O Pindo desde el oeste

52. Tectónica y erosión subterránea en Galicia I. La balsa de piedra.

Lo recordé el otro día a cuenta de la falla de Lobios, o de Ourense-Guimaraes. Un amigo geólogo, orensano de adopción, que se había interesado durante años por la tectónica neógeno-cuaternaria de Galicia, se quejaba siempre de las dificultades para encontrar los planos de falla en las cuencas interiores de Galicia.

El problema era el siguiente: en toda Galicia son evidentes las señales de una intensa tectónica y, sin embargo, no hay quien pueda identificar las fallas que han articulado los procesos tectónicos.

Es como encontrar terribles indicios de un gran crimen pero no encontrar los cadáveres ni las armas.

Alguno se preguntará ¿Y cómo sabemos que hay tectónica? ¿Cómo sabemos entonces que ha habido crimen?

Pues porque nos lo dice el paisaje. Hay miles de indicios. En realidad, todo el relieve gallego se muestra controlado por direcciones estructurales. En el paisaje se dibujan las sombras de las fallas y su tectónica, pero las fallas en sí ni el sentido, no hay manera de encontrarlas.

Las rías, por ejemplo. Están estructuradas  según direcciones N-S, N40 y N70. Con estas tres direcciones, añadiendo como mucho pequeños tramos de N135, uno podría dibujar los principales trazos de la costa de rías sin mayores problemas. Pero nadie ha podido identificar una sola falla activa asociada a estas direcciones en las rías.

Otro ejemplo. La Gran Depresión Meridiana sólo puede ser una falla. Todo el mundo la interpreta como una falla. Es una hendidura de menos de 5 km de ancho que cruza sur a norte de Tui hasta Padrón, unos 90 km de largo. Incluso parece continuar por el norte hasta Carballo, y por el sur hasta Barcelos, en Portugal, con lo que tendría 190 km. En Porriño o Mos, la diferencia de cota entre el fondo de la depresión y las mayores cumbres a los lados es de 500 metros. Sólo puede ser una falla. Y es grande. Tanto que en 1966 hubo quien la interpretó como un valle de rift abortado, es decir, la primera señal de la división de un continente. Una barbaridad.

Arriba dejo una foto del valle del Rift en activo en África, y dos imágenes 3D de Google Earth del Faro de Budiño con el valle del Louro a la izda y la Depresión Meridiana a su paso por Pontevedra. Esto es lo que habría quedado como recuerdo de aquello.

El caso es que aunque ya nadie cree esa hipótesis del Rift Valley, tampoco se ha planteado ninguna otra alternativa aceptable. Nadie puede decir cómo ha jugado esa falla, es decir, cómo se articulaba el movimiento. Ni siquiera estamos en condiciones de darle un buzamiento, ni de saber cuándo dejó de estar activa, si es que lo ha hecho. Nadie puede explicar cómo se ha formado esa depresión. Es como tener una pistola que no sabemos cómo dispara ni por dónde. Casi ni si disparó alguna vez o cuándo lo hizo.

Resulta desconcertante.

Tanto que hay quien ha querido creer que no hay crimen, o en todo caso que el crimen es tan viejo que ya casi ni nos afecta. Es decir, que desde hace decenas de millones de años la tectónica en Galicia no ha tenido gran importancia en el modelado y que todo el paisaje, o su mayor parte, ha sido resultado de una lenta, lentísima erosión superficial, que ha ido generando relieves residuales.

¿Y las direcciones estructurales? Pues habrían condicionado la erosión pero de un modo meramente pasivo, es decir, que la erosión habrá sido mayor en zonas previamente debilitadas por fallas antiguas, muertas desde hace cientos de millones de años, pero sólo los agentes externos habrían actuado.

Galicia como balsa de piedra: La superficie fundamental. 

Los seguidores de una visión quietista y no tectónica de Galicia, de  esta Galicia sin crimen, son en su mayor parte geomorfólogos. Para estos geólogos de las formas, todo se reduce a una serie escalonada de rellanos o escalones, unos con sedimentos (terrazas del Miño) y otros, la mayoría, sin ellos.

El primer problema de esta interpretación es que la definición de las superficies es un ejercicio absolutamente arbitrario. El autor decide donde empieza y donde acaba cada una de las superficies según su personal criterio. Y luego, como si no hubeira sido él el que eligió las alturas a su capricho, las convierte en un método de datación relativa y casi absoluto. Pura tautología.

Lo cierto es que la explicación es todavía más borrosa desde un punto de vista evolutivo. Lo que vienen a decir estos geomorfólogos es que el paisaje genera superficies llanas cada vez a altitudes menores, quedando las llanuras en altura fosilizadas. Lo que habría pasado, dicen, es que Galicia habría sido en el pasado poco más o menos una llanura que se habría venido elevando hasta la fecha. Al elevarse, claro, la llanura habría quedado sometida a erosión fluvial, y en consecuencia se habrían generado nuevas llanuras a cotas más bajas.

La historia no estaría mal si no tuviese su reverso, que es que al mismo tiempo todos estos geomorfólogos explican la erosión fluvial mediante ese mágico mecanismo al que llaman erosión remontante. Así que sucede una cosa muy chocante: por un lado, cada río en particular erosiona remontando desde su nivel de base que es el mar (abajo) hasta las cumbres de las montañas (arriba), y por otro la historia de la erosión en Galicia se cuenta como una serie de encajamientos fluviales que habrían ido extendido la erosión de arriba (más antiguo) abajo (más moderno) y del interior (más alto) a la periferia (más baja). ¿Con qué nos quedamos?

Pues con nada. Lo cierto es que cuando se llega al nivel de detalle las explicaciones altimétricas se vuelven tan farragosas, arbitrarias e incongruentes que resultan más inextricables aún que el paisaje que quieren explicar. En cuanto a las explicaciones generales, son simplemente tramposas.

La siguiente figura es un ejemplo de esas escenificaciones geomorfológicas de la penillanura con trampa incluida. Tiene el valor de ser una reconstrucción visual y por tanto fácil de descubrir para el no iniciado. Quizá por ello los geomorfólogos evitan en lo posible estas reconstrucciones y prefieren echar mano de una farragosa jerga o unos mapas que no hay Dios que entienda.

Vamos a la gráfica. En apariencia solo hay un escalonado, con un bloque hundido y otro levantado. Así que al desmoronarse el plano de falla el resultado debería ser una rampa, un simple glacis. Pero lo que se dibuja es una cadena montañosa con dos vertientes. ¿Un efecto óptico? No. Más bien un truco.

La propia definición de superficies es un cachondeo. Antes, sin Google Earth, era difícil discutir porque el geomorfólogo de marras siempre te podía soltar que él había estado allí y que tú no, y en cualquier caso en las discusiones la superficie nunca estaba a la vista. Pero ahora, gracias a Google Earth, la cosa es que no se sostiene. Que no hay por donde cogerla, vamos.

¿Y cómo se explica entonces la supervivencia de la geología altimétrica? Pues hoy se explica por la fuerza de la costumbre, aunque esta no es una explicación geológica, sino histórica, de historia de la ciencia. El criterio altimétrico, por ejemplo, sigue presente en la cartografía geológica del IGME, que clasifica las terrazas del Miño.

Las primeras versiones de esos mapas fueron hechas en las décadas de los años 70 del pasado siglo, cuando la teoría del ciclo de Davis dominaba el panorama académico español. Como se sabía que había habido cuatro glaciaciones y cuatro periodos interglaciares, pues nada, aquí ponemos cuatro niveles de terrazas. Y tan  a gusto.

A mediados del siglo pasado y aplicando el modelo del ciclo de Davis, una serie de geomorfólogos planteó la historia evolutiva de Galicia partiendo de una superficie fundamental o superficie inicial, una penillanura que en ese ciclo representaba el punto de partida y que, conforme a ese modelo, habría sido también el punto inicial del paisaje gallego.

En realidad la penillanura fundamental  no era gallega, o no solo, sino que se extendía a todo lo que desde hace unos doscientos millones de años se individualizó como Iberia, el Macizo Ibérico, una isla en medio del océano Atlántico. Esa isla era un resto desgajado de Pangea II cuando se dividió en los continentes americano, africano y euroasiático. Este Macizo Ibérico flotaba, solo, a la deriva, en aquel incipiente Atlántico, como una balsa de piedra. De aquí, sí, sacó su idea Saramago.

Debo reconocer que la idea de penillanura se acomodaba bien al paisaje gallego. Vista a ras de suelo, en Galicia no hay montes, sino valles. Subir cuestas en Galicia es algo frustrante. Uno sube y sube y parece que nunca llega a la cima de nada. Por que cuando uno deja de subir, no se advierte una amplia vista, no acompaña la impresión de haber coronado nada, no se siente uno en la cumbre, porque los altos de los montes suelen ser más o menos llanos. Sólo cuando uno se asoma a los valles más encajados, en la Ribeira Sacra, o en algunos lugares de las Rías con el océano al fondo tiene uno esa sensación de vértigo que caracteriza lo que solemos entender como cima de un monte.

La penillanura fundamental aportaba también una ventaja a sus partidarios: les permitía hacer correlaciones a larga distancia. Por ejemplo, uno se iba al río Jarama y definía cuatro niveles de terrazas, luego se venía al Miño y definía cuatro niveles de terrazas. ¿Conclusión? Pues evidentemente unas y otras eran contemporáneas. ¡De cajón! Y lo mismo con los niveles de arrasamiento o penillanura. Uno sólo tenía que definir la cota de la penillanura fundamental en, por ejemplo, Ourense y Segovia para, a continuación, definir las relaciones entre las subsiguientes en uno y otro lugar. Era fenomenal.

Pero la verdad, no puedo dejar de pensar que en la teoría de la superficie fundamental subyace una cierta componente ideológica. Porque en lo que estos geomorfólogos altimétricos se muestran más combativos es en defender la pasividad tectónica de Galicia. Es como si la balsa de piedra hubiese ido a la deriva durante una longa noite de pedra. 

La penillanura fundamental: ¿el huevo o la gallina? 

La penillanura quiso ser el huevo del paisaje gallego, el origen de todo, el año cero. Allí donde un geomorfólogo encontraba un retazo de la penillanura, encontraba un paisaje fósil, una visión incorrupta de lo que fue Galicia en el Mesozoico, hace decenas de millones de años. Las superficies de arrasamiento intermedias (a media altura) le contaban cómo había ido la cosa desde entonces, y, en los lugares más deprimidos estaban ya las llanuras actuales, por las que circulan los ríos y la mayor parte de los gallegos. De algún modo era la más evolucionada. Estas superficies más jóvenes  serían las últimas plumas de la gallina, ya formada.

¿Pero y si la penillanura fuese la gallina y el granito el huevo? Me explico. El karst, o paisaje kárstico, es propio de las zonas calcáreas. Donde hay calizas se desarrolla un paisaje kárstico. Por supuesto, hay muchos tipos de karst, dependiendo de las particulares condiciones geológicas y climáticas. Pero a nadie se le ocurriría establecer una cronología en función de su desarrollo y, mucho menos, de su altitud. No, al parecer, eso queda reservado para los granitos.

Ahora ved esta imagen de Google Earth, es de una zona entre Ourense, Portugal y Zamora. Todos los materiales son paleozoicos, todos están íntimamente ligados desde hace trescientos millones de años y comparten una misma historia geológica. Pero el resultado salta a la vista. Al norte de la frontera unas suaves y redondeadas superficies sobre el batolito granítico de Mesquita parecen remitir a la superficie fundamental, mientras que al sur la erosión ha generado un modelado completamente distinto. ¿Son las superficies del granito las que conservan la superficie fundamental o las que lo han generado?

Otra imagen Google Earth. Ésta, del batolito de Arga, en Portugal, resaltando entre los granitos los paleozoicos. Arriba, a la derecha, la desembocadura del Miño.

Ahora un clásico de las superficies fundamentales: el granito del Pindo, visto desde el oeste, o sea, desde el mar.

La imagen Google permite apreciar, de un golpe de vista, dos estilos de alteración en el macizo corresponden con dos facies mineralógicas, unas diferencias que nos hablan de dos tipos de magmas emplazados en este lugar. A la izquierda, el magma más rico en hierro y magnesio, con biotita pero no moscovita, tiene el característico color rojo del macizo y forma esa mole imponente con bordes y picos angulosos. A la derecha, generando relieves redondeados y cumbres aplanadas, la facies con moscovita y biotita, de tonos más claros.

Os vulevo a poner ahora el gráfico anterior con las supuestas superficies fósiles de erosión del Pindo.

Este gráfico revelan de un modo tan ingenuo como sincero la verdadera naturaleza de la supuesta penillanura o superficie fundamental, que no es más que la envolvente geométrica de las cotas máximas actuales. Es la raya que el autor pinta  por encima del perfil topográfico como si de un cielo infantil se tratara.

Es evidente que los granitos llevan inscrita en su propia genética un tipo de paisaje característico y eso incluye las superficies horizontales. Al ascender, los magmas graníticos se topan con superficies resistentes impiden su ascenso -de otra manera no generarían granitos sin edificios volcánicos o subvolcánicos- y forman las superficies superiores seudohorizontales, como las de Arga o Mesquita. Si entendemos un volcán como un edificio en forma de cono, el edificio característico de un granito es un gran lecho, algo que se entiende a la perfección en la terminoloxía galaica: unha laxe.

Pero incluso en aquellos granitos que no fueron emplazados como mantos o que fueron plegados, tienden a generar suaves superficies curvas y pequeñas mesetas.

La erosión de los granitos, que básicamente consiste en un descascarillado a todas las escalas, no hace sino generar suaves superficies casi horizontales y abruptas laderas. En las regiones como Galicia donde el sustrato está formado básicamente por granitos, el paisaje estará constituido por una concatenación de rellanos y escalonados. Interpretar la envolvente de esas superficies son los residuos de una vieja penillanura que existió hace cien millones es un ejercicio de mero voluntarismo. Ir por ahí identificando pequeñas superficies como viejos niveles de erosión de aquella idealizada penillanura fundamental roza la paranoia.

Dar una cronología geológica en base a la altitud ya va mucho más allá. En mi opinión supera lo seudocientífico y entra dentro de lo fraudulento.

 

 

 

 

14 pensamientos en “52. Tectónica y erosión subterránea en Galicia I. La balsa de piedra.

  1. Juan Ramón Vidal Romaní

    Estimado colega. Veo que eres de piñón fijo. Y que no has trabajado mucho en geomorfología. Criticas por ejemplo la práctica, caída ahora en desuso, de la cartografía geomorfológica de asignar una edad a una superficie por la altura sobre el nivel del mar. Bien, hasta que se empezaron a poder datar superficies sin sedimentos, superficies de erosión, este era el único criterio. No había otro. Por tanto crticiar todos los trabajos que se han hecho sobre estos temas utilizando la latura como forma de datación era la única vía posible. Desde que se empiezan a utilizar los isótopos cosmogénicos para datar superficies la cosa cambia y se avanza mucho mas en la cartografía geomorfológica. En cuestión de muy pocos años se ha producido el cambio pero como es lógico una nueva técnica hace aflorar nuevos problemas. Yo he utilizado la técnica de los cosmogénicos para datar el glaciarismo de Galicia. Después han venido otros. Y ahora ya es bastante frecuente ver trabajos donde se integra esta nueva técnica aunque los problemas persistirán aun. Para el caso del Pindo las diferencias de altura que tu presentas aquí son no debidas a diferencias en composición sino a la estructura intrusiva de los granitos que da una sheet structure en la llanura del Lugar onde se Adora la superficie mas baja y una sheet structure en domo con planos subverticales que culminan en A Moa. Por tanto no hay diferencia composicional sino estructura intrusiva de las dos masas garníticas que forman O Pindo. Hablar de paranoia no es de recibo a no ser que quieras insultar a la gente gratuitamente. Tanto Pagés, como yo cuando publicamos el trabajo que destripas aun no contábamos con esa herramienta de los isótopos cosmogénicos de la que ahora se dispone. Deberías ser menos agresivo

    Responder
    1. opr Autor

      Hola.

      Acabo de revisar lo escrito, y no creo haber puesto en ninguna parte que las diferencias de altura se deban a diferencias mineralógicas, sino esto:

      dos estilos de alteración en el macizo corresponden con dos facies mineralógicas, unas diferencias que nos hablan de dos tipos de magmas emplazados en este lugar
      O sea, que las diferencias mineralógicas denuncian dos tipos de magmas distintos.

      Y que hay diferencia composicional lo dice el IGME, el el MAGNA 1.50.000., que cartografía dos tipos de granitos y los describe uno de dos micas y otro de una mica. Es decir, dos magmas. No sé si dos intrusiones diferentes, como tú dices, o un proceso de diferenciación magmática en un mismo batolito, pero en cualquier caso, dos masas graníticas distintas.

      Por lo demás, no pretendo insultar de forma gratuita a nadie. La práctica de la altimetría geológica está en desuso porque era pura invención. Y una cosa es suponer que el paisaje de Galicia parte de una hipotética “penillanura fundamental”. Que vale, hasta podría ser, aunque sea casi imposible probarlo o desmentirlo. Y otra enredarse a ver por todas partes pequeñas superficies, niveles y subniveles hasta el mareo, y luego tratarlos como si fueran hechos probados y no meras suposiciones. Puede que tú los veas, pero yo ahí no veo nada de nada. ¿Acaso confirman las medidas cosmogénicas las supuestas superficies? ¿Tienes algo más que tu propio criterio?

      Te vuelvo a decir que esto no es una publicación científica, sino un blog. Aunque trate cuestiones concretas de Geología, me gusta tratarlas de una manera mucho más general para incluir opiniones que no caben en un artículo científico.

      Hay mucha gente que cree que la economía no es una ciencia. Ni siquiera está claro a qué debe contestar la economía, o donde empieza y donde acaba. Los economistas se reconocen como parte de su ámbito de investigación. Ellos se saben agentes y pacientes económicos. No conozco ningún geólogo que lo diga de sí mismo. Nos vemos ajenos a nuestro interés. Pero yo creo que no lo somos tanto, y trato de hacerlo ver. Por eso te parece que soy agresivo, porque me meto en cosas que seguramente crees que están de más, o son ajenas a la cuestión. Yo no lo veo así. Te cuento esto por que parece que es la palabra paranoia la que te ofende. No es para tanto. Te recomiendo Only the paranoids survive, de Andrew Grove, un expresidente de Intel.

      Y gracias de nuevo por tomarte la molestia de contestar.

      Responder
  2. Juan Ramón Vidal Romaní

    Bien Oscar, primero la práctica de utilizar las alturas como criterio geomorfológico fue la norma hasta que se pudieron datar las superficies rocosas por cosmogénicos. Lo mismo se puede aplicar a la práctica de datar las terrazas fluviales o marinas por su altura sobre el nivel del rio o del mar. Todo eso se cae en el momento en que se inventan las técnicas de datación por isótopos cosmogénicos o las de O.S.L. (luminiscencia estimulada ópticamente). A partir de ese momento se empiezan a corregir todos los trabajos antiguos y desfasados. En O Pindo hay dos intrusiones graníticas sucesivas. La mas moderna corresponde a la envuelta externa y la mas antigua al núcleo. Si te interesa te doy las citas bibliográficas. Justamente en el límite entre la superficie de Lugar Onde se Adora se puede ver como la sheet structure es subhorizontal y en cambio el núcleo del Pindo tiene una sheet structure subvertical. Es decir el relieve está determinado por la estructura del granito en ambas intrusiones que es la que explica el relieve actual. Por tanto en mi opinión lo que puso Pagés Valcarlos en su Tesis, dirigida por mi, está completamente desfasado. Pero lo mismo es aplicable para cualquier texto geomorfológico previo al descubrimiento de las técnicas de datación por cosmogénicos y por O.S.L.. Los cambios han sido tan grandes que se necesita redefinir todo lo que es la geomorfología basada en esos criterios de altura para distinguir superficies. Incidir en un texto superado no se que sentido tiene. Para mi no demasiado. Lo que se puede decir ahora es que la mayor parte del relieve de Galicia ha sido determinado por la tectónica terciaria. Algo que cuando hizo su tesis Pagés Valcarlos no se conocía. Pero las cosas han avanzado mucho desde entonces y ahora, con mejores medios de datación lo que se sabe es que todo lo anterior es falso, aunque en su momento era lo único que había. Una aproximación a la verdad tampoco es posible pues hay que conseguir datar formas y depósitos lo que es muy caro y requiere mucho trabajo y una buena selección de lo que se data. Paranoia no sería la palabra adecuada sino escasez de medios para llegar a una interpretación y un exceso de voluntarismo por intentar llegar a una propuesta. Como te digo la Tesis de Pepe Pagés es totalmente obsoleta. No vale mucho. Lo mismo que quien la hizo que era un prospector de minas. Quizás lo único su cartografía del sistema fluvial. Y términos como Penillanura, superficies de erosión, etc. están mal aplicados. Pero ni el personaje ni los medios con los que contaban daban para mas. No me parece muy positivo que teniendo por delante los trabajos de los geógrafos gallegos que esos si que son paranoicos, te dediques a criticar a un geólogo que, con los medios de los que disponía hizo lo mejor que pudo por resolver un problema (aunque no lo consiguiera). Pero es lo que en aquella época hacían todos los geomorfólogos.
    Respecto a tu pregunta sobre si los cosmogénicos permiten distinguir las distintas superficies creo que te envié un trabajo donde se responde a tu pregunta. Fue realizado por dos autores ( Fernández Mosa los que dirigi (posteriormente a Pagés) también sus tesis doctorales y en los que se obtienen resultados totalmente diferentes y en total contradicción con las conclusiones de Pagés.

    Responder
  3. opr Autor

    Pues Juan Ramón, viene al caso incidir en lo superado, porque tú sabes que eso ya no vale, y yo lo sé, pero hay quien no lo sabe si no se le cuenta. Y los libros de divulgación, los atlas de Galicia, los manuales, todos traen la dichosa historia de la superficie fundamental como si fuera una verdad revelada. Y, por ejemplo, aquí: esta excursión geológica del Geolodía de 2011 que acabo de encontrar:

    http://www.sociedadgeologica.es/archivos_pdf/gdia11_trip_orense.pdf

    Y no es viejo. Es de 2011. Y es una excursión patrocinada por la SGE. Así que si no se dice bien claro que lo de la superficie fundamental no fue más que una hipótesis de trabajo y que las superficies de escalonado carecen de toda evidencia, pues la gente se lo seguirá creyendo. Normal. Porque siguen leyéndolo en los mapas del IGME, en los Atlas de Galicia, en las enciclopedias, y en mil sitios. Así que sí es necesario desacreditar lo que no se sostiene ni lleva a ninguna parte. Y hay que explicar de donde viene todo eso – del ciclo de Davis, ¡¡¡que se sigue estudiando!!! ¡¡¡¡y enseñando!!!-, y cómo se llegó al error, y cómo y porqué se mantiene el error.

    Y leí, con prisa pero lo leí, el artículo que me mandaste sobre las mediciones. Pero lo que preguntaba, de forma retórica, era si las mediciones sustentaban la hipótesis, que ya sé que no. Entonces a qué viene seguir empeñándose en definir superficies, niveles y altitudes como si fueran los elementos determinantes y no cuestiones circunstanciales ¿Adónde conduce eso? En mi opinión, a ninguna parte.

    El caso es que no solo la superficie fundamental o el ciclo de Davis, sino la propia Geomorfología es una disciplina fósilizada, anclada en conceptos erróneos que se siguen manteniendo. ¿Por qué? ¿Por qué ese empeño en seguir con las viejas teimas?.

    En las terrazas del Miño, por ejemplo. En tu trabajo con los holandeses, veis las fallas, pero seguís definiendo las terrazas con criterios altimétricos. ¿Qué sentido tienen eso? Sean 4 o 7 niveles de terrazas, como si son 27, no tiene sentido.

    Y hay errores graves. En una zona de As Neves, donde hay una cantera, cartografiáis terrazas que ya no existían cuando fuisteis allí. El trabajo dice que fue una cartografía de campo, creo que en 2007, y no habla nada de foto aérea. Es imposible. Hice algún trabajo en aquella cantera, en los años 90, y ya se había excavado una buena extensión. En 2007 la zona estaba irreconocible. Pero la cartografía pinta con todo detalle las terrazas que ya no existían en las zonas excavadas y trabajadas. ¿Cómo sin foto aérea? ¿Y cómo con foto aérea?

    Y peor aún. La cartografía de las terrazas es superdetallada. Definís los límites de cada terraza con todo detalle, y el artículo dice que se basa en la topografía para distinguirlas. ¿Y no os disteis cuenta de que todas esas terrazas habían sido explotadas por los romanos? A lo largo del Miño, las terrazas están excavadas y removidas en decenas o cientos de sitios. Y no os disteis cuenta. Pero sí pudisteis distinguir la T5 de la T6, o como las llaméis ¡¡¡ por sutiles variaciones topográficas!!!

    Juan Ramón, creo que tu publicaste los diarios de Schultz, y tradujiste la Descripción Geognósica de Galicia. Pues Schultz lo avisa bien claro. Que casi todas las terrazas del Miño y otros lugares de Galicia (que cita) habían sido minadas los romanos como las Médulas. ¿Cómo se te pasó?

    Bueno, de nuevo gracias por discutir aquí y de forma tan abierta estas cosas.

    Saludos..

    Responder
  4. Juan Ramón Vidal Romaní

    Estimado Oscar, no puedo estar mas de acuerdo contigo en casi todo. Yo he estudiado como tu el Ciclo de Davis, las penillanuras, los inselberg, y toda esa parafernalia de hace siglos que no vale para nada. El problema es que como dices tu eso lo siguen trasnmitiendo los libros de texto y los trabajos. Yo hace años que no explico esas cosas en clase sencillamente por esa razón.Las considero errores ininteligibles y faltos de base científica alguna. Para mi no sirven para nada pero por ejemplo si tu vas a una Facultad de Geografía al uso te vas a encontrar con que todo el mundo se chapa esas bobadas y las transmite sin entenderlas a los alumnos. En un congreso si se te ocurre decir eso ya tienes encima a todos los de la vieja escuela desacreditando lo que dices e impidiendo que se propague el error pecaminoso. Como les digo a los alumnos de clase hasta que los que escriben libros aprendan lo nuevo , lo nuevo no existe. Hay libros modernos hablando aun de corteza, manto y núcleo y otros que ya se refieren a litosfera, astenosfera mesosfera y endosfera. y otros en que mezclan las dos divisiones , incluso en las revistas científicas mas reputadas de serias. Es una Torre de Babel auténtica la ciencia. Y la gente, aun en el bachillerato no puede cambiar los temas que les dan porque si lo hace sus alumnos suspenderán los exámenes de acceso a la Universidad. Y en la Universidad a no ser que seas el baranda máximo los demás te machacan. Conozco a José ramón Seara Valero. Es un buen tectónico desconectado del Mundo, hace años que no hace nada mas que dar clases así que su Geolodía en Orense fue una cosa bastante anticuada en donde mezcla cosas que el mismo ha visto con conceptos antiguos como ese de la Superficie Fundamental. En los últimos tiempos hay una nueva generación de tectónicos que estudian la neotectónica y están empezando a conseguir que cambien estas ideas antiguas. Si no la conoces te puedo facilitar bibliografía interesante.
    En lo que te refieres a la cartografía de las terrazas del Miño si te puedo decir que se hizo a partir de la foto aérea, con ortofoto y que eso precisamente permitió delimitar a partir de lineaciones los dsitntos tipos de terrazas. También se dataron por cosmogénicos y por OSL las terrazas aunque en bastantes casos las muestras estaban saturadas y solo daban edades mínimas. Pero la delimitación de las terrazas se hizo a partir de ortofoto reciente. Se mantiene las alturas de las terrazas porque cuando no funcionan ls dataciones hay que echar mano de cualquier criterio. Te recomiendo que veas VIVEEN, WILLEM; SCHOORL, JEROEN; VELDKAMP, ANTONIE; VAN BALEN, RONALD; VIDAL-ROMANI, JUAN.
    2013, Fluvial terrace map of the northwest Iberian lower Miño River.
    Revista: Journal of Maps. 10 pp., DOI: 10.1080/17445647.2013.821096
    pues el mapa está hecho con un gran detalle. Ademas de la cartografía a partir de la ortofoto se hizo un estudio de campo con miles de muestras que se dataron aunque como te dije antes los minerales radiaoactivos no siempre han permitido llegar a resultados finos. Por eso se complementan criterios de altura con los otros. Respecto al minado por los Romanos para buscar oro no lo niego pero como somos geólogos sabemos distinguir, como tu, eso en el campo y con que te quede un pequeño nivel in situ ya llega. Con todas las críticas que se puedan hacer a cualquier trabajo creo que es un trabajo muy bueno , la Tesis de Willem Viveen (que yo codirigi también). En resumen como estás sufriendo en tus propias carnes modificar los errores lleva mucho tiempo y hay que luchar en todos los frentes durante mucho tiempo para conseguir desterrar ideas superadas. Por ejemplo yo llevo desde 1983 año en que acabé la Tesis sobre el origen de los tafoni para explicar como se forman, su origen endógeno y no exógeno y poco a poco voy consiguiendo que la idea cale aunque aun hay muchos que siguen diciendo que se forman por haloclastismo o por el viento. Tremendo disparate que han repetido los mas ilustres geólogos del Mundo. Es difícil acabar con un error. Tu lo estas viendo cada día.

    Responder
  5. Juan Ramón Vidal Romaní

    Estimado Oscar, no puedo estar mas de acuerdo contigo en casi todo. Yo he estudiado como tu el Ciclo de Davis, las penillanuras, los inselberg, y toda esa parafernalia de hace siglos que no vale para nada. El problema es que como dices tu eso lo siguen trasnmitiendo los libros de texto y los trabajos. Yo hace años que no explico esas cosas en clase sencillamente por esa razón.Las considero errores ininteligibles y faltos de base científica alguna. Para mi no sirven para nada pero por ejemplo si tu vas a una Facultad de Geografía al uso te vas a encontrar con que todo el mundo se chapa esas bobadas y las transmite sin entenderlas a los alumnos. En un congreso si se te ocurre decir eso ya tienes encima a todos los de la vieja escuela desacreditando lo que dices e impidiendo que se propague el error pecaminoso. Como les digo a los alumnos de clase hasta que los que escriben libros aprendan lo nuevo , lo nuevo no existe. Hay libros modernos hablando aun de corteza, manto y núcleo y otros que ya se refieren a litosfera, astenosfera mesosfera y endosfera. y otros en que mezclan las dos divisiones , incluso en las revistas científicas mas reputadas de serias. Es una Torre de Babel auténtica la ciencia. Y la gente, aun en el bachillerato no puede cambiar los temas que les dan porque si lo hace sus alumnos suspenderán los exámenes de acceso a la Universidad. Y en la Universidad a no ser que seas el baranda máximo los demás te machacan. Conozco a José ramón Seara Valero. Es un buen tectónico desconectado del Mundo, hace años que no hace nada mas que dar clases así que su Geolodía en Orense fue una cosa bastante anticuada en donde mezcla cosas que el mismo ha visto con conceptos antiguos como ese de la Superficie Fundamental. En los últimos tiempos hay una nueva generación de tectónicos que estudian la neotectónica y están empezando a conseguir que cambien estas ideas antiguas. Si no la conoces te puedo facilitar bibliografía interesante.
    En lo que te refieres a la cartografía de las terrazas del Miño si te puedo decir que se hizo a partir de la foto aérea, con ortofoto y que eso precisamente permitió delimitar a partir de lineaciones los dsitntos tipos de terrazas. También se dataron por cosmogénicos y por OSL las terrazas aunque en bastantes casos las muestras estaban saturadas y solo daban edades mínimas. Pero la delimitación de las terrazas se hizo a partir de ortofoto reciente. Se mantiene las alturas de las terrazas porque cuando no funcionan ls dataciones hay que echar mano de cualquier criterio. Te recomiendo que veas VIVEEN, WILLEM; SCHOORL, JEROEN; VELDKAMP, ANTONIE; VAN BALEN, RONALD; VIDAL-ROMANI, JUAN.
    2013, Fluvial terrace map of the northwest Iberian lower Miño River.
    Revista: Journal of Maps. 10 pp., DOI: 10.1080/17445647.2013.821096
    pues el mapa está hecho con un gran detalle. Ademas de la cartografía a partir de la ortofoto se hizo un estudio de campo con miles de muestras que se dataron aunque como te dije antes los minerales radiaoactivos no siempre han permitido llegar a resultados finos. Por eso se complementan criterios de altura con los otros. Respecto al minado por los Romanos para buscar oro no lo niego pero como somos geólogos sabemos distinguir, como tu, eso en el campo y con que te quede un pequeño nivel in situ ya llega. Con todas las críticas que se puedan hacer a cualquier trabajo creo que es un trabajo muy bueno , la Tesis de Willem Viveen (que yo codirigi también). En resumen como estás sufriendo en tus propias carnes modificar los errores lleva mucho tiempo y hay que luchar en todos los frentes durante mucho tiempo para conseguir desterrar ideas superadas. Por ejemplo yo llevo desde 1983 año en que acabé la Tesis sobre el origen de los tafoni para explicar como se forman, su origen endógeno y no exógeno y poco a poco voy consiguiendo que la idea cale aunque aun hay muchos que siguen diciendo que se forman por haloclastismo o por el viento. Tremendo disparate que han repetido los mas ilustres geólogos del Mundo. Es difícil acabar con un error. Tu lo estas viendo cada día.

    Responder
  6. Willem Viveen

    Acabo de ver este blog y me sorprende la agresividad y la falta de conocimiento del autor. Hay mas huecos en sus razonamientos que hay en una roca con tafoni. Pero en vez de contestar todos los criticos, me quedo con algunos comentarios con respeto a nuestros trabajos hechos en el Baixo Miño. Estimado Oscar, ten cuidado con lo que digas ya que a pesar de ser holandes leo, escribo y hablo español perfectamente. Para empezar, todo el Baixo Miño fue estudiado mediante ortofotos de los años 50 y 60 a una escala de 1:24.000. En este momento la zona de Salvaterra-As Neves no fue excavada tanto lo que permitió hacer una cartografía detallada. Luego, con la llegada del modelo digital de terreno con una malla de 5 m la cartografía fue mejorado. En el campo hemos caminado transectos perpendiculares al Miño desde la llanura actual de inundación hasta unos 120 m para verificar la existencia de las terrazas. Hemos recurrido mas que 50 transectos. Luego, he analizado la alteración de mas que cinco mil cantos de muchas terrazas y gracias a eso hemos podido distinguir niveles de terrazas y hacer correlaciones entre terrazas de la misma edad por toda la zona. Tambien, como Juan Ramon comentó, hemos datado varias terrazas con tanto cosmogénicos como con termoluminiscencia. Por ultimo, hemos usado dos modelos numéricos para calcular la formación de las terrazas. Todos estos datos coinciden y demuestran que si se puede usar la altura de terrazas para distinguir entre ellos y si que cada terraza en un transecto tiene una edad cada vez mayor con respeto a la terraza anterior.
    Todos los seis articulos que detallan las terrazas del Baixo Miño son muy buen recibidos y citados en el mundo cientifico. Ruego que el autor del blog deje de ladrar y que se ponga a estudiarlos. A ver si tiene una respuesta baseada en hechos y no tanto en “opiniones sin fondo”.

    Responder
    1. opr Autor

      Hola Willem. Me alegro de que entiendas perfectamente el español, así te será más fácil enteder mi respuesta:

      Me ciño al asunto, tu trabajo en el Miño.

      Te pongo un par de ejemplos:

      Respecto de tu cartografía de las terrazas en la Figo 9 de Tectonophysics 544-545 (2012) 213-30

      1.- La terraza que tú clasificas como T4 justo al este de la desembocadura del Tea al Miño es una mina romana. Lo que tú interpretaste como contacto entre la T4 y la T8, al NE, es en realidad el frente de excavación de la mina romana.

      2.- Al otro lado de tu mapa está el castro minero de A Graña encajado entre labores de explotación que tú cartografiaste como un afloramiento del sustrato entre las terrazas T6 y T7.

      Te doy estos ejemplos porque puedes comprobarlos en la figuras 2 y 6 de esta publicación que por cierto, también ha sido muy alabada y reonocida en el ámbito científico (arqueológico): https://www.academia.edu/1962775/Minería_romana_y_poblamiento_en_la_cuenca_del_Baixo_Miño

      Te recomiendo que la leas detenidamente y, si eres honesto, comprenderás que te has equivocado. Se siente. Es duro. Pero no pasa nada si se rectifica, se aprende.

      La cartografía de la minería romana en el Baixo Miño está comenzando a publicarse y el artículo que te referencio apenas recoge una mímia parte de lo que hay. Es de esperar que en los próximos años se publiquen las fotointerpretaciones de muchas más minas. Por suerte, algunas se conservan todavía de forma parcial o casi por completo por lo que podrán estudiarse sobre el terreno. Estoy convecido de que al ir publicándose irán manifestando los errores de tus interpretaciones cartográficas, aunque eso sea lo de menos.

      Para terminar, cito las palabras de tu director de Tesis y cofirmante en los artículos que publicaste y que puedes leer en este mismo foro.

      “En lo que te refieres a la cartografía de las terrazas del Miño si te puedo decir que se hizo a partir de la foto aérea, con ortofoto y que eso precisamente permitió delimitar a partir de lineaciones los dsitntos tipos de terrazas.  También se dataron por cosmogénicos y por OSL las terrazas aunque en bastantes casos las muestras estaban saturadas y solo daban edades mínimas. Pero la delimitación de las terrazas se hizo a partir de ortofoto reciente. Se mantiene las alturas de las terrazas porque cuando no funcionan ls dataciones hay que echar mano de cualquier criterio.” 

      En este párrafo resume el motivo de mi crítica a tus trabajos. La tecnología no mejora el juicio, más bien, multiplica sus errores y tú has usado la tecnología como argumento de un mal juicio, que es la correlación altimétrica, en contra incluso de las evidencias que tú propio trabajo de campo te proporcionaba: lase fallas en las terrazas y la evidencia de una intensísima alteración.

      Porque si en vez de agarrarte a cualquier criterio (el altimétrico) como clavo ardiendo hubieses aceptado que no podías datar y correlacionar de modo general las terrazas como querías, y hubieses dedicado tus esfuerzos a seguir la pista de la alteración y las fallas, las fallas y la alteración, quizá habrías llegado a otras conclusiones, como por ejemplo que hay una deformación interna de las terrazas por la alteración, lavado y pérdida de masa y volumen. Y por cierto, una última cosa: ¿tampoco viste las evidencias de alteración hidrotermal en las terrazas? Pues no te preocupes, prometo enseñarlas en una próxima entrada.

      Un cordial saludo..

      Responder
      1. Willem Viveen

        Estimado,

        Me alegro que finalmente se estan publicando cosas sobre la arqueologia aurifera del Baixo Miño, ya que es un tema muy interesante. Los seis años que he vivido en Galicia he viajado mucho y he visitado muchos sitios de interes arqueológico. Siempre me llamó la atención las Medulas por sus grandes excavaciones romanos y el Bierzo en general por sus exploraciones mineros. La verdad es que no conoci esta publicación, a pesar de que he pasado mucho tiempo en las bibliotecas de la universidades de Santiago y de Coruña para buscar bibliografia local. Por otro lado, la publicación que mencionas es una publicación de carácter nacional y no fue publicado en una revista internacional con todo el tramite de las reseñas externas.

        Tengo la impresión que no hayas leido todos nuestros trabajos de las terrazas en el Baixo Miño. La de Tectonophysics fue la primera y algunas cosas han sido reinterpretadas en los siguientes articulos. Justo hemos usado la alteración de las terrazas para distinguir entre los varios niveles (ver articulo en Geomorphology de 2013) y las terrazas han sido datados por varios métodos de dataciones absolutas. La secuencia de ~10 terrazas del Baixo Miño se encuentra en todos los rios Portugueses y eso es porque cambios del nivel del mar durante el Cuaternario en combinación con la tectónica han causado la formación de las terrazas en todos estos sistemas fluviales. Ademas, la secuencia que hemos datado con 10Be en Portugal no fue erosionada, como demuestra la concentración de 10Be en los sedimentos (ver articulo en Global and Planetary Change). Es una prueba muy concreta de que si se trata de una escalera de terrazas con alturas y edades diferentes.

        A nosotros geologos nos interesa entender como funcionan paisajes a grandes escalas. Yo creo que el mapeo de las terrazas del Baixo Miño nos ha ayudado mucho en entender la tectónica en la zona. Ademas, fui el primero en cartografiar tanto el lado portugues como el lado gallego y con mucho detalle. Es un avanze enorme en comparación con lo que habia antes: unos mapas de zonas aisladas en publicaciones de los años ’60 (Nonn, etc). Yo no descarto la posibilidad que me haya equivocado con el mapeo en algunos sitios. No se si tu alguna vez en tu vida has hecho cartografia, pero en el campo uno siempre encuentra cosas extrañas que no encajan con el modelo. En este caso es normal asumir algo y al paso del tiempo la ciencia progresiva demuestra o rechaza el valor de aquella idea. Yo sinceramente no voy a tener pesadillas cuando alguien demuestre que en una zona pequeña hubiese una excavación romana y que no fuera el borde una terraza.

        Pero, una cosa tengo que admitir: la secuencia de las terrzas y la sedimentologia de Salvaterra siempre me ha llamado la atención: una superficie muy grande (la T4), con un borde de casi 20 m hacia las terrazas mas antiguas. Una mina romana aurifera podria ser una buena explicación para la superficie y su borde. Coincide perfectamente con los sedimentos rojos que tienen pinta de ser del Terciario cerca del viaducto. Son estos sedimentos que los romanos buscaron para el oro (comparable con la de las Medulas). Con mucho gusto esperaré ver una publicación sobre el tema en una revista de impacto internacional (Journal of Archaeological Science?) Sin embargo, aunque si fuera asi, el impacto en la cartografia de las terrazas del Miño será practicamente cero ya que se trata de una zona pequeña y tendrá ningun efecto en las ideas sobre la evolución geológica de la zona. Sin embargo, si en algun dia se hubiese demonstrado por la publicacion en varios articulos internacionales que gran parte del Baixo Miño fuera una gran minera abierta romana y que la secuencia de las terrazas es una cuenta de hadas, por supuesto me gustaria ayudar a dibujar un mapa nuevo. Todavia tengo el original en formato vector.

        Espero que con eso te haya contestado tus preguntas.
        Por cierto, te importaria introducirte? No tengo ningun idea quien eres?

        Un cordial saludo.

        Responder
        1. opr Autor

          Hola de nuevo, Willen.
          No sé si he leído todo lo que habéis publicado, creo que al menos he visto lo disponible en internet.

          La publicación que te envié tiene 4 minas romanas cartografiadas. La de Burato dos Mouros es en primario, y no cuenta. En la de Salvatierra y A Lagoa (Arbo) hay coincidencias los límites que marcas entre terrazas y los frentes de las labores romanas. En el castro de A Graña rodeas con la terraza T4 el foso y escarpe defensivo del castro por el suroste y el sur. Son tres minas cartografiadas y son tres errores. Tres de tres. Pero no es solo esto. Te envié la publicación porque, digamos, es neutral y supongo que le tiene cierta credibilidad. Pero el problema es general, haya o no minas romanas.

          Sé de las dificultades de hacer una cartografía, y precisamente por eso la tuya es tan sorprendente, detalladísima en una zona tan difícil. Pero claro, no es real. Por ejemplo: la cartografía que haces de las terrazas de O Rosal. Se supone que has diferenciado las terrazas por superficies, pendientes y escarpes que viste en la foto aérea, y podíamos discutir tú y yo mil días si esas superficies existen o no, pero es que ahora la Xunta ha colgado la cartografía de pendientes y en ella no se ve nada que pueda respaldar tus límites entre terrazas. Y esta cartografía tiene una gran precisión, suficiente como para detectar mámoas, te lo aseguro (no te quita de salir al campo,pero te lleva hasta allí).

          Willen, un placer discutir contigo. Poco a poco espero sacar más cosas de minería antigua y sobre las terrazas del Miño en particular. Lo primero, lo prometido, las evidencias de alteración hidrotermal de las terrazas. Aunque esto no sea una publicación internacional, que es un blog, confío contar con tus comentarios y críticas, a lo mejor hasta entretenemos a alguien y se anima a salir al campo a verlo por sí mismo.

          Mi nombre está por ahí, en algún comentario. Para que no te mates buscándolo, te envío un correo.

          Saludos

          Responder
  7. Willem Viveen

    Queda claro que no has leido los articulos clave de las terrazas, pues acabo de mandertelas por correo. En el articulo de Geomorphology puedes ver que justamente hemos usado la alteración mineralógica para distinguir entre las varias niveles. Cada nivel es cada vez mas alterado con perdidias de densidad por alteración del cuarzo. Y si no lo crees, tendrias que leer el articulo de Augusto Perez Alberti (el catedrático de geografía física en Santiago) que encontró la misma tendencia en las terrazas del Miño en Ourense. Ver su articulo tambien en Geomorphology. En O Rosal se puede distinguir entre las terrazas a 50 y a 40 m por sus escarpes muy bien pronunciados. Reconozco que las terrazas entre 30 m y el nivel del rio tienen poco desnivel lo que hizo la cartografia mas dificil. Pero ahi hemos usado las diferencias entre las densidades de las cuarzitas de las terrazas para diferenciar entre los varios niveles. El limite exacto lo hemos tenido que estimar: algo que a menudo ocurre cuando uno haga cartografía.

    Con respeto a la alteración hidrotermal: como te dije he vivido seis años en Galicia y durante este tiempo he hecho mas que 200 dias de trabajo de campo en el Baixo Miño. Ver mapa de las terrazas para los sitios donde hemos hecho descripciones sedimentologicos. Yo conozco cada rincon del Baixo Miño y tambien he visto algunos sitios con bastante caolin. Supongo que los granitos se han alterados y que el feldespato se haya convertido en caolin. Si, tambien creo que son alteraciones hidrotermales. Pero, solamente ocurren en algunos sitios y es imposible que la superficie de una terraza se hunde varios metros por esa alteración. A ver si me puedes enseñar un articulo cientifico donde se demuestra eso.

    Con respeto a las minas abiertas: por supuesto que los limites de las minas estan marcados por los bordes de las terrazas. Tiene todo sentido. Los bordes son hechos de granito y una elevación física. A los romanos no les convinó excavar el granito (no hay oro) y tampoco desnivelar un escarpe de 10 m! Ademas, el yacimiento de sedimentos rojos es muy limitado en Salvaterra; el tramite E-W mide unos cien metros (a lo largo de la carretera) y despues hay una transición a terrazas mas jovenes sin sedimentos rojos. Con lo cual, es posible que hubiera una mina de oro, pero hubiese sido de pequeñas dimensiones y ciertamiento no dos kilometros de largo (las dimensiones de la terraza de Salvatierra). Dudo mucho que toda la terraza hubiera sido excavado.

    Por ultimo, la altura para correlar terrazas: en el pasado lo han intendado y ha resultado un fracaso. Porque? Porque no se dieron cuenta que las terrazas no tiendan paralelas al rio actual, sino que haya un desnivel de 1 m por cada km causado por cambios del nivel del mar. Eso implica que por ejemplo la terraza a 50 m en O Rosal tiene la misma edad que la terrraza de 100 m en Arbo. Por favor lea el articulo que te mandé para que lo entiendas. Incluso hoy en dia hay arquelologos como Mendez Quintas que usan nuestras dataciones cerca Valença para decir que ciertos yacimientos en Arbo son del Eucheliense solamente porque la terraza con dataciones y su terraza con yacimientos estan a la misma altura. Pero no se dan cuenta que gracias al gradiente de las terrazas desde rio arriba hacia abajo hay una diferencia de varios 100 ka en edad. Ellos piensa que su terraza tienen una edad de ~500 ka, pero el realidad solamente tiene unos ~100 ka. Todo eso por que no lean la literature cientifica.

    Enfin, esto ha sido mi ultima respuesta. Tengo trabajo que hacer (investigación y dictar clases). Espero que leas las publicaciones y que en un futuro tengas mas cuidado antes de criticar los trabajos de los demas. Como te dije, he vivido muchos años en Galicia y he hecho mucho trabajo de campo. Lo que hemos escrito fue verificado por trabajo de campo y no es solamente un estudio hechos por algunos holandes que solamente han ido una vez al Baixo Miño para tomar un Albariño.

    Un saludo.

    Responder
    1. opr Autor

      Te dije que había leído los art disponibles en internet. Y los que me mandas lo están, y por tanto los leí. Gracias de todos modos.

      No es mi intención corregir tus artículos de princio a fin. No soy ni pretendo ser el revisor de tus artículos ni nada parecido. Critico tu cartografía y tu absurdo empeño en discriminar y cartografiar unas terrazas de otras por un arbitrario criterio altimétrico para luego utilizarlo como argumento. Esto es lo que me interesa.

      Si hubieras catografiado las terrazas por la densidad de las cuarcitas, no tendría problema, más aún, me parecería muy interesante. Pero no lo haces, las separas por sus diferencias de altura y aseguras te has basado en foto aérea y que eres capaz de identificar las pendientes y escarpes que separan unas terrazas de otras. Pero permíteme que lo dude:

      1.-confundes frentes de excavación de minas romanas de hace 2.000 años con límites naturales entre terrazas que tienen decenas y cientos de miles de años.

      Cualquiera puede cometer un error, como tú dices, pero resulta que hay decenas de minas romanas en las terrazas del Miño y en el artículo que te envié solo hay tres cartografiadas. Y tú confundes los límites en las tres.
      ¿Te parece casual?
      (y ahora pretendes que el frente de la corta romana coincide con el límite de la terraza y que de cualquier modo está bien, ¡por favor..!).

      2.- aseguras que ves los escarpes de las terrazas más antiguas, pero que te resulta difícil encontrar los de mas modernas.
      ¿No te parece raro?

      He hecho unos cuantos estudios geotécnicos por el Miño y en las zonas más llanas (sobre todo en Tomiño y O Rosal) el regolito tenía muchísima más profundidad que en las zonas de mayor pendiente. ¿Razón? en en pendiente la erosión se ha llevado el regolito, pero no en las zonas bajas. De hecho, el granito bajo las terrazas suele estar mucho más alterado que en las zonas próximas en las que la erosión se ha llevado la terraza que lo cubría y el regolito granítico debajo.

      Has confundido los frentes de trabajo de las minas romanas con escarpes deposicionales entre terrazas y has hecho lo mismo con las pendientes de erosión.

      3.- Aseguras que por debajo de T30 has discriminado unas terrazas de otras por la densidad de las cuarcitas, pero que el límite exacto lo has tenido que “estimar”.

      Te diré cómo lo has estimado: a capricho.

      Usas para la alteración posdeposicional para inferir un límite sedimentario que no ves ni existe, porque lo que hay y ves en el campo (donde la erosión no se las ha llevado) es una total continuidad de las terrazas. Luego pintas ese límite que tu infieres para dividir en tres o cuatro terrazas que llamas T0 T1 T2 T3… y lo que sea.

      4.- Falseas los cortes topográficos y estratigráficos.

      Por ejemplo, en Geomorphology: Dibujas la topografía de Chan de Vide, Vilameá o Caldelas como una serie de escalones y en cada piso colocas una terraza. Repaso el topográfico y no hay nada de eso. Tu topografía en escalones es un invento. No son cortes topográficos, estratigráficos ni nada. Son, como mucho mucho esquemas idealizados de cómo te gustaría que fuese.

      De hecho, cuanto más tiempo paso viendo tus cartografías, más inventos encuentro.

      Por eso creo que haces bien en no discutir más. Déjalo así.

      Un saludo.

      Responder
  8. Willem Viveen

    Si, estoy consciente de que hay capas de saprolita muy extensa debajo de las terrazas fluviales en la zona rio abajo. Tambien es correcto que en la zona alta del Baixo Miño hay mucha erosión, pero tambien hay que tomar en cuenta que por los pendientes y la falta de zonas planas no hay mucho espacio para depositar muchos sedimentos. Solamente hay depositos en el interior de los meandros del rio. Las terrazas tienen poco espesor, generalmente menos que 4 metros. Eso implica que la erosión no perjudica mucho la altura de la terrazas y que se puede correlar con las terrazas mas rio abajo. Ademas el señal del 10Be en los clastos de las terrazas ha demostrado un señal “limpio”, indicando que no habia mucho enriquecimiento de clastos reciclados de terrazas mas antiguas y de terrazas mas rio arriba. Tambien repito que el error de las corelaciones entre terrazas es +- un nivel de terraza. Repito que en el pricipio hemos identificado las terrazas con fotografias aereas y que hemos caminado transectos en el campo. A lo mejor sea que tenemos mucha experiencia con el mapeo de terrazas fluviales por todo el mundo y que tenemos un buen ojo para reconocer niveles que el lego no nota.

    He hecho el intento de explicarte las cosas, pero no escuchas ni lees bien nuestros articulos. Mapas siempre son modelos, siempre con errores y siempre son una aproximación de la verdad. Erosión siempre hace su trabajo y por eso ningun mapa geológico o geomorfológico en el mundo es correcto. Si lo sabes mejor ¿Porque no escribes un articulo sobre el tema en inglés con argumentos cientificos y lo mandes a una revista internacional?
    La verdad es que no me gusta la manera en que te comuniques. Intento ser cortes, pero no devuelves la cortesía. Pareces ser un frustrado. Con lo cual, te deseo lo mejor del mundo y espero que encuentres lo que busques. Un cordial saludo.

    Responder
    1. opr Autor

      Hola de nuevo, Willem,

      no, no es lo mismo una cartografía que un modelo. De ninguna manera.
      La cartografía te sirve para identificar lo que tienes bajo los pies en el campo. Debe ser lo más fidedigno posible. Un modelo es otra cosa. Un modelo es una explicación, generalemnte dinámica, que te permite entender un proceso. Un modelo se propone y se comprueba con los datos de campo. Si falla se corrige o se desecha, pero el campo manda. La correlación altimétrica es un modelo.
      Lo que tú has hecho es representar en un mapa y unas secciones verticales de un modelo altimétrico y esto lo has presentado como una cartografía. Presentas un modelo como una evidencia de campo, y esto es hacer trampa.

      Por el momento seguiré escribiendo en este blog, gracias.

      Y por lo demás me quedo con tus buenos deseos; suerte a ti tambien.
      saludos..

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *