Archivo de la etiqueta: Rego da Serpe

26. El Rego da Serpe VI. Ilustraciones e indicios.

Para que os hagáis una mejor idea, os presento algunas fotos que ilustran detalles interesantes del Rego y su entorno.

1.- LA ORIENTACIÓN DEL REGO. 

En las fotografías anteriores se aprecia bien cómo el Rego corta las direcciones estructurales naturales del granito, como la N70, que da lugar a los crestones que descienden la ladera, y es cortante también con la dirección de máxima pendiente de la ladera, que es aproximadamente N40 y coincide con otra dirección estructural principal del granito de Cíes.

2.- EL COLUVIÓN Y LA PLAYA FÓSIL.

En esta foto se ve la imbricación de los bloques del coluvión de izquierda a derecha, para chocar contra la pared norte del Rego. La imbricación de los bloques indica una mínima ordenación del flujo, y por lo tanto no fue un movimiento en masa y caótico. A la izquierda, bajo el coluvión, unos grandes bloques horizontales fosilizan un pequeño depósito de playa fósil.

Los bolos de cuarzo y granito señalan un nivel del mar más alto. ¿Del último interglacial o del óptimo climático holoceno? El nivel del mar alcanzó un máximo hace unos 6.000-8.000 años, colocándose unos metros por encima del nivel actual, y al descender dejón playas fósiles y sedimentos marinos entre 1 y 3 metros por ecima del nivel actual.

3.- EL ARRANQUE DEL REGO.

En la parte más baja del Rego hay una pequeña furna excavada por el mar en los sedimentos del coluvión. Esta cueva suele atraer la curiosidad de quienes pasan por allí, pero en sí no tinene nada de extraordinario. Lo realmente sorprendente es que su pared norte continúa hasta el nivel del mar, y aparentemente el Rego está excavado hasta el nivel de marea baja.

4.- LA PARED SUR DEL REGO

Las tres fotografías anteriores son de la pared sur del Rego. Se ve claramente como el tajo corta al diaclasado de descompresión, y cómo los bloques superiores parecen haber sufrido un  deslizamiento en favor de la máxima pendiente, con lo cual la pared en muchos puntos parece vencerse contra el Rego.

5.-LA PARED NORTE DEL REGO

Las tres fotografías anteriores son de la pared norte del Rego, mucho más irregular que la sur, y en general muestra una ligera inclinación hacia dentro del Rego.

 6.- EL INTERIOR DEL REGO

El suelo del Rego esta formado una roca de composición similar al granito de caja aunque enriquecida en hierro y magnesio, de grano mucho más fino, y por lo general muy alterada -grado V de la ISRM-. Probablemente se trata de una milonita. La imagen anterior muestra un detalle del fondo del Rego a unos 50 metros de su coronación, donde se tomó la muestra nº 5.

Detalle del contacto neto entre la probable milonita (en primer término, sobre ella la maza) y el granito (detrás de la maza) en la pared sur del Rego a unos 15 metros de su coronación. Este es el único punto donde se ha podido ver claro este contacto, que en el resto del Rego aparece oculto por la vegetación. Aquí tomé las muestras 1 (granito) y 2 (milonita). La milonita, presenta una composición similar a la del granito enriquecida en hierro y magnesio.En cualquier caso, ninguna de las cinco muestras analizadas dio contenidos apreciables de oro, plata, cobre o estaño.

Esta foto, tomada a unos 25 metros de la coronación, muestra un resalte rocoso resisitente de la milonita que que contrasta con el estado muy alterado habitual. Aquí tomé la muestra 3.

Detalle del crestón, definido por el diaclasado de dirección N40 y N70.

7.- CORONACIÓN DEL REGO

En su coronación,el Rego simplemente desaparece y la zona del alto justo encima del talud es llana, sin ningún accidente o morfología de consideración. La excavación del Rego ese circunscribe a la ladera sobre el mar, desde el nivel de bajamar hasta su punto más alto.

Video Coronacion del Rego

Los árboles de la foto anterior desde la parte más alta del Rego.

Vistas desde la parte alta del Rego, que apunta -más o menos- a la isla de Toralla.

23. Rego da Serpe V. Cuentas pendientes.


Primera. Un gazapo. 
Al poco de subir la entrada de IV del Rego da Serpe  (hace más de un año, vaya!) caí en cuenta del error. El sanguiño no era tal, sino un endrino, -arbusto de secano típico de Cíes-,  que me desmonta la bonita etimología del sangrón/sanguiño. Qué le vamos a hacer… Pensé que alguien podría pillar el gazapo -sanguiño y endrino, además de rimar, tienen unos frutos rojizos a negros que pueden llegar a confundirse-, pero fui demasiado optimista… Esto no lo lee ni el Tato.

En cualquier caso, queda dicho.

Segunda. ¿Una herramienta?

En lo más alto del Rego, en una especie de hornacina entre tres pequeños bloques de granito, encontré una piedra que me llamó la atención.

De grano fino y similar a la roca que puede verse en el interior del Rego, lo sobresaliente es su forma romboidal, con sus caras laterales paralelas dos a dos pero buzando en sentidos opuestos. Una de estas caras laterales parece ligeramente cóncava, como si hubiera sido utilizada como afilador… ¿una herramienta pues? Valdría la pena verla al microscopio.

Tercera. Una solución difícil. No hay oro en el Rego.

El pasado verano le pedía ayuda a un compañero de la carrera que es Geólogo jefe de mina en una mina de oro en Asturias y lleva en el negocio veinte años. Le expliqué el asunto y me pidió que le mandara unas muestras para analizarlas en los laboratorios de la mina. Esa sería la manera más directa de zanjar el asunto. Además de oro, Santiago hizo analizar otros siete metales de interés en minería de metales preciosos, y cincuenta y ocho por métodos semicuantitativos. Todavía le debo a Santiago una comida por esto. A ver si es pronto. Pero a lo que aquí importa: nada de interés: en el Rego no hay oro, ni estaño, ni cobre ni nada de nada que merezca ser minado. La primera solución que le diera el Grupo Alén al Rego da Serpe, la más inmediata, la más fácil, debe ser descartada. No hay ya ninguna posibilidad de remitir el Rego a una razón práctica, moderna, lógica. Ningún beneficio posible que no sea… del más allá.

Así que nos queda el asunto de saber qué es el Rego bien difícil, y no nos queda otra que volver a las portaléns marítimas y equinoccialesal misticismo, a la causa sin razón. 

…siempre lo sospeché.

 

 

 

4. Rego da Serpe III. Tomografías.

Una de las características más sobresalientes del Rego es su traza recta de direción E-W, una configuración que plantea interrogantes geológico-mineros añadidos. Las direcciones estructurales principales del granito de Cíes son N, N40, N70, N140 yN160 todas ellas fácilmente visibles en las imágenes de Google Earth, o el Sixpac.

En cada zona de las islas, el granito parece formar un bandeado rocoso según una de estas direcciones, aunque en realidad todas las diaclasas se entrecruzan en el granito y que se aparezcan unas u otras depende en buena medida de la topografía. Ocurre además que la fracturación del granito tiene una estructura fractal, y se desarrolla desde escala micro –que podríamos ver con una lupa- , hasta macro, evidente en la dirección de las fallas principales, las divisorias de aguas, o la línea de costa.

A este respecto, no será difícil a quienquiera que eche un vistazo a la costa de las rías Baixas en un mapa o foto aérea seguir de las trazas de los ejes N-S, N40 y N70 en el paisaje. En estas direcciones se disponen hoy las fracturas relajadas de inmensas fuerzas compresivas que actuaron sobre el sustrato en un pasado remoto, hace 300 millones de años.

Así que nuestro Rego E-W pinta bien poco en el esquema estructural no sólo de Cíes, sino de las Rías Baixas. Aunque podamos encontrar algunas diaclasas en esta dirección, por lo general presentan escaso desarrollo y aún se muestran sinuosas, debido a su carácter muy secundario y a la debilidad de las fuerzas que las crearon.

Una tomografía de resistividad realizada este verano en sentido perpendicular al Rego permite descartar por completo la posibilidad de una falla en su traza.

Una tomografía es la imagen de una sección de un sólido diseñada por un programa de ordenador –por ejemplo la tecnología TAC, Tomografía Axial Computerizada-. Las tomografías aprovechan la capacidad de cálculo de los ordenadores y la aplican a los métodos de exploración tradicionales, como puedan ser la radiografía por rayos X en medicina o el sondeo eléctrico en geofísica. Al fin, lo que obtenido es la imagen de una sección que debe ser interpretada.

La escala horizontal de la Tomografía de resistividad muestra la distancia en metros del perfil y la vertical la profundidad. El Rego vendría a caer entre los metros 64 y 70. Los colores azules indican mayor conductividad y los rojos menor, o lo que es lo mismo: mayor resistividad.

Si os han hecho un TAC sabréis que el analizador da vueltas en torno al cuerpo para mostrar la sección completa, pero claro, no es fácil hacer lo mismo con la Tierra, así que las tomografías geofísicas muestran sólo un corte en el terreno, y la profundidad de alcance depende de la longitud del perfil, que para la configuración utilizada (DIPOLO-DIPOLO) es de aproximadamente 1/5. Sin mayores complicaciones, la tomografía del Rego muestra una geometría horizontal de conductividades y descarta la presencia de cualquier estructura vertical de importancia.

Como curiosidad, cuando se iniciaron en España los estudios de Geología y puesto que no existían test de orientación vocacional específicos, se usaron los que evaluaban la aptitud del alumno para dedicarse a la Medicina. La mayor diferencia que encuentro entre una y otra es que no puedes preguntarle al paciente qué le pasa.

Rego da Serpe en San Martiño

3. Rego da Serpe, II. Tajo: furna y minería antigua.

El Rego da Serpe es un tajo de unos 150 metros de longitud excavado la ladera este de la isla de San Martiño, la Isla sur de las Islas Cíes: Este tajo corre desde la cima de la ladera, a unos 90 metros de altura, hasta el mar. Lo que más llama la atención del Rego son sus dos paredes enfrentadas y paralelas en todo su recorrido, formando un canal –eso es exactamente lo que significa rego-.

En su tramo más alto, a lo largo de unos 30 metros, el Rego tiene unos 6 metros de anchura, y hacia abajo se abre mientras serpentea ligeramente hasta alcanzar los 13-14 metros de amplitud, que mantiene en los últimos 80 metros de recorrido hasta el mar. La pendiente media del tajo es de unos 40 º discurriendo su fondo casi paralelo al de la ladera que excava, salvo en su parte media y en su extremo más bajo, en los que dos coluviones de derrubios lo taponan. El coluvión inferior está re-excavado por la acción de las olas formando una furna, que es el nombre gallego de una cavidad formada por el mar. Las furnas se disponen siempre en zonas débiles de los acantilados rocosos, y a menudo coinciden con cavidades excavadas por las aguas subterráneas a favor del diaclasado, es decir, de las fracturas internas del macizo rocoso. Por esta causa, viendo la furna que el mar creó en el coluvión inferior del Rego, mucha gente interpreta que todo el Rego es otra furna, -algo más impresionante, eso sí-.

Que yo sepa, fue el grupo de arqueología submarina García Alén liderado por Ramón Patiño quien manifestó por primera vez que el Rego es el tajo de una explotación minera. Este meritorio grupo de arqueología encontró en 1982 varias anclas líticas en los fondos marinos próximos a la playa de San Martiño, y algunas otras fueron halladas en las costas de Aldán, Limés y Melide, tal y como recoge el miembro de García Alén Juan Miguel González-Alemparte Fernández en sus excelentes Crónicas históricas de las islas Cíes. La cuestión es que todos estos hallazgos, más que aclarar el origen del Rego lo enredan y lo derivan hacia los inspiradores y confusos tránsitos de la historia mítica, pues la asociación arqueológica de las anclas líticas nos posiciona en la edad del Bronce y liga la minería del Rego al problemático y sugerente vínculo galaico con las Kassiterides.

Al fin, el vínculo de las Cíes y Galicia con las Kassitérides se mantendrá se reconozca o no una mineralización de estaño en el Rego, pero a priori el tamaño y estructura del Rego parece demasiado grande para corresponder a una mina de estaño, y no se corresponde con la capacidad tecnológica y económica supuesta al Bronce galaico. Por cierto, espero poder recibir y subir pronto la foto de una maza de piedra que ha prometido enviarme De La Peña Santos, director del Museo de Pontevedra. Aunque fue encontrada en el castro de Hortas, en la isla del Faro, la maza sido relacionada con otras semejantes la minería romana, lo que me tiene en vilo.

www.aterrageo.com

2. Rego da Serpe, I.

 

www.aterrageo.com

Este enorme tajo en la isla de San Martiño, la isla Sur de Cíes, en la boca de la ría de Vigo, es la excavación en roca más impresionante de la Historia Antigua de Galicia, mayor incluso que el túnel de Montefurado, en el río Sil. Precisamente, el beneficio de una mineralización aurífera romana es por el momento la hipótesis más plausible sobre el origen del Rego.

Lo atacan con cuñas de hierro y los citados martillos, y creen que nada hay más duro, excepto el hambre de oro, que es lo más duro de todo. Plinio. Nat. 33.72.

Tal y como advirtió Plinio el Viejo en su descripción de la minería del noroeste hispano del siglo I, la ambición de riquezas inmensas era señuelo suficiente para afrontar los riesgos y costes de excavar y remover más de 6.000 m3 de duro granito, unas 15.000 Tm de roca extraídas del Rego. La fiebre del oro, hoy como en tiempos de Plinio, justifica los más duros trabajos y alienta las empresas más aventuradas, y el noroeste y norte peninsular vivió en el siglo I un fabuloso auge minero –con el oro como objetivo principal- que extendió las labores de exploración y aprovechamiento a todo el territorio hispano integrado por Augusto al orbe romano. Los romanos aportaron tecnología, organización y una demanda casi insaciable de oro y otros metales para el mercado imperial y los nativos la mano de obra y el conocimiento del terreno. Y sin duda unos y otros compartían la misma esperanza de fortuna.

A falta de dar con las evidencias de la mineralización aurífera de la isla San Martiño, el auge minero de la Gallaecia romana de los siglos I y II proporciona el mejor contexto para situar el origen del Rego, que de este modo se destaca por méritos propios como la labor minera más sugestiva entre los numerosos restos de la intensiva minería romana del oro en el sur de la provincia de Pontevedra. Estas labores, todavía mal conocidas y escasamente estudiadas son especialmente abundantes en las comarcas del Baixo Miño y A Groba, y de ellas, como del Rego, espero ir dando noticias.