclarar en el Tegra, pero todos coinciden con que no es un asentamiento corriente. Diez o veinte veces mayor que la mayoría de los castros, la ciudad del Tegra se recoge tras una muralla casi testimonial, apenas un muro defensivo, sin foso. Comparada con pequeños castros como el de A Cabeciña, un auténtica fortaleza, el castro de Tegra es una ciudad abierta.

Altiva sobre la boca del Miño, la gran ciudad del Tegra estaba ahí para controlar los tráficos de salida y entrada al gran río de la Gallaecia. La figurilla de Hércules perdida en los años setenta sugiere un trato singular con Cádiz, el centro de comercio entre el Atlántico y el Mediterráneo. El desarrollo urbano, la abundancia de trisqueles, la holgura de las viviendas y la calidad de los encontrados señalan al Tegra como una centro económico y político de la zona. Todo apunta a una importante concentración de riqueza y poder en un tiempo muy determinado: el cambio de era. ¿Y qué podía haber dado la fugaz riqueza e importancia al Tegra sino la minería? En los cercanos montes de Tomiño y  a lo largo de decenas de kilómetros Miño arriba y luego por el Sil, quedan los restos de centenares de minas romanas. ¿Podemos mirar el Tegra sin mirar al Miño? ¿Y podemos mirar el Miño sin ver las minas?

Justino Frontino, un autor romano que vivió probablemente en el siglo II, escribió un resumen de una célebre obra del historiador Pompeyo Trogo, contemporáneo de Augusto. Este desconocido Justino, del que no sabemos nada, fue confundido durante la Edad Media con Justino Martir y gracias a este malentendido su librito mereció la atención de los monjes, que lo copiaron y preservaron para la posteridad, y hoy podemos leer que según Justino/Trogo, la Gallaecia…

…produce abundancia de cobre y plomo, así como de minio, que ha dado nombre a un río proximo [¿a las minas?]. También es muy rica en oro, por lo que a veces se sacan los terrones de oro con el arado.

¿Es esta explicación original de Trogo o fue una aportación de Justino? Fuera como fuese, esta explicación del origen del nombre del Miño fue repetida durante siglos por otros recopiladores, como el celebérrimo e imaginativo docto romano-visigodo San Isidoro, y en reconocimiento a tantísima autoridad fue admitido desde entonces como hecho probado que el Miño era el río rojo de minio. Sin embargo, Galicia y en concreto el entorno del Miño no es especialmente abundante en cobre , y el plomo es escasísimo en todo el país, de modo que ante el evidente error, hoy los modernos etimólogos han decidido negar la causa minera del nombre del Miño y remontar su nombre hasta sus fuentes indoeuropeas para proponer que Miño seaun hidrónimo pre-romano que signifique precisamente río, de modo que el río Miño sería algo así como el río River.

Total, que por rechazar una confusión, admiten otra.

Tampoco me voy a meter en etimologías, pero yo entiendo que una confusión es casi siempre un cruce de caminos. Por ejemplo, Plinio, que llamaba Minio al Miño, también llamaba minio de forma genérica al cinabrio y al óxido de plomo, lo que puede llevar a confusión del lector, si bien Plinio distinguía el minium (cinabrio) del secundario minium (tetróxido de plomo). El caso es que tanto el cinabrio como el óxido de plomo son tintes rojos y ambos sirven para separar el oro, así que ¿porqué no nombrarlos igual? ¿Acaso no llamamos gasolina al gasoil, cristal al vídrio o goma al caucho?

Es imposible que a Plinio, que fue inspector de minas y nos legó la más detallada descripción de la minería romana del oro del noroeste peninsular, se le escapase la homonomía entre el nombre del río Miño y el de los tintes rojos de plomo y mercurio usados en el beneficio del oro que él conocía de sobra. ¿Acaso entendió Plinio que el Miño aludía al río rojo, cobrizo o miniado de su aguas? Entonces, Plinio, que a diferencia de Justino sí estuvo en Gallaecia y vio las minas funcionando, no consideró necesario añadir aclaración alguna pues para él no había error, del mismo modo que cuando en A Guarda llamaban cal al caolín puede que confundiesen términos, pero en realidad no se equivocaban pues con caolín encalaban.

Mapa de distribución de las explotaciones auríferas del Noroeste en relación a las vías romanas. En sombreado amarillo la zona de la Via Nova estudiada

Mapa de distribución de las explotaciones auríferas del Noroeste en relación a las vías romanas. CSIC.

No fue el minio el mineral que tiñó de rojo las aguas del Miño pero los millones de toneladas de sedimentos rojizos lavados de las terrazas del río bien pudieron lograr un efecto semejante. De la confusión en los términos no debe concluirse la falsedad general. Al contrario, a menudo la confusión nos pone en la pista de una realidad mayor que nuestro conocimiento. Nos confunden los cruces por la cantidad de caminos, no porque el cruce en sí sea falso ni lo sean los caminos que desconocemos. Colón no llegó a las Indias pero eso no niega la redondez de la Tierra. Yo creo que la minería del oro es la pista que debemos seguir para entender la gran ciudad del Tegra, en el cruce del Miño y el océano.

Quizá sus habitantes pintaron sus casas con la evidencias de esa minería. Bastaría un pequeño análisis para sacarnos de dudas.

A ver…

UN APUNTE SOBRE A FONTE DA CAL Y LAS CONFUSIONES.

Ya lo avisé, las confusiones suelen aparecer donde se cruzan significantes y se suman significados.

Repasando un librito medio extraviado (Microtoponimia de A Guarda de J.L. Lomba), releo que el topónimo A Cal no hace referencia a ninguna arcilla de encalado, sino a un canal, o incluso a un pequeño camino, un sendero. La Fonte da Cal sería por tanto una fuente que vierte o es abastecida a través de un pequeño canal, y en consecuencia la rúa da Cal sería “el camino que lleva a la Fonte da Cal”, aunque también podría ser al revés: “la calle del Camino”  y “la fuente que está en la calle del Camino”.

¡Ay, qué flaca es la memoria y qué burlonas las etimologías!

79. El fin del petróleo. Lo que nos dice el mercado de minerales.

Los más acérrimos defensores del pico del petróleo esperan con ansiedad el derrumbe económico del mundo por falta de petróleo, que será su apocalipsis particular pero también su particular reafirmación. En el fondo es un Apocalipsis súper-cuñao, no se aguantan a que les llegue el momento de soltar: ¡ves, ya te lo decía yo!

Desde mi punto de vista, el problema es que la hipótesis peak-crash es un bucle teleológico y tautológica. No hay opción al azar: el petróleo se acabará antes o después, así que el peak es inevitable. Y cómo el crecimiento económico de los últimas décadas ha sido espectacular, el más grande de la historia de la humanidad, lo que nos espera es una galleta descomunal. Otro argumento-cuñao para el fin de los tiempos: ¡contra más subas más dura será tu caída!

El pico mundial del petróleo fue anunciado  por Hubbert para 1995, luego fue retrasado al 2000, luego al 2005, luego al 2010. Bien, estamos en 2015 y Antonio María Turiel, que probablemente es el más respetado defensor del peak-crash en España dice que en realidad el peak ocurrió en 2005 pero que no nos hemos dado cuenta porque el petróleo del fracking lo ha disimulado, y que ahora estamos en pleno crash, aunque la producción mundial siga creciendo (94-95 M bbls/dia en 2015 y 93 Mbbls/día en 2013) y el precio haya vuelto a bajar.

No hay evidencia alguna que desmonte su visión. Cuando se les hace notar que los registros históricos no avalan su modelo echan mano del último argumento: No es posible un crecimiento exponencial en un mundo finito.

Bien. He aquí los hechos. 

1.- Desde 1973 el crecimiento de la producción y la demanda de petróleo es lineal, no exponencial: ya no se ajusta a una única curva de Hubbert.

petroleo hubbert 1

2.- No ha habido pico de producción.

3.- La transición energética del petróleo como fuente de energía primaria comenzó en 1973 y  prosigue hoy día.

En otras entradas (1, 2) ya comenté que la crisis de 1973-1979 fue un revolcón para la industria del petróleo. La crisis del petróleo llegó mucho antes que lo predicho por Hubbert y lo hizo por motivos políticos cuando todavía quedaba mucho petróleo convencional por extraer. El crecimiento de consumo pasó de exponencial a lineal. Así ganamos 20 años de preparación para la transición del petróleo a otras fuentes de energía. Mi interpretación es que en estos 20 años hemos vivido un segundo ciclo petrolero que ha permitido iniciar un 3º, que es el que empieza a asomar de petróleo no convencional.

petroleo hubbert 3

Lo que muestro arriba es una proyección optimista con un tercer ciclo suficiente para mantener el ritmo de consumo creciente que traíamos desde 1973. Según esta simple aproximación la producción de petróleo no convencional habrían sido unos 5 millones de barriles en 2015 -cifra alcanzada por los EEUU-  y deberían elevarse a unos 11 millones en 2020, lo que necesitaría de unas  inversiones ahora comprometidas por los bajos precios.

US_Crude_Oil_Production_versus_Hubbert_Curve

Aparte del fabusolos incremento de la producción en 2011 es evidente el imposible ajuste a una única curva Hubbert. Pero ahí está, lo siguen intentando.

Quiero dejar claro que no hay motivo para que por cualquier causa exógena trunque el ciclo 3º en cualquier momento como pasó en 1973. También podría ser que el máximo del ciclo 3º se alcanzase en el 2030 y no en el 2040 (con lo que sería más pequeño), y también he aventurado un posible 4º ciclo, con lo que manteniendo el optimismo, la cosa quedaría como se indica en el gráfico de ababjo.

escenario-favorable-3250-Gb-4-ciclos

Quién sabe cómo será el futuro, pero el caso es que no hay nada en las tendencias ya vividas que detrmine lo que ha de suceder de forma necesaria. La curva de Hubbert no es ninguna ley histórica sino una aproximación matemática aplicable a los ciclos de producción. Aceptar los axiomas del peak-crash es cuestión de Fe, para algunos incluso una Esperanza, nada que ver con un prospectiva crítica.

Pero pase o que pase en el futuro, lo cierto es que la industria ha cambiado y lo que hoy se no extrae y contabiliza como petróleo ya no tiene mucho que ver con aquél otro que contabilizó Hubbert.

El mercado, la lógica y la información. 

El sistema monetario de Augusto estableció un cambio oro:plata de 1:12,48. Nerón lo redujo a 1:11,72. Durante la Edad Media, el cambio oro plata se mantuvo en torno a 1:12. Tras el descubrimiento de América y el arribo de miles de toneladas de oro y, sobre todo, plata, el cambio fue subiendo hasta ser fijado por Isaac Newton en 1:15,57  en 1717. El cambio de Isaac se mantuvo con pocas variaciones hasta el siglo XIX, cuando se estableció el moderno sistema monetario de [billetes y] patrón oro.  A finales de siglo XIX, en el apogeo del sistema de [billetes y] patrón oro, el dolar americano de plata pasó a cotizar a un cambio oficial de 1:20 su peso.

En el siglo II a C. Agatárquides de Cnido apreció, en referencia a los metales, que su precio estaba regulado por la disponibilidad, es decir, por su oferta relativa. La progresiva ampliación del mercado europeo a los suministros americanos y luego a todo el mundo fue lo que elevó el ratio oro:plata en favor de aquél. Según la webelements, la relación oro:plata en la corteza terrestre es de 1:25,8; según otras la relación sería de 1:19.  Isaac Newton no empleó su aguda inteligencia  en estudiar las rocas ni en las minas para dar el precio de cambio del oro y la plata, fue al mercado a informarse y su buen tino aseguró siglo y medio de estabilidad monetaria.

gold silver ratioLa estabilidad en el precio del oro y la plata terminó con el siglo XIX y el definitivo establecimiento del patrón oro en todo el mundo. A partir de ahí, la plata fue progresivamente desmonetizada y dejó de ser un instrumento de pagos y ahorro, perdió valor de uso financiero y se convirtió en un simple metal industrial. Su precio comenzó a fluctuar con el oro con su relación en corteza como máximo.

Los defensores del pico del petróleo y subsiguiente crash mantienen una posición ambivalente cuando no completamente contraria respecto del mercado y en especial del dinero. Por un lado, utilizan los aumentos y descensos de precios -según convenga- como argumento, pero por otro acusan al mercado de falta de lógica.

No es nada nuevo. Hubbert, que pertenecía al movimiento Tecnócrata americano, creía también que el dinero era una unidad de medida ineficiente. Isaac Newton, que acertó a definir una relación monetaria entre la plata y el oro que se mantuvo más de siglo y medio, perdió una fortuna en la burbuja de los Mares del Sur, y dijo aquello de: Puedo predecir el movimiento de los cuerpos celestes pero no la locura de los hombres.

Como bien se colige de la frase de Newton, se confunde la lógica con el predictibilidad. Los mercados son lógicos, aunque impredecibles. Los mercados son instrumentos hipersensibles, siempre nerviosos, incluso histéricos, erráticos, pero no ilógcos. A la gente le agota el mercado porque es como vivir con un hiperestésico, pero esta hiperactividad del mercado es la razón de su ser, que es la de recabar información.

La mayoría de las personas apreciamos y queremos la tranquilidad y la seguridad, la rutina, que las cosas sean siempre igual, y añoramos los periodos de feliz tranquilidad que de vez en cuando nos suceden. Son las épocas doradas, los veranos de la historia.

UK-inflation

Arriba tenéis un gráfico de la inflación en Gran Bretaña desde final del siglo XVII. Es muy interesante compararlo con el gráfico anterior, de estabilidad en el valor del oro y la plata. Mientras el precio de oro y plata se mantuvo fijo, la economía inglesa oscilaba  entre años de inflación y la deflación. El sistema de [billetes y] patrón oro redujo la volatilidad del dinero la libra esterlina ocupó el lugar que había ocupado la plata, cuyo precio pasó a oscilar como el de cualquier otro metal.

Muchos creyeron -todavía hoy- que la estabilidad de precios fue debida al patrón oro e intentaron reintroducirlo tras la 1GM con penosas consecuencias y el fracaso final. Pero lo cierto es que fue al revés: eran la estabilidad de precios y el dominio del sistema financiero mundial por Gran Bretaña las que aseguraban la estabilidad del sistema de [billetes de libra y] patrón oro, como se comprobó una vez Gran Bretaña perdió la una y el otro tras la guerra.

Tras la 2GM el dolar americano ocupó la posición de la libra antes de la 1GM y GB volvió a vivir crisis de precios como siempre, aunque ahora solo en el campo de la inflación. La razón, evidente, es que convertida la libra en dinero fiduciario, los gobiernos de UK -y de todo el mundo, como vemos hoy- podían emitir cantidades ilimitadas. Era el sueño del rey Midas. Había además otro factor que animaba a los gobiernos de posguerra a evitar la deflación: el horror a caer otra vez en la depresión deflacionista en la que había surgido el nazismo. Las teorías económicas de Keynes ofrecían la justificación intelectual del sistema.

Petróleo, hierro y oro: precios y valor.

Volvamos a lo concreto. ¿Son estúpidos los mercados? Muchos creen que sí. Intentaré demostrar que no es así.

Como dije en la entrada anterior, el problema de los precios es que nos informan tanto de lo que valúan como de la moneda utilizada, y a través de ésta de su contexto económico, así que su información a menudo resulta confusa. Por lo demás, en términos generales, los precios a largo plazo tienden a ser estables.

precio tonelada media extraida

La gráfica de arriba muestra la evolución de precio en $ de 1998 de una tonelada teórica representiva de los metales más minados en el mundo (15 en 1900 a 41 en 2000). En la evolución de precios de este mix metálico se advierten de forma bastante claras las rápidas fluctuaciones de precio que reflejan las diferentes etapas económicas del siglo – preguerra y IGM, años 20, Gran Depresión, Pax Americana, Crisis del Petróleo y años 90- y la estabilidad general de los precios a largo plazo.

Si nos fijamos ahora en el detalle de los dos metales más importantes de la minería, el oro (precioso) y el hierro (industrial):

precio hierro 98

cotizacion oro a p cte

Y lo comparamos con el petróleo (que no está incluido en mix anterior, solo de metales).

precio oil 98

Vemos que, aparentemente, no hay gran diferencia. Salvo ligeras diferencias, los precios particulares responden a un patrón general. Los tres recursos soportaron una dramática subida de precio en 1973 y a partir de ahí su comportamiento ha sido muy similar. A quienes valoran el mercado de petróleo atendiendo a los precios resulta muy evidente que hoy venimos de una crisis de las materias primas como la de los setenta, una crisis de recursos. Les resulta increíble que otros no veamos semejante obviedad.

La expliación inmediata -y aparente- del comportamiento parejo de los precios del petróleo y los metales es que al subir aquél -la energía- se encarecen los costes de producción de los demás recursos. A este argumento se puede objetar que la factura de la luz poco tiene que ver ya con el precio del petróleo y que en realidad los precios considerados descuentan la inflación, pero tampoco serían objeciones muy adecuadas, pues la objeción fundamental es a la totalidad: no funciona así, el mercado no es inteligente en ese sentido, no transmite información sobre costes ni reflexiona sobre balances, el mercado es un órgano sensible que tantea la oferta y la demanda.

Además, este tipo de explicaciones mecanicistas resultan muy poco explicativas, o requieren de un montón de complicados y engañosos engranajes añadidos para llegar a las conclusiones apetecidas, o quizá, quien sabe, la complicación es para esconder el engaño:

Por ejemplo, según AM Turiel, las oscilaciones de precios son la señal de una economía agónica y pronta a hacer crash. Lo explica más o menos así: las subidas de precios causadas por la escasez provocan crisis y depresiones de la actividad económica que generan caídas de demanda y subsecuentes caídas de precios que son aprovechadas para aupar la actividad económica un poco más arriba para volver a empezar.

Resulta chocante que un físico haya podido crear semejante sistema económico, que funciona como una cinta de Moebius.

cinta moebius escher

Según se explica, cada nueva fase de crecimiento se basa en la caída precedente, pero el sistema en conjunto cada vez produce más y más y su entalpía es cada vez mayor. ¿Y cómo arregla Turiel semejante entuerto? Pues haciéndolo implosionar cuanto antes, claro, en un día por llegar, pero pronto… en uno o dos años…  Así tenemos una bella paradoja encerrada en un grandioso Big-Bang petrolero. Visto y no visto. Todo fue una simple ilusión, un truco.

Ya hace 22 siglos Agatárquides advirtió que el precio era una función inversa de la abundancia relativa. Ambas variables, producción y precio, definen el valor de una mercancía. Para tener una medida absoluta del valor deberíamos medir el precio respecto a un absoluto, cosa bastante improbable, se mire como se mire. Todavía hoy muchos creen que el oro pueda ser ese absoluto, aunque ya mucho antes que Agatárquides y que la fábula de Midas, la Biblia advirtió que el becerro de oro era un ídolo hueco, un falso Dios. Lo más semejante al absoluto a lo que podemos aspirar es la totalidad, y lo más parecido que tenemos a la totalidad es el PIB.

Produccion oro hierro petroleo

Según el Madison Historical GDP Data de 1900 a 1912 el PIB del mundo se ha multiplicado por 33. Antes de la 1GM, el valor de la producción de oro, hierro y petróleo era del 0,1-0,2 %. Un siglo después, , el valor medio de la producción de oro (años 2000 al 2012) era del 0,08 %, del hierro del 0,18 % y del petróleo del 2,35 %. En 1979-1980, el valor del petróleo producido llegó a rozar el 7 % del PIB.

Produccion petroleo PIB y ajustes

El gráfico del valor muestra lo lejos que hoy estamos de aquél shock petrolero a pesar de que los precios en términos constantes hayan sido semejantes. En realidad, el calentón chino por las materias primas que tuvo su cenit los años 2011-2012 fue semejante al calentón económico de los años 74-78, pero no llegó a la catástrofe de 1979. Pero el registro de valor sugiere una cosa que creo es tanto o más interesante: que el valor económico del petróleo no ha dejado de subir desde 1900 y lo ha hecho de forma exponencial.

Como Madison solo da datos de PIB mundial para 1900 , 1913, 1940, 1950 y siguientes, la serie está muy coja en la primera mitad de siglo XX. En la segunda mitad, además, la crisis de 1973-1985 es un verdadero pegote. Si eliminamos esos años de 1973-1985, el valor del ajuste sube a un R2:0,84, ya bastante aceptable.

La economía del crash o del mercado.

La visión social de los apocalípticos del crash y el decrecimiento es claramente regresiva: trueque, pagos en especie y relaciones sociales basadas en redes clientelares personalistas. Ellos ven en la economía de mercado una máquina estúpida, ineficiente e injusta que solo sirve para concentrar le capital.

Lo que yo veo es otra cosa: creo que mediante aumentos de precios repentinos y exponenciales el mercado transmite mensajes al sistema productivo para corregir tendencias a largo plazo en uno u otro sentido. En mi opinión, cuando más nervioso se muestre un mercado más difícil será que caiga en una trampa de producción y al revés, cuanto más estables sean los precios más fácil será que sobrevenga un gran ajuste repentino por una sobredemanda de producción. Por eso los veranos de la historia suelen acabar con inesperadas tormentas.

De 1900 a 2012 las diferencias entre máximos y mínimos de los precios medios anuales del hierro, oro y petróleo fueron de 4, 6 y 8 veces, mientras que la producción se multiplico por 30 (igual que el PIB), 7 (4 veces menos que el PIB) y 220 (7 veces menos que el PIB) respectivamente. Cuando mayor es el shock, mayor es el giro imprimido a la tendencia productiva.

El shock petrolero de 1979 cambió un crecimiento exponencial de la producción a un crecimiento lineal. Habrá que esperar unos años para confirmar el efecto de la última burbuja de precios en las tendencias de producción, pero lo más probable que será menor que el del 73.

Atendiendo al gráfico del valor del petróleo en % PIB es evidente que hoy la economía depende más del petróleo que en 1970, pero es erróneo suponer que esta dependencia nos hace más vulnerables energéticamente. En la década de 1970 el 40 % de la energía primaria procedía del petróleo y hoy supone un 27 %, la mayor parte dedicada al transporte. Un avance tecnológico sufiente en las baterías podría reducir la demanda de forma

Como dije en la última entrada, el petróleo está dejando de ser una fuente de energía para transformarse en una materia prima más de la que se obienen cauchos sintéticos, asfaltos, medicamentos, plásticos, y un sinfín de productos, incluso comida. Hoy el petróleo es la materia prima más versátil que existe y su precio multiplica el de otras fuentes de energía primaria, principalmente el carbón. Todas estas utilidades son las que dan al petróleo su valor añadido y creciente. Si la producción de petróleo no cubre la demada en alguna de estas utilidades, el precio aumentará de forma nerviosa y el petróleo será sustituído allí donde tenga mayor competencia; se usarán otros productos como base de los plásticos o los mismos objetos serán fabricados con otros materiales, la gente comenzará a comprar coches eléctricos y los enchufará a sus propias redes, el encarecimiento del transporte hara la fabricación local más competitiva con la ayuda de las impresoras digitales e internet…

Tras la crisis del petróleo de 1979 la nación industrial que sobrepujó a las demás no fue EEUU ni UK sino Japón, que importaba la totalidad de su petróleo. Hay miles de variables, millones de productos y miles de millones de casos y en alguna parte está la mejor solución para cada uno. La solución global solo puede ser un inestable equilibrio. Lo que yo creo es que no hay tecnocracia capaz de gestionar semejante sistema ni asegurar lo que vendrá. Será el mercado, con su nervisosismo, su hipersensibilidad y su hiperestesia el úncio capaz de procesar toda esa información y hallar una respuesta económica, inevitablemente temporal, efímera.

Así que el mundo sigue girando y en transición.

78. El precio del oro hoy y en los últimos 115 años.

Hace ya dos años, y en referencia al proyecto minero de Corcoesto, predije que esta explotación estaba condenada porque el oro bajaría y el proyecto estaba condicionado a un precio superior a 1300 $/oz.

De Corcoesto ya ni se sabe y el oro bajar bajó, pero menos de lo que yo esperaba. En verano de 2013, un par de meses después de hacer mi pronóstico, la caída del precio del oro se estancó en torno a los 1200 $/oz y de ahí no hay quién lo saque.

cotizacion oro2

¿Qué ha pasado?

El caso es que esta estabilidad es muy sospechosa. Las denuncias de manipulación son cada vez más insistentes (aquí, aqui, aquí o aquí). Y por supuesto no faltan interpretaciones  apocalípticas o y noticias raras manejadas por especuladores más o menos interesados.

¿Puede manipularse el mercado del oro?

Desde luego que sí. Y hay un precedente bien documentado. En la década de los 70 dos millonarios tejanos manipularon el precio de la plata atesorando enormes reservas y futuros. Es cierto que el mercado del oro es mucho mayor que el de la plata, pero los hermanos Hunt no hicieron su jugada con el oro porque estaba prohibido por ley, si no hubiera sido así, lo habrían intentado, al menos.

Lo interesante es que la mayoría de las personas que denuncian la manipulación, gente que seguro que conoce la jugada de los Hunt, acusan hoy como responsables a los bancos centrales de forzar el oro a la baja, justo al revés que entonces.

Yo, sin embargo, creo que el precio del oro está sostenido al alza.

La situación hoy.

1.- Para empezar, la actual estabilidad truncó una caída de precios, no una subida, así que lo más fácil es pensar que la estabilidad actual es un freno de esa caída, no el tapón de un posible rebote.

cotizacion oro a p corriente

2.- Y lo cierto es que ya no en dólares corrientes sino en dólares constantes, el oro está muy caro, multiplica seis veces el precio medio de los últimos ciento quince años y con anterioridad a la presente crisis, solo en 1980 y 1981 tuvo un precio medio comparable.

cotizacion oro a p cte

El mercado de minerales. 

Los registros históricos nos dicen que el mercado de minerales:

1.- Los precios medios a largo plazo son estables, si bien repuntan en las crisis.

precio tonelada media extraida

Precio anual de la tonelada media extraída (15 a 41 minerales de 1900 a 2000).

2.- El precio relativo de los diferentes metales es inverso a su abundancia en corteza. Así dicho puede sonar raro a alguno, pero es simplemente que lo escaso es más caro y lo abundante más barato. Claro que esta relación estadística es doble-logarítmica, por lo que en la escala aritmética en que nos movemos hay una enorme libertad para subidas y bajadas de precios, lo bastante grande para encajar todas esas fluctuaciones de precios que revolucionan los mercados a corto plazo.

La situación en perspectiva.

En 2012 el precio medio de una onza de oro fue de unos 1.050 dólares (de 1998), unos 50 menos que el año1980. Pero incluso la burbuja de precios del oro que acompañó la crisis del petróleo fue más efímera que ésta que acabamos de vivir comenzando el siglo XXI, con valores máximos por encima de los mil dólares por onza durante casi tres años. Todavía hoy, en 2015, seguimos en valores en torno a 825 $98/oz, mayores que los del año 79 o 81. Sin duda este robusto pico de precios en torno a 2012 fue fortalecido por la gran crisis de 2007 -como aquél de 1980 lo fue por la de 1979-, pero la crisis de 2007 no es la causa de la burbuja, pues esta comenzó el año 2001, lo mismo que la financiera.

Y a esto voy ahora. El problema del precio es que es una variable relativa, lo que a menudo se olvida. Si leemos en una gráfica la evolución de precios del oro en dólares, leemos lo que le pasó al oro pero también lo que le ocurrió al dólar y, de un modo más profundo, no solo al dólar, sino al propio dinero.

Incluso cuando medimos en dólares constantes estamos midiendo una variable con otra y las variaciones que vemos son una combinación de las valoraciones que en cada momento se hicieron de ambas.

Hoy, la marea de crédito con que los bancos centrales han inundado el sistema financiero tras la última crisis supera en órdenes de magnitud lo que comunmente entendemos y manejamos como dinero. Las cantidades de oro que se negocian en futuros, como simple papel especulativo, superan con creces todo el oro físico atesorado por la humanidad. Resulta difícil saber qué clase de juego económico es este.

Así que para decidir si el oro está caro o barato, debemos entender con qué lo comparamos.

El precio del oro en barriles de petróleo.

Los precios del oro hasta 2012 son de USGS y los de 2013 y 2014 de aquí. Los de petróleo los tenéis aquí o aquí.

precio barril petroleo en oro

Realmente lo que vemos en el gráfico es el precio del barril de petróleo en oro, pero es que así se ve mejor. Y tiene más sentido. Tiene todo el sentido: el valor del petróleo minado el año 2013 multiplicó por 25 el del oro.

valor mercado petroleo vs oro

Antes de la IGM el mercado del petróleo en el mundo era menor que el del oro, desde entonces, no ha parado de crecer.

precio medio barril petroleo en oro y varianza

Desde 1900 el petróleo se ha movido en dos escalones de precios respecto del oro, 1,5 g por barril y 2,5 g por barril. El primer periodo de petróleo caro tuvo lugar entre 1916 y 1926. Este periodo coincidió con el inicio de aplicación masiva del motor de explosión al transporte: automóvil, aviación y marina.

En la Gran Depresión el precio del petróleo se hundió a 1 gramo por barril. El oro estuvo entonces más revalorizado que nunca.

Hoy, con el barril de petróleo a 60 dólares y la onza (Troy – 31,1 gramos) a 1200 $, el precio del barril es de nuevo de 1,5 gramos de oro. Si nos atenemos a lo ocurrido los últimos 115 años, sólo un colapso industrial semejante al de 1930 podría hunidr aún más el precio del petróleo. En cualquier caso, no pareece que vaya a salir de este entorno de 1,5 g oro al menos en una década.

Pero para lo que nos interesa: Hoy el oro está caro respecto del petróleo.

El precio del oro en toneladas de hierro.

Los precios de hierro son de USGS hasta 2012 y pra los siguientes de aquí.

precio ton hierro en oro

Pues ahí lo tenéis. El histórico muestra bien claro un precio máximo de 2-3 g de oro por tonelada de hierro. No me enredo con el resto de lo que se ve, aunque es digno de estudiar la enorme joroba que muestra la inflación subyacente que el sistema de dolar-oro de Bretton-Woods generó sobre los precios industriales en la (para muchos) arcádica posguerra (Pax Americana). Pero el rufián de Nixón sacó el tapón del dólar-oro y esa inflación latente se desbordó en los setenta y ochenta. Aunque estas son otras historias y lo que interesa es ese techo de precios de 2-3 gramos de oro por tonelada de hierro.

precios hierro

Arriba tenéis la evolución mensual del precio del hierro los últimos cinco años. Sigue la pauta de casi todos los metales culminando la burbuja de precios que comenzó con el nuevo siglo. Si comparáis con la primera gráfica del oro, se hace evidente la disparidad de caminos desde el verano de 2013. Y el resultado es que hoy la tonelada de hierro está a 60 dólares y la onza de oro a 1.200, de modo que hoy bastan 1,5 g de oro para comprar una tonelada de hierro. De mantenerse, sería el precio medio de oro más alto de los últimos 115 años.

Así que, también comparado con el hierro  está carísimo el oro.

Conclusión:

El oro está caro en dólares nominales, dólares constantes, en barriles de petróleo y en toneladas de hierro. Está en valores máximos se mire como se mire y difícilmente subirá de ahí. Como muchos analistas creen, muy probablemente los bancos centrales son los responsables de la extraña estabilidad del oro. pero su masiva intervención no estaría, como creen, impidiendo la subida de los precios del oro sino, precisamente, su caída.

Pero, más tarde o más temprano caerá, junto con todo lo demás. Veremos.

AÑADIDO 08/06/2015

Sobre la extraña manipulación estabilidad del precio del oro, creo que tengo ya una posible respuesta.

Las sospechas de manipulación (1, 2, 3 o 4) venían a coicidir en que el mercado intradía de futuros en occidente está valorando el oro a la baja mientras que, en Asia, los mercados -sobre todo China- compraban de noche (de día allá, claro) todo el oro físico que podían empujando la cotización al alza. Como resultado: el equilibrio.

El caso es que quienes creen que el oro está infravalorado (la mayoría de quienes hablan de manipulación, me parece) suponen que como hay una demanda de oro “real”, esto es “físico” y una oferta financiera, esto es “virtual”, hace una analogía y cree que la tendecia “real” del precio es al alza, de modo que la manipulación tiene por objeto bajar de modo “ficticio” el precio del oro.

Pero:

Hace unos meses me había llmado la atención la noticia de que Draghi, en apoyo de su QE, declaró que el BCE compraría cuanto valor fuese necesario para apoyar la política de estímulo con una llamativa excepción: el oro (5,6).

¿Por qué: todo salvo el oro? Pues creo que esta es la respuesta: para que lo compre China. China acaba de poner en marcha su banco internacional apoyada por UK y Europa, ha comenzado a ejercer de inversor internacional y según los titulares de medio mundo se prepara para ejercer su nuevo papel de superpotencia económica, atrayendo a su órbita a Rusia, por ejemplo.

Desde hace dos años, coincidiendo con la estabilización del oro en torno a 1.200 euros, el mercado da noticias de una descomunal transferencia de oro de Occidente a China. Es imposible, por supuesto, que los bancos centrales desconozcan esta realidad, y es mucha coincidencia que unos (sobre todo Europa) hayan decidido vender cuando otros deciden comprar. O es un pulso o es un acuerdo. Como el mercado está estable, yo creo que es un acuerdo.

Si finalmente los EEUU ceden y reajustan las relaciones de poder en el FMI para dar cabida a China tal y como, por ejemplo, pide el especulador George Soros, entonces veremos como -quizá ya a partir de octubre- el oro vuelve a fluctuar… y como defendí… a caer su precio en dólares (constantes).

AÑADIDO 14/04/2016

Bueno. Increíble, pero cierto. Deutsche Bank acaba de declararse culpable de manipulación del precio de la plata en colaboración con HSBC y ScotiaBank. Veremos hasta dónde llega el asunto. Y a ver qué pasa ahora con el precio del oro…

Por cierto, la plata está hoy a precios nominales de 2008 en dólares, lo que pondría el oro en torno a los 850$. ¿Lo veremos pronto?

AÑADIDO 26/04/2016

Bueno, pues ya van saliendo más y más noticias de la manipulación del oro y del uso que China quiere hacer de este metal como argumento de su propio sistema financiero [1,2]

Está claro que es China la que sostiene el valor del oro. Lo cierto es que para China -que domina la vieja economía de producción, -es decir, la de costes marginales de producción crecientes-, tiene sentido usar el patrón oro y puede darle algunos beneficios extra en esta coyuntura de crisis mundial. A largo plazo, sin embargo, si quiere transformarse en una economia cultural -de costes marginales de consumo crecientes- como las economías avanzadas tendrá que olvidarse del oro y pasasrse al dinero fiat, como las econom´ñias desarrolladas.

Para entender la crisis que vivimos es una crisis de cambio de modelo, de economía de costes marginales crecientes en producción a costes marginales crecientes en consumo: la Ley de Agatárquides se ha invertido.

Bastan unas cifras para ilustralo. La producción de oro mundial es hoy de unas 3.000 Tn; a 40 M$/Tn, todo el oro producido en el mundo cuesta 12.000.000.000 $/año. El PIB de China está cercano a los 10.000.000.000.000. $, por lo que la producción de todo el oro del mundo apenas es una milésima de las producción de la economía china.

Para los dirigentes de la economía china, que acumula una barbaridad de excedentes y está absolutamente estatalizada e intervenida, no es ningún problema hacerse con un mercado así, y aún más, hacerlo es totalemente congruente con su propia filosofía intervencionista. Pero los desequilibrios de precios del oro con el resto de commodities se disparan , y aunque las incertidumbres del mercado por la crisis global puede ayudar de momento (1 g de oro ya paga 1 barril de petróleo, lo que sólo ocurrió durante la Gran Depresión), a la larga sostener el equilibrio del yuan/oro se convertirá en una sangría, como lo fue para los EEUU en 1971 o para la libra británica tras la IGM.

Carcavas mineras Radovin 2

65. Un castro, quizá dos, o tres, y hasta minas romanas en el Adriático. Alrededores de Zadar. Croacia.

Este verano pasé unos días en Croacia. Desde la carretera, camino de Pag para probar su famoso queso, unas siluetas me resultaron familiares. Eran las típicas plataformas castreñas, bien evidentes en el pelado paisaje de la zona.

Liube Castrum

Ni me paré a hacer foto, pero de regreso no pude dejar de buscar en Google Earth y ¡sí, allí estaban, no dos, sino tres asentamientos!

castros de cabo Ljubljana

Y mi sorpresa fue mayor aún al ver que una de ellas llevaba el nombre Castrum Liube, tal y como se la conocía en el siglo XIII, cuando una fortaleza templaria de la que hoy quedan apenas unos muros de su iglesia se levantaba sobre este antiguo castro. La población del castro Gliube o Liube, en el cabo Ljublanja vivió unos siglos de esplendor como disputada base comercial hasta ser completamente abandonada por los venecianos en el siglo XVII.

ruinas medievales de Liube

Como quiera que fuese, templaria, napolitana o veneciana, el topónimo denunciaba a las claras su inicial hábitat romano. Una plataforma secundaria al sureste del castro señala quizá un poblamiento medieval de los buenos tiempos, y entre ambas se conserva todavía bien marcado el foso defensivo del castro. para que os hagáis una idea, de parte a parte, lla línea roja tiene 330 metros.

Castrum Liube

Bueno, aquí os dejo imagen ampliada de la segunda y tercera plataformas, situadas a 0,8 y 1,6 km al sureste de Liube y de unos de 130-150 metros de diámetro cada una, es decir, muy semejantes en tamaño al Castrum Liube.

Posible castro al suroeste de Liube

posible tercer castro al sureste de Liube

Por supuesto, al ver estos tres castros tan potentes y próximos no pude dejar de recordar los relatos de Plinio al describir el oro del Imperio en el Libro 33:

Por un golpe de suerte poco frecuente, a veces [el oro] se encuentra directamente en la superficie de la tierra, como hace poco en Dalmacia, durante el principado de Nerón, obteniéndose por día hasta 50 libras. Cuando de este modo se encuentra el oro en la superficie del suelo, lo llaman talutio, si también se encuentra debajo tierra aurífera. Por lo demás, los montes de Hispania, áridos y estériles y en los que no crece ninguna otra cosa, son forzados a producir esta riqueza

 ¿Habría minas de oro en las proximidades? Pues yo creo que sí, unos 8 km al sureste de Castrum Liube se encuentra la aldea de Radovin.

Monte al norte de Padovin

Fijaos en las cárcavas del monte al norte del pueblo, son estas:

Carcavas mineras Radovin

Y ahora fijaos en la extraña forma circular todavía más al norte.

Monte al norte de Padovin 2

O este vaciado en la cima de un monte como 1 km al sur:

mina en cima de monte de Radovin

El cuadrado azul es una señal de foto de Panoramio, en concreto, ésta:

Carcavas mineras Radovin 2

Supongo que la evocación a las Médulas está clara. Hay más cosas, pero, por el momento, esto es lo principal. Creo que todo estos restos son huellas de minería romana, aunque no he encontrado ninguna referencia. Intentaré  saber más.

Ep Pro WOMEN’S SHORT SLEEVE ZIP POLO WITH ZEBRA PRINT INSET
iphone 5 screen replacement His Web site states

How to Make a Baby Name From Parents
handbag fashion Pilar Roa and Edgardo Luengas

Top 10 most expensive celebrity engagement rings
ReVamp Wholesale Lindsay Lohan Fashion Show and Finger Message in Court

The Master Antioxidant Page 1 of 2
buy instagram followers pay and receive the goods

Tall Women and High Heels
model cars water repellent shafts

Kanye West disses New York sidewalk fashion via Twitter
no no pro even a brunch

Online Shopping For Ladies Bags
kamagra old silk taste

Reasons Why People Gain Weight
no no pro techie outerwear away from isaora

59. Trincheras en Gondomar y la última fiebre del oro de Galicia.

¿Donde puedes encontrar una trinchera de más de un kilómetro de longitud y 6, 7 y hasta 8 metros de profundidad, atravesando zonas pobladas pero a la que nadie hace ni caso?  Pues por de pronto, en Gondomar.

Hasta esta trinchera me trajo Gustavo, de masquepetroglifos, hace ya un par de años. Ahí la tenéis, en el mapa de pendientes. Se la conoce como Camiño Real, quiza por partir del entorno de Pinar do do Rei, posiblemente el origen del actual monte comunal de Pedra Moura.

A pesar del nombre de Camiño Real, estaba claro que no es ningún camino, ya que carece de funcionalidad como tal. Excavada con perfil en V, hasta 8 metros bajo la topografía original, en algunos lugares apenas podría caminar una persona por ella y no tiene sentido semejante excavación para hacer un camino peatonal del que además no podrías salir hasta recorrerlo por entero o casi.Está claro que, aunque en algún algún momento o ne algún tramo hubiera sido utilizada como camino, no es su razón de ser.

El problema es que esta enorme trinchera tampoco tiene sentido minero ni geológico y, en realidad, no parece tener ninguna utilidad, lo que por otra parte explica que nadie le preste atención.

Otro problema es la edad de esta trinchera. ¿Cuándo se excavó? No parece muy antigua y no puede serlo, ya que conserva los taludes demasiado escarpados, a veces prácticamente verticales, aunque por lo general su perfil es en V. Sin embargo, nadie de la zona pare recordar o tener idea alguna de cuándo se pudo haber excavado. De hecho, no hay en la zona demasiada conciencia de que esta trinchera esté ahí, parece que haya sido completamente olvidada.

La primera pista nos la dio el Sixpac. La trinchera se dispone en el margen del monte comunal, de modo que, a falta de nada mejor, en principio valoramos si podía tratarse de un megafoso para marcar el monte e impedir su apropiación por los vecinos particulares, cosa que, según se ve en el parcelario superpuesto de Sixpac, tampoco logró. ¿Podía ser esta trinchera un límite del monte comunal? Desde luego, como linde es bastante bestia, pero no teníamos una explicación mejor.

La hipótesis de la trinchera como linde venía un tanto cogida por los pelos, aunque todo alrededor de esta enigmática excavación era bastante extraño. De ser así, su origen podría remontarse quizá a los siglos XVIII-XIX, cuando la enorme presión demográfica en Galicia extendió el cultivo hasta el último recuncho aprovechable y desembocó en uno de los minifundismos más exagerados del planeta. Pero siendo algo de hace uno o dos siglos, también nos parecía raro que no hubiese quedado memoria de ello, de ese “asalto al monte” por parte de los agricultores de la zona.

En éstas andábamos cuando Gustavo se fue de excursión al Rosal y volvió con las fotos de una trinchera semejante, de la que sí estaba claro quién la había construido y con qué finalidad.

Lo que Gustavo encontró en O Rosal era un foso o trinchera defensiva -militar- de la serie de fortificaciones construidas en ambos márgenes del Miño durante las guerras entre España y Portugal en el siglo XVII, cuando los portugueses se independizaron de la corona española y reinstauraron una propia.

Ni hay noticia alguna de luchas con Portugal por tierras de Gondomar ni nos parecía que la gran trinchera de Donas tuviera una finalidad militar, pero sí nos dieron una referencia de cuándo pudiera haber sido excavada por la similitud en la factura: siglo XVII. Y ya puestos en el siglo XVII, nos saltó la liebre, o más bien la fiebre, en concreto la Fiebre del oro que desató Pedro Vázquez de Orxas. ¿Pudo haber sido excavada la trinchera en busca del oro romano?

Comenzando el siglo XVII el licenciado Pedro Vázquez de Orxas obruvo una cédula real de la corte de Felipe III que le autorizaba a desenterrar las tumbas de los famosos galigrecos, es decir, os tesouros dos Mouros, para sacar de ellas el oro que pudiera encontrar. Como era de esperar, las noticias de ouros e tesouros corrieron como la pólvora por todo el país y Galicia sufió una fiebre desvalijadora de cuanto yacimiento arqueológico fuera sospechoso de guardar un tesoro, o sea, todos los conocidos o por conocer.

La fiebre del oro levantada por Pedro Vázquez se centró en los yacimientos arqueológicos pero en realidad formaba parte de una burbuja  minera más amplia,  avivada tanto por las experiencias americanas como por la difusión de la cultura clásica y las noticias de aquella ingente riqueza minera hispano-romana que empezaba a reconocerse legendaria.

Así que es posible que con la fiebre por descubrir los tesoros bajo las sepulturas antiguas se iniciase otra por re-excavar en los viejos lugares con huellas de minería romana tal y como sucedió en otros sitios de España, sin discernir demasiado entre descubrir un tesoro enterrado o dar con una enorme veta de mineral, un nuevo Potosí. Así, por ejemplo, entre las noticias que el licenciado Vázquez de Orxas le envió a Felipe III se puede leer:

Lo otro es que mi parte se ofresció hacavadas de benefiçiar las sepulturas que tienen ynterés, y queda registrada la parte de Su Magestad y costos e costas servirle en pnerle en uso y poliçia el beneficio de dos minas de plata que ha Su Magestad descubierto entre las villas de Caldas y Padron. 

Dejando a un lado lo oscuro del discurrir de Vázquez de Orxas, que no se sabe si es que se hacía un lío o es que era un liante, probablemente ambas cosas a la vez, lo que nos interesa es que lo mezclaba todo en el mismo saco: sepulturas y minas, como si fuera lo mismo. Y es que en realidad lo mismo era para el rey y para aquellos aventureros: la posibilidad de un enriquecimiento fácil y súbito.

Así que por el momento, esta es nuestra mejor hipótesis para explicar estas singulares excavaciones: el alocado intento de reencontrar las legendarias riquezas mineras de la Hispania romana mediante el peregrino procedimiento de reexcavar en los sitios donde estos primeros ciprianillos se encontraban o sospechaban de huellas de minería antigua.

Esta hipótesis nos permite explicar la disposición de las trincheras dentro de las zonas comunales, montes que en el pasado fueron señoriales, es decir, de administración del señor feudal en nombre del rey. Y de forma indirecta también explican su asombrosa escala: un noble local bien podía disponer de la fuerza de trabajo y la autoridad necesaria para semejante empresa.

Además, sí ¡oh sorpresa! la trinchera de O Camiño Real atraviesa una zona con indicios de minería antigua. Se trata, claro, de la ladera oriental del castro de Pedra Moura, que como se aprecia en el mapa de pendientes presenta evidentes huellas de fosos que descienden por la ladera.

Hasta el ahora esas huellas habían sido interpretadas como fosos defensivos (!) o simplemente ignorados, pero a vista la verdadera extensión de los trabajos mineros también ignorados hasta el momento en el Miño-Miñor y en toda Galicia, lo de mirar para otro lado ya no vale.

Vistos en detalle en la zona baja de la ladera, justo donde los corta la trinchera, los surcos mineros se entrelazan como en A Cañiza, aunque aquí tienen mayor tamaño.

Pero esta trinchera de Donas no es el único indicio de reexcavación de posibles restos mineros romanos en Gondomar. También las hemos encontrado en las Fundas de Sarmiento, que es el nombre tradicional la mina romana que se localiza en la villa de Gondomar. Esta mina sí está reconocida y catalogada, aunque como siempre no en su verdadera extensión.

Lo de Fundas de Sarmiento hace referencia a la estirpe del primer conde de Gondomar, Diego Sarmiento de Acuña, e indica una especial vinculación de este yacimiento con alguien de esta familia. Esto, claro, nos hace sospechar a Gustavo y a servidor que alguno de los Sarmiento pudiera haber rebuscado en el siglo XVII el oro romano en esta vieja mina y quizá fue también el responsable de las trincheras de Donas. Como Don Diego fue todo un personaje de su tiempo y su ducado mantuvo un cierto nombre y abolengo, puede que quede algún rastro documental de estas labores. Si fuera así. y alguien tiene la más mínima noticia, a Gustavo y a servidor nos haría muy felices saberlo.

La mina romana de Fundas de Sarmiento ocupa una extensión enorme y dentro del complejo hay incluso un asentamiento minero para los trabajadores.

En realidad las huellas de labores llegan hasta el mismo centro urbano de Gondomar, aunque dudo mucho que en Patrimonio se atrevan nunca a reconocerlo o que a muchos en Gondomar les importe un pepino.Vista la clase de golfos apandadores que pueblan aquel Concello si pudieran enterraban bien enterradito todo el yacimiento ahora mismo y construían encima unos chalets, o unos galpones o lo que fuera. Tampoco es que hayamos avanzado mucho desde los tiempos del conde y el de Orxán.

A lo que importa. Lo cierto es que las excavaciones mineras, aunque muy retocadas, llegan hasta la calle Eduardo Iglesias, que es el centro mismo de Gondomar.

La topografía del complejo minero de Fundas de Sarmiento, estas medulillas de Gondomar, está completamente alterado por numerosas construcciones, rellenos y reexcavaciones más o menos recientes, y algunas cortas, como la de Ripote, en pleno centro urbano de Gondomar, han sido reutilizadas como caminos pero el esquema de arriba muestra que los trabajos mineros, como no podía ser de otra manera, tienen un orden que se manifiesta en una direcciones preferentes de excavación.

En el esquema de arriba muestro en rosa y trazo continuo las cortas principales en dirección N60. En rosa discontinuo posibles cortas en dirección N120, (es decir, la conjugada) y en amarillo tres trincheras modernas, aunque menores, similares a las de Donas y que parecen haber sido trazadas sin ton ni son.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

off a bunch of shirts and jackets
iphone 6 parts Sketch the outfits over the base model

Dentists In Paramus New Jersey
Coach Outlet Stores baked flounder fillets suffering from red

Autmotive Lift Services Offer More Than Just Sales And Accessories
etech parts The less light you see shining through

top fashion trends for spring 2011
model cars Crop leggings are my first choice for the warmer weather

Mount Jewelry Armoire with Mirror
model cars Way too convenient

The Best stylish Cath Kidston Case for iPad 2
no no pro such as Lippanzers

Did I just buy a pair of Louboutins for
electronic cigarettes attributes coming from the typical date persona

Daily Life of Being a Fashion Designer
moncler outlet one size does not fit all
aureo de Augusto

45. El oro del NO hispano y la política romana, II. El Imperio.

El principado de Augusto. 

Las guerras cántabras fueron para Octaviano una campaña de propaganda y justificación. La rapidez con la que las inició deja bien claro que las tenía ya  previstas a la muerte de Marco Antonio.Y de la misma manera, en cuanto venció a los astures en el monte Medulio, se dio no poca prisa en volver a Roma y encumbrarse como Augusto, iniciando su principado aunque la guerra durara todavía otros ocho largos años. Mi opinión es que Octaviano usó esta pequeña guerra de conquista para adquirir un prestigio de benefactor de la República que una guerra civil no podía darle.

Como tantos otros antes que él, Octavio/Octaviano/Augusto sometió a los bárbaros para Roma y ensanchó el imperio. Por grandes guerreros que fueran astures y cántabros, no eran más que un simple reducto, y la guerra contra ellos mucho menos arriesgada que, por ejemplo, contra los bárbaros germanos, britanos o la lejana Partia. Pero además, desde la perspectiva romana, la total conquista de Hispania remataba una aventura en la que tantos grandes generales se habían empeñado, incluyendo a su propio padre político, Julio César. De algún modo, Augusto remataba en Hispania la expansión republicana y la propia historia de la República.

Cayo Julio César Octaviano inició la conquista del último reducto no romano de la península Ibérica el año 29 a.C., a la edad de 33 años, y en los diez años siguientes el ejército romano venció y sometió primero a los astures y después a los cántabros, pueblos ambos que habitaban la cordillera Cantábrica hasta el mar y  sus estribaciones hacia el Duero por el sur. Cuando la guerra se dio por finalizada Octaviano era príncipe y emperador de Roma, con el nombre de Cayo Julio César Augusto.

Muchos autores han incluido Galicia como parte de las conquistas de Augusto y muchos manuales y publicaciones todavía muestran mapas con el avance cronológico de la ocupación romana que mostrándolo así.

Pero ni las crónicas ni los yacimientos arqueológicos ofrecen indicios de operaciones militares en el territorio de la Galicia actual. Como avancé en la entrada anterior, mi opinión es que pese a que Julio César no dejó establecimientos militares al norte del Duero tras su campaña marítima, logró al sumisión de los galaicos y su integración económica al mundo romano a través del comercio con Gades.

Gallaecia, que constituía el flanco occidental de las operaciones de Octaviano, se mantuvo leal a Roma y por ello cuando el futuro emperador venció a los últimos guerreros Astures refugiados en el monte Medulio, dividió la Provincia Ulterior en dos: Bética y Lusitania, quedando la Gallaecia junto a la Astúrica recien conquistada dentro de la Lusitania. Al fin y al cabo, los romanos entraron en contacto con Galicia, por mar o por tierra, desde el sur, a través de la Lusitania.

La lealtad de los galaicos habría tenido sus premios y honores, como la construcción de la Torre de Hércules y las Aras Sestianas, pero de modo más práctico se dejaría notar en la continuidad de las élites locales y estructuras sociales y en algunos otros privilegios.

De lo primero, sería prueba el mantenimiento de la organización territorial estructurada en torno al castellum, el castro, que es totalmente singular y exclusiva de la Gallaecia, y se mantuvo hasta finales del siglo I, con la llegada de la dinastía flavia. Aunque en Asturica e incluso en Cantabria también había castros o castella, allí la organización administrativa territorial se estructuró en relación con la gens, los pobladores, sin mayor precisión. Algunos autores creen incluso que la cultura castreña de Gallaecia vivió su esplendor en las primeras fases de la ocupación romana, en torno al cambio de milenio.

De lo segundo, Lucus Augusti, Lugo, es el único de los 43 municipios hispanos establecidos por Augusto en el cuadrante NO de la península, siendo los más próximos a Lugo, Ébora, por el sur o Calagurris (Calahorra) por el este, cualquiera de ellos a más de 500 km de la Gallaecia. El privilegio galaico sobre el NO peninsular se mantuvo a lo largo de la dinastía julia, y de los 21 municpios establecidos por los sucesores de Augusto, el único situado dentro del cuadrante NO peninsular, Claudionerio, estaba también en la Gallaecia, quizá cerca de padrón o Santiago. Los otros más cercanos al NO peninsular fueron los de Clunia, Uxama, y Termes, en la actual provincia de Soria.(Aquí, página 51)

Estos privilegios municipales y prerrogativas de Gallaecia, una región nada urbana, por otra parte, mantuvieron la impronta administrativa de esta región, que asoma de modo brevísimo entre la victoria del monte Medulio y el regreso de Augusto a Hispania en los años 15 a 13 a. C. y reaparece en la Hispania nova citerior Antoniniana de Caracalla a principios del silglo III, o en la oscura provincia Hispania superior, y sería definitivamente confirmada por la reforma de Diocleciano hacia el 284-88.

Como dije también, el Imperio Romano no tenía una frontera precisa como las actuales, y más bien hay que pensar en áreas de influencia, ejercidas las más de las veces mediante pactos y vínculos personales. Y estos vínculos y pactos, heredados y transmitidos de generación en generación, funcionaban también dentro de las fronteras del propio imperio dando solución de continuidad a la primacía política de la Gallaecia en el cuadrante NO peninsular para emerger, al cabo de los siglos, como provincia por derecho propio y con una influencia creciente hacia el este, llegando el obispo Hydacio a escribir que el emperador Teodosio había nacido en la Gallaecia porque lo había hecho en Cauca, la actual Coca, en la provincia de Segovia.

Todo esto tiene relación con la minería porque, quizá, si es que el proceso de romanización de la Asturica se hizo, al menos en un primer momento, bajo tutela administrativa y política de una Gallaecia más romanizada e integrada en el Imperio, quizá mediante una dependencia clientelar, y que mantenía unas relaciones comerciales de siglos basadas en la minería del estaño, es razonable pensar que las rutas de exploración y explotación minera hubieran ido de oeste a este, y no de este a oeste. Lo que digo es que lo razonable en este caso es que la exploración y explotación minera de la Asturica hubiera sido aboradada desde el mar hacia el interior, remontando los ríos, empezando por el Miño o el Sil.

Desde los trabajos de Domerge, en los años 60, el estudio de la minería aurífera romana en Hispania se ha centrado en la zona oeste de Castilla y León, focalizando el interés público hacia las extensas explotaciones de Las Médulas, en la cuenca del Bierzo, las mayores de la península y puede que de todo el Imperio. En los últimos años se han ampliado las investigaciones hacia la comunidad de Asturias y, en menor medida, hacia Galicia, pero la propia dinámica de los descubrimientos y la menor entidad de las minas de la zona litoral parecen colocarlas en una relación de dependencia, o quizá de subordinación, de las leonesas. Así, Sánchez-Palencia y su grupo del CSIC situan los inicios de minería aurífera de todo el NO en relación con los vestigios arqueológicos de esta zona, fechándolos hacia el final del reinado de Augusto, hacia el año 15 d.C. Brais Currás, arqueólogo de este grupo, en su trabajo sobre la minería del Baixo Miño, avisa que no existe ninguna huella firme de minería del oro prerromana en la zona, dando por hecho que esta zona es una extensión de la zona central minera de los montes galaico-leoneses y que sólo puede entenderse en relación a aquella.

Pero el caso es que suponerlo al revés, es decir, que la minería astúrica hubiese sido una extensión de la galaico-romana ayudaría a entender la participación de unos supuestos vencidos en los beneficios mineros, tal y como se desprende de la crónica de Floro, entre los siglos I y II.

Así pues mandó que se explotase el suelo. Con  ello los Astures, explotando la tierra esforzadamente, comenzaron a darse cuenta de sus recursos y rquezas, aunque en principio tratan de adquirir todo esto para otros. 

En concreto, la migración de mineros de la Gallaecia a la Asturica explicaría la naturaleza jurídica libre e indígena de la mano de obra de las grandes minas leonesas, según consta en los escasos restos epigráficos, o de la proliferación y enjambre de nuevos castros en estas zonas mineras, que vendrían a reproducir formas de asentamiento y organización social características de las zonas de donde procedían los mineros galaicos del occidente.

Vespasiano y la edad de oro: los emperadores hispanos. 

El año 69 fue el de los cuatro emperadores: Galba, Otón, Vitelo y Vespasiano. De los cuatro, tres fueron apoyados en sus pretensiones por las provincias hispanas. Aquellos fueron meses de de grandes desórdenes en todo el imperio y guerra civil. Al terminar esa convulsión, la dinastía que gobernaba el mundo había cambiado. Vespasiano y sus dos hijos, Tito y Domiciano, la corta dinastía flavia, gobernaron del año 69 al 96.

Vespasiano pagó sus apoyos hispanos mediante el extraordinario privilegio de otorgar la ciudadanía latina a la península Ibérica por entero, que así se adelantó casi siglo y medio al resto del Imperio. El hecho es aún más excepcional por cuanto incluía tanto las zonas más romanizadas y de más antiguo como las amplias áreas escasa y recientemente romanizadas del norte peninsular. El juicio de Plinio, amigo personal del emperador, no deja lugar a dudas.

En los años en que la República sufrió las turbulencias de los desórdenes políticos, el emperador Vespasiano Augusto concedió a toda Hispania el derecho latino.

La relación entre la concesión de la ciudadanía y los desórdenes es incuestionable. Vespasiano, a quien los romanos consideraban un hombre avaro y hoy podríamos tener por un gestor aceptable, pagó el apoyo de las provincias Hispanas con la ciudadanía y bajo su reinado se construyeron en Gallaecia las llamadas Vía Nova de Braga a Astorga y la Via XX por la costa, que recorrían y articulaban las zonas mineras de la costa con las del interior de la provincia.

De lo recibido a cambio de la ciudadanía latina no puede haber muchas dudas, oro y plata para los ejércitos en el peligroso trance de la sucesión. Porque, ¿qué otra cosa podrían ofrecer estas provincias más que dinero? Según Plinio, al que el propio Vespasiano nombró Procurator Metallorum, escribió en su Historia Natural que las minas del NO rendían unas 20.000 libras de oro al año, unos 80 millones de sestercios, suficiente para pagar el coste anual de seis legiones normales o cuatro pretorianas.

El caso es que tras los flavios, y con el interregno del itálico Nerva, a quien la guardia pretoriana casi obligó a renunciar en favor de Trajano, el año 98 se inició al fin el gobierno de la dinastía hispana: Trajano, Adriano, Antonino Pío, Marco Aurelio y Cómodo, cuyos reinados señalan la edad de oro del Imperio Romano, una edad de oro en la que sin duda estuvo financiada por el oro del NO hispano.

El colapso: de los Antoninos a los Severos, emperadores de Oriente. 

En tiempos de Augusto, los gastos civiles y militares corrientes de la administración del imperio, sin contar las obras públicas, se han cifrado de 500 a unos 1.200 millones de sestercios, la mayor parte de los cuales iba destinado al pago de las legiones y licenciamiento de veteranos. No parece haber dudas de que estos gastos fueron incrementándose con sus sucesores, y Suetonio dejó escrito que Vespasiano reconoció en una ocasión que el imperio necesitaba 4.000 millones de sestercios para seguir funcionando.

En comparación con estas cifras, los 80 millones de sestercios en oro del NO puede parecer poca cosa, pero su importancia era mucho mayor por cuanto este metal fue la base de la economía monetaria del Imperio. 80 millones de sestercios en oro pesaban 6,3 Tn y en plata 77 Tn, y además de alimentar la administración rutinaria, eran estos metales los que aseguraban la lealtad de las legiones en los momentos más críticos. Además, según Plinio, cada año el Imperio enviaba a la India unos 50 millones de sestercios en metálico, esto es, casi 4 Tn de oro o 48 Tn de plata, unas cantidades que había que reponer. Así pues, la producción de oro del NO era vital para mantener la masa monetaria y asegurar el movimiento de los cientos o miles de millones de sestercios que requería el engranaje de poder imperial.

El oro amonedado comenzó a circular de modo corriente en el Imperio romano en el siglo I, bajo el reinado de Augusto, manteniendo una relación con la plata amonedada de 1:12. Es decir, un áureo, que era la moneda de oro y pesaba unos 8 gramos, valía 25 denarios, que era la moneda básica de plata y pesaba algo menos de 4 gramos. Este ratio es el que en su día establecieron las acuñaciones de Alejandro Magno o Carlomagno y es el ratio común de la Europa medieval hasta el siglo XVI, cuando la plata americana comenzó a llegar de forma masiva a Europa. Este ratio, 12:1, es probablemente, el ratio natural de la plata y el oro en la corteza de Europa y Oriente Medio.

Con Nerón, los contenidos metálicos de las monedas imperiales de oro y plata, el áureo y el denario, sufrieron una primera devaluación, descendiendo el precio nominal del oro y plata amonedados a 10:1. Es decir, como se mantuvo el valor nominal de 25 denarios por cada áureo, resultaba que por cada gramo de oro en el áureo se podían conseguir sólo diez gramos de plata en denarios.

El ratio se recuperó ligeramente durante el reinado de su sucesor Tito, pero pronto volvió a a bajar a los 10:1,manteniéndose con pequeñas variaciones durante medio siglo aproximadamente. Sin embargo, en medio del reinado feliz y pacífico de Antonino Pío, las devaluaciones de la moneda de plata comenzaron a adquirir un carácter estructural y el ratio oro:plata monetario comenzó a resentirse, bajando de 9:1 con  Marco Aurelio, el emperador filósofo. Con Cómodo, el ratio bajó de 8:1, y con Séptimo Severo llegó a 6:1, es decir, una devaluación acumulada del 50 % del oro amonedado respecto de la plata amonedada. A mediados del siglo III la plata dejó de amonedarse en el Imperio Romano.

El año del asesinato de Cómodo, el 193, fue el año de los cinco emperadores. Como ciento veinticinco años atrás, cuando el poder pasó de la dinastía julia a la flavia, el paso de la dinastía hispana de los antoninos a la oriental de los severos generó desórdenes y  guerra civil. El cambio de dinastía manifestaba también un cambio sustancial en el poder dentro del imperio: la pujanza económica y política había pasado a las provincias orientales. A finales del siglo II, la mayor parte de las minas de oro del NO hispano habían sido abandonadas, y una crisis general afectaba a la mayor parte de las áreas mineras de la península. El poder había pasado de las provincias productoras a las comerciales.

El fin de los Antoninos coincidió con el abandono de la minería aurífera del NO y el cierre de buena parte de las grandes explotaciones mineras penisulares. Sin duda concurrieron muchos factores, pero la política inflaccionista de los Antoninos tuvo consecuencias nefastas para la minería hispana y en particular para la del oro. Aunque al poner menos plata en cada denario los emperadores obtenían enormes beneficios, hicieron la propia minería del oro menos rentable, ya que la plata recibida por el oro extraído era cada vez menor.

De cualquier modo, en mi opinión, la devaluación de la plata amonedada fue un recurso de los emperadores por obtener unos recursos crecientes que la menguante minería hispana ya no podía ofrecerles. Su consecuencia, seguramente inesperada para ellos, fue que la propia minería del oro se volvió menos rentable y con ello el proceso de abandono de las minas del NO se aceleró.

Como mostré en otra entrada, la minería se desarrolla en ciclos productivos que pueden ser descritos por curvas Hubbert, y la minería aurífera del NO alcanzó su máximo en torno al final del siglo I, de modo que en tiempos de Adriano debía encontrarse ya en decadencia. Es posible incluso que el oro dacio enmascarase la disminución de la producción de la Gallaecia en el reinado de Trajano, pero enmascarado o no el agotamiento del ciclo minero, sin duda fue en este momento cuando el Estado romano adoptó una política de intervención y gestión directa de las minas para evitar su cierre. Por supuesto, no lo consiguió.

 

44. El oro del NO hispano y la política romana, I. La República.

La conquista de Hispania llevó a los romanos unos doscientos años. Fue la empresa de conquista más dilatada de la historia de la República y no se completó hasta el principado de Augusto.

Los romanos nunca trazaron un plan para conquistar la Península. Su dominio progresivo tuvo muchas causas incidentales y motivaciones, pero la ambición de la riqueza minera, la sed de oro, plata y otros metales fue una de las principales. Los botines de oro y plata y las inmensas rentas mineras fueron mucho más determinantes en la política romana y en la construcción y sostenimiento del imperio de lo que suele reconocerse, como también lo fue el agotamiento de esas minas.

En esta entrada, intentaré establecer cómo la riqueza minera hispana, y en especial la del NO influyó en algunos de los hechos más relevantes y conocidos de la historia del Imperio.

II Guerra Púnica.  

La segunda guerra entre Cartago y Roma fue en realidad una guerra por el control de Hispania. Tras la I Guerra Púnica, los cartagineses habían rehecho su poder gracias a su dominio en Hispania, y la guerra se inició tras la conquista de Sagunto el año 218 a. C.

Plinio, en el siglo I, recoge la noticia que la famosa mina de Baebelo, todavía en explotación en sus días, había proporcionado a Aníbal 300 libras de plata al día, lo que resulta en la increíble cantidad de 110.000 libras al año, 1.100 talentos romanos o 35 toneladas al año.

Para hacerse una idea, tras la I Guerra Púnica,que duró veintitrés años y en la que Roma perdió 700 naves de guerra y más de 50.000 ciudadanos, el Senado romano impuso a Cartago una indemnización inicial de 1.000 talentos y otros 220 anuales durante diez años. Gracias a Hispania, los cartagineses no solo pagaron esta enorme suma sino que se hicieron de nuevo poderosos y financiaron su segunda guerra contra Roma.

Los romanos comenzaron a ganar la guerra cuando Publio Cornelio Escipión tomó Cartago Nova el año 209 y derrotó a Asdrúbal en Baécula. A Asdrubal no le quedó otra que intentar pasar a Italia tal y como había hecho su hermano Anibal, pero fue esta vez no hubo sorpresa y fue derrotado. El año 206, Escipión derrotó de nuevo a los cartagineses en la batalla de Ilipa, expulsándolos definitivamente de Hispania.

Sin el recurso de Hispania, la aventura de Anibal y la propia Cartago estaban condenadas. Escipión fue elegido Cónsul el año 205 y el 204 desembarcó en tierras de Cartago, que firmo la paz el año 201.

Beneficios mineros durante la República. 

En Hispania, los romanos se encontraron frente a un nivel desconocido de riquezas. Cuando Escipión entró en Cartago Nova, además de encontrar varias naves cargadas de trigo, armas, hierro o cobre en bruto y otras muchas mercancías, y en la ciudad, junto con un tesoro de cientos de práteras de oro y copas de plata, se hizo con 18.000 libras de plata acuñada, es decir, 180 talentos, 5,9 toneladas de plata en monedas.

La riqueza minera de Hispania, ya legendaria pero más o menos oculta, pasó a Roma y comenzó a hacerse pública en todo el orbe. El Libro I de los Macabeos da cuenta el discurso de dos oficiales romanos que incitaban a los Macabeos a pedir el amparo de Roma hacia el año 162 a.C

Le contaron sus guerras y las proezas que habían realizado entre los galos, cómo les había dominado y sometido a tributo; todo cuanto habían hecho en la región de España para hacerse con las minas de plata y oro de allí, cómo se habían hecho dueños de todo el país gracias a su prudencia y perseverancia, (a pesar de hallarse aquel país a larga distancia del suyo). Mac I 8,2-4.

El libro de los Macabeos fue escrito hacia el año 100 a C, y para entonces los romanos habían conquistado dos tercios de la península, quedando fuera de su dominio únicamente las tierras montañosas al norte del Duero.

Del valor de la producción minera peninsular, creciente durante toda la era republicana, el historiador Polibio dijo que hacia el año 140 a. de C. las minas de plata de Cartago Nova, las mayores del imperio y en las que trabajaban 40.000 esclavos, reportaban 36,5 millones de sestercios al año a la República, 106.700 libras, casi 35 toneladas.

Para Polibio, el extraordinario rendimiento minero de la península fue, de forma curiosa, la explicación de la paz, pues ante semejante riqueza fácil cualquier posible botín de guerra era un premio menor y suponía un gran riesgo.

De cualquier modo, la sed de oro y la ambición de enriquecimiento rápido de los romanos destinados a la península les empujaban a cometer todo tipo de excesos y robos contra la población, excesos que dieron origen a frecuentes revueltas y las consiguientes respuestas militares de pacificación. Era en medio de esta política pacificadora que los ejércitos romanos se adentraban en la península y añadían nuevos territorios a las provincias hispanas. Además, estos recurrentes conflictos se enquistaban por la actitud del Senado romano, contrario siempre a cualquier solución negociada con los pueblos libres de Hispania que no pasase por la sumisión absoluta y puede que,incluso, partidario de una política de exterminio, lo que hoy llamamos genocidio. Al fin y al cabo, la oligarquía romana era la principal beneficiada por las guerras y la expansión del imperio.

Así, en el año 138, al año siguiente del asesinato de Viriato, se produjo la incursión de castigo del pretor Junio Bruto contra los galaicos por su apoyo a los rebeldes lusitanos, y de nuevo en el 137, siendo en esta ocasión cuando Bruto pasa el río Limia y sucede el legendario suceso de las legiones romanas detenidas frente al Limia-Lethes, episodio célebre gracias a los historiadores Tito Livio y Floro. Sobre los motivos de Bruto, sin embargo, nos informa mejor Valerio Máximo, aquí en una vieja transcripción de 1832:

Despues de haber conquistado Bruto casi toda la Lusitania y parte de la Gallaecia, aconsejaban los romanos a los vencidos que procuraran redimirse con oro de la esclavitud en que habían quedado; más ellos, notablemente orgullosos, les respondieron “que  sus antecesores les habían dejado hierro para resistir a los enemigos y no oro para comprar la libertad a un general tan avaro y codicioso como Décimo Bruto”. 

Bruto se internó en territorio de los galaicos, que probablemente vivían en el norte del actual Portugal y no en Galicia, los venció y regresó para no volver, pero su victoria fue recompensada con el triunfo en Roma y el mismo Bruto pasó a llamarse El Galaico, del mimo modo que el gran Escipión pasó a llamarse El Africano por su victoria sobre Cartago.

Sin embargo los romanos no regresaron al NO en treinta años. ¿Creyeron, en efecto, que no había oro ni otras riquezas que mereciesen la pena? ¿Detuvieron el impulso conquistador las reformas de los Gracos y las guerras cimbrias?  Quizá, como era la opinión de Polibio, la riqueza mineras de la Bética y de las tierras que se iban conquistando en la Lusitania y la celtíberia tenían lo bastante ocupados a los romanos como para interesarlos por completar la conquista peninsular.  Como hoy se sabe gracias a los estudios de paleocontaminación atmosférica, basados en las cenizas depositadas en las turberas de zonas montañosas como Serra do Xistral, la actividad minera y metalúrgica continuó aumentando en la península hasta mediados o finales del siglo I.

De cualquier modo, en el año 99 a. C. Lusitania vivió una última rebelión y fue entonces cuando Publio Licinio Craso emprendió una nueva expedición de castigo hacia el norte en los años 96-94 por la que recibió el triunfo en Roma. Pero de nuevo, bajo una operación militar se escondía la ambición de riquezas mineras, y esta vez según Estrabón (III, 5;11), el objetivo iba más allá del mero botín de oro y plata, pues Craso quería descubrir la ruta fenicia del estaño a las Casitérides.

Los habitantes de las islas Casitérides viven, po lo general, del producto de sus ganados, de un modo similar a los pueblos nómadas; poseen minas de estaño y plomo y los cambian, así como las pieles de sus animales, por cerámica, sal y utensilios de bronce que les llevan los comerciantes; al principio, este comercio era explotado únicamente por los fenicios desde Gadir, quienes ocultaban a los demás las rutas que conducían a estas islas. Un cierto navegante, viéndose perseguido por los romanos, que pretendían conocer la ruta de estos emporios, encalló voluntariamente por celo nacional en un bajo fondo, donde sabía que habrían de perseguirle los romanos; habiendo logrado salvarse de este naufragio, le fueron indemnizadas por el Estado las mercancías que había perdido. Los romanos, sin embargo, tras numerosos intentos, acabaron por descubrir la ruta de estas islas, siendo Publio Craso quien pasó primero y conoció el escaso espesor de los filones y el carácter pacífico de sus habitantes. (De aquí)

Que los romanos, dueños de la Bética y la ciudad de Cádiz desde hacía más de un siglo y de buena parte de la Lusitania desde hacía décadas, desconociesen todavía esta ruta comercial nos dice mucho sobre el carácter nominal de su dominio político y territorial, es decir, dependiente de vínculos personales y no institucionales y muchas veces ejercido de un modo puramente formal y simbólico más que real, y del difuso carácter que tenían las fronteras del Imperio, unas fronteras que hoy dibujamos con precisión en los mapas pero que eran poco más que amplias e imprecisas zonas de influencia. De este modo, la afortunada expedición de Craso abrió la costa de rías al comercio marítimo romano, pero tampoco animó la conquista.

Fuese por el escaso espesor de los filones, por la ausencia de noticias de oro y botín asociadas a esta incursión o por que se vieron enzarzados en los conflictos sociales y la sucesión de guerras civiles de Mario y Sila, incluyendo las guerras sertorianas, desarrolladas en Hispania, el caso es que el montañoso NO peninsular siguió viviendo según sus ancestrales costumbres, aunque comenzasen a notar cada vez más cerca el aliento romano.

Precisamente, en el marco de las guerras sertorianas, Marco Perpenia Veiento, lugarteniente de Sertorio, estableció una base militar en la ciudad de Cales, la actual Oporto para resistir a Metelo y Pompeyo, el futuro triunviro y rival de César,en el que posiblemente fue el primer asentamiento romano en tierras de la futura Gallaecia.

La campaña de Julio César del año 61y 60 a. C.

En el año 61, Julio César, como tantos otros antes, acudió a Hispania con el expresa intención de expoliar la provincia para hacer frente a sus deudas. Lo extraordinario del caso era el monto de sus deudas, unos 1.300 talentos, 44 millones de sestercios, 42 toneladas de plata, un suma digna de la ambición del nuevo propretor. La mayor parte de esta deuda, 830  talentos, la debía César a su socio y amigo Marco Licinio Craso, hijo y heredero del descubridor de la ruta del estaño, que por entonces se había convertido en el hombre más rico de Roma y cuyo nombre pasó a significar eso mismo, hombre inmensamente rico.

César, con su acostumbrada diligencia y genio organizativo, se presentó en Hispania antes de haber sido formalmente nombrado y de inmediato armó tres legiones para su campaña contra lusitanos y galaicos, a los que venció en el Monte Herminio. Persiguió entonces a los supervivientes hasta cercarlos en una pequeña isla cerca de la costa en la que lograron refugiarse. Pero entonces mandó César traer naves de Cádiz, y  ya en el año 60 obligó a rendirse a los refugiados, siguiendo entonces travesía hacia el norte, hasta el puerto de Brigatium, sometiendo a todas las poblaciones costeras al poder de Roma. Como resultado de su aventura hispana, César adquirió un inmenso botín con el que pagó sus deudas y compró voluntades que le dieron el  consulado ese mismo año. Prefieriendo el mando al honor, renunció al triunfo en Roma para ser Cónsul, pactando el primer triunvirato con Pompeyo y Craso.

César debía 1.300 talentos en Roma que liquidó al término de su campaña. Debió además pagar a sus tropas y la flota gaditana, y aún le restó para sobornar al senado para que le nombrase Cónsul. ¿A cuánto ascendía el total de su botín? Por desgracia, desconocemos cuánto obtuvo César de su mando en Hispania, pero considerando sus deudas previas, parece difícil que su beneficio personal fuese menor que aquellas, por lo que el monto total obtenido debió ser muy superior, quizá el doble o el triple. ¿Cómo pudieron aquellos pobres pastores proporcionar semejante tesoro?

A mi modo de ver la cuestión está en el conocimiento previo de César, que planeó su operación militar con sumo cuidado. Para empezar, César era amigo de Craso, y sin duda conocía de la expedición del padre de su amigo, treinta años atrás. Además, para entonces los romanos comerciaban directamente con las Casitérides desde Cádiz y César, que ya había servido en Hispania ocho años antes y había estado en Gades, contó para su campaña con la ayuda de Lucio Cornelio Balbo, romano de noble familia gaditana, y preparó con la flota de aquella ciudad. Así pues, César sabía dónde iba y qué podía encontrarse. Las crónicas dicen que antes de partir de Cádiz, César imploró protección de Hércules y su viaje alcanzó Brigantum y el golfo Ártabro, es decir, que llegó hasta Coruña, donde se sitúa la Torre de Hércules.

Lo más interesante es que en este periplo marítimo no hay recuerdos de lucha, ya que los cronistas, por ejemplo Dion Casio, dicen que los pueblos costeros se le rendían a César a la vista de la flota, ya que nunca antes habían visto embarcaciones de semejante porte. Pero esto es sencillamente falso, ya que los barcos de César no eran otros que los de la flota de Gades, que comerciaban desde antiguo con estas costas, y antes que ellos lo habían hecho los púnicos y los fenicios.

Así que mi interpretación personal es que César logró en su viaje fue un acuerdo de comercio favorable a ciertas familias de Gades, en concreto la de los Balbo; algo así como una especie de monopolio comercial, similar a los que en la Edad Moderna mantenían las empresas holandesa o británica de Indias; en definitiva una colonización comercial.

Hay que pensar que en la costa gallega, si bien había multitud de castros y algunos emporios de comercio, no había ninguna ciudad lo bastante grande o lo bastante rica como para justificar las exorbitantes ganancias de César. Y César, aunque podía tomar cualquiera de estos castros y emporios, no podía en una breve campaña tomarlos todos, ni podía evitar que los habitantes de la mayor parte escapasen al interior, donde además se encuentran la mayor parte de las minas. Así que, en efecto, solo mediante un gran acuerdo y un reconocimiento general de dominio de las poblaciones costeras pudo César hacerse con el gran botín que pretendía.

César se cuidó no solo de derrotar a los Lusitanos en el Mons Herminio, sino que los persiguió y desechando en ese momento hacerse con el botín no cejó hasta lograr su completa rendición. De este modo César se presentó en las costas de Galicia precedido por su absoluta victoria sobre los lusitanos, y cuando ya no había fuerza opositora al sur del Duero que pudiese frenarlo si decidía conquistar el territorio.

La culminación del viaje que César iniciara bajo la advocación de Hércules gaditano en tierras de Brigantium, donde se alza la Torre de Hércules, adquiere así un significado ya no propagandístico hacia sus conciudadanos, como muchos han dicho, sino para con la población hispana, tanto en Gades como en la futura Gallaecia.

Como no podía ser de otra manera, la firma del tratado entre César y los castreños debió establecerse mediante un  vínculo religioso, y quizá Hércules, el divino guerrero vencedor de Gerión, rey de Hispania, honrado en Gades y con un equivalente en la sociedad guerrera castreña fue la divinidad elegida. Es opinión generalizada que la Torre de Hércules fue levantada por Augusto sobre un lugar ya ocupado y usado de antiguo, y éste podía haber sido aquél que recordaba a su padre político Julio César.

Tras el acuerdo, César pudo llevarse a Roma no solo las riquezas con que los castreños le honraron, riquezas que por su extraordinario monto debían incluir productos del oro galaico, sino también de la misma ciudad de Gades, que le pagaría así su protección personal y el beneficio de unas bases comerciales reforzadas gracias a la campaña y el poder militar de César.

Consecuencias. 

Como muestra la vida de Julio César, las fortunas hispanas servían en Roma para costear cargos y carreras políticas. Hay que tener en cuenta que el patrimonio por el cual un ciudadano romano adquiría el rango ecuestre era de 400.000 sestercios, es decir, 100.000 denarios o 325 kg de plata, y por tanto una tonelada de plata podía crear tres nuevos caballeros. Por otro lado, en tiempos de César y Augusto, un legionario romano cobraba unos 225 denarios al año, es decir unos 0,85 kg de plata. Y las minas hispanas enviaban decenas de toneladas de plata a Roma cada año.

La conquista de Hispania creó una nueva clase de potentados y cambió por completo el carácter de la República hasta en los aspectos más cotidianos. El año 61 Julio César abandonó Roma hacia Hispania antes incluso de tomar posesión, según algunos por temor a ser apresado por sus inmensas deudas, y según otros por las prisas para organizar su pretura. Sin embargo, otros  antes que él ya habían forzado los plazos, pues hacia el año 153 a C  Fulvio Nobilior empezó su consulado el 1 de enero y no el 15 de marzo para poder llegar a Hispania a tiempo y aprovechar la estación primaveral para hacer la guerra. Debido a ese adelanto, todavía hoy el calendario anual comienza en el mes de enero.

La lejanía de Hispania, que recordaba el texto de Macabeos, y las especiales condiciones de la guerra en la península animó también a los romanos a establecer cargos bianuales y no solo anuales como era tradición, para que los generales pudieran tener tiempo de conocer el terreno y las peculiaridades de las guerras hispanas; y empujó a los romanos a atacar la Narbonensis para mantener un corredor continental hacia Hispania, y finalmente a hacer del Mediterráneo un Mare Nostrum.

Por último, Hispania se convirtió en la academia militar de casi todos los grandes nombres de la historia republicana y en una firme y poderosa base de su poder clientelar para algunos de ellos, como demostraron los hijos de Pompeyo. La resistencia que los hijos y partidarios de Pompeyo lograron oponer ante César una vez el propio Popmpeyo había muerto y César era dueño absoluto de Roma demostró al mundo el poder y riqueza de las provincias hispanas. El propio César dijo, tras la definitiva batalla de Munda, en la Bética, que muchas veces había luchado por la victoria, pero solo en aquella batalla luchó por su vida.

arroio panoramica

43. Mina romana de O Arroio, Bonaval, Oia.

A unos 500 metros al suoreste de Bonaval y muy cerca de las Pozas de Burgueira del río Carballas, en la parroquia de Burgueira, municipio de Oia, se encuentra la huella de minería antigua de mayor tamaño de A Grova tras la de O Burato dos Mouros, con unos doscientos metros de longitud.

Esta excavación es muy particular.

1.- Se encuentra en el contacto entre el granito de dos micas deformado que vemos por toda la costa de A Guarda a Baiona (y las Islas Cíes) y la banda de esquistos que viene desde Monteferro. El IGME, en su mapa de 1993 localiza en esta banda y siempre cerca del contacto numerosos indicios de minería antigua, aunque éste, precisamente éste, no. Es curioso porque los indicios del IGME en esta banda son bastante problemáticos, en otra próxima entrada hablaré de ellos.

2.- Es una reexcavación de una vaguada natural. Por eso tiene ese extraño aspecto, que recuerda lo que pudiera ser un meandro fósil y colgado del río Carballas. Pero no, es una excavación, como se puede ver en el mapa de pendientes. Además, la excavación queda en evidencia de modo natural en cuanto llueve y se forma una laguna ocasional, la única laguna minera de la Grova y por el momento de Pontevedra, aunque yo creo que saldrán más. Pronto.

 

 

Aunque la excavación deja entre ella y el río Burgueira un promontorio que parece perfecto para un asentamiento, no hay evidencias de que ese espacio haya sido ocupado, y lo confirma el amigo Gustavo, de masquepetroglifos, que es un hacha, y no vio nada que así lo indicase. En la siguiente foto se ve la arrancada de la excavación, fotografiada desde el norte. La elevación que hay detrás es el promotorio al que me refiero.

Sería muy interesante prospectar esta vieja labor minera, ya que al estar por debajo del freático es muy posible el tajo, el frente de excavación, se conserve bien fosilizado por una rápida sedimentación, y hasta pudiera encontrase alguna herramienta o útiles diversos.

Para terminar, otra posibilidad: la excavación sigue una orientación N-S, y parece dirigirse hacia la ladera sur, por lo que es una posibilidad que las labores a cielo abierto continuaran mediante galerías. Habría que limpiar bien la vegetación, y quizá hacer una tomografía de resistividad para comprobar si es así.

Escenarios financieros para la mina de Corcoesto

38. Algunas posibilidades sobre la mina de Corcoesto y la cotización del oro.

La minería es un negocio financiero. Para lo que acostumbrados a ver en Galicia puede sonar a guasa, pero es así. Aquí una cantera o una pizarrera -que es lo máximo que nuestro know-how patrio puede acometer- es la mayor parte de las veces poco más que una forma de autoempleo y, como mucho, un coto del que se extrae un recurso natural abundante y barato, intensivo sólo en mano de obra, pólvora y gasoil.  Aquí, lo más parecido que ha habido a un planteamiento financiero ha sido invitar a comer -o a putas- a cualquier jefecillo o jefazo de la política ,la administración o una gran constructora para ver de colocar la piedra en el Gaiás o de balasto del AVE. Últimamente también se lleva usar la concesión de investigación para forzar una compensación de los promotores de los parques eólicos, los populares molinos. Esta es toda la ingeniería financiera que se puede ver por aquí.

Pero en los países anglosajones, donde las empresas mineras por acciones tienen una tradición de siglos, la minería -un negocio intensivo en capital- es básicamente, una empresa financiera. Por eso, en estos proyectos, la parte previa, el trabajo de exploración e investigación es una cosa seria y muy profesional. Porque sobre la información geológica del yacimiento y sus posibilidades es sobre lo que los financieros evalúan el proyecto, su rentabilidad y su valor. Hay todo un sistema de evaluaciones, calificaciones, medición de la competencia y responsabilidad profesional -nada de habilitaciones colegiales, titulitis ni mandangas académicas, estamos hablando de experiencia real- para asegurar que la información dada al inversor es correcta. Y por eso, cuando uno quiere evaluar un gran proyecto minero, lo mejor es empezar por los grandes números, estos grandes números que en los proyectos patrios siempre mienten, porque se los han sacado de la manga y porque aquí los informes técnicos se hacen sólo a posteriori cuando la Administración los pide. Porque aquí, hacer o no hacer una cantera o cómo hacerla es algo que decide el cantero/pizarrero sin leer un papel, que para eso ya paga al abogado.

Esto lo cuento, claro, para darme el gusto, porque en realidad hoy voy a hablar de la minería del oro en Galicia -Corcoesto y Pinzás- y de sus posibilidades, que ahora mismo están en el aire, y en cualquier caso, se decidirán en lo que pase de aquí a uno o dos años.

Veamos. Estos son los números de Corcoesto, sacados de la web de Edgewater.

Base Case Highlights

Average Annual Gold Production 102,000 /oz
Average Annual Net Revenue (US$) 60.0 Million
Life of mine Net Present Value (NPV)(US$)(5%) 206 Million
Pre-Tax Internal Rate of Return (IRR) 24%
Pre-Tax Payback (years) 3.4
Initial Open pit and underground Capital Cost (US$) 135 Million
Average Annual Cost (US$/oz) 713
Combined open pit and underground operation 9.9 year mine life

Pre-Tax Financial Model

 
Units
Metal Price Scenarios
 
(Base Case)
 
Current
Gold
US$/Oz
1,300
1,500
1,700
NPV
5%
206
340
475
Payback
Years
3.4
2.5
1.9
IRR
%
24
34
43

Edgewater planteó tres horizontes financieros a sus inversores, con el oro a 1.700, 1.500 y 1.300 dólares por onza. Y el caso es que el oro está cayendo y ya está cerca de los 1.300 dólares onza que son su nivel base.

¿Qué posibilidades hay de que el oro caiga por debajo de los 1300 a corto plazo y qué significará para el proyecto de Corcoesto?

Pues muchas. En realidad estamos en un nivel de precios de oro record. Los registros históricos de precios medios anuales muestran que estamos en  una burbuja especulativa, y muy posiblemente nos situamos ya en la curva descendente. (Histórico de precios de 1900 a 2011 tomado de USGS; para el año 2012 : 1.668 $/oz; año 2013 : 1.400 $/oz).

Lo apreciamos mejor en precios constantes (dólares de 1995). En 2012 el precio del oro alcanzó el máximo de 1980, tras la segunda crisis del petróleo. El caso es que a largo plazo, la cotización de los metales suele ser más constante de lo que se cree (aunque de esto ya hablaré otro día), así que los optimistas esperarán un rebote, o un freno a 1300, pero si vemos el histórico, yo creo que no hay nivel de soporte alguno hasta los 600 dólares de 1995. Y eso son unos 850 dólares actuales. Ahí podríamos llegar en uno o dos años.

Y con 850 dólares la onza, claro, la inversión está más que comprometida. Aunque el coste por onza producida es de 713 $ (con un plazo de retorno de la inversión de solo 3,4 años, para mayor plazo, mayor coste) , no debemos olvidar que este es un proyecto financiero, y no industrial. Así que a lo que debemos prestar atención es al valor actual neto de la mina (NPV en ingés), que a 1375 $/oz es de 256 millones de dólares. Esta cifra mide el valor en venta de la mina. Si tú tienes doscientos cincuenta y seis millones de de dólares y compras hoy la mina para ponerla en explotación, puedes esperar tener un beneficio industrial semejante al de la rentabilidad que te daría el banco por tu dinero (¿un 5% supone Edgewater?) al que normalmente se añade otro pequeño pico por las incertidumbres de la propia evaluación de los recursos. Es decir, que los 256 millones de dólares son a día de hoy el valor del negocio financiero de la mina, el diferencial entre invertir en la mina o prestar tu dinero a un banco a los tipos de interés corrientes. En consecuencia, a medida que se reducen los 256 millones, el valor de la mina como inversión financiera se esfuma, y en consecuencia el interés de los inversores por dar su dinero a Edgewater se evapora a la misma velocidad.

¿Y a qué cotización del oro desaparece el beneficio financiero de Corcoesto?. Pues lo podemos extrapolar de los números que nos da Edgewater:

A la cotización actual, de 1.375 $/oz, el valor financiero dela mina de Corcoesto es de 256 millones de dólares, un buen pico, pero a 1.000 $/oz el NPV sería de apenas 4 millones, un beneficio ridídculo para un negocio tan complicado y de tanto riesgo como es una mina de oro, pues obtendrían lo mismo dando su dinero al banco. Incluso a 1.100 $/oz el NPV sería de “solo” 71 millones, un asunto arriesgado, y más en un entorno bajista de la cotización.

A 1000 $/oz la mina en sí seguiría siendo rentable como negocio industrial, y en caso de estar ya comprometida la inversión, podría mantenerse abierta y dar una cierta rentabilidad -en torno al 5 % -, pero como inversión financiera alternativa a un préstamo al banco su atractivo sería nulo.

Viendo todo esto, si yo tuviera alguna oferta de Edgewater por tierras o alguna propiedad, firmaría ya el contrato sin dudarlo para los diez años antes de que los precios del oro continúen bajando y desparezca el interés de los inversores, incluso bajaría un poco el precio si fuera necesario aunque pediría algún tipo de aval para asegurar el cobro durante todo el plazo. Y si fuera contrario al establecimiento de la mina, en vez de presentar una oposición frontal al proyecto usaría una estrategia de dilación, negociando y tratando de retrasar uno o dos años la construcción de la planta minera.

Pero, claro, ni tengo propiedades en Corcoesto ni me opongo a la mina, así que todo esto solo es hablar por hablar.