Archivo de la etiqueta: Xunta de Galicia

15. Os Buratos dos Mouros

La mina romana Buratos dos Mouros es uno de los yacimientos mineros más interesantes del Baixo Miño: tiene un buen tamaño, un aceptable estado de conservación y los trabajos de exploración minera llevados a cabo por el IGME/ITGE entre 1989 y 1995 aportan una información exhaustiva sobre la mineralización explotada.

La mina romana consiste en una serie de zanjas excavadas siguiendo los filones mineralizados por arsenopirita –AsFeS- y calcopirita –CuAsS- con oro. De hecho, en su conjunto, la mina no es más que un entramado de zanjas -más o menos paralelas- siguiendo estos filones. Según los trabajos del ITGE de 1989 (actual IGME), la explotación alcanza mayor profundidad en las zonas de mayor alteración supergénica (meteorización, caolinización).

Así que:

  • Tenemos un gran dique granítico de dirección N-S intruyendo la banda de metasedimentos. La mina romana a cielo abierto explota este dique y por eso tiene esa forma alargada de norte a sur.
  • A su vez, el dique esta intruido por filones mineralizados con disposición general E-W. Estos filones son los que siguen las trincheras o zanjas romanas.
  • Según el ITGE, los trabajos romanos se concentran en la zona más meteorizada. Esto nos dice mucho sobre la capacidad o interés minero de los romanos, pues la meteorización de los filones aumenta concentración de oro en el yacimiento y además hace que se muestre como oro libre, facilitando su concentración y beneficio. En otra entrada veremos cómo es esto.

No hay que ver pues canales para el agua en las trincheras ni hay que pensar en el uso de agua para excavación. Seguramente volveré a esto, pues tanto los escritos de Plinio cómo el ejemplo de las Médulas y otras minas ha condicionado la interpretación de todos los yacimientos mineros romanos, en los que se ven canales por todas partes. De hecho, en la descripción del Catálogo de Yacimientos de Patrimonio Arqueológico de la Xunta de Galicia –que por cierto apenas delimita la mitad del yacimiento real– se mencionan estas posibles conducciones de agua para la excavación.

Por supuesto, aunque los restos de minería antigua constituyeron el indicio principal de la investigación minera, el ITGE no avisó a Patrimonio de lo que había encontrado y arrasó con lo que le pareció. Los informes mineros fueron en su día secretos y todavía lo son en parte (es la máxima de la Administración: que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, al menos para lo malo, que para la limosna todas las trompetas son pocas) y cuando se hicieron públicos, pues claro, el contenido ya estaba olvidado.

Para evaluar el interés minero de la zona el ITGE excavó en su día zanjas y caminos a lo largo de las labores romanas  y estas zanjas alteraron la configuración original de la mina, lo que hay que tener en cuenta (también se pueden ver las plataformas de las perforaciones e incluso las propias perforaciones). Pero gracias a estas zanjas sabemos que las trincheras romanas podían tener menos de medio metro de ancho, lo justo para un minero. Sólo si los filones estaban lo bastante próximos se ensachaban las zanjas para aprovechar en la misma excavación varios filones, al igual que se hace en las minas modernas.

La longitud de la mina es de unos 550 metros, y su anchura de unos 60-80 metros, con forma de barra de pan. Esto por lo que respecta a la excavación (que es lo investigado por el ITGE y lo que -de modo parcial- señala Patrimonio), porque  unos130 metros al este, ladera abajo, se ven unas escombreras, repartidas a ambos lados del regato central de la mina. Ladera arriba de la excavación, pueden verse sobre el terreno grandes y pequeños bloques de cuarzo blanco, sin duda procedentes de los diques minados.

La escombrera del norte, con unos 45 *60 metros se conserva más o menos bien, y está formada por 3 o 4 niveles de relleno escalonados con unos 2 metros de espesor máximo. La escombrera sur está afectada por varios pistas y movimientos de tierra recientes, y seguramente tenía en origen menor volumen, pues la excavación al sur del regato también es menor. A primera vista tampoco parece que estos depósitos hayan sido depositados por un flujo de agua, aunque el camino natural para su transporte coincida con una pequeña vaguada.

La mina Burato dos Mouros está en el municipio de Tomiño, y se llega a ella desde el lugar de Pinzás. Las coordenadas son X:516400 Y:4656000.

Está catalogada (de modo parcial) como yacimiento GA36054072.

9. Concurso Minero de Galicia, 1. Plazos.

El actual panorama minero gallego esta dominado por la crisis, -mar de fondo, enorme- y el Concurso Minero convocado por la Xunta, fenómeno meteorlógico local que bien nos sirve como medida del sector en nuestro curruncho galaico.

El Concurso fue abierto en la provincia de Ourense y vaya usted a saber porqué, pero uno se imagina que por que la Administración se pasa las leyes por el forro (aunque no los procedimientos, esos no; el procedimiento es el come-come de la burocracia). Y es que, vamos a ver, si la Ley de Minería de Galicia, de marzo de 2008, crea el Registro Minero de Galicia, ¿A qué viene sacar el Concurso por provincias?

¿Registro Minero de Galicia? ¡Pero si ni siquiera están al día los catastros provinciales!

Vaya usted -si tiene una mañana que perder- a ver el Catastro a cualquier oficina provincial. ¡Dios mío! ¡como en el siglo XIX! ¡a la oficina provincial!

¿Y usted qué quiere saber? ¿Y quién es usted? Pues hágamen el favor de cumplimentar la solicitud. ¡Ah! Y no se olvide de pasarla por Registro. Debe bajar usted al piso primero y allí pedir número.

Y allí otro tanto

¿Pero usted quiere solictar una información o hacer una consulta? Porque si es para lo segundo debe pedir número en Información y si es para lo primero en Registro General.  ¿Trae fotocopia?

Y luego te sueltan un libro cutroso… que no está actualizado.

¿Todo esto para ver un registro público que debería estar ya en internet?

¡¡Pero si tan solo se trata de rellenar una plantilla de excel!!

-Cuentan que Kafka leía en voz alta el Proceso y o el Castillo a sus amigos ellos se reían mucho. Nosostros también, luego contamos en el bar estas cosas de la Administración y nos reimos mucho. Sí. Da mucha risa.

A lo mejor es que como la Ley de Minería 3/2008 es de los otros, pues éstos, ni caso. Claro.

Pero tampoco parace cosa de ser nacionalistas o españolistas, peperos o sociatas, porque Cataluña, Murcia,  País Vasco o Canarias están en el Catastro Minero Español y no lo estamos las comunidades de Madrid, Asturias, Navarra y Galicia y Andalucía, que como fue la primera en publicarlo en internet con su propio portal, pues sigue por libre. Para que luego hablen del hecho diferencial en España.

Porque a lo mejor, antes de hacer el Concurso Minero, deberían haber actualizado y publicado el Registro Minero de Galicia. ¿Qué pasó? ¿Les daba vergüenza o les daba trabajo? Yo creo que vergüenza muy poquita.

Pero sigamos, porque al paso que van las cosas, este Concurso va a durar años y años y años.. veremos si lo terminan para las elecciones. Echemos cuentas:

Por el momento, la Orden con la convocatoria del Concurso para la provincia de Ourense fue aprobada el 17 de junio de 2010 (DOG nº 123, 30 de junio de 2010). El  de 27 de diciembre en 2010 se publicó una corrección de erroes (DOG nº 247) de 16 Permisos de Investigación sacados a Concurso y mal delimitados, el 13 % del total. Por fin, el 11 de abril de 2011 se publicó la resolución del Concurso.

Y qué pasa ahora. ¿Las empresas están ya investigando?

NOOOO!! Finalizado el Concurso, las solicitudes aprobadas y no concurrentes, están admitidas.

Bueno, pues eso es todo lo que ha pasado, que las solictudes fueron admitidas. Más o menos ésto:

– Oye!, que mi empresa queire investigar granito. -Vale!, pues presenta la documentación. -Vale!, pues aquí la tienes. -Vale!, pues solicitud admitida. Vale!

Y ahora?

A 22 de septiembre de 2011, la Xunta acaba de finalizar  la revisión de la documentación de las solicitudes y de comunicar a las empresas adjudicatarias del Concurso los defectos en sus documentaciones presentadas, para cuya subsanación otorgará un nuevo plazo de 15 días.

Pues en esto estamos.

Y luego?

Pues se admiten o enmiendan las solicitudes de forma definitiva y se abrirá un plazo de expsoición pública (de al menos treinta días), y se solicita informe municipal, y la Xunta se solicita a sí misma varios informes preceptivos de patrimonio, medio ambiente, urbanismo, ordenación territorial, se estudia la afección a otros buienes y derechos públicos, etc, etc. Todo con sus respectivos plazos. Y luego trámite de audiencia, alegaciones  resoluciones,contraalegaciones, notificaciones y publicidad. Y más plazos.

Pero de qué estamos hablando? De abrir una mina?

NOOO!!! De hacer la investigación minera.

Y eso qué es?

Pues en la mayoría de los casos es armarse de paciencia y cubrir el expediente para hacer un par de sondeos, ver el color del granito, ver -más o menos- la fracturación, y listo!

Porque eso es lo que se hace. Y todo el mundo lo sabe.